domingo, 19 de octubre de 2014

[Crítica serie]: "Death Note" de Tetsuro Araki

Jugando a ser Dios

¿Cuántas veces nos ha consumido la rabia y el odio? Las afrentas son dolorosas y la venganza, aunque servida en frío, es una delicatesen difícil de evitar. Es apetitosa y parece calmar nuestro dolor. Y qué decir del mal, esa maldad que presenciamos cada día a través de los medios; tenemos que aguantar cómo millares de inocentes mueren día tras día sin poder hacer nada. ¿Y los conflictos del día a día? Ese compañero de trabajo que te hace la puñeta, esa chica o ese chico que pasa de ti o esos vecinos incapaces de bajar el volumen de la música. Para algunos eso es insoportable. Es impotencia. Pero... ¿qué harías si hubiera alguna forma de intervenir en todo ello? ¿Qué harías si pudieras eliminar a quien quisieras sin apenas despeinarte? ¿Qué harías si pudieras repartir justicia? ¿Podrías llamarlo así o, por el contrario, estaríamos hablando de asesinato puro y duro?

Esa es la tesitura en la que Light Yagami se encuentra después de encontrar el cuaderno de muerte, un objeto que pertenece a los shinigami, una especie de dioses muy aburridos que se dedican a controlar la demografía del planeta escribiendo el nombre de humanos en sus cuadernos. Cuando tu nombre es escrito en una de esas libretas, ya no hay nada que hacer. Solo te quedan cuarenta minutos antes de morir de un ataque al corazón. Ryuk es uno de esos shinigami y está muy aburrido, por lo que deja caer un cuaderno a la Tierra para ver qué ocurre. Y este cae en manos de Light Yagami, un brillante estudiante japonés. 

Light está hastiado. Le repugna la sociedad en la que vive, profundamente discriminatoria y cruel. Está aburrido y le gustaría erradicar el crimen y el mal de la faz de la Tierra. Y ahora, con la libreta, solo necesita un nombre y un rostro para poner fin a todo eso. Escribe un nombre, el de un delincuente al azar que acaba de secuestrar una escuela. Cuarenta segundos después, comprueba que el delincuente ha muerto. De un ataque al corazón. Es a partir de ahí cuando se entrega a un frenesí asesino en pos de su ideal de justicia, pero… ¿dónde está la línea divisoria que separa a un malvado de un inocente? ¿Cuál es el meridiano que separa el mal del bien? Pero, ¿es lícito segar la vida de alguien por muy malvado que haya sido? El debate es sencillo, sobre todo de cara a la comunidad, por eso de las miradas de desconfianza de los demás y sus juicios, pero dentro de nuestros corazones…la cosa no es tan sencilla.

Pongamos un par de ejemplos. Imagina que un asesino está matando de forma indiscriminada a la gente de tu barrio. Un buen día, entra en tu casa y amenaza con matar a tu familia. Tienes la libreta a mano y, casualidades de la vida, sabes cuál es su nombre y has visto su rostro en otra parte. ¿Qué harías? Otro, otro. Están violando a una chica en un callejón. Tú puedes poner fin a eso, ¿qué harías? La ética y la moral son muy claras en según qué situaciones, pero a veces es algo mucho más complejo que “yo no mataría nunca a nadie porque está mal”. Sin embargo, el camino que emprende Light es un camino que solo conduce a un fin, dónde las situaciones no parecen estar tan claras ni ser moralmente dudosas. ¿Cuál es ese camino? Eso es cuestión de cada uno, pero creo está claro.


Solo por estas reflexiones, “Death Note” merece ser considerada como la gran obra de la animación japonesa que es. Pero, a parte del tema ampliamente desarrollado en los párrafos anteriores, “Death Note” es mucho más. Es personajes absorbentes, thriller puro y duro, giros de guion impresionantes, animación bien pulida. Diálogos bien elaborados. Adicción de la más alta calidad.

Sin embargo, después de cierto punto de inflexión, transcurrida ya la mitad de la serie, la idea va perdiendo fuelle y los síntomas de desgaste se hacen notar. Hay situaciones cogidas por los pelos, la frescura de antes queda algo diluida y los personajes dejan algo de su carisma aparcado, pero sigue siendo un entretenimiento notable. Sorprende, además, ver lo fiel que es la versión animada respecto la versión en papel en la que está basado, creada por Tsugumi Ohba e ilustrada por Takeshi Obata, en tanto que la esencia y la mayoría de los detalles se encuentran representados en ella. Sin embargo, el manga continúa siendo mejor, como en la mayoría de ocasiones, con unas tramas mejor desarrolladas y un dibujo realmente impresionante.

“Death Note” es una obra muy potente que desarrolla temas de gran interés y que sitúa al lector en el dilema moral de si haría lo mismo que Light o no, y de valorar las consecuencias de tomarte la justicia por tu propia mano. ¿Tú qué harías? ¿Te dejarías llevar por tus impulsos más oscuros o destruirías la libreta?

4 comentarios:

  1. Este anime lo vi con mi hija, a la que le entusiasmaba sobretodo el personaje de Light. Me pasó como a ti, a la mitad la serie perdí el interés sobretodo por las situaciones inverosimiles; lo mejor la tensión de thriller tan conseguida. Es que son muy buenos creando historias originales esto japoneses, y encima las desarrollan con una inteligencia y sensibilidad pasmosa.

    Recuerdo que mencionaste hace poco en alguna de tus críticas que las mejores ideas están en el anime ahora mismo. Yo lo veo así. Hollywood parece estar dando vueltas sobre sí mismo, repitiéndose y pretendiendo ser originales para luego fastidiarlo todo por yo que se que razón!.

    Desde luego que la idea principal en Death Note es jugar a ser Dios por eso el tema es tan poderoso. Una vez mas los japoneses se atreven a desarrollar una idea que está en la mente y la intención de las personas en una época u otra de nuestra vida y creo que es en la adolescencia cuando la tentación es mas fuerte, sobretodo por el sentimiento exacerbado de la justicia a esa edad.
    Es un tema profundo y, me parece que esencial el reflexionar sobre ello, ser conscientes de cual es nuestra posición personal al respecto. Especialmente con esta moda de tantas películas en las que los protagonistas se lanzan con bastante ligereza a la venganza personal o erigirse en jueces. La constante tentación humana.
    Me parece que es cuestión de madurez personal y de educación en el tema, de mucho diálogo, de darse cuenta de las consecuencias a largo plazo, y todo eso. A nosotros nos dio para muchas conversaciones.
    Una vez más Ivan, una crítica especialmente buena. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Buenas noches Lola,

    Siento haber tardado tanto en contestar tus mensajes. Esta es una de esas series que dan mucho juego, porque es un tema que provoca disparidad de opiniones al respecto. A mí Light me fascinaba, sobre todo durante el primer tramo de la serie, cuando se dedica únicamente a matar criminales, porque tenía unas ideas que siempre me habían rondado la cabeza. A medida que han pasado los años cada vez discrepo más de ese Light del principio (digo esto porque el Light de después es mucho más cruel y sus ideas y opiniones ya no están tan teñidas de ese idealismo vengativo, sino que ya mata para salvaguardarse y que no le atrapen). Aun así, siempre he tenido claro que hay crímenes y actos tan repugnantes que deben ser castigados. Y depende de cómo me levante, vuelvo a pensar como el Light del principio o como L. Lo que sí creo es que no sería capaz de segar una vida, aunque, como digo, es difícil decirlo sin verte en una situación dónde te veas empujado a actuar de una manera u otra. Por eso cito lo de los ejemplos.

    Lo que sí que no es defendible en modo alguno es que acabe matando a gente inocente, que es lo que acaba haciendo tan pronto como L estrecha el cerco a su alrededor. La postura de Light deja de ser defendible.

    Y bueno, es increíble ver cómo un tema como éste no se ha tratado aún en profundidad (que yo sepa) en Hollywood. Supongo que tienen miedo que un adolescente se lie a tiros por la calle luego de verla, como si hablar de estos temas fuera el causante de ese tipo de violencia y no la posesión de armas.

    Muchas gracias por los ánimos y por aportar tanto a través de tus comentarios. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Resulta que quien le entusiasmaba a mi hija era L. no Light, por Dios, que ha puesto el grito en el cielo: "Que nooooooooo, que era L quien me gustabaaaaa". En fin, y yo sigo confundiendo a los dos después de meses de haberla visto.
    Bueno, que llevas toda la razón, al principio solo mata criminales pero luego se le va la cabeza y se cree con capacidad y derecho a juzgar a cualquiera que no le convenía. Si esa es la tentación cotidiana.! No digo la de matar si no la de juzgar sin conocimiento real de los hechos.

    Hay bastante público entusiasmado con las películas de justicieros armados con pistolas, machetes o bombas. Yo prefiero las películas y series de detectives en donde se ve que los hechos son los que cuentan no las suposiciones. Ley y orden es una de esas series y también Crímenes Imperfectos de la Sexta. Pero me gustan mas series, hasta la del Inspector Brunetti, que era bastante muermo; siempre que el énfasis este en la investigación y no en el morbo de ver como descuartizan a la victima, disfruto con una de inspectores y detectives.

    Por cierto ¿Que tal la de Broadchurch? ¿Harás una crítica? ¿Te convence o no? ¿Y estas viendo The Wire otra vez?. Yo volveré a verla pero no la cuarta temporada sufrí demasiado viendo las circunstancias terribles de los niños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me extrañaba a mí; dudo que haya alguien a quién no le gustara L.

      A mí sí me gustan las películas de justicieros que se toman la venganza por cuenta propia. Sobre todo si han muerto sus seres queridos y esas cosas. Sobre las series que comentas, si no voy errado, "Crímenes imperfectos" es sobre hechos reales y las otras me aburren pq suelen seguir un esquema algo monótono. Si te soy sincero, ninguna serie de detectives ha llegado a entusiasmarme. No meto en el saco a "The Wire", que es una de las mejores series que he visto. La estoy viendo por primera vez y estoy terminando la tercera temporada (por eso puse la foto de la tercera temporada).

      Sobre "Broadchurch", aún no puedo decirte nada pq solo he visto un par de capítulos. Cuando acabe la 3ª de "The Wire" ya me pondré en serio con ella. Y sí, haré crítica. Aunque aún tardaré unas cuantas semanas. He leído por ahí que el final está muy bien, aunque vete a saber. Todo el mundo decía que "El puente" era increíble y a mí me pareció que estaba bien pero que no era para tirar cohetes.

      ¡Un saludo y gracias por comentar!

      Eliminar