jueves, 3 de julio de 2014

[Crítica película]: "Ocho apellidos vascos" de Emilio Martínez-Lázaro

No, no me ha gustado

Dejaos de ver cosas como "Ocho
apellidos vascos" y poneos
"Extraterrestre" de Vigalondo
"Ocho apellidos vascos" es la misma shit de siempre. No lo es tanto como para relegarla a los avernos habitados por toda esa conjura de películas que llevan el "movie" en sus títulos, pero sí lo suficiente como para no pasar el aprovbado. Y digo yo, ¿por qué habrá gustado tanto? ¿POR QUÉ?

A mí solo se me ocurren un par de motivos, muy escasos.

Que Rovi hace reír por poco que diga o haga. Soy un fan acérrimo del Dani Rovira monologuista y con él comprendí el verdadero significado de morirse de risa, en una obra que hizo en Barcelona. Entiendo que algunos esgriman que "Ocho apellidos vascos" es buena porque Dani Rovira te hace reír. Vale, le doy tres puntos por eso. Porque las dos o tres escenas que hacen que te rías son gracias a él. Pero ahí es donde muere cualquier intento de hacer reír al espectador. [Como esto es un punto positivo y no negativo, diríjase a la primera A].

Porque todo el mundo la ha visto y porque por la tele la ponían por las nubes. Porque parece que han pagado a algunos críticos para que digan que es chispeante o que el reparto está bien conjuntado. Porque Mediaset ha hecho una campaña de órdago para vendérnosla como la comedia del año. Esto no computa para puntos, pero explicaría por qué a muchos les ha gustado.

Y ahora lo bueno. Lo que, en mi opinión, hace de esta película una:

Clichés y más clichés. Ojo, no digo nada de los clichés de los que se alimenta para hacernos reír, que empiezan a ser algo cansinos. Que si todos los vascos son fríos y todo eso. Al fin y al cabo, es su premisa. Lo que uno no acaba de creerse, o que no debería creerse, es que todos los vascos y vascas van vestidos como Clara Lago o que, nada más entrar en un pueblo, veas a un par de tíos jugando a la pelota vasca. Digo yo que también se jugará al futbol por esas tierras, ¿no? Vamos, porque me creo los innumerables reportajes que han hecho acerca de la película los de Mediaset, pero juraría que Martínez-Lázaro no ha pisado el País Vasco en su vida.

Actores sobreactuados. Elejalde se salva, pero los demás no valen un pimiento. Rovira, fuera de las escenas propiamente cómicas, cuando se le exige algo de dramatismo o que, simplemente, esté por ahí, empieza a flojear. No te lo crees. Pero peor está Clara Lago, que no hace ni pizca de gracia ni llegas a empatizar con ella durante los momentos más dramáticos. Y, bueno, Aída haciendo de Aída. No pega ni con cola y es prescindible. ¿Por qué algunos críticos creen que el reparto está bien conjuntado?

Copia de una copia. El guion es pobrísimo. Muchos dirán que lo de menos es la historia, que en películas como esta buscas chistes y ya está. Pues con "El gran hotel Budapest" uno se reía y tenía un guion muy elaborado que daba más vueltas que una peonza. Aquí es más simple que la suela de una alpargata; los guionistas recurren al sobadísimo esquema de cualquier película de parejas que al principio no se llevan nada bien y que, a base de vivir situaciones rocambolescas donde tienen que forzarse a quererse, se enamoran. Normalmente al principio de la peli uno de los dos está pilladísimo por el otro (generalmente el macho) y el otro no (generalmente la hembra) y, a medida que vamos llegando al final y la historia se adentra cada vez más en terrenos románticos y dramáticos, parece que el que estaba pillado se cansa y hace ver que la cosa ya no va con él. Incluso se larga a un lugar lejano. Y, sorpresa, el segundo descubre que está que se muere por los huesos del que estaba pillado y que no se había dado cuenta hasta ahora. Vamos, el no va más. ¿Seguro que nadie se esperaba cómo iba a acabar todo? Aún oigo las voces de los que me dirán que el guion es lo de menos. Nunca es lo de menos.

Apartado técnico ramplón, como si Martínez-Lázaro creyera que es algo secundario en una producción. La BSO parece sacada de cualquier serie española de tres al cuarto, con unos temas pobrísimos, los planos aéreos están mal rodados y los efectos especiales son bochornosos. Sí, me refiero a cuando el autobús que lleva a Rovira al País Vasco sale del túnel y se da de bruces con un tormentón del copón. ¿Es que el cine español está condenado a no tener ni un p*** efecto especial decente?

"Ocho apellidos vascos" es la misma comedia romántica sobadísima de siempre, con la que te ríes de dos a tres veces como mucho, y todo gracias al Dani Rovira monologuista y a un Karra Elejalde acertado. Todo lo demás es tedio y mediocridad ensalzada por los medios.

4 comentarios:

  1. Hola desde Almería, Ivan. Sigo tus críticas por email porque me parecen análisis muy acertados y porque mis hijos adolescentes y yo coincidimos bastante con tus gustos de películas. Bueno, pues, yo vi esta película el día del estreno solo para pasar el rato y me decepcionó bastante, sobretodo por el potencial tan grande que tiene el tema y no haber sido capaces de hacer mas de cuatro chistes con gracia. Todo esta muy forzado y, lo peor, desaprovechado.
    Yo también me pregunto porque ha gustado tanto y me parece que, además de la publicidad exagerada, los que la hemos visto nos quedamos con que es una comedia familiar y para pasar el rato. Yo no se la recomendé a ninguno de mi familia y a ellos no les apetecía gastar ocho euros para escuchar cuatro chistes. Me temo que Dani Rovira - que me gusta bastante como monologuista- va a ser el Will Smith español y todo lo que haga será un éxito...sólo porque esta él de por medio. Y así funciona esto, sin lógica, sin fundamento.

    ResponderEliminar
  2. Buenas Lola,

    Me alegro mucho de que me sigáis y que os gusten mis críticas.

    Pues me parece que acabas de resumir a la perfección la película. A mí Dani Rovira me gusta mucho como monologuista. Hará unos años fui a un teatro de Barcelona para ver una de sus funciones y os juro que no había reído tanto en mi vida. Fueron dos horas de carcajada tras carcajada. Pero en cuanto vi que protagonizaría "la comedia más esperada del año", supe que solo sería un reclamo para atraer al público. Luego, cuando la ves, te das cuenta de que es floja tirando a malilla y que no es nada del otro mundo.

    Y, tal y como comentas, todo lo que haga a partir de ahora será un éxito, aunque inmerecido. Porque como actor no vale un pimiento. Ya están rodando "Nueve apellidos catalanes" y miedo me da lo que va a salir de ahí.

    ¡Un saludo desde Barcelona y muchas gracias por comentar y leerme!

    ResponderEliminar
  3. Buenas Iván.

    Muy de acuerdo con tu reseña; me quedé exactamente con la misma sensación. ¿Tanto bombo para esto? ¿En serio? ¿Para la típica comedia que encajaría perfectamente en la sobremesa de A3? ¿Esto es con lo que, según mis compañeros de trabajo, me iba a desternillar de risa? Si es lo más gracioso que es capaz de hacer el cine español, debe de ser que soy un tio con poco sentido del humor, no sé...

    Vale que el tema de los tópicos está muy sobado, pero ahí tenemos por ejemplo 'Bienvenidos al norte' (de la que, por cierto, copia descaradamente algunas secuencias, como la de la tromba de agua al entrar en la provincia) y le da sopas con hondas... Aquí lo de los tópicos está llevado de una forma grotesca y hasta poco graciosa, siendo lo que se pretende (sobre todo por lo que toca a los andaluces, creo yo, que les deja a la altura del betún).

    Coincido en que Rovira como monologuista es brillante. Pero por favor, que se limite a eso: el cine no es lo suyo. Y no hablemos ya de la tal Clara Lago: qué cosa más inexpresiva de muchacha, por dios. Pobres vascas al tener que obtener un retrato por medio de esta actriz... Y de Machi, pues eso, lo has definido muy bien: haciendo de Aída (serie que, por cierto, siempre he detestado).

    En fin, yo había oído que iban a hacer la versión desde el punto de vista andaluz; no me había enterado de la catalana. Pero vamos, conmigo que no cuenten. Menos mal que no la vi en el cine, porque gastarme 8 pavos para tres o cuatro risas que tiene...

    ¡Saludos! ;)

    ResponderEliminar
  4. Buenas Jolan,

    Muy ramplona, sí. Y no, no eres el único que no se ha reído tanto como decían que harías. Es curioso ver que ha gustado muchísimo, pero también es curioso que tampoco ha gustado tanto como dicen, porque de mi entorno de trabajo y de otros conocidos, coinciden en que te ríes tres o cuatro veces y ya. Que no es para tanto.

    Como bien dices, los tópicos de los que tira están sobadísimos, tanto que casi ya han perdido cualquier gracia. Y los actores, excepto Elejalde, flojetes. La Clara Lago esta es la peor de la función, incluso peor que Rovira, fíjate.

    Yo tampoco voy a ver la siguiente. Ésta la 'alquilé' por Internet; no iba a contribuir a enriquecer las arcas de Mediaset xD

    Tendremos Martínez-Lázaro para rato. Que si una de catalanes, que si otra de gallegos y así sucesivamente. Y esperemos que no se vaya de gira internacional, porque sinó...en fin, suerte que esto se soluciona rápido: no las vemos y punto. Lo que me da lástima es pensar que hay tantísimas películas que sí merecerían un hueco en la cartelera y que no lo tienen porque no tienen una campaña publicitaria como esta ni nadie que las respalde.

    ¡Un saludo y muchas gracias por comentar Jolan! ;)

    ResponderEliminar