jueves, 27 de febrero de 2014

[Off-topic]: "Quiniela de los Oscars 2014"


Uno de los buenos propósitos de este año era ir más al cine y bueno, me lo estoy pasando en grande. Ya he visto 7 de las 9 candidatas y, a excepción de "Capitán Phillips", todas me han gustado en mayor o menor medida. "Philomena" tendrá que esperar a más adelante y "Dallas Buyers Club", gracias al que haya decidido estrenarla después de los Oscars, no podré verla hasta pasada la ceremonia. Sin embargo, este año tengo bastante bagaje como para hacer una quiniela como dios manda, aunque siempre me ocurre algo con los Oscars (y que seguro que también os pasa a vosotros). Nunca  hago la quiniela en base a mis gustos personales, sino en función de lo que creo que va a ganar teniendo en cuenta los gustos de la Academia o la trayectoria de los nominados en premios anteriores, y ambas perspectivas nunca coinciden. Así que he confeccionado una quiniela un poco distinta a lo habitual: en color rojo apuesto con el corazón y en color azul con el cerebro. También me he saltado algunos premios de los que, con toda sinceridad, no sabría qué decir porque o bien se me escapan o bien no he visto nada de ellos.

Mejor película

"Her"
"Philomena"
"El lobo de Wall Street" <<<<

"12 años de esclavitud" y "La gran estafa americana" son las grandes favoritas, y aunque están bien, sin duda alguna la mejor es "El lobo de Wall Street". Me lo pasé en grande, me reí mucho y el tratamiento de la avaricia y la corrupción me parece muy adecuado.

Mejor director

David O. Russell por "La gran estafa americana"
Alfonso Cuarón por "Gravity"
Alexander Payne por "Nebraska"
Steve McQueen por "12 años de esclavitud"
Martin Scorsese por "El lobo de Wall Street"

La labor de Alfonso Cuarón para tirar adelante esta película es incuestionable.

Mejor actor

Christian Bale por "La gran estafa americana"
Bruce Dern por "Nebraska"
Leonardo DiCaprio por "El lobo de Wall Street"
Chiwetel Ejiofor por "12 años de esclavitud"
Matthew McConaughey por "Dallas Buyers Club"

Esta es una decisión complicada. Es una categoría muy, muy reñida; el único que no he visto es McConaughey y tengo la sensación que será él el que se llevará el galardón. Los otros cuatro están a muy buen nivel y, aunque me ha costado mucho decidirme, me quedo con DiCaprio. Es un gran actor que se merecía haber estado entre los nominados desde hace mucho tiempo.

Mejor actriz

Amy Adams por "La gran estafa americana"
Cate Blanchett por "Blue Jasmine"
Sandra Bullock por "Gravity"
Judi Dench por "Philomena"
Meryl Streep por "Agosto"

De esta categoría solo he visto a Adams y a Bullock y me quedo con la primera; la Bullock está bien, pero no como para la nominación. Aunque todo apunta a que ganará Blanchett.

Mejor actor de reparto

Barkhad Abdi por "Capitán Phillips"
Bradley Cooper por "La gran estafa americana"
Michael Fassbender por "12 años de esclavitud"
Jonah Hill por "El lobo de Wall Street"
Jared Leto por "Dallas Buyers Club"

Otra categoría muy reñida. Tal como ocurría en la categoría de mejor actor, al único que no he visto es Leto y estoy seguro que será él el que se lleve el premio. Los otros cuatro también están muy bien en sus papeles y, tras meditarlo mucho, me quedo con Hill. Me partí el culo con él.

Mejor actriz de reparto

Sally Hawkins por "Blue Jasmine"
Jennifer Lawrence por "La gran estafa americana"
Lupita Nyong'o por "12 años de esclavitud"
Julia Roberts por "Agosto"
June Squibb por "Nebraska"

Pese al amor incondicional que le profeso a Lawrence (y que creo que la Academia también le profesa), me convenció más Squibb con su papel de madre gruñona. Nyong'o tiene un papel demasiado fugaz y no acabo de verlo claro.

Mejor guion original

Eric Warren Singer y David O. Russell por "La gran estafa americana"
Woody Allen por "Blue Jasmine"
Craig Borten y Melisa Wallack por "Dallas Buyers Club"
Spike Jonze por "Her"
Bob Nelson por "Nebraska"

Aunque todo apunta a que va a ganarlo "Her", a mí me convenció más el de "Nebraska". No es tan original como el de Spike Jonze, pero me gustó más.

Mejor guion adaptado

Richard Linklater, July Delpy y Ethan Hawke por "Antes del anochecer"
Billy Ray por "Capitán Phillips"
Steve Coogan y Jeff Pope por "Philomena"
John Ridley por "12 años de esclavitud"
Terence Winter por "El lobo de Wall Street"

Pese a su extensa duración y a que a veces era algo repetitivo, me quedo con el de Terence Winter. 

Mejor película de animación

"Los Croods: una aventura prehistórica"
"Gru, mi villano favorito 2"
"Ernest y Celestine"
"Frozen: El reino de hielo"
"Se levanta el viento<<<<

Vale, no he visto ninguna. Sé que es poco profesional, pero me encantaría que se lo llevase Miyazaki. Por su trayectoria y porque es uno de mis directores de animación favoritos. Pero una cosa es lo que yo sueño y lo otro la realidad y creo que "Frozen" es la que se va a llevar el premio.

Mejor película en habla no inglesa

"Alabama Monroe"
"La gran belleza" <<<<
"La caza" <<<<
"The Missing Picture"
"Omar"

Aquí poco tengo que decir, solo que me gustó mucho "La caza" y el tema que trataba. Pero como no he visto ninguna más, no puedo opinar. Sin embargo, parece que "La gran belleza" será la que se lleve el gato al agua.

Mejor fotografía

Philippe Le Sourd por "The Grandmaster"
Emmanuel Lubezki por "Gravity"
Bruno Delbonnel por "A propóstio de Llewyn Davis"
Phedon Papamichael por "Nebraska"
Roger A. Deakins por "Prisioneros"

Sin duda alguna elegiría la de "Prisioneros", pero creo que "Gravity" se lo llevará por las impresionantes imágenes de la Tierra y del espacio, que tienen mucho mérito.

Mejor montaje

Jay Cassidy, Crispin Struthers y Alan Baumgarten por "La gran estafa americana"
Christopher Rouse por "Capitán Phillips"
John Mac McMurphy y Martin Pensa por "Dallas Buyers Club"
Alfonso Cuarón y Mark Sanger por "Gravity"
Joe Walker por "12 años de esclavitud"

Esta categoría es pura intuición.

Mejor vestuario

Michael Wilkinson por "La gran estafa americana"
William Chang Suk Ping por "The Grandmaster"
Catherine Martin por "El gran Gatsby"
Michael O'Connor por "The Invisible Woman"
Patricia Norris por "12 años de esclavitud"

Mejor maquillaje

Adruitha Lee y Robin Mathews por "Dallas Buyers Club"
Stephen Prouty por "Jackass Presents: Bad Granpa"
Joel Harlow y Gloria Pasqua-Casny por "El llanero solitario"

Habiendo visto las imágenes de Jared Leto en "Dallas Buyers Club", creo que se lo llevará ella.

Mejor dirección artística

Judy Becker y Heather Loeffler por "La gran estafa americana"
Andy Nicholson, Rosie Goodwin y Joanne Woollard por "Gravity"
Catherine Martin y Beverley Dunn por "El gran Gatsby"
K.K. Barret y Gene Serdena por "Her"
Adam Stockhausen y Alice Baker por "12 años de esclavitud"

Música

John Williams por "La ladrona de libros"
Steven Price por "Gravity"
William Butler y Owen Pallett por "Her"
Alexandre Desplat por "Philomena"
Thomas Newman por "Al encuentro de Mr. Banks"

La BSO de "Her" me dejó algo frío; si descontamos la canción de "The Moon Song", me pareció muy normalita. En cambio, la de "Gravity" me pareció más potente y con temas que se ajustaban a la perfección con lo que estaba viendo.

Mejor canción

"Happy" de "Gru, mi villano favorito 2"
"Let It Go" de "Frozen: el reino de hielo"
"The Moon Song" de "Her"
"Ordinary Love" de "Mandela: Del mito al hombre"

Habiéndolas escuchado sin haberlo hecho en su contexto (a excepción de "The Moon Song"), porque ya sabemos que hay canciones que ganan mucho según las imágenes que las acompañan, me quedaría con la de "Her". Pero estoy casi seguro que ganará la de "Frozen".

Mejores efectos especiales

Tim Webber, Chris Lawrence, David Shirk y Neil Corbould por "Gravity"
Joe Letteri, Eric Saindon, David Clayton y Eric Reynolds por "El Hobbit: La Desolación de Smaug"
Christopher Townsend, Guy Williams, Erik Nash y Dan Sudick por "Iron Man 3"
Tim Alexander, Gary Brozenich, Edson Williams y John Frazier por "El llanero solitario"
Roger Guyett, Patrick Tubach, Ben Grossmann y Burt Dalton por "Star Trek: En la oscuridad"

Creo que no hay dudas en esta categoría. Con la ganadora, porque me sorprende que "El Hobbit: La desolación de Smaug" esté aquí con algunos efectos poco pulidos (me viene a la cabeza el recuerdo del oro fundido o de la escena de los barriles).

Dicho esto, ¿cuáles son vuestros favoritos?

Otros blogs se han sumado a hacer sus quinielas. Si queréis conocer cuáles son sus apuestas, solo tenéis que hacer click en el enlace correspondiente:

Cine de Patio - @Cinedepatio (Porra disponible)
http://cinedepatio.blogspot.com.es/2013/09/especial-porra-bloggera-oscars-2014.html

La Mazmorra - @Mazmorreros (Porra disponible)
http://lamazmorrablog.wordpress.com/2014/02/28/porra-interblogs-oscars-2014-patrocinada-por-cinedepatio/

Réquiem por el cine - @Requiemxelcine (Porra disponible)
http://requiemporelcine.blogspot.com.es/2014/02/porra-oscars-2014.html

Rebobinando VHS - @oskarcsegura (Porra disponible)
http://rebobinandovhs.blogspot.com.es/2014/02/oscars-2014-porra-cinefila-de-blogs.html

¡Ahora critico yo! - @AhoraCriticoYo (Porra disponible)
http://ahoracriticoyo.blogspot.com.es/2014/01/haciendo-de-videntes-con-los-oscars_26.html

Wormhole - @gusanillodecine (Porra disponible)
http://wormholecineblog.blogspot.com.es/2014/02/la-quiniela-de-los-oscars-2014.html?m=1

Raven Heart - @RavenHeartWeb (Porra disponible)
http://comunidadravenheart.blogspot.com.es/2014/02/86-edicion-de-los-oscar-especial-porra.html

Top Friki - @Lemon_Ari (Porra disponible)
http://topfriki.blogspot.com/2014/02/porra-bloggera-oscars-2014.html

[·REC] Cien por cien CINE y TV - @cienxcienCINE (Porra disponible)
http://rec-cine.blogspot.com.es/2014/02/oscars-2014-porra.html

Sanitarium of Culture - @PacoGarrD (Porra disponible)
http://sanitariumofculture.blogspot.com.es/2014/02/especial-porra-bloguera-para-los-oscars.html

El blog Fricky - @rdelgadoa81 (Porra disponible)
http://frickyblog.wordpress.com/2014/02/19/especial-porra-bloggera-oscars-2014/

2012 Una Odisea en el Cine - @OdiseaenelCine (Porra disponible)
http://odiseaenelcine.blogspot.com.es/2014/02/porrasbloggerasoscars2014.html

Ideas Liberadas - @FreedomFeliz (Porra disponible)
http://ideasliberadas.blogspot.com.es/2014/02/porra-cinefila-o-como-los-oscars-pueden.html

Mi Videoteca - @MivideotecaEs (Porra disponible)
http://www.mivideoteca.es/oscar-2014/

Calle Baker - @jeanne_duval (Porra disponible)
http://callebaker.blogspot.com.es/2014/02/especial-porra-bloggera-oscars-2014.html

La Vaca de Twister - @VacadeTwister (Porra disponible)
http://lavacadetwister.com/2014/02/20/iros-a-la-porra-bloggera-de-los-oscars-2014/

Cine, Delirios, Literatura, Cómics - @Cinefila_91 (Porra disponible)
http://deliriosliteraturacomicspeliculas.wordpress.com/2014/02/20/mi-prediccion-bloggera-de-los-oscar-2014-y-justificado/

Pinceladas de Cine - @Pinceladasdcine (Porra disponible)
http://pinceladasdecine.blogspot.com.es/2014/02/nos-mojamos-con-los-oscars-porra.html

Cinéfilo Obseso - @CinefiloObseso (Porra disponible)
http://cinefiloobseso.info/prediccion-para-los-oscar-2014/

New Cinema - @NewCinema_es (Porra disponible)
http://newcinema.es/porra-newcinemaes-oscar-2014.html

De la mano del Séptimo Arte - @Delamanodel7Art (Porra disponible)
http://delamanodelseptimoarte.wordpress.com/2014/02/21/ciclo-chocolat-xxii-especial-porra-bloggera-oscar14/

AleuCINE - @Aleucine (Porra disponible)
http://aleucine.blogspot.com.es/2014/02/porra-oscars-2014.html

Sesión discontinua - @s_discontinua (Porra disponible)
http://sesiondiscontinua.blogspot.com.es/2014/02/especial-oscars-2014-porra-de-blogs-de.html

El Palomitrón - @elpalomitron (Porra disponible)
http://elpalomitron.com/oscar-2014-estas-son-nuestras-predicciones/

Cinefilia - @cinefilia4 (Porra disponible)
http://luciacab.wordpress.com/2014/02/23/porra-oscars-2014/

La voz del videoclub - @vozdelvideoclub (Porra disponible)
http://lavozdelvideoclub.wordpress.com/2014/02/23/nuestra-prediccion-para-los-oscar-2014/

El blog viviente - @elblogviviente (Porra disponible)
http://elblogviviente.es/porra-bloggera-oscar-2014/

Veladas Paquetas - @Chichobrennan (Porra disponible)
http://veladaspaquetas.wordpress.com/2014/02/24/hagan-sus-apuestas-the-oscars-are-coming/

Claquetados - @Claquetados (Porra disponible)
http://claquetados.blogspot.com.es/2014/02/especial-porra-bloggera-oscars-2014.html

Filmmelier - @filmmelier (Porra disponible)
http://filmmelier.blogspot.com.es/2014/02/de-camino-la-alfombra-roja-pre-oscars.html

Cinedania - @cinedania (Porra disponible)
http://cinedani.blogspot.com.es/2014/02/especial-porra-bloguera-oscars-2014.html

Adictos al celuloide - @Cineceluloide (Porra disponible)
http://adictosalaceluloide.blogspot.com.es/2014/02/especial-porra-bloguera-oscars-2014.html

Cine & otras drogas - @cineotrasdrogas (Porra disponible)
http://www.cineyotrasdrogas.com/2014/02/especial-porra-bloggera-oscars-2014.html

Senderos del Cine - @SenderosdelCine (Porra disponible)
http://senderosdelcine.blogspot.com.es/2014/02/prediccion-oscars-2014.html

KyMvenge - @KymvengeBlog (Porra disponible)
http://kymvenge.blogspot.com.es/2014/02/cine-la-quiniela-de-los-oscars-2014.html

Day to Day - @narandaytoday (Pendiente de porra)
http://narandaytoday.wordpress.com/

Entrecine - @Entrecine (Pendiente de porra)
http://entrecine.com/

Ciudadanos Kine - @CiudadanosKine (Pendiente de porra)
http://ciudadanoskine.blogspot.com.es/

Cazadores de Películas - @cazadepeliculas (Pendiente de porra)
http://www.cazadoresdepeliculas.es/

Planeta Claqueta - @PlanetaClaqueta (Pendiente de porra)
http://planetaclaqueta.com/

Ocio en pocas palabras - @ociopalabras (Pendiente de porra)
http://ocioenpocaspalabras.blogspot.com.es/2014/02/quiniela-de-los-oscar-2014-participa-y.html

Ganas de cine - @ganasdcine (Pendiente de porra)
http://ganasdecine.wordpress.com/

Ciudadanos Kine - @CiudadanosKine
http://ciudadanoskine.blogspot.com.es/2014/03/porra-bloggera-para-los-oscars-2014.html

Ocio en pocas palabras - @ociopalabras
http://ocioenpocaspalabras.blogspot.com.es/2014/03/oscars-2014-mis-pronosticos.html

Planeta Claqueta - @PlanetaClaqueta
http://planetaclaqueta.com/2014/03/01/porra-bloguera-oscars-2014/

Cazadores de Películas - @cazadepeliculas
http://www.cazadoresdepeliculas.es/2014/03/01/nuestros-pronosticos-oscar-2014/

miércoles, 26 de febrero de 2014

[Crítica película]: "Her" de Spike Jonze

Me quedo con la Scarlett Johansson real

¿El futuro es de color rosa?
"Her" es la primera película que veo de Spike Jonze, director de otras películas con muy buena acogida como "Adaptation: el ladrón de orquídeas" o "Cómo ser John Malkovich", y me ha dejado descolocado. De hecho, no sé muy bien cómo enfocar la crítica. Ni siquiera sé si lo que he escrito es la interpretación adecuada ni si realmente pienso eso. Pero antes de nada empezaré con la sinopsis.

Theodore (Joaquin Phoenix) es un escritor de correspondencia para terceros que está pasando una mala racha desde que lo dejó con su mujer (Rooney Mara). Se siente muy solo, por lo que compra un OS basado en una inteligencia artificial muy desarrollada capaz de satisfacer todas las necesidades de un usuario. A medida que la OS, Samantha, y Theodore van conociéndose y ahondando en su relación, se irán enamorando el uno del otro.

Hablando claro, no he entendido muy bien qué es lo que Jonze quiere contarnos en esta película. Aborda muchísimos temas y de gran calaje, pero no acabo de ver cuál es su posicionamiento. No entiendo si quiere decirnos que entablar una relación con una inteligencia artificial, al fin y al cabo, es lo mismo que hacerlo con una persona de carne y hueso o no. De hecho, esa es la sensación que me queda después de todo. Que el amor no es algo tangible, que puedes sentirlo tanto por una máquina como por una persona. En su relación con el OS, Theodore acaba experimentando todas las etapas por las que pasó en su relación pasada, desde el enamoramiento lleno de pasión hasta el final doloroso de la ruptura. Y este planteamiento, a la vez, sigue siendo el mismo de siempre. Jonze recurre a la estructura de relación de pareja que tanto abunda en las películas del género romántico, el de enamoramiento-estabilidad-decadencia tan sobado. Es cierto que es capaz de darle otra dimensión y aderezarlo con multitud de detalles muy originales, como el planteamiento que hace del sexo, pero al fin y al cabo es el mismo de siempre. En este sentido, el devenir de la película es muy previsible. Sabes de antemano que tras la ferviente pasión vendrá la estabilidad, luego las primeras evidencias de que no son del todo compatibles y que finalmente les sobrellevará la esperable ruptura. El producto sería mucho más arriesgado y experimental si Jonze hubiese apostado por algo distinto.

Además, Jonze pinta a la OS demasiado perfecta y eso no me encaja. Samantha goza de una claridad de pensamiento y una perfección lejos de parecerse a la de una persona. Me diréis: es obvio, porque es una IA. Sin embargo, eso chirría cuando se equipara la relación que Theodore tiene con Samantha con la que tendría con otra mujer de carne y hueso y, por ende, imperfecta. Si es tan perfecta, ¿por qué pasa por todas esas etapas? En este sentido, me parece más adecuado el planteamiento del capítulo "Vuelvo enseguida" de la 2ª temporada de "Black Mirror", donde la divergencia entre lo artificial y lo real era mucho más palpable y verosímil.

La actuación de Phoenix es otro de los puntos fuertes de "Her"

Aun así, muchas de las reflexiones que plantea Jonze son acertadísimas. Estoy completamente de acuerdo con la conclusión a la que llega Theodore gracias a la experiencia vivida con Samantha: no hay que cambiar al otro miembro de la pareja porque haya cosas de él o de ella que no nos gusten, sino que debemos aceptarlas tal y como son (siempre y cuando no supongan un problema grave para la relación). Punto que Theodore no tenía en cuenta en su relación con la que era su mujer. Theodore intentaba moldear su pareja en función de lo que él quería y se amargaba cuando veía que no lo conseguía. Y todo eso es gracias a Samantha, que le ayuda a comprender cosas que no comprendía antes. Por eso escribe la carta que le escribe a su exmujer.

Si tomamos "Her" como relato de la despersonalización a la que está yendo la sociedad actual, no tiene precio. Vemos a transeúntes enfrascados en su mundo virtual, que apenas interactúan con los de su alrededor; empresas que redactan la correspondencia amorosa entre personas en un alarde de auténtica frivolidad; personas que actúan como mero objeto para experimentar el amor de otros. Un enfoque terrible, pero plausible en tanto que algunas de las cosas que vemos en pantalla ya están ocurriendo.

Para ir acabando, señalar que el reparto está a un gran nivel. Phoenix se come la pantalla y los secundarios dan la talla, aunque se echa en falta que Adams y Mara tengan un peso más importante en la película. La BSO es correcta; la canción nominada al Oscar está bien, pero no es de lo mejor que he oído.

"Her" es una película extraña, que abarca muchos temas y que acaba recurriendo a la estructura romántica de siempre. Es una película muy personal y difícil de recomendar. Así que vedla. Solo por el debate que suscita ya merece la pena.

domingo, 23 de febrero de 2014

[Crítica película]: "Capitán Phillips" de Paul Greengrass

Dos horas y cuarto...¡¿por qué?!

¿Cuántas veces hemos visto la escena
de la cocina en la historia del cine?
De Paul Greengrass he visto las dos películas que dirigió de la saga del agente Bourne y la de "Green Zone: Distrito Protegido" y ninguna me entusiasmó. No le veo la genialidad por ningún lado. Sus películas son una amalgama de situaciones tensas y acción confusa, sin nada por debajo que las sustente. Además, es especialista en grabar escenas larguísimas donde apenas ocurre nada más que alguien persiguiendo a otro durante minutos. Por el tono y el contenido con el que he empezado la crítica podéis imaginaros dos cosas: que "Capitán Phillips" es la excepción a la regla o que ha confirmado mi desazón por este director. Por el tono cobrizo de la intro, hacéis bien creyendo que ha ocurrido lo segundo.

En 2009, el capitán Richard Phillips es contratado para capitanear el barco de mercancías "Maersk Alabama" que cubre la ruta de Omán a Mombasa y que bordea el cuerno de África, una zona peligrosa donde otros barcos ya han sido asaltados por piratas somalíes; pese a las precauciones que toma, el "Maersk Alabama" es asaltado por un grupo de piratas que exigen un rescate millonario por sus tripulantes.

El principal y mayor problema que tiene "Capitán Phillips" es lo aburrida que es. Cuenta una historia muy acotada, simple, sin contenido, y lo hace en dos horas y cuarto. La historia podría ganar enteros si Greengrass aprovechase la ocasión para profundizar en los personajes o en el conflicto de los piratas en el cuerno de África, pero no lo hace. Tras un inicio prometedor y trepidante que augura grandes dosis de tensión, en cuanto los somalíes se hacen con el control del barco la película se deshincha y cae en picado. El juego del gato y el ratón por el barco es aburridísimo, con escenas interminables de Hanks y Abdi inspeccionando salas y compartimentos y que no cuentan ni aportan nada. Tan pronto como escapan en el bote salvavidas, las posibilidades narrativas son tan limitadas que Greengrass no cuenta nada que llegue a atrapar al espectador. El despliegue de la marina es tan rutinario y desprovisto de tensión que te importa bien poco qué ocurra; de hecho, lo único que me importaba era ver si los piratas morirían o no y aun así, la conclusión se hace eterna.

Yo estoy nominado y tú no

Otro de los problemas de "Capitán Phillips" es la poca profundidad que adquiere el conflicto de fondo. Greengrass no nos cuenta las circunstancias que llevan a los piratas a actuar del modo en el que lo hacen, más allá de algún diálogo esporádico, ni nos muestra cómo viven esos pescadores ni sus condiciones de vida. En mi opinión, peca de centrarse demasiado en el personaje de Hanks, como si él fuera la única víctima del conflicto (es una víctima, sin duda, pero no la única). La piratería no es justificable, pero aún lo es menos el expolio que sufren los pescadores somalíes cuando sus aguas son ocupadas por barcos y buques factoría que esquilman los recursos que habían sido suyos. No pretendo transformar esta crítica en un alegato a favor de los piratas, ni mucho menos, pero la película tenía potencial para desarrollar el conflicto y se queda a medio gas centrándose únicamente en el calvario de Hanks.

Sin embargo, la propuesta se salva del descalabro gracias al buen hacer de Tom Hanks, que demuestra una vez más que es uno de los mejores actores que ha dado el cine, y el nominado al Oscar Barkhad Abdi, que dota de gran realismo su actuación. En el apartado técnico, Greengrass cumple y deja a un lado la confusión y el frenesí que tanto le gustan.

Greengrass rueda una película circunscrita a un hecho muy concreto que no da para mucho en los términos en los que plantea Greengrass la película y eso provoca que después de los tres cuartos de hora iniciales caiga en el tedio más absoluto. Solo el reparto y alguna que otra escena entretenida salvan una propuesta que podría haber sido más de lo que es.

sábado, 22 de febrero de 2014

[Big moment]: "De cuando me hice hombre con "Kenshin, el guerrero samurái: Recuerdos""

Uno de los momentos que más me marcaron, cuando era joven, fue descubrir que los dibujos animados japoneses no eran iguales que los americanos o los de aquí. Por aquel entonces, de anime solo veía “Dragon Ball”, “Dr. Slump” y poca cosa más y creía que las franjas de edad siempre eran las mismas para todos los dibujos animados. Más adelante, cuando debía tener unos 12 o 13 años compré los primeros fascículos de una colección de películas anime en VHS llamada "Manga Manía"; fue entonces cuando cayó en mis manos “Kenshin, el guerrero samurái: Recuerdos”. Por aquel entonces desconocía por completo que era una OVA (algo así como una miniserie) de 4 episodios de duración y que relataban el pasado de uno de los personajes más famosos del manga y el anime, el samurái vagabundo Kenshin. Pusimos el VHS y aún recuerdo la cara que pusimos mi hermano y yo cuando empezamos a ver desmembramientos y bandidos masacrando a hombres y mujeres. Grabada a fuego en mi mente quedó la escena donde una chica era asesinada por un bandido clavándole una espada en el cuello. Fue ver esa escena y apagar la televisión.


Pero ya sabemos qué ocurre con estas cosas. Pasó el tiempo y dijimos: venga, a ver si hay globos de intentarlo otra vez. Y, aunque acabamos igual de traumatizados que la última vez, conseguimos ver el primer episodio sin parar la cinta. Aún no habíamos comprendido la magnitud de la obra, ni las grandes reflexiones que entrañaba, ni lo bien hilvanada que estaba. No, no entendimos nada. Solo nos quedamos con que había un tipo muy duro que se dedicaba a matar a gente y lo hacía de la forma más gore que  habíamos visto hasta entonces en un dibujo animado.

Y llegó el día en que fuimos capaces de ver todos los capítulos, de apreciarla como una de las mejores obras que ha dado el cine de animación japonés. Aún no entendíamos que trataba sobre el peso de la culpa, de las consecuencias de segar vidas ajenas, de creer que el fin justifica los medios y que, por mucho que uno tenga unos ideales, siempre tendrá que tomar un bando u otro en cualquier conflicto. Que ser neutral no es algo sencillo. Pero con el tiempo y a base de revisionarla una y otra vez, se ha convertido en una de nuestras películas favoritas. Y la escena que abre la OVA continúa conservando la misma fuerza que entonces y ha pasado a formar parte de mi panteón particular de escenas memorables.

Después de tanta cháchara, solo me queda dejaros con el vídeo de la susodicha escena. Aunque el vídeo es más largo, la escena que os comento abarca los 7 primeros minutos. La calidad es muy pobre y solo la he encontrado subtitulada en inglés, así que os recomiendo que veáis la OVA entera. No os defraudará.


*Para los que estéis indecisos sobre si verla o no sin haber visto antes la serie en la que se basa, sabed que puede verse de forma independiente sin problema alguno. Hay algunos guiños a la serie original, pero solo son eso, detalles para los fans de la serie. De hecho, a mí la serie original no me gustó. Aunque el personaje es el mismo, está dirigida a un público más juvenil y es muchísimo más simple que ésta.

jueves, 20 de febrero de 2014

[Crítica película]: "Nebraska" de Alexander Payne

Profundas reflexiones en blanco y negro

El 50% de los diálogos de Dern son:
¿Eh? ¿Eh?
Sin haber visto todas las películas nominadas a los Oscars, no me arriesgo si digo que "Nebraska" es la película más sencilla y más intimista de la edición. Lejos está de ganar el premio a mejor película, pero no tiene nada que envidiarle a las favoritas. De Alexander Payne solo he visto "Los descendientes" y me gustó y con esta tampoco me ha defraudado.

Woody Grant (Bruce Dern) ha recibido por correo un premio de un millón de dólares, a todas luces un timo, pero está empeñado en ir hasta Lincoln, Nebraska, para cobrarlo. Su hijo David (Will Forte) le acompaña, creyendo que así mantiene ocupado a su padre y alejado de la monotonía en la que se halla sumido, y haciendo caso omiso de la negativa de su madre (June Squibb) y de su hermano (Bob Odenkirk).

Película sencilla donde las haya, "Nebraska" es un filme que reafirma la idea de que todos necesitamos algo por lo que vivir, un sueño que dé sentido a nuestra vida, porque en el momento en que no tengamos nada por lo que luchar, todo estará perdido. Vagaremos sin rumbo, como parece ocurrirle a Woody antes de emprender su viaje en pos del millón de dólares. No importa si es un timo o no, él quiere creer que es cierto. Tiene en mente dejarles algo a sus hijos, subsanar los errores del pasado, que le tengan en cuenta, y todo eso lo solucionaría el premio. Como en todo sueño, surgirán los detractores, los que querrán tumbarle y decirle que lo que hace es una estupidez, como Ed Pegram (Stacy Keach) y, en ocasiones, su hijo David. Y luego están los que creerán en él o que, como mínimo, le apoyarán aunque tengan dudas de si lo conseguirá o no, cómo parece comprender al fin David. Pero no es solo eso, pues "Nebraska" ahonda en las relaciones familiares, en la carga del pasado y en cómo las elecciones del pasado moldean quiénes somos ahora.

Esto es lo que pasa cuando vives sin un sueño

En muchas ocasiones recuerda a "Una historia verdadera", la obra maestra de David Lynch, pero Payne no consigue redondear la propuesta del mismo modo en que lo hacía Lynch. Y no es por el potencial temático, que sin duda alguna lo tiene, sino por los problemas de ritmo y la cadencia del filme, que lastran los primeros compases de la película. Durante la primera media hora tienes la sensación de que la película no arrancará nunca; hay tramos donde es aburridísima y Woody está tan ausente durante gran parte del metraje que cuesta evitar el bostezo de vez en cuando. Sin embargo, hay escenas muy buenas que reactivan el ritmo de la película, sobre todo concentradas a partir de la llegada de Woody y David al pueblo natal del primero y todos los hechos que se desarrollan allí. David, a través de la familia y de los vecinos del pueblo, empieza a comprender mejor a su padre, a conocer quién es él y el entorno que ha forjado el hombre que es ahora. Es entonces cuando empatizas con él y cuando el objetivo de llegar a Lincoln, Nebraska, toma mayor fuerza y cobra interés para el espectador. A partir de ahí, se suceden las escenas cómicas y dramáticas más destacables del filme, como el episodio del compresor, las diversas escenas familiares o cuando la madre va a presentar sus respetos al cementerio. Y eso sin contar la gran carga emocional del desenlace, que cierra a la perfección todo lo que habíamos visto o se nos había insinuado durante la película.

"Nebraska" es una película sencilla, donde no ocurren grandes cosas y con un ritmo muy sosegado que puede aburrir en algunos pasajes, pero está cargada de profundas reflexiones y de escenas cómicas y dramáticas muy conseguidas.

lunes, 17 de febrero de 2014

[Crítica libro]: "Tiempo de odio" de Andrzej Sapkowski

El juego de tronos no era seña identitaria de esta saga y en esta entrega Sapkowski nos da dos cazos

En este libro la saga bien podría titularse
"Ciri de Cintra" en lugar de "Geralt de
Rivia"
Todo el que sigue este blog ya está más que enterado de mi fascinación por Andrzej Sapkowski y su saga de fantasía "Geralt de Rivia" y si no, revisad las críticas que he escrito de las tres primeras entregas, "El último deseo", "La espada del destino" y "La sangre de los elfos". Esta última abrió muchos interrogantes, generando grandes dosis de interés y prometiendo que la siguiente entrega estaría cargada de grandes momentos. Después de leer "Tiempo de odio", puedo confirmar que así ha sido, ¿pero está a la altura de los otros tres? Siento decirlo, pero está unos peldaños por debajo de las anteriores. ¿Por qué?

En esta cuarta entrega, las piezas que empezaron a moverse en "La sangre de los elfos" ya empiezan a tomar posiciones: las diferentes facciones que quieren atrapar a Ciri para sus propósitos están cada vez más cerca de conseguirlo y las ansias de guerra entre los reyes por encima del Yaruga y Nilfgaard están cobrando visos de realidad. Hay divisiones internas entre los hechiceros, un cuerpo que debería mantenerse al margen de las decisiones políticas, por lo que organizan un congreso en la isla de Thanedd para dirimir su postura frente al conflicto. Hacia allí se dirigen Ciri y Yennefer, con el objetivo de asistir al congreso y tramitar el ingreso de la chica en la escuela de hechiceros, y Geralt para seguirlas de cerca y evitar que los asesinos las atrapen.

Podríamos dividir esta entrega en tres partes diferenciadas. La primera no es otra cosa que la extensión de lo que veníamos viendo hasta ahora; Sapkowski firma un inicio memorable con el arco del primer capítulo, saltando de Geralt al mensajero y viceversa, para acabar cerrando el capítulo con un detalle que marcará el devenir del relato. La llegada a la ciudad de Gors Velen, los malos augurios concentrándose en la isla de Thanedd y el banquete de los hechiceros funcionan a la perfección en tanto que palpamos los subterfugios, las intrigas y los engaños que se cuecen debajo de la aparente frivolidad de la velada. La calma previa a la tempestad, que desconocemos por completo y de la que ansiamos saber más. Sapkowski puede salirnos con cualquier cosa y con la información que nos va dando, no es suficiente para intuir qué ocurrirá a continuación y eso genera altas dosis de intriga. Además, no abandona en ningún momento el humor ni las profundas reflexiones que le caracterizan y Geralt está muy bien durante todo el capítulo 3.

Luego, en la segunda parte, todas las piezas empiezan a encajar y se produce un giro de guion impresionante. Los hechiceros partidarios de los reyes por encima del Yaruga tienden una trampa a los partidarios de Nilfgaard, la cosa no sale bien y todo se convierte en una batalla campal. Personajes lanzándose hechizos, personajes persiguiendo a otros personajes, combates a punta pala, traiciones, más combates, movimientos tácticos del enemigo, conspiraciones y más combates. Y al final acabas saturado de tanta acción. Un clímax detrás de otro, una escalada de tensión que debería detenerse y no lo hace. Eso provoca que estés sorprendiéndote continuamente por los incontables giros de guion que se producen, demasiados en tan poco espacio. Y las consecuencias políticas y tácticas que se derivan de ello en el siguiente capítulo empachan; no es algo a lo que estemos acostumbrados en esta saga. Estamos acostumbrados al relato aventurero, a ver a Geralt cazando monstruos o participando en aventuras, pero no ver cómo los soldados avanzan por el campo de batalla, qué decisiones políticas toma el emperador de turno o, sencillamente, al juego de tronos. Aun así, Jaskier protagoniza una de las escenas más cómicas vistas en mucho tiempo, al más puro estilo de lo que veníamos viendo en las dos primeras entregas, pero solo es un espejismo.

¡Qué tiempos aquellos donde solo tenía que preocuparse de matar monstruos!

Más tarde, ya en la recta final, todo vuelve a su cauce. Aunque guarda algunos paralelismos con cierta saga de fantasía que adoro y que restan novedad a la lectura (que conste que Geralt de Rivia fue escrito antes), ya volvemos a acotar al individuo y no a las salas reales y los campos de batalla. Recupera el vagabundeo, la visita a nuevos lugares, la aventura. El rumbo que está tomando la saga hace inevitable que las cosas hayan cambiado, es periodo de guerra, pero desvirtúa de algún modo las señas identitarias de la saga y hacia el final parece que recupera su esencia.

Por otro lado, uno de los errores de esta entrega es centrarse en los secundarios y dejar a un lado a Geralt. Sapkowski continúa perfilando personajes increíbles, con sus luces y sus sombras, con una profundidad asombrosa en el género, pero no consigue que eclipsen a Geralt y cuando éste no protagoniza el relato durante muchos capítulos, la historia se resiente. Ciri y Yennefer están muy bien, pero en su justa medida; en cambio, de Geralt podríamos leer durante todo el libro y no llegaría a cansarnos.

Finalmente, y como colofón final, Sapkowski sí que ofrece cuánto daba en las anteriores entregas a lo que calidad literaria se refiere. Continúa siendo un deleite leer sus diálogos, escuchar a los analfabetos y a los engatusadores, disfrutar con sus descripciones y su riqueza léxica. La ambientación está muy conseguida, como siempre, y su lectura arroja reflexiones muy interesantes. En este sentido, no defrauda.

Sapkowski me ha proporcionado tantas dosis de entretenimiento que uno puede perdonarle un pequeño bache que, quiero que quede claro, no quita que estemos ante una novela notable. Sin embargo, anhelo que "Bautismo de fuego" recupere aquello que hacía que la saga fuera una obra maestra del género. Quiero leer más de Geralt y de Jaskier, ver cómo se las apañan en el camino, y menos devaneos políticos y bélicos.

domingo, 16 de febrero de 2014

[Off-topic]: "Mi blog cumple un año"

¡Muchas gracias!

¿Qué rápido pasa el tiempo eh? Parecía que era ayer cuando...No, no voy a empezar así. Tampoco os voy a inundar con un chorro de estadísticas. Solo os puedo decir que las visitas han ido en aumento desde que empecé, que tengo más lectores asiduos que entonces, que poco a poco hay más seguidores que se unen a mi perfil en las redes sociales, que vosotros/as, lectores/as, os sentís más libres de comentar mis entradas y de escribirme por correo electrónico que al inicio. Aún hay mucho que hacer, muchas metas que superar; este es un blog pequeño, pero que va prosperando a buen ritmo y que, ahora voy a decir una obviedad, pero no por ella menos cierta, es gracias a vosotros.

¡Gracias por entrar en mi blog! Sé que no lo hacéis intimidados

No voy a negar que uno de los objetivos de este blog es iros informando de mis avances con la novela que estoy escribiendo y, quién sabe, que acabéis dándole una oportunidad cuando la publique. Pero, por poco que le echéis una ojeada a mi bitácora, veréis que no es ni de lejos mi principal objetivo. Me encanta criticarlo todo. Leo un libro y no puedo evitar sacarle punta a todo. Veo una película y el crítico que hay en mí no puede rehuir la oportunidad de darle la brasa al que la ha visto conmigo, señalarle cuáles son los puntos fuertes y los puntos débiles de lo que acabamos de ver (también lo practico en solitario y el resultado son conversaciones conmigo mismo dignas de estudio). Veo un capítulo de una serie y no puedo parar de compararlo con el previo, con los de la temporada anterior y, en un verdadero acceso profético, con los que están por venir, elucubrando decenas de posibles teorías y construyendo comentarios que empiezan con una de mis frases favoritas: "si yo fuera guionista, habría hecho/haría tal cosa". Y lo mismo ocurre con el mundo del manga y la animación japonesa. Si este blog no estuviese circunscrito a estos formatos, también criticaría videojuegos, restaurantes, hoteles y pensiones, ciudades que visito, etc. Todo, y digo todo, recibe un juicio por mi parte. Pero a riesgo de desvirtuar el objetivo primordial de este blog, prefiero limitarlo a las secciones anteriormente descritas.

Pero ya que preguntáis, estoy muy contento de cómo progresa mi escritura. Tengo aún mucho recorrido por delante, pero tal y como ocurre con el blog, tengo la sensación de que voy prosperando poco a poco, sin prisa pero sin pausa. Lo mejor de todo es que tengo decenas de proyectos en mente, ya sean colecciones de cuentos o novelas o continuaciones de otras; tengo puntos débiles, pero el de quedarme en blanco sin saber qué escribir no es uno de ellos.

No quería acabar la entrada sin pediros un poco de feedback. (Modo peloteo ON) Porque al fin y al cabo es en parte gracias a vosotros y vosotras que el blog tira adelante. Si no hubiera visitantes, esto no tendría sentido, más allá de vaciar todo lo que me pasa por la cabeza (modo peloteo OFF). Empezando por lo bueno, ¿qué es lo que más os gusta del blog? ¿Cuál es la sección que más os gusta o por la que entráis en él? Como soy consciente de que no todo es perfecto (sí, ya sé que cuesta de creer queridos y queridas lectoras), ¿qué creéis que le falta a este blog para que sea mejor? Seguro que hay algún aspecto que echáis a faltar o que creéis que debería mejorar. Quizás os gustaría que escribiese más sobre algo de lo que no escribo tan a menudo o que escribiese menos de otro del que escribo demasiado. Quizás queráis sugerir alguna sección que creéis indispensable y que a mí no se me ha ocurrido. Estoy abierto a todo tipo de comentarios, tanto por aquí como por correo electrónico.

Y antes de que os adelantéis sugiriéndome de todo, estoy preparando una sorpresa para mis lectoras y lectores en motivo de este primer cumpleaños del blog y que lamento decir, se retrasará unas semanas por problemas técnicos. Pero espero que os guste. Quién sabe, quizás se convierta en una sección fija del blog si sale bien.

Cómo no, podéis dejar vuestros comentarios y sugerencias en la caja de comentarios.

viernes, 14 de febrero de 2014

[Crítica película]: "La gran estafa americana" de David O. Russell

Russell insufla originalidad a una propuesta algo sencilla

Si la cosa está entre ésta y "Doce años
de esclavitud", prefiero que gane la
nueva de Russell
"La gran estafa americana" de David O. Russell es la cuarta película nominada a los Oscars que veo para ponerme al día antes de la ceremonia y poder opinar mientras me lio a cafés para aguantar despierto toda la noche. Antes de ella vinieron "Gravity", "Doce años de esclavitud" y "El lobo de Wall Street" y bueno, estoy muy satisfecho de las cuatro. De momento, esta edición de los premios trae buenas películas y "La gran estafa americana" es una de ellas. Veamos por qué.

Irving Rosenfeld (Christian Bale) y Sydney Prosser (Amy Adams) son dos estafadores amantes que se dedican a robarles el dinero a los pobres a través de créditos fraudulentos; Bale está casado con Rosalyn Rosenfeld (Jennifer Lawrence) y ha adoptado su hijo como propio, pero eso no es ningún problema para que la pareja de amantes lleve su idilio sin problemas. Todo les va bien hasta que el agente Richie DiMaso (Bradley Cooper) los coge y amenaza con encerrarlos en la prisión si no colaboran con él para inculpar al alcalde Carmine Polito (Jeremy Renner) en una presunta estafa urbanística.

Hay quién critica "La gran estafa americana" por recurrir a un esquema muy visto. Es cierto que la historia se sustenta en dos pilares muy simples; el triángulo-cuadrado amoroso y la investigación policial al uso. Pero es en los matices donde la película gana enteros. El trío no es tan típico como al que estamos acostumbrados a ver en otras películas; Adams no va de víctima sufridora cuando Bale prefiere quedarse con el niño y, por ende, con su esposa. Todo lo contrario. Juega con Cooper por puro despecho y ganas de fastidiar a su compañero de estafas. Además, ni Bale ni Cooper llegan a pelearse nunca por Adams, como cabría esperar de cualquier triángulo amoroso. Y luego está la relación de Lawrence y Bale, que es de todo menos usual, y el extraño amor paternal de Bale para con su hijo adoptado, que para nada encaja con la imagen que todos tenemos en mente del estafador viva la vida que pasa de sus hijos. Las relaciones personales y sus matices son uno de los puntos fuertes de la propuesta, aunque tiene algunos fallos. La amistad de Bale y Renner no acaba de estar bien perfilada; no acabas de creerte que a Bale le importe tanto su amigo como para intentar entorpecer la investigación y gastarse 2 millones de dólares en reducirle la condena. Y luego está el personaje de Lawrence, al que no se le saca todo el potencial. Su manera de ser es incomprensible y no sale lo suficiente como para que llegues a entenderla mejor y te importe realmente su situación.

Es gracias al estupendo reparto que "La gran estafa americana" sube enteros

Por otro lado, la investigación se desarrolla siguiendo los pasos habituales del género. A medida que van tirando de la madeja, lo que en un principio parecía un escándalo a nivel de políticos locales acaba convirtiéndose en un caso de corrupción que envuelve a senadores, congresistas y mafiosos. El guion es capaz de generar suficiente intriga como para que hacia el final no sepas muy bien qué ocurrirá con los personajes, quién saldrá bien parado y quién no. No sabes cuál es el plan de Bale y Adams para salir del follón en el que se han metido. Están atrapados entre el FBI y la mafia y acaban escogiendo chantajear a los primeros y salvarles el pellejo a los segundos. Y es esa elección la que hace más original la propuesta, pues Russell se desvía de falsas moralinas y hace que sus personajes opten por el egoísmo en lugar de la justicia, justo lo contrario a lo que sucede en muchas películas del género.

Otro aspecto que funciona bien en "La gran estafa americana" son los momentos cómicos, que aligeran la carga melodramática de algunos pasajes, y por los que David O. Russell ya apostaba en "The fighter". Hay dos a destacar: uno es cuando De Niro habla en árabe con el falso emir y este no entiende nada, escena que también consigue que temamos más a De Niro, y el otro cuando Cooper imita a C.K. cuando celebran la confesión del notario de De Niro.

Mención aparte merecen las actuaciones. Bale, Adams, Cooper y Lawrence están increíbles y en gran medida son los que hacen que la propuesta tire adelante. Los secundarios también acompañan muy bien a los principales, a destacar a Renner en el papel de político corrupto simpático y Louis C.K. como sufrido superior de Cooper. En el apartado técnico, la banda sonora, el vestuario y el maquillaje contribuyen muy bien a situarnos en la época en la que se ubica la historia.

Que una película sea poco original no hace que sea por definición peor que otras, y sino que se lo digan a "Argo", la pasada ganadora del Oscar a mejor película. "La gran estafa americana" es una película entretenida, con unas actuaciones formidables y un guion que depara alguna que otra sorpresa, aunque haya personajes e interacciones que no están del todo trabajadas.

martes, 11 de febrero de 2014

[Crítica libro]: "Muerte de la luz" de George R.R. Martin

George R.R. Martin es un ambientador nato, pero las buenas ideas le duran menos que un caramelo en la puerta de un colegio

No lo miréis mucho que no pinta nada
Si una cosa tiene George R.R. Martin es que es el autor de mi saga favorita de fantasía; "Canción de hielo y fuego" es de lo mejor que he leído nunca. Solo por eso, se ha ganado el cielo. De modo que no sería nada extraño que me decidiese a explorar sus otras creaciones en busca de más. Leí "Sueño del Fevre" y no encontré nada más que una buena idea y un entretenimiento aceptable, pero nada que me recordase a "Canción de hielo y fuego". Me dije que era cuestión de mala suerte, que aún quedaba mucho por leer del maestro. Y con esa idea en la cabeza abordé la lectura de "Muerte de la luz". ¿Qué encontré? Bueno, más o menos lo mismo que encontré en "Sueño del Fevre".

Worlorn es un planeta moribundo que está alejándose de sus soles y pronto se sumirá en el frío y la oscuridad. Antaño había albergado el Festival de los Mundos Exteriores, una época dorada donde diversas civilizaciones construyeron, cada una, una ciudad distinta. Ahora, Worlorn está prácticamente deshabitado y esas ciudades han sido abandonadas por las civilizaciones que antaño las poblaron. Dirk t'Larien viaja a Worlorn cuando su antigua novia, Gwen Delvano, le llama pidiéndole ayuda y él ve en ello la oportunidad de reanudar su antigua relación. Sin embargo, Gwen está unida por jade-y-plata a Jaantony Vikary, un kavalar, y al compañero de éste, Garse Janacek, en un vínculo extraño de amor y odio. Para complicarlo todo, Dirk pronto descubrirá que en Worlorn viven unos kavalares empeñados en cazar a todos aquellos que no pertenezcan a su clan. 

George R.R. Martin es un genio creando ambientaciones increíbles, con millones de posibilidades y con un potencial brutal. Solo hace falta ver el prólogo de esta novela. Hay un planeta que pronto saldrá de la órbita de sus estrellas, hay una galaxia con múltiples planetas y razas, conflictos pasados y presentes. Hay mucha historia detrás de todas esas premisas. Cuando Dirk llega a Worlorn, te cuentan que el planeta tiene 14 ciudades, una por cada civilización que participó en el festival. Te cuentan que queda poco para que se enfríe y todo muera. Te cuentan que está prácticamente deshabitado y que allí solo quedan individuos que han decidido quedarse ahí voluntariamente. Esto tiene muchas posibilidades, pero Martin acaba acotando tanto la historia con el triángulo amoroso y con el problema de los cazadores, que da la sensación de que todo lo demás no es más que ambientación y que, al fin y al cabo, no pinta mucho en la historia. La cultura kavalar y las personalidades tanto de Janacek y Vikary como de los enemigos están increíblemente bien perfiladas, pero no hay nada más.

Dios, digo Martin, dirigiéndose al resto de mortales

A los pocos capítulos, la historia se simplifica mucho y te das cuenta que Martin solo ha planificado dos tramas principales y ninguna de ellas acaba de funcionar del todo. Por un lado está la del trío protagonista. Martin intenta aportar algo de originalidad con el kavalar, pero está demasiado claro que Dirk no es una alternativa factible para conquistar el corazón de Gwen y lo intuyes casi desde los primeros capítulos. Eso provoca que esa trama no acabe de enganchar. Y luego está la del clan de los malos, que acaban transformándose en cazadores de personas sin ningún rasgo significativo más allá de cómo se organizan para las cacerías. Desde el momento en que Dirk y Gwen huyen a Desafío, la historia se deshincha. Las persecuciones se suceden una detrás de otra, vista una, vistas todas, sin aportar nada relevante. La cacería de Desafío es demasiado extensa y aburrida y la cacería que organizan para matar a Vikary aburre precisamente porque viene justo después de la otra y no es más que un correcalles de personajes yendo de un lado para otro.

Cualquier intento de revitalizar la trama cae en dique seco. Martin intenta un giro de guion con Ruark y su conspiración para quedarse con Gwen, pero no funciona. Es demasiado retorcido y no casa para nada con la simpleza que hemos visto hasta ahora. También intenta impactar al lector con la muerte de Janacek, involuntariamente asesinado por Vikary, pero está muy forzado y acaba siendo un final demasiado abrupto y estúpido para un personaje de ese calibre. Y el desenlace no es más que una consecuencia de una historia que no va a ninguna parte. Es muy acertado que Dirk acabe quedándose en el planeta y sacrificándose por la pareja; casa a la perfección con la trayectoria del personaje durante la novela. No tiene nada que perder, ya era un fantasma incluso antes de llegar a Worlorn y por eso no le importa morir a manos del cazador. Pero la evolución que experimentan los demás es incongruente y para nada en consonancia con lo que se nos ha contado durante el resto del libro. Ruark era un tipo retorcido, pero acaba cediendo al suicidio; Gwen era una chica sensata y acaba convirtiéndose en una Tomb Raider con ganas de matar; y Vikary, un tipo duro con recursos, acaba hundido porque ha matado a su compañero, pese a que éste ya había intentado matarle en una ocasión y ya se había mentalizado en capítulos anteriores que tendría que enfrentarse a él.

Martin no acaba de aprovechar la ambientación que ha creado y acaba firmando un libro que empieza muy bien y se va deshinchando progresivamente. Ni la trama romántica ni la de los cazadores acaba de funcionar del todo y hacia el final, los personajes no acaban de evolucionar de forma coherente a lo visto anteriormente.

domingo, 9 de febrero de 2014

[Crítica película]: "El lobo de Wall Street" de Martin Scorsese

Crónica de un desfase

W.S.: Drogas, mujeres, drogas, dinero,
drogas y más drogas
Martin Scorsese es uno de mis directores favoritos. Haré un acto de valentía y os confesaré que "Uno de los nuestros" no me gustó. Me aburrí y no le vi el qué. Pero "Infiltrados" y "Shutter Island" me encantaron y "El cabo del miedo" y "Gangs of New York" también me gustaron. Así que sabía que que con "El lobo de Wall Street" podía ir sobre seguro. Pero no esperaba lo que encontré. Me pasó algo que hacía tiempo que no me pasaba en un cine ni, por supuesto, con una película de Martin Scorsese: me reí muchísimo.

"El lobo de Wall Street" cuenta la historia real de un corredor de bolsa neoyorquino, Jordan Belfort (Leonardo DiCaprio), que durante los años 80 y 90 se dedicó a todo tipo de negocios de dudosa legalidad, convenciendo a clientes de que comprasen sus productos de alto riesgo sin tener en cuenta que sus clientes podían llegar a perder todo su dinero. Pronto fundó su propia agencia bursátil y creó una élite de brokers que pronto se enriqueció a costa de estafarles el dinero a sus clientes. Y eso sin contar la vida llena de desenfrenos, drogas, sexo y dinero que le acompañó a él y los suyos durante el paso por la empresa. Al fin, después de muchos años de desenfrenos y negocios ilegales, el FBI abrió una investigación para llevarlo ante la justícia.

Es increíble cómo Scorsese nos narra la escalada y la caída de un tipo, más allá de los debates morales, muy carismático, con sus luces y sus sombras. Le vemos empezar como un chico lleno de ambición en Wall Street, cómo Mark Hanna (Matthew McConaughey) le enseña la realidad del mundo de los brokers y cómo su paso por la oficina de su mentor moldea la persona en la que se convertirá en un futuro. Vemos como poco a poco funda su propia agencia, como transforma unos paletos de barrio en brokers, cómo los desenfrenos van in crescendo, desde orgías con sus empleados hasta consumición de drogas de todo tipo, pasando por todo tipo de lujos y excentricidades. Es un desfase y es tremendamente divertida. Hay tantas escenas y gags humorísticos que no podría enumerarlos todos. A la memoria me viene cuando DiCaprio y Donnie (Jonah Hill) se conocen y tienen la conversación sobre la prima de este último, que además es su mujer; cuando DiCaprio decide ir en barco pese al temporal y al final tienen que ser rescatados en alta mar; o toda la escena de los Lemmons. Si no fuera porque hay escenas que acaban mostrándonos una y otra vez lo mismo y que hay partes, sobre todo las más dramáticas donde DiCaprio empieza a replanteárselo todo, que enlentecen el ritmo, sería una obra maestra de tomo y lomo.

Reuniones de empresa cargadas de profundidad

Además, es todo un acierto el uso de la voz en off y que DiCaprio se diriga al espectador de vez en cuando para contarle alguna curiosidad. Los diálogos son uno de los pilares fundamentales que hacen que la propuesta funcione tan bien; muchos destilan humor negro y cinismo por los cuatro costados. Otros, te hacen comprender porqué alguien como Blefort era tan atrayente para los demás. Les daba lo que quería, los motivaba a continuar haciendo lo que hacían y les hacía sentir que tenían el mundo a sus pies. Que la ambición desmedida era justificable. Lástima que el discurso estuviese tan mal orientado. Es cierto que poco vemos de los clientes estafados, pero la intención de Scorsese no es otra que enseñarnos cómo funcionan las agencias bursátiles y Wall Street y ver qué ritmo de vida llevan los brokers para ser capaces de hacer lo que hacen. Scorsese se centra en mostrarnos el tren de vida que llevan a costa de los demás, la desconexión de los empleados con la realidad, la falta de ética para con la gente que estafan, pues ni siquiera llegan a plantearse que están robándoles el dinero a sus clientes y arruinando sus vidas, y cuán perjudicial puede ser la ambición sin frenos. Hacia el final, Scorsese nos enseña que en un mundo de tiburones las amistades no existen; cuando las cosas van bien, todos son amigos, pero cuando van mal tu mejor amigo te vende al FBI y tu mujer te abandona (que no digo que no se lo merezca).

Otro de los puntos fuertes de "El lobo de Wall Street" es lo bien construídos que están los personajes. La cuadrilla de DiCaprio es una fuente constante de risas (ahí está la escena donde discuten la contratación de un enano para lanzarlo a una diana); Jonah Hill está increíble, es 100% humor, y los demás no se quedan atrás. Luego están Margot Robbie y Kyle Chandler para proporcionar las dosis dramáticas, la primera con el drama familiar y el segundo con el tema de la investigación. Hay una retahíla de secundarios, todos muy carismáticos y aportando alguna que otra escena descacharrante, como Jean Dujardin como banquero suizo idiota, Rob Reiner como el padre bipolar de Belfort o el matón de barrio interpretado por Jon Bernthal. Y eso sin olvidar a Matthew McConaughey y su breve, pero intenso, discurso sobre el funcionamiento de Wall Street.


En conclusión, una película altamente recomendable. Si quieres reirte, pasar un rato muy entretenido y disfrutar de unas actuaciones espléndidas, ésta es tu película. Quizás peque de larga, pero la recomiendo por la gran cantidad de escenas memorables que hay.

sábado, 8 de febrero de 2014

[Crítica película]: "Déjame entrar" de Tomas Alfredson

La verdadera historia de Crepúsculo

Para tener experiencia parece que el
ayudante no da ni una
Recuerdo una época en que si había dos versiones de una misma película siempre decía: quiero ver la americana, que la otra seguro que es malísima. Seguro que es cine de ese que llaman independiente y encima europeo, para más inri. Y si era española, no era necesario añadir nada más. Por suerte he dejado atrás esa etapa de hollywoodiense empedernido y me he abierto a todo tipo de producciones, ya sean americanas o de cualquier otra parte del globo (aunque el cine español aún se me resiste). De la película que nos atañe supe primero por su remake americano, pero como ya no soy el que era, visioné la original, la "Déjame entrar" de Tomas Alfredson. Y bueno, no mata.

Oskar (Kare Hedebrant) es un niño muy introvertido, que no tiene amigos y es víctima de bullying en la escuela. Le interesan mucho los asesinatos y cuando está solo blande un cuchillo fantaseando qué les haría a los diablos que le atormentan en la escuela. Un buen día, una chica, Eli (Lina Leandersson), se muda al bloque de pisos donde vive Oskar y pronto entablan una extraña amistad. Digo extraña porque solo se ven de noche, la chica no le dice que no a un buen charco de sangre y, en sus ratos libres, ésta se dedica a asaltar a los habitantes del pueblo. Vale, la premisa es original y cuando la historia se centra en ellos dos no hay muy pocas fisuras. Los dos hacen buena pareja y establecen un vínculo afectivo muy interesante; pese a intuir que la chica es una vampiresa y que se dedica a asesinar gente, Oskar hace lo posible para dejar eso a un lado. Además, ella hace todo aquello que a él le gustaría hacer y no puede. Es muy potente cuando ves que, pese a que ella siempre está ahí y le demuestra afecto, Oskar no es otra cosa que un sustituto del ayudante que le procuraba las víctimas. En cuanto este fracasa, ella se hace amiga de él muy rápido. Eso queda muy patente en la escena final, cuando Oskar se fuga en tren con ella. La premisa y el romance son originales, pero ahí acaba lo bueno.

¿Cuál preferís? No tengo nada en contra de Leandersson, pero yo me voy donde me diga Moretz

El problema de "Déjame entrar" radica en que la narración es muy lenta. Hay poca cosa a contar y la historia se alarga y se alarga con planos infinitos de nieve cayendo y calles oscuras, para rellenar la ausencia de ideas más allá de la extraña relación de Oskar y Eli. Todo cuanto ocurre al margen de esa relación, o ya lo hemos visto en otras películas y mejor, o no aporta nada a la historia; todos esos añadidos acaban por difuminar la originalidad de la premisa. Los chicos que hacen bullying, el intento de Oskar de sobreponerse a ellos y el influjo de la chica en esa decisión, es muy tópico. Y luego está el grupo de amigos de mediana edad, que no sabes muy bien que pintan. No empatizas con ellos, ni te importa qué les ocurra ni llegas a sentir lástima por ellos cuando les asolan las desgracias. El tío de los gatos no sabes si está ahí para que te rías o simplemente como mera curiosidad (supongo que poner a una mujer con gatos era demasiado tópico). Te da igual que la mujer una vez convertida en vampiresa vaya a por sus amigos, y te importa aún menos que se vea obligada a suicidarse; o que su compañero sufra por sus muertes y vaya en plan vengativo a por la chica. Están tan poco desarrollados que solo los ves como carnaza y cualquier intento de que te importen es vano. Además, protagonizan las escenas más cómicas de la película; escenas que no debieran serlo, como cuando los gatos atacan a la mujer o ésta se incinera en el hospital.

Otro de los problemas de "Déjame entrar" es que quiere ser diferente dejando muchas cosas a la imaginación del espectador y no lo consigue. Ojo, que soy el primero que defiende que no hay que dárselo todo mascado a la audiencia, tal y como ocurría -a la perfección- en "A propósito de Llewyn Davis" (que reseñé aquí), pero otra cosa muy distinta es que no aporten mucho a la historia o no vengan a cuento. La escena del padre bebiendo con el amigo está metida con calzador. Sí, ya sé, refuerza la sensación de que el chico no tiene en quién confiar y bla bla bla, pero no es muy potente en sí, más que nada porque no hemos visto apenas nada del padre. También ocurre con el, supongo, hermano del matón o con la madre.

Además, hay hechos que ocurren porque sí y son absurdos. Me explico. Hay un momento en que el chico se corta la palma de la mano con el cuchillo, sin venir a cuento. Entre todas las cosas que podrían ocurrírsele, escoge cortarse la mano. Eli no se resiste y le da un sorbo y gracias a eso, Oskar empieza a sospechar que su amiguita es una vampiresa. Seguro que el director no pensó que hay maneras menos forzadas de que Oskar pille a Eli bebiendo sangre. Y luego está la escena en la que el chico se larga de la cabaña del padre y vuelve a casa haciendo autoestop. Al día siguiente, lejos de meterle una santa bronca, ni la madre ni el padre le dicen nada. O lo torpe que es el ayudante de la niña, que no da ni una. Y hay escenas que resultan excesivas, sobre todo concentradas en el tramo final, como la violencia exagerada de la escena de la piscina o lo extraño que resulta que el niño pueda irse en tren con un ataúd y nadie le detenga. En la vida real, eso no sería muy factible.

Vale, la idea es original y el romance de los chicos no está nada mal. Su actuación es muy buena. Pero peca de lenta, tiene escenas que están fuera de lugar y los personajes secundarios aportan poco o nada a la historia.