sábado, 4 de abril de 2015

[Crítica película]: "Nightcrawler" de Dan Gilroy

Como ver un noticiario de la Sexta

La sangre vende
"Nightcrawler" es la primera película de Dan Gilroy poniéndose al timón y vaya si le ha salido bien la jugada. Lo que uno no acaba de explicarse tras el visionado es porque solo consiguió una nominación, la de mejor guion original, cuando tiene una actuación sobresaliente por parte de Jake Gyllenhaal y le da cuarenta vueltas a películas como "El francotirador" o "La teoría del todo", que sí fueron nominadas.

Lou Bloom (Jake Gyllenhaal) se gana la vida como chatarrero, pero eso no le da para vivir. Prueba suerte en el mundo de la construcción, pero es rechazado. Un buen día, mientras va conduciendo por la autopista ve un coche que se ha estrellado y a una pareja de reporteros grabando el accidente y se le ocurre la idea de que podría dedicarse a ello. Poco a poco irá prosperando gracias a Nina Romina (Rene Russo), que le comprará los materiales que va grabando y le enseñará los tejemanejes del negocio.

Lou vive en un mundo dónde la manipulación informativa hace estragos en la escala de valores de la sociedad, dónde se intenta adormilar al telespectador para que se centre en lo superfluo y no se centre en lo que debe centrarse, que no se cuestione nada y que acabe sometiéndose al sistema sin que ni siquiera él mismo lo sepa. Que solo preste atención a noticias superficiales, que viva aterrorizado pensando que lo que está viendo le puede ocurrir a él. De aquí a la reescritura de la historia que auguraba George Orwell en "1984" ya no queda nada. En este mundo despiadado es en el que Lou quiere labrarse un porvenir, malentendiendo lo que son las reglas de autoayuda, tergiversando el coaching y lo de perseverar para conseguir lo que nos proponemos. El problema de Lou es que no tiene moral; es frío y calculador y no le importa arrastrarse o sacrificar a otros para ascender, pero siempre haciendo gala de un tenebroso encanto. Y eso le convierte en la persona perfecta para trabajar en los medios de comunicación.

Lo bueno de "Nightcrawler" es que no estamos hablando de programas de televisión como Sálvame, programas que uno ya sabe a lo que se dedican, sino de los noticiarios que nos chupamos cada día. De esos que se consideran los paladines de la información y que, sin embargo, destinan casi todo el tiempo a las noticias de sucesos; cuanto más escabrosas sean esas informaciones o más se regodeen en las miserias humanas, mejor. Uno de los puntos fuertes de "Nightcrawler" es ver esos entresijos, ver qué ocurre al otro lado de la cámara y ser testigo de la frialdad con la que se van tocando teclas para engatusar al espectador. Y los protagonistas son la personificación de todo esto. La relación entre Lou y Nina está muy elaborada; los dos saben que se están utilizando, ambos con el propósito de ascender sin importarles cómo lo hacen ni cuestionándose si es moralmente reprobable hacer lo que hacen. Que lo es.

El otro puntal que sostiene la propuesta es la actuación de Jake Gyllenhaal, que encarna a un psicópata con todas las de la ley, verdaderamente metido en su personaje, demostrando la versatilidad de la que viene haciendo gala de un tiempo a esta parte. También René Russo ofrece un buen contrapunto, aunque queda eclipsada inevitablemente por Gyllenhaal.

Uno de los mejores actores del momento. De momento, solo reconocido por los Blogos de Oro

Pero no todo es bueno. El problema de "Nightcrawler" es que tarda demasiado en arrancar; hasta que Lou se pone en serio con el tema del periodismo sensacionalista y monta su agencia y contrata a su primer empleado transcurre demasiado tiempo; cuando ha arrancado es cuando muestra sus verdaderas cartas y es una delicia ver cómo Lou se va adentrando poco a poco en un mundo inmundo y verle como pez en el agua. La escalada es verosímil, aunque no lo son tanto ciertos aspectos del guion, como la resolución de cierto conflicto con cierto ayudante y con la policía hacia el final de la cinta o que Lou, pese a lo mequetrefe que es, siempre consiga imponerse físicamente cuando alguien se le cruza en su camino.

Estamos ante una crítica demoledora a los medios de comunicación, con un Jake Gyllenhaal increíble y un guion realmente inspirado, solo lastrada por ciertas resoluciones cogidas por las pinzas y que al principio le cuesta arrancar y meternos en situación. Eso sí, recomendable para darnos cuenta de cosas que deberíamos plantearnos.

2 comentarios:

  1. Buena crítica. Estoy de acuerdo en casi todo, no obstante, pienso que el hecho de que la película tarde en arrancar es necesario para crear ese contexto, a partir del cual empezamos a comprender la historia.
    Insisto, me ha parecido una gran crítica, y estoy muy de acuerdo contigo en que ha sido menospreciada por la academia de los Oscars.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero de todo, perdona la tardanza en contestarte. Segundo, me alegro que te haya gustado Creo que si le hubiera imprimido algo más de ritmo al principio hubiese sido redonda, pero estoy de acuerdo en que es necesario sentar bien las bases y que para que sea coherente había que invertir tiempo.

      Salduos Cobb y gracias por comentar, de verdad.

      Eliminar