miércoles, 20 de agosto de 2014

[Crítica película]: "La carretera" de John Hillcoat

Yo soy postapocalíptico. ¿Y tú?

El mal siempre gana...bueno, casi
siempre
¿Quién no se ha sentido un poco postapocalíptico en algún momento de su vida? ¿Quién no ha disfrutado, aunque solo fuera en el recóndito mundo de las neuronas, viendo el mundo arder? Es cierto que a ninguno de nosotros nos gustaría vivir en un mundo con un cielo cubierto de ceniza, pero hay momentos en los que uno tiene la necesidad de ver cómo serían las cosas si un buen día se detonaran tres o cuatro bombas nucleares o un gobierno totalitarista se hiciera con el control de todo el mundo. Por suerte, hay un invento llamado cine que nos permite vislumbrar esos mundos sin tener que sufrir los inconvenientes de la lluvia radioactiva o de un toque de queda excesivamente restrictivo. Las hay en abundancia y de diversa índole, tantas como maneras de destruir el mundo, pero hoy me centraré en una particularmente cruda a la par que verosímil: "La carretera", de John Hillcoat.

Hay algo en los parajes grisáceos de "La carretera" que remueve algo en el espectador. Es un mundo descarnado, duro, extremo. Hay bandas de caníbales que devoran niños y hombres. La tierra ha sido tan esquilmada y saqueada que ya apenas hay recursos para sostener a los últimos supervivientes. El sol es un recuerdo del pasado y la ceniza cae del cielo sin descanso. La tierra está envuelta en un manto frío y los ríos bajan contaminados. No hay animales y los árboles hace tiempo que se secaron. En un mundo como este, un padre y su hijo emprenden un viaje hacia el sur en busca de un lugar mejor, una suerte de tierra prometida. El viaje es arduo y desesperante. Solo tienen la interminable carretera como punto de referencia en un vasto país que ya no es ni siquiera la sombra de lo que había sido.

"La carretera", más allá de los detalles puramente postapocalípticos, tal y como ocurre muchas veces en las obras de ficción especulativa, empuja al ser humano a enfrentarse a un terrible dilema: sucumbir a sus instintos más oscuros o luchar contra ellos. El verdadero viaje que emprenden padre e hijo no es otro que un viaje en pos de la bondad humana, de la inocencia. El padre es un guardián que preserva "el fuego" de la oscuridad, que se aferra a la carretera como si se aferrara a uno de los últimos vestigios de la humanidad. Que busca un lugar donde esa brizna de bondad humana casi extinta, encarnada por su hijo, pueda sobrevivir, aunque parezca que el mundo se ha entregado sin reservas a la maldad.

La obra homónima de Cormac McCarthy en las que se basa el film encierra un pesimismo y un asfixiante desasosiego que la película no es capaz de transmitir en todo su esplendor. La fría narración, los paupérrimos diálogos y el abundante léxico para describir de mil y una formas el apocalipsis que deben presenciar los protagonistas ayuda al lector a sumergirse en un mundo más tenebroso y ceniciento que el de la película. Explora más situaciones que la misma; como en todo resumen, se pierden los detalles, pero como adaptación funciona a la perfección y sabe copsar la esencia del relato de McCarthy. Y eso sin desmerecer las increíbles actuaciones de Viggo Mortensen, Kodi Smith McPhee y la retahíla de secundarios que pueblan el viaje, la conseguida ambientación o lo bien estructurado que está el guion.

"Cuando todos hayamos desaparecido entonces al menos no quedará nadie aquí salvo la
muerte y sus días también estarán contados. En medio de la carretera sin nada que hacer y
nadie a quién hacérselo."

Pero lo más importante de todo, tanto en la película como en el libro, es que el espectador es arrojado a reflexionar sobre cuál es la verdadera naturaleza del ser humano. Que el espectador, o el lector, se haga preguntas: ¿Sería tan fuerte como el padre o sucumbiría a la maldad inherente al ser humano? ¿Sería capaz de soportar eso y albergar esperanzas, como el padre, o me rendiría, como hicieron otros muchos antes? ¿Me dejaría llevar por el lado oscuro de la condición humana o pondría fin a mi existencia? 

McCarthy tiene la firme convicción que el ser humano es malvado por naturaleza, capaz de lo peor cuando se le pone en la tesitura de tener que escoger entre su supervivencia y la de los demás. Pero también cree que en la más completa de las oscuridades reside una brizna de esperanza, algo que se resiste a sucumbir a la bestia que hay dentro de nosotros. ¿Vosotros qué creéis? Yo ya tengo una opinión formada y casa muy bien con la de McCarthy. Pesimista que es uno.

8 comentarios:

  1. Ivan te envié dos comentarios sobre Murakami en la entrada de After Dark y no aparecen. ¿Donde está el problema? Los comentarios en The Proposition ya veo que están. Tengo bastante que comentar en esta entrada pero ni me lo planteo por ahora por si también "desaparece".
    Creo que el hecho de que no te avise por email es porque lo has desactivado sin darte cuenta en la configuración o porque le has puesto pendiente de aprobación.
    Bueno, allá voy, pulso publicar...........

    ResponderEliminar
  2. Buenas! Pues los de Murakami no los he recibido. Tengo activado lo de pendiente de aprobación pq así me avisa cuando entro en blogger y solo me constan los de "La propuesta" y este; los de "After Dark" ni rastro. Ni en pendiente de moderación, ni en spam. Quizás debe haber sido algo relacionado con lo de la palabra de seguridad o algo...Volví a activarlo pq se me publicaban comentarios spam sin darme cuenta.

    Siento que no se hayan publicado. Si recuerdas qué me decías en él, te animo a que vuelvas a comentar.

    ¡Un saludo y perdona las molestias!

    ResponderEliminar
  3. Bueno Ivan, este comentario es la versión corta de mi punto de vista pero te voy a mandar la larga por correo porque el tema se las trae y por si sigo con los problemas al publicar el comentario.

    No he leído la novela pero mencionas que el autor es pesimista respecto a la condición humana. No te digo nada esa frase que has colocado a pie de página, que supongo son las palabras finales en el libro.
    Bueno pues a mi me parece que el planteamiento de la reflexión es erróneo. Creo que se equivoca al dar por hecho que la naturaleza humana es estática, hecha y acabada, incluso predeterminada. La condición humana, la naturaleza humana no es algo fijo, ni estático, se está formando desde hace millones de años y seguirá formándose mientras haya futuro, el cuál depende exclusivamente de "los guardianes del fuego". Sólo la fe y la esperanza lo hacen posible.
    De todos modos hay algo que obvia y es que esa naturaleza humana, que el rechaza, es la que ha hecho también cosas extraordinarias, es maldad a veces y es generosidad otras y sigue forjándose en las dos.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, el punto de vista de McCarthy gira alrededor de que hay briznas de bondad en un campo de maldad. De hecho, eso que comentas se refleja en la novela. Los dos protagonistas son guardianes del fuego, capaces de hacer cosas extraordinarias en un mundo horrible; solo hay que ver al niño, que está pendiente siempre de ayudar a todos con los que se topan. Hay mucha gente malvada por ese mundo, pero si te fijas, casi todos los encuentros que tienen son con gente que no quiere hacerles daño (SPOILER: el anciano, el negro y la familia del final). Creo que no se estanca en decir que la humanidad es solamente malvada: quiere decirnos que en circustancias como esa, una gran multitud de personas se convertirían en malvadas, otras pocas en buenas y otras muchas más se quitarían la vida. Su punto de vista es pesimista, sí, pero no la rechaza y solo hace falta ver quiénes son los protagonistas y cómo actúan.

    Y la frase a pie de foto no son las palabras finales del libro; están extraídas de un pasaje intermedio.

    Leeré tu correo y continuamos por ahí. Me encantan este tipo de discusiones ;)

    ResponderEliminar
  5. Entonces, si te he entendido bien, el pesimismo de McCarthy (y el tuyo) ¿es una cuestión de porcentaje?

    ¿se debe a la convicción de que la mayoría de los pacíficos ciudadanos del presente, en una circunstancia similar, nos volveríamos bárbaros?

    ¿y que ese cambio de la mayoría se debe a que la naturaleza humana es noventa y pico por ciento malvada y el resto buena?

    Ese "campo de maldad" ¿que es en concreto, en donde lo sitúa, en la cantidad de personas embrutecidas o en la naturaleza del corazón humano?

    ¿Creé el optimista que la naturaleza del hombre es sobretodo buena y el pesimista que la naturaleza del hombre es, sobretodo, malvada?

    Si yo digo que soy optimista respecto al futuro del ser humano ¿deducirías tu que es porque creo en la bondad de la naturaleza humana o en la bondad de la mayoría?

    Porque la cuestión es que no soy ni lo uno ni lo otro porque no creo, ni lo uno, ni lo otro. La cuestión es que no creo. Lo que sé es que el pesimismo es un callejón sin salida. En el no hay esperanza y por eso no conduce al futuro. Y el optimismo es inocente, no ve la realidad completa. Lo que sé es que se trata de sentir que el sufrimiento es parte del camino, de la carretera de la vida, del pasado, del presente y del futuro. Igual que lo es el amor. Esto va junto. No funciona lo uno sin lo otro. Porque esa tensión es la que hace evolucionar, a la fuerza, la naturaleza movible, cambiante del ser humano.

    Esa frase terrible de la foto ¿no sugiere que es preferible un mundo sin personas y sin carretera,
    sin futuro y así la maldad no existiría y que da igual que la bondad y el amor sucumban también?

    ¿No hay en esa frase ira justiciera de "angel exterminador"?

    Por cierto, ¿cuál es su contexto en el libro? Parece la voz del narrador, por eso supongo que es la opinión de McCarthy

    ***********

    PD. He pensado que la discusión queda mejor en la página de la película porque enriquece tu análisis. ¿Estás de acuerdo de que sigamos aquí? .

    Te envío de nuevo el comentario porque tengo dudas de que lo hayas recibido. El problema está en la sincronización de mi navegador con las dos cuentas de google que tengo.

    ResponderEliminar
  6. Digamos que yo creo que en circunstancias como las de la obra (pensemos que hay escasez de alimentos, de agua y de todo) habrá muchos que harán lo que sea para sobrevivir, porque eso es algo innato en la raza humana, y entre esas cosas habrá cosas malas. También los habrá que no sean capaces de nada malo. Ni idea del porcentaje de cada uno. Pero sí tengo una cosa clara, los primeros ganarían en circunstancias como las de la novela. De calle. Así que respondiendo a la primera pregunta: rotundamente sí. Somos pacíficos porque son las circunstancias que nos toca vivir e incluso en circunstancias como éstas ocurren muchas atrocidades a diario. No quiero imaginarme (y si lo hago, coincido plenamente con McCarthy) qué ocurriría en un mundo devastado.

    Y el punto de vista de McCarthy se sitúa en la naturaleza del corazón humano. Dice que en todo el mundo hay una maldad innata, pero no dice que todos seamos capaces de dejarnos llevar por ella o sucumbir plenamente a la misma. De hecho, se nos cuenta que mucha gente fue asesinada tiempo atrás, o que directamente se suicidó para no tener que contemplar lo que ocurría. No dice que todos sean malvados, pero sí incide en que el ser humano puede caer fácilmente en su lado oscuro en circunstancias que le empujen o le faciliten serlo y en eso estoy de acuerdo.

    Y la frase del pie de foto...bueno, son los pensamientos del padre y son muy comprensibles si tenemos en cuenta las penurias y los calvarios que tiene que pasar a diario. Tiene momentos de debilidad, dónde cree que todo está perdido, y otros momentos de esperanza, dónde cree que aún hay alguna posibilidad. Como en la vida real, pasamos por momentos más bajos y otros más altos y, en mi opinión, reflexiones como la suya enriquecen el personaje y no lo polarizan en 100% optimista o 100% pesimista.

    Me parece perfecto continuar por aquí y sí, he recibido el mensaje correctamente. Y otra cosa. Te invito a leerlo. Es mucho más rico en matices y situaciones que la película.

    ResponderEliminar
  7. Hola Ivan. Gracias por la recomendación me lo apunto porque me parece muy interesante y la novela seguro que tiene mas matices.

    Respecto a la película creo que tengo que aclarar que no cuestiono al padre ni la historia y tampoco al autor, si, como tu aclaras, esa frase no es del narrador sino del padre. En ese caso es muy comprensible que él lo diga .

    Pienso como tú respecto a que, en esas circunstancias extremas, la mayoría actuaríamos como bárbaros. Sobre eso tengo pocas dudas. Nuestro comportamiento esta condicionado por las circunstancias la mayoría de las veces. Para mejor y para peor.

    De lo que no estoy segura es de que de eso se deduzca que el ser humano es malvado por naturaleza

    Donde yo discrepo, porque pienso que confunde, son expresiones como "maldad innata" o "bondad innata" o " la malvada naturaleza humana". Y aquí ya no hablo de la película, ahora estoy en plan filosófico.

    Decir "malvada naturaleza humana" tiene implicaciones muy fuertes. Naturaleza, en este contexto, significa "esencia y propiedad característica de cada ser". Nada menos.
    Entonces, lo que yo entiendo cada vez que leo esa expresión es esto: La característica esencial del ser humano es la maldad.

    Otra lectura es : la característica esencial de algunas personas es la maldad.

    Lo que yo pienso es que esta naturaleza humana nuestra es de múltiple características y estas aparecen en distintos grados según la persona y, además, no es fija porque cambiamos: hay asesinos conversos y al contrario, etc. y, estamos contruyéndonos a través de la historia.

    Yo lo dejaría en que las personas actuamos como bárbaros unas veces, como idiotas otras, como santos las menos, etc. El énfasis está en el acto no en el ser.

    ¿Porque considero esto importante? . Una definición contiene implícita la esperanza y la otra conduce a la desesperación. Y es necesario recordar que la idea de naturaleza humana en plan determinista es cristiana protestante y la idea de naturaleza cambiante es cristiana católica. Creo que según hayamos interiorizado una u otra eso es lo va a condicionar nuestra respuesta a las circunstancias. Desde hace un par de siglos es la idea determinista la que, a través del arte y algunas filosofías esta popularizándose y me parece que, a la larga, eso va a volverse en contra de todos.
    Esta es precisamente la razón por la cual lo hablo contigo ya que eres escritor.

    Si relees el comentario del otro día verás que las preguntas que formulo están mas relacionadas con esta expresión que con la película.

    ResponderEliminar
  8. Mmm ahora he entendido lo que querías decirme. Vale, creo que tienes razón. Pero como tu dices, la naturaleza humana tiene múltiples facetas y una de ellas es malvada, en mi opinión. A eso me refiero cuando uso esas expresiones. No que seamos 100% malos, ni mucho menos. Ni que durante nuestra vida todos vayamos a cometer atrocidades. Pero sí que tenemos un potencial oculto para hacer el mal que, en esas circunstancias, puede aflorar fácilmente. Si esa es una corriente determinista o no, sinceramente, no tengo ni idea. Porque no tengo los suficientes argumentos para aportar algo más. Pero me parece muy interesante, puesto que estos debates me encantan.

    Muchas gracias por estas reflexiones.

    ResponderEliminar