martes, 22 de julio de 2014

[Crítica serie]: "Bron: El puente" 1ª temporada

Sí, pero no

Fijaos en la foto ¿Hay alguien que puntúe
con corazones en lugar de estrellitas?
Mientras veía "Bron: El puente" era incapaz de no establecer paralelismos con la serie del momento, "True Detective", puesto que ambas se mueven en el mismo género y son de temáticas parecidas. Ya hablé de la segunda largo y tendido en su momento, pero voy a recordar qué es lo que no me gustó de ella: trama policial poco desarrollada, abundancia de tramas secundarias de relleno y cuajadas de estereotipos y problemas de ritmo. Cuando empecé "Bron: El puente" tuve claro qué es lo que había echado en falta en "True Detective" y pensé que, labor técnica a un lado, "Bron: El puente" era mejor y que se parecía más a una serie de detectives que la otra. Simplemente, no adolecía de los errores que he comentado más arriba. Sin embargo, a medida que fui avanzando en la primera temporada pude constatar, no sin cierta decepción, que esta no sería tampoco la serie policíaca definitiva que tanto estaba buscando. Por motivos diferentes -y algunos comunes- a "True Detective".

Pero primero veamos de qué va: El puente que conecta Malmö y Copenhague es el escenario de un brutal asesinato; justo en la linea divisoria que separa ambos países es hallado el cuerpo de una mujer. Como el cuerpo pertenece a ambos países, el caso cae en manos de Saga Norén (Sofia Helin), de la policía de Malmö, y Martin Rohde (Kim Bodnia), de la policía de Copenhague. Ambos tendrán que aunar fuerzas y atrapar al asesino.

El principal punto fuerte de "Bron: El puente" es que es una serie de detectives pura y dura, donde el caso es lo más importante y los temas personales son algo secundario. Durante los primeros capítulos se nos antoja que el caso va a ser complicado; el asesino ha tenido mucho tiempo para planear los asesinatos y el ritmo es frenético. Los policías van de aquí para allá y no paran de ocurrir cosas relacionadas con el caso. Es muy entretenida y es capaz de mantener al espectador pegado a la butaca, aunque a medida que van transcurriendo los capítulos uno empieza a olerse cómo acabará todo. Aunque está llena de incoherencias y trucos fáciles, tal y como comentaré más adelante, es lo suficientemente entretenida e interesante como para que el espectador no se aburra en ningún momento.

Además, la pareja protagonista es muy carismática, sobre todo por la antisocial Saga, que da el toque humorístico a la serie con su particular manera de entender el mundo y las relaciones interpersonales; Martin es un buen contrapunto, imperfecto y que acaba revelándose como una suerte de mentor para ella. La pareja funciona y siempre que están juntos en pantalla la serie funciona a la perfección. Los secundarios, sin ser nada del otro jueves, cumplen muy bien con sus papeles.

El problema principal de "Bron: El puente" radica en las incoherencias del guion. El asesino es tan retorcido y lo tiene todo tan calculado y es tan difícil de capturar que los guionistas se ven obligados a descubrirlo a base de detalles nimios y con los que uno no daría ni harto migas; de esta manera, descubren propiedades inmobiliarias del asesino cuando más conviene, aunque tengan esa información desde que conocen su identidad, establecen conexiones con otros personajes que ya habían salido antes y que están muy cogidas por los pelos y recurren a testigos de hechos que ocurrieron hará siete años pero que sin embargo recuerdan con mucha claridad todos y cada una de las personas con las que han tratado desde entonces. O que incluso guardan documentos valiosísimos en el desván de su casa. Además, es muy poco verosímil que un asesino sea capaz de matar a tantísimas personas sin cometer un solo fallo o que nadie sea capaz de rastrearlo. También es algo inverosímil que eluda tan fácilmente a la policía en tantísimas ocasiones cuando han estado a punto de atraparlo, como en la escena del parque, o que campe a sus anchas por el puente y cargue de bombas la base del mismo.

A ver, una pregunta que me hago. ¿Es que no hay ningún policía que sea fiel?

Sin embargo, ocurre algo curioso a la par que incomprensible. A veces ocurre todo lo contrario. Hay ocasiones donde la pareja detective podría sumar uno más uno y darían con la solución y no lo hacen; cuando la chica muere en el parquin, yo no tardé más de un par de segundos en deducir que el tipo que perseguían era policía. Ellos, un capítulo entero. Cuando dan con la verdadera identidad del asesino, Martin debería saber que si en el pasado se acostó con la mujer del asesino, es harto probable que el objetivo último sea hacérselo pagar a él y a su familia. Si sabes que la mujer del asesino y su hijo se mataron por algo que el asesino podría malinterpretar como culpa tuya...¡corre a tu casa y protégelos! ¡Llévatelos a cualquier parte! No los dejes a cargo de un par de policías que solo están ahí como carne de cañón (y eso sin contar que Saga vaya sin pistola justamente la noche cuando más la necesita).

Luego están las tramas secundarias, que buscan dar profundidad y caracterizar a los personajes y que consiguen todo lo contrario. Como en toda buena serie donde las relaciones personales no son el leitmotiv, cualquier intento de profundizar en los personajes a través de sus vidas personales no hace otra cosa que rellenar minutos porque sí, si no se hace bien. El problema, quizás, no radica tanto en hablarnos de sus familias y de sus actividades extraconyugales, que también, sino en que siempre tiran de tópicos sobadísimos para definirlas. La infidelidad de Martin se parece tanto, por poner un ejemplo, a la del Marty Hart de "True Detective" que uno acaba agotado solo de pensar en el desarrollo de dicha trama, porque sabe qué etapas vendrán con asombrosa clarividencia. Mención aparte merece Saga y sus "citas", que dan el toque de humor, originalidad y frescura que necesita la serie.

Otra cosa que no funciona bien son las tramas secundarias que tienen que ver con personajes que, por un motivo u otro, tendrán alguna relación con el asesino y las cinco lecciones morales. Los guionistas se detienen demasiado en recrearnos sus vidas, durante tantísimos capítulos, para que luego su contribución al caso sea escasa o muy secundaria, como ocurre con Charlotte Söringer (Ellen Hillingsø) o Stefan Lindberg (Magnus Krepper). Esos paréntesis del caso son livianos y no resultan tediosos, pero hubiesen estado más justificados de haber tenido un mayor peso en la historia principal.

En conclusión, una serie con varios puntos en contra que podrían arruinarla, pero que al gozar de una pareja protagonista carismática, un ritmo endiablado y la capacidad de mantener enganchado al espectador pese a tener un guion algo inverosímil o abusar de tramas secundarias que no llevan a ninguna parte, hacen que el balance sea positivo. La recomiendo por entretenida, no por su calidad como thriller honesto.

4 comentarios:

  1. Pues a mí ya no me engacha el carisma ni el ritmo endiablado. Con dos capítulos de True Detective me pasó como a ti con esta, veía venir la historia de lejos y la dejé. Por cierto que además de todo los que dices sobre True Detective a mi no me gustó nada las actuaciones de los protagonistas, los negros del interrogatorio lo hacían con naturalidad, los otros eran malos y los protagonistas con frecuencia sobreactuaban. Todo eso en dos capítulos.
    Te recomiendo dos series policiacas que he visto buenísimas por guión, actuaciones, tramas impredecibles y producción de calidad. Una es la de Morse, la vi en youtube y fui a por ella de inmediato a pesar de los subtitulos solo en inglés. Clásica, clásica. Es de los noventa y todos los capítulos están grabados en Oxford. La otra serie quizá la viste porque la echaron en la segunda cadena después de la infamia de serie de Bruneti. Es danesa pero no consigo acordarme de como se llama. Empieza por V. son pocos capítulos y todos son buenísimos, casos duros, verosímiles, buenas actuaciones y crítica social.
    Ví Los cronocrímenes y no me gusto. Mis hijos ya la habían visto y les pareció que la trama es inteligente. Estoy de acuerdo pero los actores secundarios y el ambiente cutre me impidieron entrar. Me habría gustado mas como peli de serie b con algo de humor.
    Estupenda critica Ivan, como las demás, que me estoy leyendo poco a poco. Me pregunto porque tantos críticos hacen literatura en lugar de informar con claridad y honestidad como haces tú. Bueno, lo supongo.

    ResponderEliminar
  2. Buenas Lola,

    Muchas gracias. Me alegro que te gusten mis críticas. Intento decir qué es lo que me gusta y lo que no, simple y llanamente. Esos críticos de los que hablas tampoco los soporto; cuando los leo no acabo de entender si una película funciona o no y acabas por no fiarte de ellos.

    Sobre lo que comentas de "True Detective"...bueno, a mí sí me convencen las actuaciones, pero eso no es suficiente como para ensalzarla, ni mucho menos. Tiene fallos dónde menos debería haberlos, en el guion por ejemplo, y acaba primando la forma al contenido. Me apunto esas dos series; con las pistas que me has dado me ha costado un poco, pero creo que te refieres a "Borgen" jaja. Yo de momento no he encontrado mi serie policíaca 10; en este sentido os recomiendo la excelente "Zodiac" de David Fincher. Eso si que es una peli sobre la caza de un asesino.

    Sobre "Los cronocrímenes", me gustó, pero tampoco es ninguna joya. A mí también me pareció algo cutre, pero, al igual que a tus hijos, el guion me pareció muy inteligente y demuestra que con poco presupuesto se pueden hacer muchas cosas. Lástima que Vigalondo ha ido a menos desde su ópera prima.

    Y bueno, muchas gracias por los ánimos y por seguir comentando. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Saga no lleva pistola porque está en territorio danés cuando la atacan en la casa de Martin. Y en un capítulo lo dicen que como policías no pueden llevar pistola sino está en su propio país.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Touché. Entonces, fallo mío por no estar atento.

      ¡Saludos y gracias por el comentario!

      Eliminar