miércoles, 13 de agosto de 2014

[Crítica película]: "La propuesta" de John Hillcoat

La timada

Espero, Hillcoat, que todo lo bueno de
tu adaptación de "La carretera" no se
deba solamente al libreto del que partes...
 
De John Hillcoat solo había visto la adaptación para la gran pantalla de "La carretera", de la que hablé en el segundo número de la revista Argonautas y que pronto publicaré por estos lares, y me encantó. Hillcoat había dirigido antes "La propuesta", de la que os hablaré en breve, y más tarde, en 2012, "Lawless", que aún no se ha estrenado en nuestros cines. Pero vayamos al meollo de la cuestión. ¿Es "La propuesta" tan buena como "La carretera"? Ni mucho menos. De hecho, es bastante flojilla.

El capitán Stanley (Ray Winstone) ha capturado a dos hermanos forajidos. Al hermano mediano, Charlie Burns (Guy Pearce), le propone un trato: si quiere evitar que ajusticien a su hermano pequeño, tendrá que entregar su hermano mayor, Arthur Burns (Danny Huston), a las autoridades, pues está acusado de asesinar salvajemente a un matrimonio. Así pues, a Charlie se le plantea un dilema moral de difícil solución: salvar a un hermano y condenar al otro a la horca.

"La propuesta" hace aguas por todos lados, así que intentaré ser esquemático para no perderme en la maraña de errores:

- Un guion y un montaje pésimos. Las escenas se suceden una detrás de otra sin estar bien encajadas las unas con las otras, sin nexos de unión que den algo de empaque a lo que se está viendo en pantalla. De esta manera, no llegamos a comprender los vínculos que hay entre los hermanos, ni sus antecedentes, ni porqué hay escenas que ocurren de un modo y no de otro. Hay escenas que deberían ser poderosas y no lo son, como el tramo final en el pueblo y en la casa del sheriff, y otras intrascendentales y alargadas en exceso, como las que involucran al personaje interpretado por John Hurt, por poner un ejemplo. Hay varias tramas que se van desdibujando a medida que el metraje va avanzando, sin saber muy bien qué es lo que quiere contarnos Hillcoat exactamente. Si ahondar en un dilema tan difícil como el que le es planteado al protagonista, si mostrarnos los intentos del sheriff de pacificar una zona violenta como la de la Australia del siglo XIX o hablarnos, simplemente, de la violencia y de los vínculos familiares. Ni idea, la verdad. Después de una hora de metraje, uno no sabe en qué centrar su atención y acaba desconectando.

- Esto hace que sea aburridísima. Los altibajos en el ritmo, consecuencia de un montaje de escenas, valga la redundancia, muy mal montado, provocan que haya tramos donde la película no avanza, recreándose en lo innecesario o lo redundante, y otros donde todo sucede con excesiva rapidez, allí donde sería necesario detenerse más.

¡Ay! ¿Pero quién es el de la derecha? Ah, sí, el hermano mayor

- Personajes poco o nada desarrollados; la personalidad de los tres hermanos está muy desdibujada y en ningún momento llegamos a entender sus decisiones, ni cómo son realmente. Es cierto que el hermano menor no tiene mucho más juego que el de interpretar al típico jovencito cagado, pero el mediano y el grande deberían ser el corazón de la película, centrarse en ellos para trabajar el dilema que le es planteado a Charlie, pero como apenas aparecen y cuando lo hacen es para protagonizar escenas donde no nos es revelado demasiado, acaban convirtiéndose en planos. Los secundarios, tres cuartos de lo mismo. El capitán Stanley está bien perfilado, pero el problema es que sus convicciones están en otro plano diferente al eje central de la película y nos acaban importando poco o nada. De la pandilla del hermano mayor, de los demás agentes de la ley y de John Hurt mejor ni hablar, porque sus papeles acaban siendo anecdóticos e irrelevantes para el devenir de la trama.

Pero, ¿qué tiene de bueno? Digamos que aquí voy a ser muy breve.

- Un inicio prometedor.

- Un buen reparto y unas buenas actuaciones, en especial la de Ray Winstone.

- Una fotografía impecable.

En conclusión, una película fallida en muchos sentidos y que no se salva a pesar de unas buenas actuaciones y una primera media hora acertada. La idea principal acaba desvirtuándose por la incapacidad del director de centrarse en algo concreto y por un guion y un montaje pésimos. Eso provoca que sea aburrida y acabe importándote un comino cómo acabará todo. Para nada recomendable.

6 comentarios:

  1. Los trailers engañan muchísimo. He visto el trailer de esta y de Lawless y parecen buenas, lo que tienen en común es bastante violencia explícita. Ya sé que esto no asusta para nada hoy día pero si encima la película es mala las escenas de violencia, si son gratuitas, pueden resultar porno al fin y al cabo.
    Lo que nosotros hemos discutido muchas veces sobre esto es que la violencia en las películas como Death Proof, Reservoir Dogs y Sin Perdón son sobre vidas violentas y sus consecuencias por tanto, y como están bien hechas, las escenas mas duras tienen sentido. En esta película ¿cómo lo has visto tú?
    Por cierto hemos visto el remake de Sin Perdón de Watanabe y parece calcada de la de C. E. pero es ambiente japonés y un final mas duro y realista que el de Eastwood ...y mira que parecía imposible.

    ResponderEliminar
  2. A mí me gusta que se usen escenas violentas en relatos donde esté justificada, como bien dices. Ahí está, por poner un ejemplo, "No es país para viejos". Habla de la violencia sin sentido y verás violencia sin sentido. En el caso de "La propuesta", tal y como va transcurriendo la película, se nota que esas escenas están metidas con calzador y no añaden ningún matiz a la historia. Hay un momento de la película dónde le revientan la cabeza a un aborigen y me pareció tan fuera de lugar que en ningún momento me provocó ninguna sensación.

    Me apuntaré el remake que comentas. A mí "Sin perdón" me gustó, pero tampoco me llegó a entusiasmar.

    ¡Un saludo y muchas gracias por comentar! ;)

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo con lo de "No es país para viejos". Es un ejemplo de película lograda en lo que pretende y la violencia es esencial.
    He tardado mucho en comprender la violencia en el cine y todavía hoy no las acepto sin cuestionarlas a fondo. Nunca me entusiasman por muy perfectas que sean aunque admiro mucho la valentía de los directores y guionistas que se lanzan a explorarla con lucidez.
    "Infierno blanco" es otra de las películas violentas que eligieron mis hijos - que no tienen los prejuicios de su madre- en la que la esencia del guión es una reflexión sobre la capacidad individual de lucha por sobrevivir. No es perfecta pero logra transmitir la idea y da materia de reflexión que es lo que mas me gusta.

    ResponderEliminar
  4. Buenos días,

    Creo que en este sentido me pongo del lado de tus hijos; no tengo muchos prejuicios en este sentido. Me gusta ver violencia, si ésta tiene un sentido, como ya comentábamos en los comentarios anteriores, pero nada de cosas retorcidas y gratuitas. Por ejemplo, no tolero el gore. No es que me de miedo, sino asco. No le veo el sentido a eso y rehúyo cualquier película que abuse de la casquería y la sangre.

    Sobre "Infierno blanco", coincido al cien por cien. No es perfecta, pero creo que tiene un tema potente y que sabe transmitírtelo a la perfección. La primera parte de la película, cuando el tema aún no ha cobrado fuerza, me pareció flojísima, pero a medida que cada vez van quedando menos y se desmarca un poco del relato habitual en aventuras de este estilo, es cuando va ganando enteros. Escribí sobre ella en este enlace:

    http://www.elblogdeivanrumar.com/2013/11/critica-pelicula-infierno-blanco-de-joe.html

    No sé si la habrás leído. ¡Un saludo y muchas gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  5. Pues no lo había leído pero coincido contigo, el tema es muy potente aunque no sea perfecto. A nosotros nos gusto mucho incluido el final abierto del estreno, que es en definitiva el que cuenta. Los finales alternativos me parecen un querer contentar a todo el mundo.
    A mi hijo le gusta J. C. y se queja de que bastante gente no sepa apreciar el fondo de sus películas, de que se queden en la superficie y no se le valora bastante.

    ResponderEliminar
  6. Pienso lo mismo sobre los finales alternativos. En este caso, sembrar la duda en el espectador y dejar que saque sus propias conclusiones la eleva por encima de los entretenimientos pasajeros con una trama similar.

    Si te soy sincero, yo de Carnahan solo he visto ésta y "El equipo A". Y esta última era flojísima. Sin embargo, me apunto algunas de sus anteriores para darle una oportunidad y formarme una opinión más sólida.

    ¡Un saludo Lola!

    ResponderEliminar