jueves, 30 de abril de 2015

[Crítica libro]: "El inquilino" de Javier Cercas

No te duermas en los laureles

"Excelente bibliografía, excelente
bibliografía"
De Javier Cercas solo he leído un libro y fue a principios de año. Me lo encontré medio escondido entre las estanterías de la biblioteca; yo iba buscando "Las leyes de la frontera" o "La velocidad de la luz", que me atraían más que otros del autor, por los títulos, pero no encontré ninguno de los dos. En su lugar había el finísimo "El inquilino", que apenas despuntaba entre los demás, y después de leer lo mínimo posible de la sinopsis pensé que merecía una oportunidad. Quedé muy satisfecho con su lectura y así se lo pude decir al propio autor en este pasado Sant Jordi, que quedó bastante sorprendido de que le trajera ese libro para la firma y no otro, como su reciente "El impostor". Cabe decir que Cercas es un tipo muy simpático y amable, capaz de mostrar interés mientras le cuentas tu vida como una fangirl. Pero vayamos a lo que nos atañe.

Mario Rota vive una vida plácida como profesor en una universidad del Medio Oeste de Estados Unidos, hasta que se tuerce el tobillo mientras hace deporte y aparece en su vida Daniel Berkowickz, el nuevo inquilino del piso de enfrente y, a la vez, el nuevo fichaje del departamento de fonología de la universidad en la que el propio Rota trabaja. A raíz de estos dos hechos aparentemente fortuitos poco a poco todo su mundo se tambaleará.

A veces es necesario que una fuerza externa aparezca para que nos replanteemos el rumbo de nuestra vida, para que sepamos qué queremos para nosotros y para que cuestionemos todo aquello que damos por hecho y que no lo es tanto. En el caso de Mario es la aparición de Berkowickz, un tipo con mucho talento, con prestigio y que cae bien, el que hará que todo lo que daba por seguro se tambalee y le obligará a plantearse si realmente no se ha acomodado y ha descuidado sus relaciones y su trabajo. Berkowickz le irá desplazando paulatinamente en todos los frentes, tanto en el ámbito sentimental como en el laboral, quitándole todo aquello que creía suyo por derecho en un verdadero descenso a los infiernos, hasta el catártico final, dónde descubre que Berkowickz no es otra cosa que una manifestación de su subconsciente, una señal de aviso de que su vida podría irse a pique si no hace nada para implicarse más en su trabajo y sus relaciones personales. Berkowickz es una voz interior que le obliga a despertarse y a que tome conciencia de que si realmente quiere a su becaria, si quiere destacar en el mezquino departamento de filología en el que trabaja y llevar una vida de clase media sin preocupaciones, tiene que ponerse las pilas y dejar de vivir con el piloto automático puesto, tomar parte activa en todo lo que le rodea y gestionar mejor su vida. Este es el eje central de la segunda novela de Cercas y está tratado con una sencillez, una concisión y un dominio del ritmo realmente impresionantes; en apenas 100 páginas es capaz de plantearnos una historia angustiosa, que te metas en la piel de Rota y sufras con él y que reflexionemos sobre si no nos estará pasando algo parecido a lo que le ocurre al protagonista. Si no estaremos durmiéndonos en los laureles y desaprovechando todas las oportunidades que tenemos a mano.

Pese a la brevedad del relato, Cercas no deja ni por un momento de dar puntada sin hilo. La crítica hacia los departamentos universitarios también es feroz. El mamoneo de la elitista casta que los puebla es objeto de crítica constante; una casta más centrada en las apariencias y en el prestigio que en investigar realmente por el puro placer de ampliar conocimientos, dónde a uno se le valora únicamente por el número de artículos que ha publicado y no por su calidad como investigador o profesor. En este sentido, el personaje de Olalde es muy interesante por el papel que juega en todo esto y en hacerle ver a Rota la naturaleza de todo lo que le rodea y de lo mediocres e hipócritas que son esas vidas que tanto envidia.

Muchos temas interesantes, personajes bien construidos y la sensación de no saber qué está ocurriendo en ningún momento en tan solo 100 páginas ya es todo un mérito. "El inquilino" es un libro muy recomendable para reflexionar si no estaremos desperdiciando nuestra vida y dejándonos llevar por la apatía. Mejor no esperar a que aparezca un Berkowickz en nuestro camino para demostrárnoslo.

martes, 28 de abril de 2015

[Off-topic]: "La decisión más difícil hasta el momento"

¿Qué título más melodramático, eh?

Cómo podéis ver, últimamente no publico mucho y si lo hago, es de higos a peras. Me duele, porque me gusta escribir y dar mi opinión sobre lo que veo y lo que leo, pero no puedo abarcar más de lo que ya abarco. No escribo esto para que soltéis una lagrimilla, no, sino para anunciaros que me veo con la obligación de priorizar los contenidos que voy a tratar en mis próximas críticas. Para mí es imposible escoger entre cine y literatura, mis dos pasiones, porque disfruto de ambas por igual y si me faltara una notaría que hay algo dentro de mi muriéndose. Pero sí puedo escoger hablar de una y dejar de hablar de otra, aunque me duela. Dicho esto, os comunico que a partir de ahora me centraré en las críticas literarias y otros escritos relacionados con el tema. Lo siento por todos esos lectores y lectoras a los que les gustaba leer mis críticas de cine.

Si queréis verme hablando de cine, siempre podéis leer la estupenda Revista Argonautas, en la que tengo una sección dedicada al séptimo arte y en la que siempre hablo de adaptaciones de libros para la gran (o pequeña) pantalla y publico variopintos top 5.

viernes, 17 de abril de 2015

[Crítica película]: "Iron Man 3" de S. Black, "Thor 2" de A. Taylor y "El capitán América 2" de A. y J. Russo

3x1

Como últimamente no escribo tan a menudo como me gustaría, he decidido que, para no alargar demasiado esto, y porque tenía ganas de sacarme la espinita que tenía clavada de hablar (o despotricar según se mire) de la segunda fase de Marvel, os hablaría de las tres películas en una sola entrada. Como para no estar contentos. 

"Iron Man 3" o de lo raro que es que ninguno de los dos guionistas se diera cuenta que iban a destruir la película con lo del Mandarín

¿Qué modelito lucirá Paltrow en esta
entrega?
¿Qué decir de esto? Pues que huele, hablando fino, a mierda de la buena. Es, de las tres, la peor y la más gratuita y la más olvidable del universo Marvel desde que empezaron con "Iron Man" (o fuera cual fuera la primera que empezó esta estrategia comercial saga). Esta es la única dónde parece que no se han esmerado mucho en ocultar su intención verdadera: la de recaudar sin importarles el contenido. Los personajes son olvidables; solo destaca un ramplón Robert Downey Jr., demasiado encasillado en el papel de graciosillo y muy limitado cuando el guion le exige algo de seriedad y que transmita dolor o ira. Guy Pearce y, en especial, Ben Kingsley, tienen unos papeles vergonzosos que les dejan poco margen para una actuación decente. Gwyneth Paltrow está por ahí solo para intentar aparentar menos años de los que ya tiene, lucir modelito y ser secuestrada por los malos de turno. Los demás, muy olvidables. Salvo el niño entrañable, que hace buena pareja con Stark.

La trama no contribuye al hilo conductor que nos prepara para "Los Vengadores 2" (extraño cuando venimos de películas que, en mayor o menor medida, aportan su granito de arena para el todo). Tony Stark (Robert Downey Jr.) tiene que enfrentarse a unos terroristas que quieren matar al presidente de los EEUU y de paso van tras su novia. La trama deja de tener sentido cuando descubrimos la verdad detrás del Mandarín (Ben Kingsley), uno de esos giros de guion que hielan la sangre como pocos, y lo que queda no es otra cosa que pirotécnica visual hueca. Me da igual que Stark se replantee su vida. Ni siquiera sabía que iba a ir de eso y que al final se desentendería de sus artilugios. En ningún momento se intuye qué temas quiere tratar, ni si hay alguno por ahí, porque uno ya está empachado de tanto enemigo de tercera división.


"Thor: El mundo oscuro" o el típico alumno que no parece tan mediocre porque ya hay otros que lo son aún más que él

¿Y el oriental qué pinta en la peli?
Resumiendo: Hay unos malvados elfos oscuros que quieren sumir el universo en la oscuridad y por ello necesitan el éter, una especie de artefacto parecido al teseracto que tantos problemas trajo al grupo de superhéroes. Los problemas para Thor (Chris Hemsworth) empezarán cuando el éter escoja a su novia Jane (Natalie Portman) como huésped. Ya os podéis imaginar qué problemas ocasionará todo ello.

El guion de "Thor" no tiene ni pies ni cabeza. (a) Es un batiburrillo de giros de guion a cuál más sacado de la manga y (b) una ausencia de coherencia interna digna de estudio. 

a) ¿Por qué cojones es Jane la "elegida" para ser parasitada por el éter? ¿Por qué ella y no cualquier otro de los que están por ahí? Uno piensa que más adelante quizás haya un porqué, un sentido, un plan elaborado por el enemigo para hacérselo pasar mal a Thor. Pero nada más lejos de la realidad. Pasa porque sí, y punto. Otro ejemplo: no pueden esperar que sientas algo por cierto personaje que muere a mitad de película si apenas has visto nada de él; de hecho, ni siquiera se molestan durante el film para que ese personaje adquiera algo de profundidad para que llegues a sentir algo cuando muere. Y otro: ¿qué leches son esos palos que te hacen saltar de un planeta a otro? ¿Cómo han llegado a construir eso? Parecen algo frágiles, pero al final Thor es capaz de usarlos de jabalina para ensartar como una brocheta al enemigo. Luego está Loki (Tom Hiddleston). ¿Alguien creía que había muerto de verdad o que se volvería bueno o lo que fuera? El único objetivo de que Loki apareciera en la película era para ser el reclamo de las fangirls.

b) ¿De verdad me quieres hacer creer que el puente entre Asgard y la Tierra desapareció, para luego sacarte de la manga que Thor puede ir y venir cuando quiera? Y luego está la brecha en una montaña que conecta con, ni más ni menos, el mundo oscuro. A eso se le llama hacérselo venir bien y lo demás son tonterías. 

¿Enseñanzas? Pues pocas o nada. Thor anda muy perdido durante toda la película, como si no estuviera ahí, como si la película fuera de Jane y sus amigos contra los elfos oscuros, y Thor solo estuviera por ahí para echar un cable con la parte física de las contiendas. Durante la parte de Loki, el más ingenuo creería que la película va de una reconciliación difícil entre dos hermanos. Al principio, de la soledad y de los debates internos de Thor, porque parece (y digo parece, porque luego se sacan de la manga una manera de que esto no sea así) que Thor no va a poder llevar una vida sencilla junto a su querida Jane. Pero, si nos dejamos de devaneos inútiles, "Thor 2" no va de nada. Va de ver hostias y poco más.


"Capitán América: El soldado de invierno" o de cómo las películas del Capitán son las únicas salvables cuando los superhéroes se separan

No tengo nada jocoso que decir aquí.
"Capitán América: El soldado de invierno" es la única de las tres que se salva de la quema. Tiene un guion más o menos previsible; cuando consigue sorprenderte, en contadísimas ocasiones, tampoco es como para dar saltos de alegría. Pero es la única que sabe mantener al espectador pegado a la silla, que el desarrollo de los acontecimientos sea lógico y no chirríe demasiado. Acaba siendo la más sencilla, pero la más honesta y la que, al fin y al cabo, que es de lo que se trata, más entretiene. Las escenas de acción están conseguidas; los efectos especiales lucen más al servicio de un guion resultón, a diferencia del derroche visual vacío de "Thor 2", que acababa por empachar al espectador; los personajes están todo lo bien dibujados que uno esperaría de una película de acción de tomo y lomo y eres capaz de sentir empatía por el Capitán (Chris Evans), Fury (Samuel L. Jackson), Falcon (Anthony Mackie) o Viuda Negra (Scarlett Johansson). Te importa lo que les ocurre.

"Capitán América 2"" tiene algunas reflexiones, aunque vistas ya en otros lugares -y mejor vistas-, realmente interesantes viendo sus otras compañeras marvelianas. El capitán se da cuenta que servir un bando y mantenerse íntegro y honrado no es compatible. Que tomar partido por S.H.I.E.L.D y hacer lo que Fury considera correcto no siempre implica, necesariamente, hacer el bien. Que ha estado trabajando para aquellos con los que se enfrentó tiempo atrás y que le arruinaron la vida. ¿Cómo puede conciliar una cosa y la otra? ¿Cómo puede sentirse bien haciendo algo que va en contra de sus ideales? En este sentido, los hermanos Russo han conseguido que la película fuera algo más que el lucimiento del superhéroe de turno.



Es triste, pero uno acaba dándose cuenta que dos de las tres películas no son otra cosa que una estrategia de márquetin, similar a las que emplean las series de televisión para mantenerte enganchado temporada tras temporada. La única que funciona por sí misma es "El capitán América 2", pero las otras, una por su irrelevancia y la otra por un guion pésimo, son una pérdida de tiempo. Supongo que querrán que me trague "Agents of S.H.I.E.L.D" y más merchandise tipo "Agent Carter", pero hasta aquí hemos llegado. Prefiero perderme los detallitos e ir al grano, oiga.

sábado, 11 de abril de 2015

[Crítica libro]: "Máscara" de Stanislaw Lem

El mejor Lem

Un ejemplo claro de que el envoltorio
también importa
Vale, creo que ya sé qué tipo de lector de ciencia-ficción soy. No es que tenga un bagaje muy amplio; puede que no haya leído muchas obras clave que hagan que me lo replantee todo y puede que lo que vaya a decir a continuación resulte un ejercicio vano, pero, ¿qué más da? Tampoco hay que darle muchas vueltas. Así pues, creo que soy más de la línea dura. Que soy más de Stanislaw Lem que de Ray Bradbury, para que os hagáis una idea. No concibo otra visión del espacio, de los seres extraterrestres o de las IA que no sea la de autores como Asimov o Lem. No me convencieron las pistolas de abejas de "Crónicas marcianas", ni lo acabaron de hacer las castas que ví en "El mundo de Rocannon", sorprendentemente parecidas a la aristocracia de nuestra época medieval pese a pertenecer a un mundo totalmente alejado del nuestro en el espacio y el tiempo. Que nadie me malinterprete; son buenos relatos, pero no gozan de la seriedad ni del enfoque realista que usa Lem. La editorial Impedimenta ha decidido recopilar en "Máscara" aquellos cuentos del autor polaco que habían quedado relegados, bien porque no encajaban en otras antologías o bien porque dichos cuentos formaban parte de antologías ya descatalogadas. Y vaya si han acertado con la selección.

En "Máscara" encontraremos relatos que giran alrededor de inteligencias, artificiales o extraterrestres, que no se rigen por los parámetros humanos, tal y como estamos acostumbrados a ver en los relatos de otros maestros del género. No veremos a otros seres pensando del mismo modo en el que lo hacemos nosotros, ni comportamientos que remitan a una lógica humana. Ni siquiera veremos motivos ocultos ni planes maestros para subyugar nuestra raza. O sí, pero no del mismo modo en el que los entendemos. Solemos atribuir caracteres antropomórficos a seres que se escapan de nuestra concepción de la vida, porque, no lo olvidemos, solo conocemos un tipo de vida y es prácticamente imposible que concibamos algo totalmente distinto. Habrá seres hechos de plasma, semillas que solo esperan las condiciones apropiadas para completar su ciclo vital e ignoran a los humanos y IAs entregadas a sus pensamientos e incapaces de percibir inteligencias tan inferiores como la nuestra.

La ciencia-ficción es un género que se suele usar para reflexionar sobre el ser humano y tratar temas muy interesantes usando como excusa hechos alejados de la realidad. Y "Máscara" no es una excepción. Así pues, en “Invasión” se habla de lo intrascendente de la vida humana, tan fugaz y desprovista de un sentido amplio más allá de su autoperpetuación; de la soledad y el miedo a lo diferente en “El martillo”; o de lo poco preparados que estamos para establecer contacto con otros seres, porque eso entraría en conflicto o suscitaría un debate sobre el sentido de nuestra existencia. O de los peligros que entraña tomarse a la ligera las connotaciones de ciertas investigaciones o de lo peligroso del progreso tecnológico, entre otros. Uno de los temas que Lem trataba en “Solaris” y que vuelve a aparecer en “Máscara”, como una especie de idea recurrente, es la imposibilidad de comunicarnos con otros seres, puesto que somos tan diferentes de ellos que cualquier intento puede resultar vano. Ya sea por una incompatibilidad sensorial, porque dicha inteligencia es tan increíblemente superior que es incapaz de reparar en nosotros o porque, simplemente, carece de la necesidad o de la voluntad de comunicarse. Así pues, "Máscara", más allá de lo entretenidos que puedan ser los relatos, es una fuente de temas muy diversos e interesantes para reflexionar.

Así pues, cuando uno termina “Máscara” tiene la sensación de haber leído un conjunto de relatos fríos, tristes en ocasiones y terriblemente plausibles si aceptamos las premisas del autor. El enfoque de Lem es altamente científico, obsesivamente detallista, con el objetivo de dotar de verosimilitud historias fantásticas; quizás este sea el único fallo de una antología casi redonda, puesto que en ciertos relatos, como "El diario", dónde tanto el lenguaje empleado como el carácter filosófico y metafísico de las ideas que subyacen son altamente complejos, y eso provoca que la lectura se convierta en algo excesivamente farragoso. Sin embargo, cuentos como "La rata en el laberinto", "Ciento treinta y siete segundos", "La fórmula de Lymphater", "El martillo" o "El amigo", entre otros -por no decir todos los demás-, valen su peso en oro y hacen que uno se olvide de baches puntuales.

En conclusión, "Máscara" es una opción excelente para aquellos que les guste el enfoque científico del género. Y para todos los demás, claro. Por suerte, el batacazo que me llevé con "La investigación" fue puntual y este libro confirma algo que ya vi en "Solaris": que Lem es uno de los pesos pesados de la ciencia-ficción.

sábado, 4 de abril de 2015

[Crítica película]: "Nightcrawler" de Dan Gilroy

Como ver un noticiario de la Sexta

La sangre vende
"Nightcrawler" es la primera película de Dan Gilroy poniéndose al timón y vaya si le ha salido bien la jugada. Lo que uno no acaba de explicarse tras el visionado es porque solo consiguió una nominación, la de mejor guion original, cuando tiene una actuación sobresaliente por parte de Jake Gyllenhaal y le da cuarenta vueltas a películas como "El francotirador" o "La teoría del todo", que sí fueron nominadas.

Lou Bloom (Jake Gyllenhaal) se gana la vida como chatarrero, pero eso no le da para vivir. Prueba suerte en el mundo de la construcción, pero es rechazado. Un buen día, mientras va conduciendo por la autopista ve un coche que se ha estrellado y a una pareja de reporteros grabando el accidente y se le ocurre la idea de que podría dedicarse a ello. Poco a poco irá prosperando gracias a Nina Romina (Rene Russo), que le comprará los materiales que va grabando y le enseñará los tejemanejes del negocio.

Lou vive en un mundo dónde la manipulación informativa hace estragos en la escala de valores de la sociedad, dónde se intenta adormilar al telespectador para que se centre en lo superfluo y no se centre en lo que debe centrarse, que no se cuestione nada y que acabe sometiéndose al sistema sin que ni siquiera él mismo lo sepa. Que solo preste atención a noticias superficiales, que viva aterrorizado pensando que lo que está viendo le puede ocurrir a él. De aquí a la reescritura de la historia que auguraba George Orwell en "1984" ya no queda nada. En este mundo despiadado es en el que Lou quiere labrarse un porvenir, malentendiendo lo que son las reglas de autoayuda, tergiversando el coaching y lo de perseverar para conseguir lo que nos proponemos. El problema de Lou es que no tiene moral; es frío y calculador y no le importa arrastrarse o sacrificar a otros para ascender, pero siempre haciendo gala de un tenebroso encanto. Y eso le convierte en la persona perfecta para trabajar en los medios de comunicación.

Lo bueno de "Nightcrawler" es que no estamos hablando de programas de televisión como Sálvame, programas que uno ya sabe a lo que se dedican, sino de los noticiarios que nos chupamos cada día. De esos que se consideran los paladines de la información y que, sin embargo, destinan casi todo el tiempo a las noticias de sucesos; cuanto más escabrosas sean esas informaciones o más se regodeen en las miserias humanas, mejor. Uno de los puntos fuertes de "Nightcrawler" es ver esos entresijos, ver qué ocurre al otro lado de la cámara y ser testigo de la frialdad con la que se van tocando teclas para engatusar al espectador. Y los protagonistas son la personificación de todo esto. La relación entre Lou y Nina está muy elaborada; los dos saben que se están utilizando, ambos con el propósito de ascender sin importarles cómo lo hacen ni cuestionándose si es moralmente reprobable hacer lo que hacen. Que lo es.

El otro puntal que sostiene la propuesta es la actuación de Jake Gyllenhaal, que encarna a un psicópata con todas las de la ley, verdaderamente metido en su personaje, demostrando la versatilidad de la que viene haciendo gala de un tiempo a esta parte. También René Russo ofrece un buen contrapunto, aunque queda eclipsada inevitablemente por Gyllenhaal.

Uno de los mejores actores del momento. De momento, solo reconocido por los Blogos de Oro

Pero no todo es bueno. El problema de "Nightcrawler" es que tarda demasiado en arrancar; hasta que Lou se pone en serio con el tema del periodismo sensacionalista y monta su agencia y contrata a su primer empleado transcurre demasiado tiempo; cuando ha arrancado es cuando muestra sus verdaderas cartas y es una delicia ver cómo Lou se va adentrando poco a poco en un mundo inmundo y verle como pez en el agua. La escalada es verosímil, aunque no lo son tanto ciertos aspectos del guion, como la resolución de cierto conflicto con cierto ayudante y con la policía hacia el final de la cinta o que Lou, pese a lo mequetrefe que es, siempre consiga imponerse físicamente cuando alguien se le cruza en su camino.

Estamos ante una crítica demoledora a los medios de comunicación, con un Jake Gyllenhaal increíble y un guion realmente inspirado, solo lastrada por ciertas resoluciones cogidas por las pinzas y que al principio le cuesta arrancar y meternos en situación. Eso sí, recomendable para darnos cuenta de cosas que deberíamos plantearnos.

miércoles, 1 de abril de 2015

[Off-topic]: "Lista de ganadores de la 2ª edición de los Blogos de Oro"

Yo con lo de Emma Stone ya me conformo


Pues ya está. Ya han pasado los Blogos de Oro. No puede asistir, pero sí puedo hablar de ellos en retrospectiva. Vi mucha dedicación, mucha gente implicada y amor por el cine. Y lo mejor de todo: hubieron gratas sorpresas entre los/as ganadores/as. Aunque sea un crimen que "Interstellar" no saliese ganadora o que Linklater se fuera de vacío otra vez (guiño), estoy infinitamente más satisfecho con estos resultados que con los de los Óscars.

Dicho esto, en este enlace encontraréis la lista de ganadores y ganadoras;
En este, estadísticas sobre las nominaciones;
En este otro, la lista de blogs que participamos como jurado;
Luego podéis leer la crónica en la página oficial de los Blogos de Oro si le dais en este enlace;
Y en este el enlace a twitter por si queréis, ya de cara al año que viene, participar en este premio que poco a poco y gracias a Cine de Patio se va expandiendo cada vez más;

Ya revelados los resultados, aquí os dejo cuáles fueron mis votaciones para cada categoría en la primera ronda; en negrita, la ganadora de cada categoría después de la ronda de nominaciones. Como veréis, en muchas categorías no acerté ni una. En estos casos, os pongo cuál ganó.

*Si queréis leer la crítica de cualquiera de las nominadas y de las ganadoras, al final del post encontraréis el enlace a cada una.

Mejor Banda Sonora

1. "Interstellar"
2. "El gran hotel Budapest"
3. "Whiplash"

Mejores efectos especiales

1. "Interstellar"
2. "Godzilla"
3. "Al filo del mañana"

Mejor película de animación

Votos en blanco.

Ganadora: "La LEGO película"

Mejor actor de reparto

1. Ethan Hawke por "Boyhood (Momentos de una vida)"
2. J.K. Simmons por "Whiplash"
3. Edward Norton por "Birdman (o la inesperada virtud de la ignorancia)"

Mejor actriz de reparto

1. Emma Stone por "Birdman (o la inesperada virtud de la ignorancia)"
2. Érica Rivas por "Relatos salvajes"
3. Patricia Arquette por "Boyhood (Momentos de una vida)

Mejor actor principal

1. Benedict Cumberbatch por "Descifrando Enigma"
2. Eddie Redmayne por "La teoría del todo"
3. Matthew McConaughey por "Interstellar"

Ganador: Jake Gyllenhaal por "Nightcrawler"

Mejor actriz principal

1. Marion Cotillard por "Dos días, una noche"
2. Anne Hathaway por "Interstellar"
3. Felicity Jones por "La teoría del todo"

Ganadora: Bárbara Lennie por "Magical Girl"

Peor película

1. "Open Windows"
2. "Ocho apellidos vascos"
3. "El francotirador"

Ganadora: "Transformers: La era de la extinción"

Mejor guion

1. "Boyhood (Momentos de una vida)"
2. "Interstellar"
3. "The Imitation Game (Descifrando Enigma)"

Ganadora: "Birdman (o la inesperada virtud de la ignorancia)"

Mejor película española

1. "Relatos salvajes"
2. "La isla mínima"

Mejor director

1. Richard Linklater por " Boyhood (Momentos de una vida)"
2. Christopher Nolan por "Interstellar"
3. Alejandro González Iñárritu por "Birdman (o la inesperada virtud de la ignorancia)"

Mejor cortometraje

1. "Caramelo"
2. "La matraca de Benghazi"
3. "McGuffin"

Mejor película

1. "Interstellar"
2. "El gran hotel Budapest"
3. "Boyhood (Momentos de una vida)"

Ganadora: "Birdman (o la inesperada virtud de la ignorancia)"

*ENLACES A CRÍTICAS de las nominadas y/o ganadoras:

Interstellar
Birdman (o la inesperada virtud de la ignorancia)
Boyhood (Momentos de una vida)
El gran hotel Budapest
La teoría del todo
Relatos salvajes
Whiplash
Godzilla
Open Windows
El francotirador
Ocho apellidos vascos