domingo, 1 de enero de 2017

[Off-topic]: "Balance lector del 2016"

Este año si que estoy como para que me den una medalla

Estoy orgulloso de este año que hemos dejado atrás. He batido mis records personales y he cumplido, por primera vez en mi vida, con un reto literario. Aplausos. Por poco, pero he cumplido con dos de los objetivos que me marqué hará un año: leer 50 libros como mínimo y superar mi marca personal de 13.453 páginas leídas en un año. He leído 50 libros (ayer mismo acababa el último) y la friolera (para mí) de 14.153 páginas, pero lo más soprendente es que los he leído sin esfuerzo, sin llegar a Navidad con 10 libros pendientes de leer. Otra cosa muy distinta es que haya leído las obras que decidí que leería, casi todas ellas tochos. De esos 18 libros solo he leído 3 (Manuscrito encontrado en Zaragoza, Crimen y castigo y Escenas de una vida de províncias) y de los otros 5 solo 1 (Frankenstein o el moderno Prometeo). No aplausos. Lo que sí he hecho ha sido leer a más mujeres, aunque lo haya hecho involuntariamente, y algunos de los autores que dije que revisitaría.

¿Qué saco del 2016? Que tengo mejor ojo para escoger libros (lo demuestran las puntuaciones altas que he dado este año, donde la mayoría de libros superan las 3 estrellas. Podéis comprobarlo en mi cuenta de Goodreads). Que me reafirmo en que Cormac McCarthy y Haruki Murakami son mis escritores favoritos, tan distintos ambos, pero con los que soy capaz de conectar como no hago con otros. Que debo seguir leyendo a Javier Cercas y a J.M. Coetzee, dos escritores que siempre me dan una alegría -por decirlo de alguna manera- cuando los leo. Y que debería leer más de esos autores que en el pasado me llenaron tanto y de los que no he vuelto a coger un libro, como John Irving, Ernest Hemingway o Francis Scott Fitzgerald. Porque si por algo se ha caracterizado este año pasado ha sido el de probar con escritores de los que no había leído nada antes. Gracias a ello he descubierto escritor@s que tengo que seguir leyendo, como David Foster Wallace, Delphine de Vigan, David Monteagudo, Yoko Ogawa, Pere Calders o Emilio Bueso.

Tampoco ha sido un año redondo en todos los sentidos. He vuelto a reafirmarme en que Thomas Wolfe y Philip K. Dick no están hechos para mí. Me cuesta mucho conectar con ellos: el primero porque me parece excesivamente poético y anecdótico; me siento como si no estuviera leyendo nada consistente. Más o menos me he sentido igual leyendo a Fred Uhlman, que tanto me recomendaba mi bibliotecaria. Y el segundo, K. Dick, porque desaprovecha buenas ideas con tramas y desarrollos de personajes que no me interesan lo más mínimo. Pero si alguien se lleva la palma este año, negativamente hablando, esa es Connie Willis, de la que leí un libro nefasto y del que no voy a hablar más (podéis leer aquí la crítica que escribí de El libro del día del juicio final).

Si queréis ver todos los libros que he leído, solo tenéis que ir a mi cuenta de Goodreads (encontraréis el icono en la columna de la derecha) y veréis las puntuaciones y mis opiniones/reseñas. Quizás os sorprenda que haya dicho que he leído 50 libros cuando solo figuran 47. Esto tiene fácil explicación: Escenas de una vida de provincias son tres libros en uno y en el recuento no figura Un mago de Terramar, la primera novela de la saga de Terramar de Úrsula K. Le Guin, porque estoy leyendo un volumen recopilatorio donde figuran todas las novelas de la saga y que aún no he terminado. Sin más rodeos, ahí van mis diez favoritos (más o menos por orden de preferencia):

1. EN LA FRONTERA de Cormac McCarthy
2. ALGO SUPUESTAMENTE DIVERTIDO QUE NUNCA VOLVERÉ A HACER de D.F. Wallace
3. ESCENAS DE UNA VIDA DE PROVINCIAS de J.M. Coetzee
4. NADA SE OPONE A LA NOCHE de Delphine De Vigan
5. LA RESIDENCIA DE ESTUDIANTES de Yoko Ogawa
6. CRÒNIQUES DE LA VERITAT OCULTA de Pere Calders
7. LA LLEGADA DE LOS TRES de Stephen King
8. CRIMEN Y CASTIGO de Fyodor Dostoyevski
9. DESPUÉS DEL TERREMOTO de Haruki Murakami
10. LA VELOCIDAD DE LA LUZ de Javier Cercas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada