martes, 9 de febrero de 2016

[Crítica libro]: "Los años de peregrinación del chico sin color" de Haruki Murakami

Las jod**** heridas del pasado


No sé si ya lo he contado más de una vez o qué, pero con los libros me ocurre algo que no me ocurre con el cine: que me cuesta más empatizar con los personajes, o emocionarme o conectar con lo que se me está contando. Quizás sea porque soy más visual, o qué se yo. Eso no quiere decir que no disfrute de la lectura; leo más que veo y mi balance lector siempre es más positivo que mi balance cinéfilo y es raro que yo destroce un libro, porque siempre hay algo que me gusta de casi cualquier lectura. Rodeos a un lado, si os cuento todo esto es para deciros que Haruki Murakami es de esos pocos escritores con los que sí consigo conectar y emocionarme y sentirme cautivado por lo que leo. Si tuviera que quedarme con un solo escritor, me quedaría con Haruki Murakami.

Yendo al meollo de la cuestión, “Los años de peregrinación del chico sin color” es un libro notable, casi excelente. No es de lo mejor que he leído de él, porque tanto “Tokyo Blues” como “After Dark” y “De qué hablo cuando hablo de correr” me parecen redondos y superlativos. Pero “Los años…”, aunque siga perdiendo por comparación, es una novela notabilísima. Murakami escribe muy, muy bien (la traducción al catalán es muy buena, mejor que la castellana en este caso) y uno puede encontrar los recursos y detalles recurrentes del escritor. Además, ha conseguido que estuviera en más de una ocasión tenso, expectante, sin saber muy bien qué reacciones tendrían los personajes, y eso es algo poco frecuente. Y, como viene siendo habitual en sus lecturas, uno de los puntos fuertes son los temas y reflexiones que quiere tratar.

En “Los años…” hay reflexiones sobre el sentido de la vida, como es habitual en su obra, sobre las heridas del pasado y la desorientación que puede provocarnos el no conocer el lugar que nos toca en el mundo, y son reflexiones hechas desde la lucidez y se nota que destiladas tras años de experiencia. Siempre me ha parecido extraordinaria la capacidad de Murakami de, casi como un cirujano, extirpar las grandes preocupaciones que, al menos a mí, me rondan la cabeza, y luego plasmarlas en el papel de forma tan precisa. En varios tramos me he sentido identificado con Tsukuru (siempre he conectado muy bien con Murakami y sus personajes) y el libro ofrece más respuestas que cualquier libro de autoayuda de tres al cuarto que podáis encontrar por ahí. El tema central gira alrededor del peso de las relaciones, de los altibajos a los que todos con un mínimo de profundidad nos enfrentamos y enfrentaremos durante nuestras vidas, de las pérdidas y los daños irreparables, de la capacidad para salir a flote en esas ocasiones, incluso del egocentrismo de sentirnos las víctimas de cualquier ruptura, de lo importante que es hablar sobre los errores del pasado, enfrentarse a ellos y resolverlos, no porque eso vaya a curarnos milagrosamente, ese no es nunca el mensaje que quiere vendernos Murakami, sino porque puede hacer que la carga sea más llevadera, y porque es mejor sentir dolor que no sentir nada, porque por mucho que enterremos esos episodios dolorosos en el fondo de nuestra conciencia, estos siempre estarán ahí para marcar la persona que somos ahora. Murakami nos dice que hay que vivir con esa carga, nos guste más o menos.

Sin embargo, pese al potencial temático que ofrece y lo entretenida que es su lectura, gracias a una narración ágil y unos diálogos muy bien construidos, es el libro menos redondo que he leído de Murakami; en según qué puntos de la narración he tenido la sensación de que podría haber sido más corto y que la frescura y originalidad inicial (Murakami es un diez con los inicios) se iban perdiendo poco a poco, aunque hacia el final se volviese a animar y volviese a ser la novela excelente que esperaba.

7 comentarios:

  1. me encanta Murakami, hace dos días que terminé ésta novela. Me ha gustado mucho tu reseña :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Derrewyn,

      Me alegro que te gustara. Siempre es un placer leer a Murakami.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
    2. A mí es uno de los que más me han gustado del autor, pero la verdad es que cada Murakami me sorprende (aunque alguna vez para mal...). Es una de sus novelas más realistas. Y la verdad es que el protagonista me cayó bastante bien, un tipo raro, pero como dices "su preocupación/reflexión" llega al lector bastante directa.
      Es verdad: quién no recuerda algún compañero que con los años te viene a la cabeza y no puedes enlazar bien algún hecho que ocurrió, o por qué terminó una amistad o relación...
      Tengo que volver a Murakami, había pensado leer "1Q84" o "El fin del mundo...". Si te animas me dices.

      Eliminar
    3. De los que he leído quizás este sea el que menos me ha gustado (dentro del hecho de que todo lo que he leído de él hasta el momento me encanta). Mi favorito es After Dark, luego vendrían Tokyo Blues y De qué hablo cuando... Hace poco leí Después del terremoto, que también me gustó. Quizás esta novela hubiese funcionado mejor como un relato largo, porque a ratos creo que está algo hinchada, pero es solamente para sacarle un pero. El tema que trata es muy potente y Murakami es capaz de transmitir muy bien toda esa tristeza e incomprensión a través del protagonista.

      Pues cuando tú quieras leemos algo de él. ¿Cuáles has leído y cuáles barajas para leer? ¿Lo hacemos a través del foro? Hace poco me volví a animar a comentar!

      ¡Un saludo y gracias por tu aporte!

      Eliminar
    4. Iván! Vale, pues en principio ahora me viene bien. Tengo por casa "El fin del mundo..." y "Al sur de la frontera...". Cualquiera de los dos. El primero parece más ida de olla, el segundo es más "Tokyo Blues". Elige tú.
      Me acabo de terminar "After Dark", tras leer tu recomendación, y no sé... El final no me ha dejado muy satisfecho. La historia de la protagonista y su relación con el mundo + la especie de novela negra que va tejiendo me han gustado. Pero la parte de la hermana me ha dejado frío, no sé si es que no he llegado a pillar la relación que tienen Eri y Mari. Me ha pasado igual que con "Kafka en la orilla", al terminar la última página me da la sensación de tener grillos en la cabeza.
      Me quedo con Tokyo.

      Su forma de escribir y de construir, cómo describe de forma magistral cualquier pequeña situación... Me flipa. Pero creo que me quedo más con sus novelas mundanas, no tanto con las "mágicas".

      Espero respuesta!

      Eliminar
    5. Buenas Paul!

      Pues mira, yo mañana me voy de vacaciones y vuelvo el día 31. Si quieres, quedamos para entonces y leemos el más terrenal de los dos, el de "Al sur de la frontera..." Me hago con él y lo leemos.

      Sobre "After Dark", tienen una relación de hermanas que se han ido separando debido a sus diferencias y las pocas cosas en común que tienen, y eso solo ha hecho que se desconectasen progresivamente la una de la otra y, más concretamente, que la protagonista se alejase de su hermana porque la veía mucho más perfecta de lo que se percibía a sí misma. Lo que no tenía en cuenta es que su hermana estaba sola, no era tan popular como creía, y con su distanciamiento solo estaba rompiendo el último vínculo que le quedaba a su hermana, el vínculo de sangre me refiero. Y al final se da cuenta de eso, de que ella es más fuerte que su hermana, que parecía a priori mejor en todo, y que está en sus manos rescatar a su hermana y que a partir de ahora debe asumir que tiene que estar siempre ahí para cuidarla.

      Y sí, a mi también me encanta. Hace que el libro se lea en un suspiro. Y, además, es de los pocos escritores con los que me identifico plenamente con lo que escribe o que, como mínimo, me interesa y me parece trascendental lo que cuenta.

      Ya me dirás qué te parece que empecemos cuando vuelva. ¡Un saludo!

      Eliminar
    6. Vale, pues el 31 nos metemos de lleno, ya te leo en el correspondiente hilo del Foro.
      En cuanto al tema de las hermanas, es una buena explicación, yo lo llevaba más por una realidad pararlela, que eran la misma persona. Que Mari se desconecta de Eri en el incidente que tuvieron en el ascensor, y desde entonces, la segunda no existe, es un ser durmiente. Atrapado en algún lugar... Una paranoia vamos.

      Tengo ganas de más, así que: Disfruta mucho de unas vacaciones (seguro) merecidas, y pásate cuanto antes!

      Eliminar