miércoles, 30 de abril de 2014

[Crítica libro]: "Bautismo de fuego" de Andrzej Sapkowski

Sapkowski vuelve a reafirmarse como uno de los mejores escritores de fantasía que existen

Yo QUIERO a Milva
Después de que las cuatro entregas de la saga de "Geralt de Rivia" hayan pasado a convertirse en unos de mis libros favoritos del género fantástico, a uno se le agotan los calificativos con los que rendir homenaje a Andrzej Sapkowski y su calidad como escritor, más allá de las habilidades, si estas existen, circunscritas al género de marras. "Bautismo de fuego" es un paréntesis en la saga, que nos devuelve a los orígenes de la saga y Sapkowski, como es habitual en él, no decepciona.

Después del cúmulo de giros acontecidos en "Tiempo de odio" y que provocaron que la organización política del mundo se trastocara, con un imperio, el nilfgaardiano, anexionándose varios territorios norteños, ya fuera por la espada o diplomáticamente, dicho mundo se ha convertido en un lugar más inhóspito e inseguro si cabe. Hay ejecuciones y persecuciones políticas a lo largo y ancho del territorio; los bandidos y demás grupos rebeldes se dedican a sembrar la destrucción por cuanta aldea y camino se tropiezan; hay espías por todas partes, y grupos armados dispersos que guerrean entre sí cada cien pasos y eso sin contar los otros problemas derivados que se deducen de un conflicto armado. Y es en un mundo como este en el que tienen que moverse Geralt y sus amigos, que se han puesto en marcha para rescatar a Ciri de las manos del emperador Emhyr var Emreis. Y no va a ser tarea fácil.

Si exceptuamos los fragmentos del consejo de hechiceras o las idas y venidas de diferentes personajes, como espías o prisioneros, que van arrojando algo de luz a la trama de fondo, "Bautismo de fuego" se caracteriza por dejar a un lado la historia principal y centrarse en el viaje que emprenden Geralt y su compaña por las tierras devastadas por la guerra y el pillaje. Es impresionante cómo Sapkowski es capaz de crear personajes terriblemente profundos, con sus luces y sombras, y que estos sean diferentes entre sí y tengan un desarrollo coherente con los tiempos que les tocan vivir. "Bautismo de fuego" es ver a un Geralt derrumbado, sin rumbo, cegado por la venganza, que anhela la autodestrucción como una vía para redimir sus errores y las decisiones desafortunadas que ha tomado hasta ahora. Él, un tipo que antaño había sido neutral, que solo tenía que preocuparse de sí mismo, y que tuvo que cambiar cuando adoptó a Ciri como su pupila, ahora se encuentra perdido y desorientado. Y que, tras su pérdida, descubre que ya no puede volver atrás. Que era el responsable de la niña y que no pudo protegerla. Somos, pues, testigos de la evolución de un personaje que no es capaz de adaptarse a un mundo que cambia muy deprisa. Y a peor.

Pero la chicha también está en los secundarios, que son la salsa de la historia, tanto aquellos que acompañan a Geralt en su viaje, como los que mueven los hilos a todo lo ancho y largo del continente. Milva es bonachona a su manera, con sus maneras bastas y su vulgaridad encantadora; Jaskier es graciosísimo y más perspicaz de lo que aparenta, incluso en las peores situaciones, y es el que verdaderamente entiende la naturaleza de Geralt; Cahir, el misterioso nilfgaardiano que dice no ser nilfgaardiano, que se huele a la legua que es un tipo honorable y agradable y que busca la aceptación de Geralt; Regis, el gran Regis, con su sabiduría y su pedantería y el halo de misterio que le envuelve en sus decisiones y sus palabras. Y eso sin contar a los eventuales, que enriquecen enormemente el viaje, como el grupo de enanos liderados por Zoltan Chivay, un tipo que, pese a los tiempos que corren, decide acoger a mujeres y niños para protegerles. Cómo Sapkowski es capaz de combinar la dureza de la guerra y la comicidad que destilan los personajes está muy conseguido, de manera que ninguno de los dos elementos chirríen y se compenetren a la perfección.

¡Quiero un mapa pero YA!

El desarrollo de la novela está plagado de grandes momentos y de grandes conversaciones, porque si en algo destaca Sapkowski por encima de todo lo demás es en los diálogos, y un buen ejemplo de ello es cuando acampan en una pequeña isla en el río Yaruga y preparan una sopa de pescado, mientras le hacen ver a Geralt que sus ansias de enfrentarse él solo contra todo el que se interponga en su camino es una decisión estúpida y suicida, y le hacen ver que la autocompasión no le ayudará a encontrar a Ciri, y que necesita de ellos, que necesita de compartir la carga con sus amigos para afrontar mejor las adversidades. O la mítica escaramuza en el puente del Yaruga, cuando Geralt y Cahir se enfrentan a los nilfgaardianos codo con codo, liderando a los lyrianos que huían en desbandada y dejando a un lado sus diferencias pasadas. O el periplo de Geralt y Jaskier después que los nilfgaardianos ataquen el campo de refugiados en el que se alojan brevemente con Zoltan Chivay, y hasta que consiguen reunirse otra vez con los demás miembros de la compaña.

Este es un libro para ver cómo el mundo de Geralt se va al garete. Los monstruos, la única y verdadera preocupación años atrás, han sido desplazados a un segundo término y han dejado paso ya definitivamente a los seres humanos, su progreso y su naturaleza autodestructiva, como verdaderos enemigos. Y más temprano que tarde eso provocará que el mundo se ahogue en sangre. Sapkowski sabe cómo retratar esa transición página tras página, con cadáveres regando los caminos y mostrándonos todo tipo de escaramuzas y personajes que viven de la guerra; es capaz de retratar a la perfección la crueldad y la destrucción a la que se entregan los humanos por pura avarícia y las ganas de someter al otro, pero también de mostrar que hay lugar para la bondad y para la amistad.

La ambientación, los personajes, los diálogos, la narración, todo en definitiva, están a un altísimo nivel en esta entrega, que recuerda el modus operandi de los primeros volúmenes. Sapkowski vuelve a reafirmarse como uno de los mejores escritores de fantasía que he tenido el placer de leer. Esta entrega es excelente y de lectura realmente obligada.

sábado, 26 de abril de 2014

[Crítica serie]: "The Walking Dead" 4ª temporada

Una de cal y una de arena

Eh, pues quizás si que os convendría
mirar un poco back y recapacitar, ¿no?
Es conocido por todos que esta serie no opositaba a convertirse en una de las mejores del panorama actual, pero sí en convertirse en ese entretenimiento televisivo sin más pretensiones que las de, valga la redundancia, entretener. Una serie con la que ocuparte mientras descansabas de tanto "The Wire" y "Breaking Bad". La primera temporada lo consiguió, con dos capítulos iniciales increíbles; la segunda se quedó a medio gas, pero en mi humilde opinión, continuó cumpliendo sobradamente; la tercera tuvo grandes momentos y otros donde ya empezaba a intuirse la escasez de ideas por las que estaban atravesando los directores y que se ha hecho patente en esta cuarta temporada. Pero sería injusto meter en el mismo saco a las dos mitades que la componen. Hay que hacer dos análisis por separado. Por dignidad hacia la primera parte.









Primera parte - Capítulos del 4x01 al 4x08 - AKA "Entretenimiento palomitero"

Tras un primer capítulo algo flojo, más parecido a una extensión de la tercera temporada que de un verdadero inicio de temporada, se confirma que los guionistas tenían dos arcos argumentales preparados para explorar territorios más o menos inéditos en la serie y que son capaces de enriquecerla de un modo no visto hasta ahora. Ojo con los spoilers a partir de ahora. Tanto el arco de la epidemia que asola la prisión como el arco de la redención del Gobernador están llenos de fuerza. Hay tensión, hay intriga, hay lugar para el desenfreno y para la acción. No sabemos qué va a ocurrir a continuación, los protagonistas cuelgan de la cuerda floja en más de una ocasión; tienen cierto margen de actuación para sorprender al espectador. Llegas a creerte que el Gobernador será capaz de cambiar, quizás no de una forma radical, pero sí en el fondo. Y luego te llevas el palo del 4x08. Lo que se había gestado durante varios capítulos tenía un propósito y dicho capítulo acaba convirtiéndose en uno de los clímax más emocionantes que he visto en la serie. Pero no solo eso. Hay misterios sin resolver, como los enfermos que son asesinados brutalmente, o el que da de comer a los zombies; incluso los zombies llegan a ser un verdadero problema en según qué momentos. También hay desarrollo de personajes sin caer en melodramas de baratillo ni en confesiones absurdas con el objetivo de humanizar a X personaje.


Hasta que llega la...

Segunda parte - Capítulos del 4x09 al 4x16 - AKA "Peace of shit"

Aquí los capítulos transcurren a través del aburrimiento más soberano, como una bola que se te atraganta en el esófago y que por mucho que bebas no baja. Da igual si te largas al baño en mitad del capítulo para aligerar la pesadez o te dedicas a otras actividades para pasar el bache. A la semana siguiente siempre hay otro capítulo. Y otro.

Vale, ya basta de poesía. En esta segunda mitad cualquier indicio de trama se esfuma. Más allá de llegar a Terminus, los personajes no tienen ninguna motivación para rellenar ocho capítulos; no hacen otra cosa que vagar sin rumbo por el bosque, siguiendo las vías del tren u ocupando hogares para dejarlos más tarde a las primeras de cambio. Su único objetivo es luchar contra sus demonios internos de baratillo. Y cuando se cansan de la catarsis, a buscar provisiones, filosofar con razonamientos de cuarto de primaria y soltar reflexiones refritas. Es relleno puro y duro, minutos y minutos de NADA. Diálogos de besugos, guiones más planos que la suela de una alpargata y personajes que han perdido sus señas identitarias y se han transformado en carcasas insustanciales y manidas. En eso se resume la segunda parte. Ni más ni menos.

La calidad de los personajes ha mejorado, y mucho. Han fichado, ni más ni menos, que a Tomb Raider

Podría estar vomitando bilis durante horas y no acabaría, así que nada mejor que tomar un capítulo al azar y analizarlo. En este caso, una recreación vale más que mil palabras. Y lo mejor de todo es que podría escoger otro capítulo y el mensaje de fondo sería el mismo. Ahí va:

- Eh, ¿por qué no ocupamos esta casa, descansamos y nos contamos cosas del pasado que ya habíamos insinuado y/o contado con anterioridad y que no hace falta aclarar? -dice Rick/el niñato/Michonne (son intercambiables).

- Vale, pero vayámonos tú y yo a otra casa a buscar provisiones primero, que se presta más a ello -dice el niñato cabrón.

- ¿Y dejamos a tu padre solo durmiendo, a expensas de que puedan pillarle, qué digo una banda de moteros malos, un par de zombies sagaces y astutos? -dice la Michonne.

- Sí, sí -dice el estúpido del hijo.

Mientras el hijo y la Michonne usan un cuarto de capítulo en silencios y en hacerse confesiones, a Rick lo asaltan, cómo no, una banda de malos malosos. Él, como ha visto muchas películas del género, se esconde debajo de la cama, sabedor que es el mejor lugar para esconderse. Cama, por cierto, que es ocupada por uno de los malos malosos. Como es un mundo horrible, postapocalíptico y zombie, la gente es capaz de pelearse por una cama y si otro de los miembros de la banda, humor de perros incluido, decide que esa cama es de él y no de su compañero, ya tenemos el conflicto sembrado. Se pelean por ello y uno de los malos, en sus últimos estertores de vida, ve a Rick. Pero es demasiado tarde para avisar a su antiguo compañero reconvertido en enemigo que está ahogándole. Rick, después de maldecir el ruido que hace su reloj de pulsera y sus latidos de corazón, decide salir de su escondrijo después de que el malo se haya dormido en el mismo cuarto que un cadáver que puede convertirse en zombie en menos que canta un gallo. Emplea 20 minutos de capítulo paseándose por la casa, asegurándose que no lo ven, hasta que se mete en el baño y tachán. Hay un malo maloso cagando. Luchan durante una décima parte de capítulo, nadie se entera y sale de la casa aprovechando otra décima parte de capítulo. Pero, fíjate que mala suerte que la Michonne y el niñato vuelven a casa y los van a descubrir. Pero no hay de qué preocuparse. El cadáver del váter se transforma en zombie y los malos ya la han liado; en lugar de continuar haciendo lo que estaba haciendo el pobre motero, hacer sus necesidades se entiende, se dedica a liarla. Rick, Michonne y el niñato aprovechan y ponen pies en polvorosa. Fin del capítulo.


No puedo ser más explícito. La primera parte cumple como un entretenimiento, mientras que la segunda tira por tierra todo lo que habían conseguido hasta el momento. La serie ha quemado muchos cartuchos y los guionistas se han quedado sin ideas. Los guiones, los diálogos, los personajes y los temas de fondo mueren a partir del capítulo 9 y cualquier esfuerzo que pueda hacer el espectador para continuar la serie es excesivo.

lunes, 21 de abril de 2014

[Vídeo balance]: "Marzo '14"

Por fin, estaréis pensando. Hace mucho tiempo que grabé este vídeo hablándoos de la nueva sección y marzo queda algo lejos y algunas de las cosas que comento en el vídeo han quedado algo desfasadas, pero supongo que no os importa. Mis valoraciones continúan teniendo validez, aun cuando alguno de los libros o películas que os comento ya han sido reseñados con anterioridad. Este vídeo es de prueba, así que tened en cuenta que:

A) Tengo pánico escénico. Estoy serio, me quedo sin palabras con facilidad, pongo caras raras, me trabo, etc. En el siguiente seguro que estoy más gracioso;

B) Mis conocimientos como editor de vídeos distan de ser excelentes. Hay cortes bruscos;

C) El Movie Maker, al que al fin he tenido que recorrer para editarlo, dista de ser excelente;

D) Soy más guapo en persona. De verdad:

E) Tengo que comprar una silla nueva que no rechine tanto.

A continuación os dejo el balance de marzo. Espero que os guste.

viernes, 18 de abril de 2014

[Crítica película]: "En la boca del miedo" de John Carpenter

Carpenter, te pierde la cutrez

Por muy cutre que sea esta película,
no es capaz de superar la escena de
los mamporros de "Están vivos"
De John Carpenter he visto varias películas y solo me gustaron, y mucho, "La cosa" y "Christine". Todo lo demás me parece, hablando sin tapujos, flojísimo. Y me sorprende la legión de fans que arrastra. No lo entiendo. De Uwe Boll todo son risotadas y comentarios jocosos, críticas endiabladamente ingeniosas de lo malignas que son, y con razón. Solo hace falta ver la perla "Alone in the dark" para hacerse una idea del cine del maestro del esperpento. Pero es que Carpenter tiene destellos de Uwe Boll en sus películas y se le adora.

El cine de Carpenter, después de haber visto algunas de sus películas más malas, que son las más, se podría resumir en la conjunción de dos aspectos contrapuestos:

A) Ideas, la mayoría de veces, geniales. Con un potencial bestial, de las que auguran un pasatiempo y entretenimientos más que dignos. Ahí está "La cosa", una de las mejores películas de terror que he visto. Ahí están las ideas de las que parten las pésimas "Están vivos", "2013: Rescate en L.A." y la que nos ocupa, "En la boca del miedo". Centrándome en esta última, la idea de una novela de terror apoderándose de la realidad y cuestionando los límites de la misma, con un John Trent (Sam Neil) metiéndose en una espiral de locura y surrealismo, es, cuanto menos, notable. Durante la primera mitad Carpenter nos va sumergiendo en un relato cada vez más intrigante, donde la realidad y la ficción se van entremezclando hasta hacerse indivisibles; uno no sabe muy bien qué es lo que está ocurriendo, si todo es producto de la mente del escritor de marras o si Trent se está volviendo loco. La segunda mitad podría estar bien si no fuera por...

B) Una realización que da pena. Qué digo, de vergüenza ajena. Al señor Carpenter le pierden las paridas, las escenas cutres, los efectos especiales de baratillo, las chorradas que no vienen a cuento, su nula capacidad para plasmar con efectividad aquello que nos quiere contar. En la película que nos ocupa, después de rodar escenas dignas de la mejor de las películas de terror, como el viaje en coche hacia el pueblo de Sutter Cane (Jurgen Prochnow), que es excelente, luego Carpenter no tiene pudor en mostrarnos a una vieja-monstruo despedazando a su marido, o un monstruo de plástico retorciéndose en un invernadero o a una banda de tíos armados acudiendo a una iglesia vete a saber por qué y que acaban siendo masacrados por una jauría de perros, todo aderezado con una economía de recursos dignas de estudio. La película es de 1995, pero "La cosa" tiene efectos visuales mucho mejores y es de principios de los ochenta. Y eso sin contar las escenas que no vienen a cuento, como cuando Neil y su compañera se lían a puñetazos. El mundo está devastado y a Sam Neil lo único que se le ocurre es irse a un cine a ver la película de marras y, atentos, con unas palomitas. La seriedad, lo quieras o no, se pierde. No te lo crees. A Carpenter le pierden esos detalles y son los que provocan que cualquier buena idea se eche a perder. Y eso sin contar la canción de los créditos iniciales y finales, que no pega ni con cola con lo que estamos viendo y que le da ese toque de serie B tan cutre.

Y entonces la película finaliza y a uno se le queda la cara de corcho, sin saber muy bien si el director lo hace a posta o es que es tonto del culo. Porque arruinar de ese modo una idea con tanto potencial con una realización pobrísima solo está en las manos de un inepto. Solo para fans incondicionales del maestro, pero no para los demás.

miércoles, 16 de abril de 2014

[Crítica película]: "El gran hotel Budapest" de Wes Anderson

El gran entretenimiento

Que Wes Anderson es un director peculiar y que tiene un estilo personal único está claro. Es más, es difícil encontrar entre tanta superproducción productos que se diferencien ampliamente de los demás y "El gran hotel Budapest" es uno de ellos. De Anderson tuve el placer de ver "Viaje a Darjeeling" hará unas semanas y salí tan satisfecho que solo era cuestión de días que me acercase a un cine y viera la última de este genial director. Y salí muy satisfecho, tanto o más que con "Viaje a Darjeeling".

Jude Law es un joven escritor que se aloja en el gran hotel Budapest, un hotel que durante los años 30 albergó a los más distinguidos turistas, pero al que ahora apenas va nadie. Se ha convertido en un edificio decadente y frecuentado solamente por los autóctonos de la zona. Allí conoce a Zero Mustafa (F. Murray Abraham), el propietario del hotel, y este le cuenta su historia, desde que empezó a trabajar como mozo portería en el gran hotel Budapest allá los años 30, y cómo conoció a Gustave H. (Ralph Finnes), el propietario del hotel por aquel entonces, con el que protagonizó una loca aventura relacionada con el robo de un cuadro.

"El gran hotel Budapest" es diversión pura y dura. Si exceptuamos un inicio algo soso, que abarca la presentación del escritor, su estancia en el hotel y las circunstancias en las que conoció al propietario, en cuanto aparece Gustave H. la historia arranca definitivamente y es una montaña rusa de situaciones a cuál más delirante, personajes extravagantes que llenan la pantalla con su sola presencia y un torrente dialéctico que mantiene atento al espectador, atestado de sutiles ironías y de bromas descacharrantes. El embrollo que se lía a raíz de la muerte de cierto personaje al inicio del filme es la ocasión perfecta para que Anderson nos perfile un personaje terriblemente bien construido y atrayente, en ocasiones pedante y superficial y en otras encantador y amigable. Esto y el hecho que el guion está plagado de giros hacen que no haya ni un momento de descanso para el espectador y que este difícilmente se aburra. Buen ejemplo de ello son las escenas donde Jopling (Willem Dafoe) se dedica a perseguir cuanta persona tuviera relación con el cuadro, y en especial la del descenso de la montaña esquiando; también la de la huida de la prisión o la del embrollo que se lía en el hotel al final de la cinta. Son escenas muy dinámicas y con un ritmo endiablado. El único inconveniente de la propuesta es que se echa en falta que el hotel tenga un papel más preponderante en la historia, tal y como el título pudiera sugerir a primera vista, y que un mayor número de escenas transcurran en él y no fuera.

¿Acaba de lanzar mi gato por la ventana?

El reparto, cameos incluidos, es otro de los puntos fuertes de "El gran hotel Budapest". Siempre es un acierto apostar por un reparto coral con tantas caras conocidas, siempre que se haga bien, y en este caso así es. A parte del impresionante Ralph Finnes, y de los solventes cameos de Schwartzman, Murray o Wilson, Tony Revolori también ofrece un buen contrapunte a la labor de su compañero de escenas. Entre el resto del reparto destacan los siempre eficaces Edward Norton, Willem Dafoe, Jeff Goldblum, Adrien Brody y Saoirsie Ronan, que consiguen dotar de gran personalidad a sus extravagantes personajes.

Visualmente hablando es increíble. La fotografía recargada, el uso de decorados en lugar de localizaciones reales (como el primer plano que tenemos del hotel al inicio del filme), los colores chillones (como el rosa intenso de la camioneta de repartos de Mendls), la caracterización de los personajes (muy acertada la del dúo de villanos) y los planos laterales y cenitales (como cuando Agatha va en bicicleta) ayudan a la perfección a meternos en una historia rocambolesca y fantasiosa como la que nos ocupa. Y eso sin contar la BSO de Alexandre Desplat, que encaja a la perfección con el ritmo endiablado de las escenas.

En conclusión, "El gran hotel Budapest" es terriblemente divertida y entretenida. Si te gusta el estilo visual recargado del director y todos aquellos aspectos que caracterizan el cine de Wes Anderson, o si simplemente quieres pasar un rato entretenido sin mirar el reloj, esta es tu película. Muy recomendable.


***Esta crítica pertenece a un proyecto conjunto impulsado por el Club del Cinéfilo, un grupo de Facebook al que pertenezco y con el que comparto la afición de ver cine y luego reseñarlo/criticarlo con otros bloggers. Los otros blogs que han participado en esta crítica comunitaria son:

domingo, 13 de abril de 2014

[Crítica película]: "Senderos de gloria" de Stanley Kubrick

Put** alemanes... ¿cómo? ¿que son franceses?

"El patriotismo es el último refugio de
los canallas"
De Stanley Kubrick apenas he visto nada, como de muchos de los directores más relevantes de la historia del cine; solo he tenido la ocasión de disfrutar "El resplandor", una película muy buena de terror, y la presente, una excelente película bélica que recomiendo ver desde el minuto uno de mi crítica. Razones, abajo.

Durante la Primera Guerra Mundial, el general Mireau (George Mcready) y el alto mando del ejército francés están empeñados en tomar la colina de las Hormigas, una posición alemana inexpugnable; el general se juega los méritos y el ascenso en el escalafón militar que conllevarían la toma de la colina, y ordena al coronel Dax (Kirk Douglas), uno de sus mejores hombres, a que se encargue de la misión. Con terribles consecuencias.

Es visionar "Senderos de gloria" y sentir que los mecanismos de la guerra, si bien llevados al extremo por Kubrick en una adaptación un tanto libre de lo que ocurrió realmente, funcionaban de este modo. Que las batallas y las decisiones tácticas del alto mando eran, más allá de cualquier interés bélico, maniobras de publicidad y envites políticos. Ver "Senderos de gloria" es comprobar que enemigo no solo hay uno, que los enemigos están en todas partes, sea cual sea la bandera que enarbolen y lo bien que les haya dejado la historia. Y es que estamos muy acostumbrados a ver a los alemanes como los malos de toda película bélica ambientada durante la primera mitad de siglo y a los demás como los salvadores, los buenos. No es ningún secreto lo que acabo de comentar; todos, en mayor o menor medida, sabíamos que en las guerras no hay bandos 100% buenos y 100% malos, pero pocas películas bélicas hay que nos lo cuenten de una forma tan lúcida como ésta. Aquí no hay un ejército contra el que luchar, sino un enemigo que se esconde dentro del ejército. En "Senderos de gloria" el enemigo es un alto mando con ansias de ascender, un hipócrita que se las da de patriota y al que no le importan las vidas humanas, que cree que los soldados son meras piezas a las que lanzar contra el fuego de artillería y las bayonetas. Un engranaje del mamoneo de las instituciones y de una élite corrupta, que solo ambiciona el escalar posiciones en la jerarquía de mando para conseguir mayores retribuciones y poder, a costa de los demás y, más concretamente, de los suyos. Y prueba de ello, las conversaciones descarnadas que mantienen Mcready y Boulard (Adolphe Menjou) sobre fusilamientos, ascensos y patriotismo.

Kubrick rueda un filme al que no le sobra ni le falta nada, preciso y terriblemente bien calculado. La guerra no se extiende más de lo debido y solo es una excusa para desarrollar la hipocresía y la crueldad del alto mando. La película no se estanca en ningún momento, salta de una escena a otra sin aburrir y Kubrick firma un guion que no es nada previsible. Es difícil saber qué es lo que ocurrirá a continuación; no podemos augurar que el fracaso de la toma de la colina será solo una excusa para contarnos las maquinaciones de los generales y de la pantomima de la ejecución, ni en qué acabará todo. Hay momentos donde creemos saber en qué acabará derivando todo, dada nuestra formación en los convencionalismos del género y los finales felices, pero Kubrick sabe estimular y arruinar cuanta salida nos proporciona al conflicto principal, y con éxito.

En el apartado técnico, impecable. Los planos, los efectos de sonido y la banda sonora son muy adecuados a las escenas que vemos en pantalla. A destacar el redoble de tambores durante el momento culminante, los planos de los rostros de los acusados durante el juicio y la intensidad y realismos con las que está rodada la toma al inicio del filme. Los actores están increíbles, en especial un Kirk Douglas del que soy casi un ignorante y la actuación del cual me ha impresionado gratamente, acompañado de un George Mcready y un Adolphe Menjou que lo bordan en sus papeles fríos y crueles.

En conclusión, una de esas películas de obligado visionado si uno quiere ver cómo funciona la guerra y qué es el ejército, más allá de las fantasías contadas por otras películas. Bien contada, con escenas muy potentes, diálogos afilados, buena realización y grandes actuaciones. Excelente.

sábado, 12 de abril de 2014

[Off-topic]: "Crónica de la 1ª edición de los Blogos de Oro"

Los mejores premios cinéfilos del mundo blogueril

Llego algo tarde publicando esta entrada y es que la 1ª Edición de los Blogos de Oro, premio diseñado e impulsado por Javi Gutiérrez del blog Cine de Patio, se celebró el sábado pasado a las 17h en twitter bajo el hashtag #BlogosdeOro. Los que me seguís por twitter pudisteis leer mi resumen y valoración de cada uno/a de los ganadores/as, pero os dejo aquí la lista de ganadores, mis valoraciones y la lista de blogs participantes. 


No pude seguirla en directo y aún me lamento por ello, así que intentaré poner mi granito de arena escribiendo esta entrada. Y si queréis más información sobre estos premios y queréis participar de ellos en un futuro, aquí tenéis el enlace que os llevará a la página web de los Blogos de Oro. Y sin entretenerme más, ahí van los ganadores (los nominados podéis consultarlos en dicha página web):

Mejores Efectos Especiales: "Gravity" de Alfonso Cuarón

En mi opinión y a falta de ver a algunos de los contrincantes para esta categoría, estaba claro que el galardón iba a llevárselo "Gravity". Los efectos especiales son increíbles y visualmente hablando es impactante.

Mejor Película de Animación: "Frozen" de Chris Buck y Jennifer Lee

No la he visto, pero viendo cómo está el panorama del cine de animación americano, y teniendo en cuenta que tanto "Gru 2" como "Monstruos University" me decepcionaron sobremanera, me da malas vibraciones. Aún tengo pendiente ver la última película de Hayao Miyazaki, "Se levanta el viento", pero algo me dice que la última película del maestro de la animación japonesa me gustará mucho más que todas las demás nominadas. Ardo en deseos de ir a verla; se estrena el 25 de este mes.

Ansia viva por verla en la gran pantalla. Es casi un milagro que se estrene una película anime en España.
Digamos que solo ocurre cuando los planetas estan en conjunción

Mejor Actor de Reparto: Jared Leto por "Dallas Buyers Club"

No es la primera vez que digo que Leto me parece algo sobrevalorado. Ojo, su actuación está a buen nivel, pero no como para ganar un Blogo o un Oscar. En mi opinión, Jonah Hill está insuperable en su papel de Donny en "El lobo de Wall Street" y él es el que debería haberse llevado todos los reconocimientos. Incluso Bradley Cooper en "La gran estafa americana" o Jake Gyllenhaal en "Prisioneros" están mejores (son los que voté en la primera ronda).

Mejor Actriz de Reparto: Jennifer Lawrence por "La gran estafa americana"

Qué decir de esta chica que no haya dicho ya. Me encanta. Sin embargo, no creo que sea la mejor. Tampoco la ganadora del Oscar Lupita N'yongo, que me parece aún menos merecedora del Oscar. June Squibb en "Nebraska" y Sally Hawkins en "Blue Jasmine" están muy bien en sus papeles.

Peor Película: "After Earth" de M. Night Shyamalan

Ya basta de cascar a Shyamalan porque sí, a ver si voy a tener que enfadarme. Es broma. Entiendo que "After Earth" no haya gustado. Es una de las películas más flojas de un director que ha rodado algunas de las películas más buenas que he visto, como "Señales" o "El bosque". Y si no tenemos en cuenta quién es el director y valoramos la película como tal, tiene muchos fallos que la lastran, tal y como ya conté en la crítica que escribí hará un tiempo. Pero de ahí a ponerla como la peor del 2013 hay un trecho y más viendo quiénes eran las nominadas. Estoy casi seguro que "Niños grandes 2" es peor, aunque no la he visto y no puedo estar seguro, pero "La jungla 5" sí que la he visto y es muchísimo peor que ésta.

Me debes una y lo sabes. No vas a encontrar defensor más acérrimo que yo, pero o te pones ya a rodar
otra "Señales" o "El bosque" o te capo

Mejor Guion: "Her" de Spike Jonze

El guion de esta película está bien, pero a mí no me parece tan extraordinario. Eso sí, la película no deja indiferente a nadie y recomiendo su visionado. Entre las otras nominadas al Blogo a mejor guion, yo escogí el de Terence Winter.

Mejor Actriz: Cate Blanchett por "Blue Jasmine"

Si hubiera un Blogo unisex se lo daría a ella. Y punto.

Mejor Actor: Leonardo DiCaprio por "El lobo de Wall Street"

Por fin se ha hecho justicia. No tengo nada más que decir. Es broma. Vi a Matthew McConaughey en "Dallas Buyers Club" y su papel está a un buen nivel. Yo quería que el Oscar se lo llevara DiCaprio, pero tampoco me parece mal que se lo llevara McConaughey.

De alguna manera tenía que funcionar el cántico que me enseñó McConaughey

Mejor Director: Alfonso Cuarón por "Gravity"

Ha hecho un gran trabajo rodando una película para nada sencilla de rodar y creo que su labor es incuestionable. Es justo merecedor del Blogo.

Mejor Película Española: "Vivir es fácil con los ojos cerrados" de David Trueba

Me abstengo de cualquier comentario. Voté en blanco, pues no había visto ninguna de las nominadas. Ni les tengo muchas ganas, huelga decir.

Mejor Película: "El lobo de Wall Street" de Martin Scorsese

Para mí "El lobo de Wall Street" no es solo la mejor película de las nominadas al Blogo a mejor película, sino que es la mejor película que he visto del 2013. Hacía tiempo que no me lo pasaba tan bien en el cine. Hasta ayer, con el visionado de "El gran hotel Budapest" y de la que haré crítica en breve. Así que cualquier premio me parece poco ante una de las mejores películas de Martin Scorsese.

Y bueno, muchas gracias a Javi y a todos los colaboradores que han hecho posible que estos premios tiraran adelante, porque nos han hecho pasar grandes momentos. Y obviamente a todos los que participamos en ellos.

Aquí la lista de los 66 blogs que han participado ejerciendo de jurado:

@Cinedepatio@MotelPurgatorio@rdelgadoa81@Cinefila_91@CinefiloObseso@NewCinema_es@RavenHeartWeb@PacoGarrD@Lemon_Ari@Requiemxelcine@oskarcsegura@OdiseaenelCine@KymvengeBlog@CiudadanosKine@Aleucine@VacadeTwister@gusanillodecine@cienxcienCINE@elpalomitron@jeanne_duval@Cineceluloide@elblogviviente@cinefilia4@filmmelier@cinedania@ociopalabras@SenderosdelCine@ElblogdeIvanRma@Cinedesdemis16@TakerVazquez@cinestation@DiscoFriki@Vox_Ultra@CineParaIdiotas@NocheHalloween@Cineysefeliz@PalomitasAccion@cinecesitas@CinemaParadiso3@HaganSitio
@Lentes_negros@ClubdeCinefilos@el_bunkerZ@Radiocine@AuroraNocte,
@blogthinkk@LunesSeriefilos@xavipargonScreeningRBlog@FilmsAndChips
@PabloSMartinez@juanvi85@DavidLorao_23@filmfilicos@Claquetados,
@Zinemaniaco@luisan_ogades@MaldytoBastardo@raulfabelo@Solitarioblog
@TheHauntedOcean@DoctorSomier@TotoAlfredoBlog@miradadeulises
@EInquisition@OjeteFilms

miércoles, 9 de abril de 2014

[Crítica serie]: "Dates" Temporada única

La mona vestida de seda hace que nos olvidemos gustosamente que es una mona

Llamadme anticuado, pero esto (aún) no
me va
Últimamente me estoy llevando más sorpresas agradables, aunque no redondas, de las series británicas que de las americanas, ya sea porque explotan propuestas originales, como es el caso de las dos temporadas de "Black Mirror" (y que reseñé aquí y aquí, respectivamente), o porque cuentan las mismas historias de siempre desde una nueva perspectiva, como ocurre con "Sherlock" (de la que ya reseñé la primera temporada aquí), por poner un ejemplo. Y precisamente esto último es lo que ocurre con "Dates".

Las citas online están cada vez más de moda entre aquellos que buscan el amor desesperadamente o los que buscan a alguien con el que pasar un buen rato. Los personajes de "Dates" no son una excepción y, durante nueve capítulos, veremos sus encuentros y desencuentros en su búsqueda de satisfacer sus necesidades íntimas.

Pudiera parecer que el esquema está más que agotado, que "Dates" ya no podría arrojar más luz sobre las citas amorosas y las relaciones entre parejas, y en parte es así. Los temas que se tratan no tienen nada de novedoso. Hay infidelidades, flechazos a primera vista y desencuentros amorosos como en toda serie o película sobre relaciones entre personas. Lo que cambia es la forma de contarlo. El formato de citas "uno contra uno" funciona muy bien y es gracias a tres factores que esto es así: los diálogos, que están muy trabajados; el guion, que en absoluto es plano y siempre encierra algunas sorpresas y giros que uno no se espera; y las actuaciones, que están a buen nivel. Esos son los tres pilares fundamentales por los que "Dates" funciona y no cae en los tópicos y los clichés del género. Dicho esquema es capaz de reinventarse a lo largo de los nueves capítulos y no se conforma en una repetición que podría hacer caer la serie en el tedio. Todo lo contrario. Cuando uno cree que todos los capítulos van a estar cortados por el mismo patrón, los guionistas nos sorprenden con el arco que se establece entre Mia (Oona Chaplin) y David (Will Mellor), o las citas cruzadas, como las que mantiene Erica (Gemma Chan). Y es precisamente la voluntad de los guionistas de sorprender al espectador y ofrecer un producto que vaya evolucionando y que nunca se estanque el que evita que el espectador caiga en el aburrimiento.

¿Cuántas veces hemos sufrido por alguien así?

Hay encuentros más jugosos que otros. Los hay de más impactantes, como el que tienen Erica y Callum (Greg McHugh), los que tienen Mia y David o el de Erica y Kate (Katie McGrath), y otros más light o forzados, como el encuentro que tienen Jenny (Sheridan Smith) y Nick (Neil Maskell) o el desenlace del trío protagonista, pero todos encierran algunas reflexiones interesantes, aunque para nada novedosas. Muchos hablan de la identidad sexual, de la insatisfacción, de la sensación de vacío y de no saber nunca qué es lo que quieres. De la sensación de opresión que encierran según qué relaciones a medida que va transcurriendo el tiempo y de las ansias de libertad, de probar nuevas experiencias. Del miedo al qué dirán si hago tal cosa u otra y el de vivir sometido a la voluntad de otros en contra del de ser capaz de tomar las riendas de tu propia vida. Es cierto que en ocasiones se sitúa en el terreno de lo ya visto, sin ofrecer mucha más hondura que la que hayan podido arrojar otros productos antes, y no necesariamente mejor, pero no desagrada volver a terrenos en los que, en mayor o menor medida, uno puede haberse visto reflejado o de los que gustaría saber más.

En conclusión, "Dates" es lo mismo de siempre, pero rebozado de originalidad. Los diálogos, el guion y las actuaciones hacen que uno se olvide que no está viendo nada especialmente diferente y estos tres aspectos cumplen sobradamente. "Dates" es una opción refrescante que recomiendo a todo aquel que quiera pasar un rato entretenido.

domingo, 6 de abril de 2014

[Crítica película]: "El mayordomo" de Lee Daniels

Blanco y negro (y esto no es un chiste racista)

¿Y tardas cerca de treinta años en darte
cuenta?
Parece ser que el 2013 fue el año de recordar las injusticias que sufrieron los afroamericanos (y que desgraciadamente aún sufren en algunos lugares de Estados Unidos) y no pocas películas sobre dicha temática se han rodado últimamente; sin ir más lejos, está la ganadora del Oscar, "Doce años de esclavitud", que, en mi opinión, es mejor que ésta. Y no solo eso. En mi opinión, "El mayordomo" no cumple como película denuncia, como sí hacía la película de Steve McQueen. Tampoco a nivel narrativo.

"El mayordomo" nos cuenta la historia de Cecil Gaines (Forest Whitaker) y su trayectoria como mayordomo de la Casa Blanca durante el mandato de ocho presidentes, siempre como telón de fondo la historia de Norteamérica de la última mitad de siglo y la relación tensa que mantuvo con su hijo Louis (David Oyelowo), un activista en favor de los derechos afroamericanos.

"El mayordomo" es como resumir los últimos setenta años de la historia de los Estados Unidos y embadurnarlo de caramelo y sazonarlo con litros y litros de melodrama de baratillo, mientras lo contemplamos todo desde una visión, cuanto menos, estrecha de miras. Lee Daniels quería ser políticamente correcto y supo cómo hacerlo: relatando los hechos más tumultuosos de los últimos años de la historia norteamericana, recopilando todas las injusticias contra los afroamericanos habidas y por haber, y sirviéndonoslo todo con una sobredosis de moralina y corrección digna de estudio. "El mayordomo" es un panfleto ideológico y no abandona esa categoría en ningún momento. Aquí no vamos a ver a presidentes de los Estados Unidos con sus luces y sus sombras, ni a ciudadanos con opiniones encontradas y con dudas sobre las cuestiones raciales. No, aquí vamos a ver a presidentes muy malos y a otros muy buenos, dulces y campechanos. Aquí no hay escalas de grises, ni Daniels conocía la expresión "una de cal y otra de arena". Kennedy (James Marsden) solo hizo cosas buenas y su mandato fue inmaculado y los de Nixon (John Cusack) un grano de pus en la historia de EEUU. Daniels no se moja ni un ápice y tira de clichés, siempre y cuando no enfaden a quién no deban enfadar. No saca ningún trapo excesivamente sucio de ninguno de los presidentes y, estrecho de miras que es, solo se centra en qué papel jugaron con las políticas raciales, aunque tenga que forzar esos episodios y encajarlos con la vida cotidiana del protagonista sin importar si pegan o no. Y si no los tuvieron o no fueron excesivamente relevantes como para rodarlos, aprovecha y nos muestra la dimisión de Nixon, hecho que nada tiene que ver con la política racial, o salta en el tiempo sin ceremonias, como hace poco después de la derrota electoral de Louis.

Pero qué listo es este Daniels

Y luego está la pátina edulcorada con la que baña cada escena, con el único y exclusivo propósito de arrancar sea como sea la lagrimita del espectador. Sin conseguirlo. Todos los caminos que recorre nos son harto conocidos, no ofrecen nada nuevo que no hayamos visto con anterioridad; la trama principal gira alrededor de Cecil y la enemistad que se forjó entre él y su hijo Louis; ambos tienen opiniones diametralmente opuestas sobre los derechos de los afroamericanos y no consiguen congeniar. Cecil no se plantea cambiar, ajeno al hecho de que precisamente él es el motor del cambio, a pequeña escala y muy a poco a poco, y Louis cree que los cambios deben producirse por la fuerza y de golpe. No es hasta el final que ambos se encuentran, se entienden y se perdonan. Es un esquema muy visto, pero que funciona bien; sin embargo, los fragmentos dispersos de la política norteamericana citados anteriormente y que la narración tienda a interrumpir dicha relación paternofilial a menudo con hechos intrascendentes, como todos aquellos que tienen que ver con la esposa de Cecil (Oprah Winfrey) o con saltos temporales inoportunos, provoca que al espectador le embargue una sensación de dispersión y que el director no tiene las ideas claras en cuanto a qué quiere contarnos.

El conjunto no se hunde gracias a las actuaciones de un reparto lleno de aciertos, con un Forest Whitaker notable y un elenco de secundarios, aunque en la mayoría de casos un tanto evanescentes, que enriquecen la película y hacen que olvidemos de vez en cuando las demás flojedades del filme. A destacar un siempre excelente John Cusack, a un notable Cuba Gooding Jr. y a la correcta Oprah Winfrey que, sin ser nada destacable, defiende bien su papel.

En conclusión, "El mayordomo" es una película que peca de querer contentar a todos, de ser demasiado blanda y correcta con su casi nula denuncia al racismo. Se nutre de un buen reparto, pero no es suficiente como para tirar adelante la película; la trama paternofilial es la única que funciona y lo haría mejor si no estuviera tan interrumpida con los episodios políticos inconexos.

viernes, 4 de abril de 2014

[Off-topic]: "Nominado a los Liebster Awards"

Aprovechando la ocasión para hablar de mí y de mis gustos literarios, por cortesía de los Liebster Awards

Cómo cualquier iniciativa es poca para ganar adeptos fieles esclavos seguidores para el blog y hablar de mí, me ha hecho mucha ilusión que Lucía Martín del blog Esbozos de tinta me nominara para los premios Liebster Awards. Este premio tiene el objetivo de darle algo más de difusión a aquellos blogs con pocos seguidores, como el de un servidor, concretamente aquellos con menos de 200, y conseguir que sean algo más leídos. Hecho que nunca va mal. Las reglas del premio son estas:

  • Agradecer al blog que te ha nominado y seguirlo.
  • Responder las 11 preguntas que te han hecho.
  • Nominar a 11 blogs que tengan menos de 200 seguidores.
  • Avisarles.
  • Realizar 11 preguntas a los blogs que has premiado.

Lo de agradecer el blog que me ha nominado ya lo he hecho (¡gracias Lucía!), así que voy al tajo y a lo que seguramente os interese más: que conteste las polémicas preguntas que me ha hecho mi compañera de aficiones. Algunas, prometo, me han puesto entre la espada y la pared.

1. ¿Qué tipo de libros sueles leer?

Intento leer un poco de todo, como podéis ver en las críticas que he ido publicando, pero tengo algunos géneros predilectos en los que soy más asiduo que otros. Suelo tirar más hacia la fantasía y la novela contemporánea. También me gustaría leer más ciencia ficción y estoy intentándolo, pero aún me queda mucho camino que recorrer. También soy asiduo de la autoayuda y de los libros que hablan sobre escritura.

2. ¿Qué te suele llamar la atención de un libro para comenzar a leerlo?

Pues fíjate que es algo difícil de responder. La mayoría de veces lo primero que me llama es el título, pero también influyen aspectos como el autor (si es de alguien a quien leo o de alguien al que aún no he leído pero tengo previsto hacerlo, me llama más), la portada (anda que no he leído libros solo por la portada; en estos casos solo me arriesgo si lo alquilo de la biblioteca, tampoco soy tan necio de dejarme llevar por algo así) y, en menor medida de lo que pudiera parecer, de la sinopsis. De hecho, procuro leer lo mínimo del libro para que no me reviente ningún detalle que luego pueda lamentar. Ah, y ya en plan un 5% de las veces, la editorial. Si es de una editorial de la que tengo muchos libros y que siguen la línea que me gusta, eso le hace sumar algunos enteros, tal y como me ocurre con Gigamesh o Alamut. Creo que es un cúmulo de todo esto.

3. ¿Cuál es tu libro (o libros) favorito?

Esta pregunta, Lucía, se las trae. Soy un fan incondicional de la saga de "Canción de hielo y fuego", como ya sabéis, pero como responder "todos y cada uno de ellos" no os desvelaría nada que no supierais ya, voy a mojarme algo más y diré que "La última noche en Twisted River" de John Irving. Este me llegó al alma y me emocionó mucho. Después de éste y no por ello menos queridos estarían "Diez negritos" de Agatha Christie, "1984" de George Orwell, "La espada del destino" y "Bautismo de fuego" de Andrzej Sapkowski y . No soy tan leído como aparento y aún me quedan muchísimos libros por leer.

4. ¿Eres de los que leen el final del libro antes de empezar o te gusta no saber cómo acaba?

La duda ofende. No quiero saber nada de nada, aunque sufra durante días y agote mis reservas casi infinitas de paciencia. Odio saber cómo acaba una historia antes de leerla; creo que le quita cualquier magia a la lectura.


5. ¿Prefieres leer libros de la forma tradicional o te has pasado a los eBooks?

Me pasé brevemente a los ebooks con el boom de los ereaders, pero pronto me cansé. Aún no sé cómo describirlo ni sé qué rutas neuronales diferencian una forma de leer de la otra, pero no me resulta tan atrayente como abrir un libro "de carne y lomo". Ahora mi Bq Cervantes 2 languidece en una caja de mi estantería...

6. ¿Compras los libros por Internet o vas a una librería?

Por internet. Por varias razones. Primera de todas: vivo en un pueblo con dos librerías minúsculas y solo tienen cuatro bestsellers en el mejor de los casos. Segunda: hay más ofertas por internet que en librerías físicas. Solo en Amazon o Iberlibro he encontrado libros que están por debajo del precio físico. Tercera: no me gustan los libros manoseados, y aunque a veces me llegan con alguna arruga, al menos tengo la sensación de que ese libro es nuevo y que no ha pasado por las manos de media ciudad. Y cuarta y última: puedo encontrar libros que de otra forma no encontraría. La mayoría de los libros que leo de autoayuda o de escritura no se han editado en España y no tengo otra forma de conseguirlos que comprándolos por Internet.

7. ¿A qué autor te gustaría conocer?

A muchos, pero como estas preguntas buscan algo más de concreción, diré que a George R.R. Martin. No solo porque ha escrito mi saga favorita de fantasía, sino porque el tipo parece muy agradable y me cae bien. A ver si tengo la suerte de hacerme una foto con él algún día.

8. ¿Quién es tu personaje literario favorito?

Voy a hacer trampas y sé que esto va a levantar ampollas. Diré que Spike Spiegel de la serie de animación "Cowboy Bebop". Me sustento en la premisa que "Cowboy Bebop" tenía su versión en formato cómic manga, ni mucho menos a la altura de la serie, y puesto que las fronteras entre lo que es literatura y lo que no son muy porosas, hago pasar al Spike de la serie de animación como mi personaje favorito de todos los tiempos. Porque detrás de esa máscara de vividor se esconde un tipo con honor, un tipo que no se amedrenta nunca y que sabe enfrentarse a cualquier obstáculo por descomunal que sea. Porque es un cachondo, porque se pone serio cuando hace falta, porque le traen sin cuidado las normas y las opiniones ajenas. Porque ha sido mi ídolo desde que echaron la serie por televisión cuando no tendría más de diez u once años. Larga vida a Spike y la tripulación de la Bebop.


9. ¿Cuánto tardar en preparar una entrada antes de publicarla?

Veo que estamos cambiando de tercio, eh. Pues suelo tardar dos días. El primer día suelo esbozar el esqueleto de la crítica, con párrafos aislados, un poco como una lluvia de ideas para sacar todo lo que quiero decir sobre ello. Y el segundo día para darle forma, poner fotos, ponerme en plan ingenioso con el título y los pies de foto y darle difusión. Aun así, hay entradas que me llevan más tiempo, sea por el motivo que sea, pero son las menos.

10. ¿Por qué te animaste a crear un blog?

Porqué quería hablar de aquello que me gusta, porque creía que sería una buena manera de mejorar mi escritura y también para darle difusión, en un futuro, a lo que escribiera a nivel literario.

11. ¿Por qué la gente debería de seguir tu blog?


Porqué es el mejor si quieren saber mi opinión subjetiva sobre las películas y las series que voy viendo y los libros y cómics que voy leyendo, entre otras muchas cosas, y cómo va mi proyecto de escritura, este es su blog. Quizás no sigo el estereotipo de críticas profesionales, pero creo que puedo decir que doy mi opinión sin tapujos e intento ser lo más sincero posible. En mis críticas pocas veces apelo a detalles técnicos o a la historia del cine y me centro en aquello que funciona y aquello que no de lo que veo y leo.

Blogs que nomino:

Pues fíjate que casi todos los blogs que sigo, o bien tienen más de 200, o no tienen el gadget. Así que lo dejo en 5:


Mis preguntas para los nominados:

1. Vayamos a lo obvio. ¿Cuál es tu libro favorito? ¿Por qué?

2. ¿Qué temas buscáis 

3. Muchos de vosotros habláis de películas en vuestros blogs, así que voy a centrarme más en este aspecto. ¿Qué tipo de cine os gusta más?

4. ¿Cine clásico o moderno?

5. ¿Cuál es vuestra película favorita?

6. Cambiando de tercio, que para algo es un premio que se otorga a bloggers. ¿Por qué te animaste a empezar un blog?

7. ¿Cuál es la parte buena de escribir en un blog? ¿Qué es lo que más te gusta de este way of life?

8.  ¿Y lo que menos?

9. ¿Inviertes mucho tiempo en estrategias para aumentar el tráfico de tu página o es algo que no te importa mucho?

10. Puesto que escribes en un blog, ¿te has planteado nunca escribir algún cuento o una novela?

11. ¿Por qué deberíamos leer tu blog?