miércoles, 31 de diciembre de 2014

[Off-topic]: "Las peores películas que he visto este 2014"

Después de lo bueno, siempre viene lo malo -vaya chorrada de frase-. Este año ha sido particularmente bueno, o al menos nos ha dejado un buen puñado de películas notables y muy buenas, pero también ha dejado algunos pestiños que bien merecen su rincón. Para el cine español también ha sido un año interesante, pero como veréis a continuación, aún le queda mucho que recorrer.

Y como ya dije en la entrada de las mejores películas que he visto de 2014, voy a tener en cuenta el año de estreno en sus países y no cuando se estrenaron por aquí. Dicho esto, ahí van:

5. "Non-Stop (Sin escalas)" de Jaume Collet-Serra


Disputado 5º lugar, si os soy sincero. He dudado si dárselo a "Annabelle", a "Exodus: Dioses y reyes" o a "Malditos vecinos", pero, si exceptuamos la última de Ridley Scott, que se salva por los pelos gracias a algunas escenas míticas, en ningún momento me he sentido tan defraudado como con "Non-stop (Sin escalas)", puesto que tanto con el spin-off de "El expediente Warren" como con la comedia de Nicholas Stoller ya sabía a lo que iba y en ningún momento me sentí traicionado. Todo lo contrario que con la última de Collet-Serra, una lección de cómo derrumbar una propuesta interesante en tan solo veinte minutos. Si queréis indagar más, aquí está la crítica que escribí en su momento.

4. "Noé" de Darren Aronofsky


No vayáis a malinterpretarme. No es porque trate de un personaje bíblico, ojo, que ya os veo venir. El problema de esta película, simple y llanamente, es que no hay nada detrás de todo lo que supuestamente quiere mostrarnos Aronofsky. Muy bonita y visualmente impactante -si dejamos a un lado los vergonzosos digimons de piedra-, pero hueca, con varias tramas secundarias sin relevancia alguna para el conjunto y unos personajes muy poco profundos y prescindibles. 

3. "L'endemà" de Isona Passola


De los documentales más roñosos que he visto en mucho tiempo. No voy a meterme en si comparto o no la ideología que defiende, porque no hace falta para ver en qué falla este documental. Es propaganda barata, redundante y no ofrece ninguna propuesta ni arroja luz sobre una cuestión muy manoseada ya. Intenta combinar entrevistas con unos actores escenificando ideas de la independencia; las entrevistas no acaban de funcionar, más que nada porque se dedican a hablar de utopías y realidades poco tangibles y muchas veces salen personajes sin ningún tipo de bagaje (estoy harto de ver a periodistas opinando de temas económicos, culturales y demás, como si ellos se hubieran formado en estas respectivas disciplinas). Y las escenificaciones, de lo peorcito que he visto. Si eso es ser sutil, apaga y vámonos. Como si el espectador fuera tonto y no supiera leer entre líneas.

2. "Ocho apellidos vascos" de Emilio Martínez-Lázaro


Y luego está la mejor película española del mundo. Podría parecer que me apasiona ir contracorriente, pero para nada. Es una comedia romántica de esas tan irreales y tan hollywoodienses que abundan por ahí, con algunos chistes realmente graciosos, pero contados, gracias al buen hacer de Dani Rovira como monologuista, pero la historia no se sostiene por ningún lado. Es bochornoso ver sus intentos por ser una película de reconciliación entre diferentes culturas y caer en los tópicos más recalcitrados del género y en la parodia rancia de siempre. Ya escribí sobre ella en este enlace.

1. "Open Windows" de Nacho Vigalondo


Y como colofón final, la película con el guion más nefasto que he tenido el placer de ver este año. No hay por dónde coger tanto giro y mientras la veía no podía deshacerme de la sensación que la peli no tenía ni pies ni cabeza. Es un pastiche de clichés sobadísimos enmascarados detrás de una nueva manera de contarnos la misma historia -y quizás lo único salvable de la misma-, pero que defrauda incluso cuando intenta esbozar una crítica a lo vulnerables que somos en la red. Para saber más, dadle al enlace que os conducirá a mi crítica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario