miércoles, 8 de octubre de 2014

[Crítica libro]: "Los monstruos de Templeton" de Lauren Groff

Eh, ¡que esto no es lo que me habían prometido!

Qué tonto que fui al no fijarme en el
doble sentido del título. ¡Y yo que
pensaba que iban de luchar contra un
monstruito!
Todo lo que tenga un título tan sugerente como este atrae mi atención, así que cuando lo vi, fue un flechazo. No tardé mucho en pasar por caja con él (oh, qué recuerdos de la época precrisis), aunque después lo dejase aparcado por diversos motivos. Cuando lo reencontré por casa y lo leí...sólo podría definirlo con una palabra: decepción. Esta novela de la primeriza Lauren Groff no es un libro malo ni mucho menos, pero tanto el título como la sinopsis dan a engaño, a que nos hagamos una idea de lo que puede ser y no es. Pero vayamos por partes:

Confundida y agotada tras una desastrosa relación sentimental, Willie Upton abandona sus estudios de arqueología y cruza el país para regresar, en busca de sosiego, a su lugar de origen, el idílico pueblo de Templeton, en el estado de Nueva York. Sin embargo, al día siguiente de su llegada, la aparición del cadáver de un monstruo de quince metros en aguas del lago quiebra la tranquilidad del lugar. Por si eso fuera poco, Willie descubre que su madre, ex hippy y madre soltera, le mintió sobre la identidad de su padre, y lo máximo que ahora está dispuesta a admitir es que se trata de un hombre de Templeton.

El inicio promete. El monstruo y la investigación sobre la identidad del padre. Una chica que hace tiempo que vive aislada de su pueblo natal y debe volver, y con ello, integrarse otra vez. Pero aquí acaba el interés. Usando el esquema trillado, insufrible y que tanto me molesta de intercalar capítulos del presente con capítulos del pasado, vamos conociendo distintos personajillos de la historia familiar, con sus problemas y caracteres varios. Este estilo llega a aburrir por lo rutinario y esquematizado que resulta y por la gran cantidad de personajes del pasado que, hablando en plata, nos la soplan. Me da igual que me describas a decenas de personajes si muchos de ellos solo sirven para narrar un episodio concreto. Pero no solamente flojea en esas partes de relleno, las del pasado, sino que en los otros capítulos adolece de un ritmo lento y demasiado centrado en la personalidad "complicada" de la protagonista. Y eso sin contar el bluff que supone el monstruo, reducido a un mero extra que apenas sabemos qué pinta en la historia. Aun así, estas partes son las que hacen que uno quiera continuar leyendo y no abandonar a las primeras de cambio.

En lo tocante a los personajes, la mayoría están más o menos bien perfilados, pero resultan tópicos en algunos casos y, como ya he apuntado antes, prescindibles. La protagonista que no sabe lo que quiere y con un conflicto existencial algo trillado, el antiguo guaperas del pueblo que ahora es un fracasado, etc. Yo destacaría el personaje de la madre, que me pareció bastante original. Pero el problema viene con los del pasado, que rayan el tópico de cualquier novela de época: la típica ama de llaves hiperestricta, el hombre que-parece-noble-pero-que-no-lo-es, la esclava sensual con un lado oscuro. Vamos, un derroche de originalidad.

En conclusión, un libro aburrido y que genera poco interés para saber qué ocurrirá, además de engañoso respecto a lo que promete. Puede entretener en los fragmentos del presente, básicamente por el buen hacer narrativo de la autora, pero no ofrece nada que no hayamos visto en otras obras de la misma índole.


P.D. Como buen biólogo que soy, no puedo dejar de mirar con recelo a la querida Lauren Groff, con su alegato anticientífico que poco viene al canto hacia el final. Por favor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario