domingo, 29 de junio de 2014

[Crítica película]: "Solo los amantes sobreviven" de Jim Jarmusch

Ya puestos, ¿por qué no hablan en latín y se dejan de pseudoidiomas zombies?

A ver, en qué quedamos. ¿Es sobreviven o
permanecen?
No sé quién es Jim Jarmusch, ni si esta película es una de sus mejores obras ni si está a la altura de lo que da habitualmente. No he visto ni "El ladrón de orquídeas" ni "Noche en la Tierra", las que se supone que son sus obras más señaladas. Pero creo que le tengo calado.

Adam (Tom Hiddleston) es un vampiro que vive recluido en su casa a las afueras de Detroit y al que le encanta componer música. Está pasando por una crisis existencial que le hace replantearse su vida; está cansado de los humanos y de su habilidad para ir siempre a peor. Por este motivo, Eve (Tilda Swinton), su mujer, que vive en Tánger, le visitará para sacarlo de la depresión en la que se halla sumido.

Es una película en la que no ocurren muchas cosas. La sinopsis cuenta, aproximadamente, el 75% de la trama. Es de esas donde el trasfondo, la ambientación y el sello propio del director priman por encima del contenido. No hay nada más que decir. Fin de la crítica. Bueno, supongo que os estaréis preguntando muchas cosas.


¿Que si es pomposa? Hasta el infinito y más allá. Jarmusch es un intelectual y se las da de cultureta mostrándonos su amplia gama de conocimientos artísticos y científicos en cada escena. No viene a cuento citar la estrella diamante que palpita en el espacio exterior; se me ocurren cientos de metáforas menos pretenciosas y fuera de lugar donde Jarmusch podría haber transmitido lo que quería decir sin tanta pomposidad. Es harto pedante que los vampiros llamen a las plantas por su nombre taxonómico, por muy centenarios que sean, o que no paren de citar a ilustres científicos y literatos clásicos como si no se hiciera nada bueno en el presente. O que se pongan a hablar de Einstein y sus teorías.

¿Que si te hace reflexionar? Sí, pero no tanto como pueda parecer. No es ni tan honda ni tan trascendental como Jarmusch quiere que creamos. Los vampiros están condenados a ver el mundo arder y a ser testigos de cómo los humanos destruyen todo lo bonito de este mundo. Cómo los humanos reprimen todo aquello que podría hacer avanzar la sociedad o que la haría evolucionar a un nuevo estadío superior y ver cómo los zombies premian la estupidez. Todos nos hemos sentido así en una ocasión u otra, sobre todo cuando uno sintoniza Tele5 o se pone a ver las tertulias de 13tv, pero de ahí a establecer que cualquier momento pasado fue mejor y que el presente y el futuro no deparan nada interesante o digno de disfrute hay un trecho. Me cuesta imaginar a los vampiros pasándoselo en grande durante el medievo o pensando que los años oscuros fue una época llena de posibilidades. La desidia de Adam me parece comprensible, pero la relacionaría más con un cansancio de la vida atribuible a su inmortalidad y creer que nada podrá sorprenderle ya, que de un sentimiento de regresión humana.

¿El ritmo es lento? Sí, pero le va que ni anillo al dedo para lo que se nos está contando. Es necesario recrearse en lo cotidiano para entender la postura de Adam y Eve. La aparición de Ava (Mia Wasikowska) insufla algo de ritmo a una película que se estaba estancando y consigue añadir un giro argumental que empuja a los protagonistas a pasar a la acción. Pero eso no ocurre hasta muy entrada la película y puede llegar a aburrir.

A Tilda Swinton no tuvieron que caracterizarla para la película

¿Para verla en el cine? Por supuesto. No por sus efectos especiales, sino por esa ambientación tan conseguida, que nos hace creer que el mundo se está yendo al garete y que estamos acabados como especie. Que nada bueno saldrá de nosotros. Podemos estar más o menos de acuerdo, pero la tenebrosidad que se palpa en cada fotograma y la desolación que transpiran las calles de Detroit y de Tánger refuerzan la teoría del vampiro crepuscular que es Adam. ¿Cómo poder disfrutar de una BSO tan magnética y terriblemente bien escogida sino yendo al cine? "The taste of blood" es uno de los mejores temas que he oído en lo que llevo de año y que plasma a la perfección la depresión en la que se halla sumido Adam.

¿Que los protagonistas cargan todo el peso de una historia que en manos de otros hubiera sido un peñazo? También. Tom Hiddelston y Tilda Swinton están increíbles, dos monstruos de la actuación que nos deleitan con sus vampiros decadentes, acompañados por una gran Mia Wasikowska, el siempre acertado John Hurt y el más que solvente Anton Yelchin.

¿Os la recomiendo? Solo si os sentís trascendentales y queréis ver la decadencia del mundo a través de los ojos de unos vampiros filósofos. Si queréis disfrutar de una ambientación brutal, de una BSO increíble y de unas actuaciones muy buenas. Si queréis pasar un rato entretenidos, si buscáis más hondura y reflexiones de más calado, no.


***Esta crítica pertenece a un proyecto conjunto impulsado por el Club del Cinéfilo, un grupo de Facebook al que pertenezco y con el que comparto la afición de ver cine y luego reseñarlo/criticarlo con otros bloggers. A continuación, las críticas de mis compañeros y compañeras:

6 comentarios:

  1. ¿Qué tal el principio de verano, Ivan?

    Ésta es otra de las que quiero ver, pero que no me estrenan en Santander.

    La semana que viene vuelven a abrir la Filmoteca de Cantabria, y aparte de clásicos, ponen estas pelis minoritarias. Creo que voy a ver un montón este verano.

    ResponderEliminar
  2. Buenas Carlos!

    Pues trabajando jaja. Y con faringitis. Pero por todo lo demás, muy bien. ¿Tú qué tal?

    Yo también me he perdido algunas de estas. Algunas porque directamente no las estrenaban en cines cercanos y otras porque estuvieron tan poco tiempo que no pude verlas. Le tenía muchas ganas a "Enemy", "Una vida en tres días" y "En un lugar sin ley". Habrá que verlas en otra ocasión.

    ¿Todo bien con la película? Ya vi el tráiler y tiene buena pinta ;) ¿Para cuando en cines?

    ¡Un saludo y gracias por comentar Carlos! ;)

    ResponderEliminar
  3. Pues que te mejores de la faringitis.

    La peli muy bien, pero parece la historia interminable. El rodaje está a punto de acabar y esperamos terminar el montaje para septiembre. Y entonces a buscar distribuidor para que llegue a los cines.

    Yo estoy a punto de acabar el libro para escritores, ¡y entonces a reescribir mi segunda novela! ¡Dios mío, qué ganas tengo!

    Y me he puesto a buscar curro de traductor inglés-español, a ver si puedo ganar algo desde casa. Si sabes de alguien que necesite un traductor, avísame, que soy baratito.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Carlos ;)

    Sí sé de alguien que necesite de esos servicios, le hablaré de ti. Y si los necesito yo, pues ya sé dónde acudir.

    ¡Ánimos coon la película, con el libro de escritores y con la reescritura de tu 2ª novela! Tengo muchas ganas de volver a leerte y de ver la película ;)

    ¡Un abrazo Carlos!

    ResponderEliminar
  5. Estas películas no las ponen en el cineplex de mi ciudad. Vi El ladrón de Orquídeas hace años en el videocub y no recuerdo que me gustara. Esta la buscaré para verla por lo que dices que tiene de bueno.
    En casa disfrutamos la estética romántica de las películas góticas y de vampiros pero a ninguno nos gusta que se tergiverse la realidad de lo que supone éticamente ser un vampiro. Un vampiro puede ser fascinante por la profundidad de experiencia que transmite, por vivir el lado oscuro de la vida, pero como Tony Soprano sabemos que es un asesino. ¿Cómo lo plantea J. J.? ¿Son vampiros que solo consumen productos bio y locales o son carnivoros?

    ResponderEliminar
  6. Pues son del tipo "vegetarianos", como me gusta llamarlos a mí. En esta película los vampiros no son seres malvados, ni muchísimo menos, así que no sé si os convencerá mucho la aproximación de Jim Jarmusch.

    Lo mejor de todo es que le déis una oportunidad, pero en mi opinión es de las que pierden fuera de una sala de cine o, si la ves en casa, de día. Juega mucho a su favor la ambientación y la música.

    Yo de Jim Jarmusch no he visto nada más. ¿Me recomendáis algo de él?

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar