domingo, 17 de agosto de 2014

[Crítica libro]: "After Dark" de Haruki Murakami

Sencilla y perfecta

"Al final, todo se desarrolla en un
lugar inalcanzable"
"After Dark" es mi primera aproximación al genio de las letras japonesas y estoy muy satisfecho. Haruki Murakami ha escrito trece novelas, tiene varias recopilaciones de relatos cortos y algunos ensayos la mar de interesantes, pero yo no había leído nada de él aún. Miento. Empecé "Kafka en la orilla" y no lo aguanté. Cosas de la edad, imagino. Desde entonces había recelado un poco de él, pensando que ya le leería en otra ocasión, hasta que cayó en mis manos "After Dark" después de la visita de rigor a la biblioteca. Lo tomé prestado en catalán, sin darme cuenta, y cómo suelo leer en castellano pensé: bueno, ya lo cambiaré el próximo día. Sin embargo, la curiosidad me pudo y estoy encantado. Comparando con mi ejemplar de "Kafka en la orilla", creo que la traducción al catalán es mucho mejor y que sabe transmitir mejor las palabras e ideas del japonés. Opinión de tipo que no tiene ni idea de traducciones, ojo. Dicho esto, no me alargo más y paso ya a la sinopsis y mi opinión personal.

Cae la noche y Mari está sentada en un restaurante solitario. Tiene previsto pasar toda la noche leyendo, fumando y bebiendo café, hasta que salga el primer tren de la mañana. La noche transcurre lentamente hasta que Takahashi, un conocido de su hermana y suyo, irrumpe en el restaurante y se sienta con ella con el ánimo de charlar. Por otro lado, la hermana de Mari, Eri, duerme profundamente en su habitación ajena a los acontecimientos que pronto alteraran su sueño.

"After Dark" es una novela redonda de principio a fin, con varias tramas bien hilvanadas que van entrecruzándose hasta llegar a un final muy coherente. No abusa de interconectar a los personajes a través de escenas retorcidas y giros de guion imposibles, y en muchos casos ni si quiera llegan a ser conexiones propiamente dichas. Es mucho más sutil y real. "After Dark" también es una novela sencilla, con una trama sencilla, pero con la esencia de las grandes historias que no necesitan de demasiados rizos para llegar al lector. Es una historia de personajes sin rumbo que se encuentran en el amparo de la noche, y a medida que ésta va transcurriendo y los personajes van confiándose los unos a los otros, se va desvelando cuáles son los motivos que empujan a cada uno de los personajes a ser cómo son. Todos tienen espinas clavadas que les obligan a vivir de noche, ocultándose de los demás y cargar con sus fracasos y sus problemas. Todos tienen algún secreto que les atormenta y la noche durante la que transcurre la novela acaba convirtiéndose en el momento para poner fin a sus inseguridades y construirse una identidad propia. Murakami controla muy bien el tempo narrativo y el saber desgranar poco a poco qué se esconde detrás de sus personajes, hecho que consigue mantener el interés del lector sin que este decaiga en ningún momento.

Además, juegan mucho a su favor los diálogos ágiles y bien construidos, una capacidad descriptiva muy rica y rayando lo mágico y un desarrollo de personajes gradual y coherente. Pero uno de los puntos más interesantes de "After Dark" es el componente mágico que toma protagonismo en los capítulos que tienen lugar en la habitación de la hermana de Mari. Murakami se vale de otras realidades, de ese lado oscuro que no siempre vemos y que puede llegar a arrastrarnos en nuestros momentos más bajos, para contarnos cómo las personas pueden llegar a desaparecer cuanto más se desconectan de sus seres queridos. Recuerda, salvando las distancias, a David Lynch y sus logias y sus mundos oscuros subyacentes a la realidad.

En conclusión, una novela sencilla y redonda. Personajes interesantes, bien escrita y capaz de mantener el interés del lector de forma continua sin que éste decaiga. Muy recomendable si te gustan las historias sencillas y profundas con un toque mágico.

13 comentarios:

  1. Hace mucho que quiero leer algo de Murakami, pero no sé por qué siempre lo voy retrasando. Tengo "Tokyo Blues" y por unas cosas o por otras nunca me pongo con él.

    No conocía "After Dark", pero con tu crítica me han entrado muchísimas ganas de leerlo, así que me lo apunto pero ya.

    Gracias por no dejar de engordar mi lista de pendientes (nótese cierto reproche xD)

    Un saludo Ivan!

    Pd: Como te vuelva a oír utilizar el término "alquilar" para una biblioteca... ¬¬

    ResponderEliminar
  2. Te he dejado otro comentario en la entrada anterior.
    Leí tu crítica en el enlace de la revista y me pareció muy buena. Dejo pendiente el comentario para cuando lo pongas aquí

    ResponderEliminar
  3. Hola Coral!

    A mí me pasaba lo mismo. Siempre decía: voy a leerle sí o sí, que seguro que es buenísimo. Y siempre lo dejaba para más adelante, hasta que al final me animé y mira, muy contento. Sobre la lista de pendientes, lo mismo te digo ejem ejem.

    Por cierto, para cuándo la segunda parte de "Geralt de Rivia"? Creo que quedó algo colgado, no?

    Un saludo Coral!

    P.D. ALQUILAR.

    ResponderEliminar
  4. Hola Lola!

    Muchas gracias. Espero ese comentario, como muy bien sabrás.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Hola Ivan!

    En cuanto tenga un hueco me leo algo de Murakami, que mis últimas lecturas han sido casi todo fantasía y SciFi y ya me apetece cambiar un poco de género.

    El de "Geralt de Rivia" cuando quieras! Ahora tengo otro pendiente que empezar, pero después de ese estoy libre. Ya es hora de saber qué pasa con el brujo.

    PD: Sabiendo que he estudiado sobre eso, cómo te atreves a llevarme la contraria! ¬_¬

    ResponderEliminar
  6. A mí también me apetecía un cambio de género (qué mal suena eso eh?) con tanta fantasía. De hecho, mi género favorito es la novela contemporánea y llevaba ya tiempo sin coger uno (bueno, "La carretera" es considerado novela contemporánea y "Por si se va la luz" era tan peñazo que no lo pude acabar). Luego vendría la fantasía. De este grupito tengo pendiente leer a Geralt y el primero de "Mundodisco".

    Pues cuando acabe de leer el que estoy leyendo (es larguito) te lo recuerdo.

    Buenas noches Coral!

    PD: ALQUILAR!!!

    PDD: Ya lo he cambiado:P

    ResponderEliminar
  7. Ivan, he leído tres de M.: Tokyo Blues, Sputnik mi amor y De que hablo cuando hablo de correr. Este último escribe sobre sus experiencias de entrenamiento de marathon y explica la relación entre su trabajo de escritor - imaginar, reflexionar, etc. - y correr. Muy ameno e interesante.

    Respecto a T. B. creo que has dado de lleno en la esencia de la historia cuando dices : "...como las personas pueden llegar a desaparecer cuando se desconectan de sus seres queridos". En Sputnik, mi amor" también trata de lo mismo con más profundidad, bastante mas. Y en ambas novelas a mi me queda la sensación de la imposibilidad de una comunicación real constante entre los protagonistas, se dan momentos pero la sensación es de que cada uno habita irremediablemente en su propio mundo y es como si carecieran de recursos o habilidad para llegar a sentirse unidos entre ellos a pesar de compartir bastante.
    Lo que me impresiona de M. es su capacidad de comprensión de la mente humana, con que exactitud describe su vagar y como llega a perderse en sí misma. M. sin embargo tiene una mente extraordinariamente lúcida, capaz de tratar con la realidad como un samurai, implacable en sus descripciones. Esto me parece que es lo que me impidió empatizar con los protagonistas aunque, de todos modos me quedó una sensación melancólica con ambos historias recién leidas. Mucho tiempo después lo que recuerdo de todo ello, lo que me queda no son las historias sino a Murakami su mente, su manera de escribir, de describir y analizar. La manera "sencilla y perfecta" de escribir que tu mencionas.

    ResponderEliminar
  8. Sin haber leído ninguna de las obras que tú mencionas, en "After Dark" tuve la sensación que los individuos con esferas similares se atraían. Estaban indudablemente entrelazados, y aquellos que eran diferentes a ellos, no. Es por eso que algunos llegan a encontrarse y reencontrarse varias veces y otros que no.

    El próximo que leeré será "Tokyo Blues" y ya me fijaré en eso que comentas. Sobre las descripciones, me encantan. Son precisas y, a la vez, mágicas. Y eso no me impidió empatizar con los personajes. De hecho, me sentí identificado con diferentes facetas de muchos de ellos. Pero habrá que ver en sus otras obras.

    Muchas gracias por comentar, como siempre.

    ResponderEliminar
  9. Siento la confusión Ivan. Después de cortar y pegar unas seis veces, para ver si se publicaba el comentario, debí despistarme.
    Una de las frases que se perdieron es la de que After Dark aún no lo he leído y que la esencia de las tres historias son similares en cuanto a que hay alguien que termina desconectando de sí mismo porque deja de estar conectado al otro.
    En cuanto a lo que dices que estaban indudablemente entrelazados, es verdad, hay lazos entre ellos, sin embargo, no resultan lo bastante sólidos -amorosos- como para ayudarles a superar las circunstancias personales. Compartir, comparten, hay mucha afinidad pero, resulta evidente que no es suficiente la experiencia del otro. No se fortalecen mutuamente. Se sostienen sólo cuando están juntos y, por los sucesos, no parece que lleguen a conocerse profundamente para ser personas que se aman.
    Gracias a ti por compartir


    ResponderEliminar
  10. Pronto leeré "Tokyo Blues" y retomaremos esta discusión, que ahora pocos argumentos puedo esgrimir para debatir. Algo que sí he oído por ahí es que los libros de Murakami están empezando a parecerse demasiado entre sí y que leído uno, leídos todos. Espero que esto no sea así. ¿Tú has tenido esa sensación?

    ¡Un saludo Lola!

    ResponderEliminar
  11. No, todavía no, sólo he leído dos novelas. Voy a leer esta de After Dark y ya te diré.

    ResponderEliminar
  12. Bueno Ivan, ya he leído After Dark, de noche y de un tirón.Muy bien escrita y muy interesante. Lo que me sorprendió desde la primera página fue la manera de contar la historia, el narrador es diferente, Este no es el Murakami de las otras novelas. Tiene los mismos ingredientes pero el fondo ha cambiando mucho. La segunda sorpresa ha sido mas grande porque se muestra mas humano.
    Esto es lo que yo echaba de menos en las anteriores y te decía en el otro comentario.

    Murakami parece ver la ciudad, en esta historia, como una monstruosa y gigantesca criatura viva que devora y se alimenta de los seres mas débiles que la habitan. En sus arterias la mayoría de los encuentros que suceden son fortuitos, breves, pasajeros. Parece sugerir que las personas, especialmente los jóvenes, cuya identidad está formándose son los que mas peligro corren por ser los más vulnerables y los que menos recursos tienen para enfrentarse a ella ; de ahí el vacío en el que la mente, "la habitación" de Eri Asai, se encuentra (no hay un yo formado) y la razón de que ella no quiera despertar.

    Mari, la hermana ha tenido mas suerte, sabe quien es, por tanto no carece de recursos para aventurarse en la noche,en las tinieblas, dentro de la ciudad . Y es por eso que se reconoce en las otras personas que conoce (la chica china). Entre ellos se ayudan, se apoyan, se reconocen y se explican a sí mismos.
    Creo que los reflejos que se quedan en los espejos después de haberse ido los que se miraban en ellos son una metáfora de la huella que dejamos en los demás, lo sepamos o no. Para bien ( Mari Asai) o para mal (Shirakawa)
    Mari puede acercarse a su hermana ahora porque le han ayudado a entenderse y entenderla (Takahashi, Kaoru) ahora sabe que no son diferentes, que se necesitan, que son igual de vulnerables y que ella es la fuerte; en realidad, la afortunada. Ahora es ella a la que le toca proteger, abrazar y "despertar" a su hermana.

    Ya te digo que esto es una novedad en Murakami. Estilísticamente las otras tienen mas fuerza y son mas atractivas, me gustan mas en realidad pero prefiero el fondo de esta; de hecho, ahora si que siento curiosidad por la próxima novela..

    ResponderEliminar
  13. Me alegro que te haya gustado. Estoy de acuerdo con todo lo que has comentado; un análisis mucho más afinado que el mío y en el que has comentado algunas cosas que me dejé en el tintero y con las que coincido plenamente. El detalle de los espejos está muy bien y el uso del elemento fantástico como metáfora de la vulnerabilidad y de la identidad es excelente.

    Después de leer tu último párrafo tengo más ganas aún de leer sus otras novelas.

    Un excelente comentario, Lola. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar