domingo, 9 de noviembre de 2014

[Crítica película]: "Relatos salvajes" de Damián Szifrón

Walk on the wild side

Pasternak
Voy a ser breve con la sinopsis, porque ésta es una de esas películas dónde hablar de ella implica hablar de más. De las que es mejor ir a ver sin saber nada. "Relatos salvajes" son seis relatos independientes, protagonizada por personas que se ven obligadas a cruzar el límite que separa la cordura de la locura, en contextos tan habituales como los del día a día. Y ya estoy hablando de más.

Entrando ya en el análisis, es increíble cómo Szifrón es capaz de plasmar esos límites que nunca cruzamos, o que sí cruzamos, pero solo en nuestra mente. Cómo traspasa esas correcciones sociales que nos impiden, la mayoría de veces, hacer lo que hacen los personajes de esta cinta. ¿Cuántas veces has mantenido una batalla dialéctica contigo mismo o con el copiloto en la que pones a parir y dices todo lo que vas a hacerle al conductor que se pone a acelerar cuando vas a adelantarle? ¿Cuántas veces has dicho: si pudiera, verías tú lo que le haría a tal y cual político? Millones de veces. Pero no lo hacemos porque hay ciertas barreras que no cruzamos. La cortesía, el decoro, las apariencias, la moral y la ética que nos han inculcado desde bien pequeños son muros que nunca franqueamos. "Relatos salvajes" nos permite cruzar esos límites y observar qué ocurre cuando nos dejamos llevar por la ira, la venganza, la locura o nuestros más salvajes instintos. Podemos regodearnos en la venganza, en ver sufrir al que nos ha hecho sufrir, paladear la irracionalidad de lo prohibido. Es, ante todo, una oportunidad para sentirnos identificados con los personajes y con los sentimientos y emociones que expresan de forma salvaje, de reencontrarnos con ese gigante dormido que tenemos dentro y que ha sido suprimido por un conjunto de leyes y reglas impuestas por la sociedad.

De los seis relatos que comprenden "Relatos salvajes" no hay ninguno que desentone en el conjunto y demuestra la capacidad de Szifrón para mantener nuestro interés y divertirnos con la variedad de historias autoconclusivas y de temas que es capaz de tratar. Durante los seis relatos, Szifrón nos reafirma la universalidad de muchos temas, además de lo tratado en el párrafo anterior: que hay que ir con cuidado con lo que le hacemos a los demás, que si empujamos a alguien a tener motivos para odiarnos puede salirnos el tiro por la culata. Que la venganza es un placer momentáneo, que las consecuencias de no medir nuestros actos pueden ser terribles. Que la burocrática sociedad en la que vivimos, plagada de injusticias, es fuente constante de malestares que, legítimamente, deberíamos destruir. Que estamos domesticados y que nunca nos revelaremos ante un orden que muchas veces es injusto. Que el dinero, como bien sabemos todos, es capaz de arreglarlo todo y que el que tiene el poder puede ejercer cualquier mezquindad y quedar impune (o no).

No hay nada mejor que paladear una buena taza de venganza

Como único punto negativo queda lo alargado de algunos relatos, a los que les sobra algo de metraje; es el caso de los dos últimos, dónde las dos horas ya empiezan a acusarse y el haber visto cuatro relatos que iban al grano empieza a pasar factura en escenas que poco o nada añaden a la trama. Yendo más allá, el último de los relatos promete mucho más de lo que finalmente es, lejos de la contundencia de todos los demás, y uno acaba por pensar que quizás, como colofón final, no es el más adecuado.

Finalmente, destacar un reparto brillante que nos brinda unas interpretaciones sublimes que hacen que nos creamos punto por punto lo que están viviendo y lo que sienten en cada momento los personajes. Por otro lado, la labor técnica también es impecable y la BSO, muy acertada.

Conclusión. "Relatos salvajes" es divertida, cáustica, hay violencia y desata nuestros instintos más salvajes. Una película en la que nos sentimos libres de pasar por encima de las convenciones sociales. Un soplo de aire fresco. Muy recomendable.

3 comentarios:

  1. Hola Ivan, voy a comentar algunas de tus críticas anteriores porque no he podido hasta ahora. Me hice un corte profundo en un dedo y no podía usar el teclado.
    Bueno, ya veo que esta película te entusiasma porque parece que te ha costado contenerte. Esas son las películas buenas para mí, las que nos llegan de manera visceral.
    Probablemente haya mucho que comentar sobre este tema de erigirse en juez y verdugo y lo haré cuando la vea, ahora te dejo un comentario en la de Perdida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Lola,

      Uff, ¿qué daño no? Espero que ahora estés mejor. Ya te extrañaba por aquí.

      Sí, me gustó mucho. Es de esas que hablan de temas que no estás acostumbrado a ver de este modo (la venganza sale en todas partes, pero no tratada de esta manera) y que pensaba que ya no vería (hablo sin saber si existen otras películas de este estilo). Es divertidísima y no dejaba de sentirme algo identificado con según qué historias.

      Si la ves, sin duda alguna tendremos conversación para rato.

      Me alegro de tenerte otra vez por aquí. Espero te recuperes. ¡Un saludo!

      Eliminar
  2. La historia de esta película es interesante desde su inicio, vaya que si vale la pena es por el reparto por ejemplo no podemos deja de destacar la participación del actor Leonardo Sbaraglia a quien por cierto vemos en la actual serie O hipnotizador, hizo en este filme un personaje que destacará siempre en el cine argentino.

    ResponderEliminar