miércoles, 11 de junio de 2014

[Crítica libro]: "La torre de la golondrina" de Andrzej Sapkowski

¿Puede Sapkowski reinventarse en cada entrega? Sí

Vaya un personaje está hecho Regis.
El tío siempre da en el clavo
El final está próximo. Quedan atrás los días en que Geralt vagabundeaba por el mundo matando monstruos por dinero, los días de "El último deseo" y "La espada del destino", o aquellos días de "La sangre de los elfos" y "Tiempo de odio" donde las intrigas palaciegas empezaban a mover sus engranajes. El viaje de no retorno empezó en "Bautismo de fuego" y "La torre de la golondrina" es la continuación de ese periplo. Y, a la vez, una de las mejores entregas de la saga.

En "La torre de la golondrina" continuamos el viaje que emprendieron Geralt y compañía en busca de Ciri por los territorios devastados por la guerra. Las diferentes facciones implicadas que ya habíamos visto en entregas anteriores están estrechando el cerco y están tomando medidas cada vez más expeditivas para dar con la Niña de la Antigua Sangre; nada más empezar, Ciri aparece medio muerta a la cabaña del eremita Vysogota, un lugar recóndito perdido en los pantanos y que los mercenarios que la han desfigurado no conocen.

Si bien era cierto que en "Bautismo de fuego" la trama apenas avanzaba y se centraba, de forma exquisita, en el día a día de nuestros protagonistas y en su periplo por las tierras convulsas al norte y al sur del Yaruga, en "La torre de la golondrina" la trama sí avanza y los clímax se van sucediendo uno detrás de otro sin dejar descanso al lector. Sin ir más lejos, nada más empezar, vemos caer como moscas a los Ratas a manos del implacable Bonhart, solo una pequeña demostración de las penurias que tendrá que atravesar Ciri a manos de sus captores. A partir de ahí hay muchas escenas a destacar; toda la parte de Geralt, Cahir y Angouleme en las minas es muy emocionante, la conversación que tienen más tarde Geralt y Cahir en la cueva, de gran fuerza, y las revelaciones que Avallach le hace a Geralt en la Gorgona, desgarradoras. Me extendería demasiado si las citara todas, pero no puedo no comentar uno de los finales más brillantes de la saga, un clímax brutal, con una Ciri poseída por la venganza atemorizando a la banda de Antillo, a Bonhart y a Rience en el lago de la torre de Tor Zirael. Esa escena es de una fuerza devastadora; Ciri, por fin, puede poner en su sitio a los enemigos que la han estado torturando hasta el momento y el lector asiste a ello, entre temeroso, sintiendo lo que sienten los mercenarios de Antillo, y satisfecho, por tener la posibilidad de paladear una venganza largamente esperada.

Pero no solo la historia es uno de los puntos fuertes de "La torre de la golondrina". Sapkowski es un maestro de la narración y juega con el lector contando los hechos desde mil y un puntos de vista diferentes, para enriquecer de algún modo una historia que de otro modo pecaría de sencilla o lineal. Así pues, puede estar contándonos qué ocurrió tal día desde el punto de vista de una mercenaria que está siendo ajusticiada en un tribunal nilfgaardiano por hechos que aún no conocemos, que hacerlo a través de sueños proféticos, fragmentos del libro que está escribiendo cierto personaje o desde el punto de vista de un par de mercenarios borrachos que están escuchando leyendas de monstruos sin saber que la protagonista ha salido en su busca para matarlos. Que la historia esté contada de este modo permite que el lector quede atrapado, sin saber muy bien qué es lo que ocurrirá ni que se derivará de cada situación, y que tenga la sensación que esta historia no se la han contado aún.

Y esta cada vez me cae mejor

Uno de los aspectos más relevantes de esta entrega es ver como Sapkowski se atreve a jugar con el tiempo narrativo. "La torre de la golondrina" apenas abarca un par o tres de meses de la historia, a diferencia de otros libros de la saga, pero Sapkowski opta por un relato no lineal para estirarlos. Cada punto de vista se sitúa en unos días concretos, desordenados entre sí, y se hace referencia a personajes que es posible que no tengamos la ocasión de saber qué hacían por esa misma época hasta mucho más adelante en la novela. De ese modo, a medida que nos acercamos hacia el final, entendemos porqué determinadas cosas ocurrieron de la manera en que lo hicieron. Por ejemplo, porqué Schirrú estaba en la mina esperando a Geralt y porqué le sale a pedir de boca toda la trampa que organiza con la banda del Ruiseñor y la guardia nilfgaardiana. O qué ocurrió durante los días en que Ciri estuvo presa de Bonhart y Antillo, consecuencias que cronológicamente ocurren al inicio de la novela y que no leeremos hasta el final, y que ayudan a entender el odio de Ciri y la cacería que emprende en el hielo.

Y, en definitiva, y para no ser más redundante, esta novela, tal y como ocurría en las demás, tiene todo aquello que hace a Sapkowski uno de los mejores escritores de fantasía que haya podido leer. Hay diálogos ingeniosos, humor y drama a partes iguales impregnando cada página, personajes increíblemente bien construidos y un mundo cada vez más rico.

En conclusión, "La torre de la golondrina" es una de las mejores entregas de la saga de "Geralt de Rivia" y reúne todos aquellos ingredientes que ya vienen siendo seña identitaria de Sapkowski. En este volumen la historia avanza, hay muchas escenas memorables y no hay tiempo para aburrirse. Muy recomendable.

7 comentarios:

  1. Cuando crees que ya no se te puede sorprender más en una saga de fantasía viene Sapkowski y lo consigue.

    Lo que más me llama la atención de este autor es su capacidad para inventar diferentes modos de narrar la historia. Me encanta cómo desordena los diferentes acontecimientos y al final hace encajar todas las piezas, como una muñeca rusa. Pero es que incuso en el siguiente libro vuelve a hacerlo, y de una nueva forma! Yo me arrodillo ante Sapkowski. El otro punto fuerte para mí es su capacidad para manejar una multitud de personajes, y es que son todos carismáticos.

    De los diálogos ya ni hablo.

    Este libro tiene una de las mejores escenas que he leído en mucho tiempo: el final... qué final! Lo leí totalmente en tensión (fíjate que abrieron la puerta de mi habitación mientras lo leía y me pegué un susto... xD)Ese final es simplemente brutal. Y, aunque en ese momento me habría quedado muy agusto si Ciri se los hubiera cargado a todos, me alegro de que en el último momento el autor nos recordara que es humana.

    No puedo decir nada que no hayas dicho tú, coincido al 100% en todo. Uno de los mejores de la saga.

    ¡Un saludo Ivan!

    ResponderEliminar
  2. Buenas Coral!

    Es que con cada libro que pasa se reinventa. Desordenar los hechos, que los capítulos no sigan un esquema lineal y que altere el orden de los hechos, incluso dentro del mismo capítulo, siempre ha sido algo que le ha gustado jugar en mayor o menor medida, pero es que "En la torre de la golondrina" se supera.

    Jaja Yo también estaba en tensión. Yo también me alegro que no se los cargara a todos...es que me encantan los malos! Y me gusta que duren. Además, Bonhart se merece un duelo contra Geralt en modo berserker.

    ¡Un saludo y muchas gracias por comentar Coral! :)

    ResponderEliminar
  3. Ya te he comentado en anteriores reseñas los fuertes de Sapkowski en mi opinión y en esta novela los sigue manteniendo a un gran nivel, vaya que me la pase sufriendo con Ciri, amo a esa chica; como se ha convertido en toda una mujer y bruja...El libro te mantiene siempre pensando de como ocurriran los hechos, Sapko juega muy bien con los tiempos, realmente es una genialidad como los llega a usar en esta obra...

    Toda la obra del brujo, es de las que mas emociones me han provocado y en la que mas personajes me han llegado a enamorar y gustar, de mis sagas favoritas por siempre...

    Excelente reseña como siempre joven Ivan, un saludo! n_n7

    ResponderEliminar
  4. Buenas Michael,

    Como ya hemos comentado muchas veces, es increíble cómo Sapkowski es capaz de hacerte reír, de entristecerte e incluso hacer que derrames una lagrimilla (a mí me pasó en "Un pequeño sacrificio", uno de los cuentos de "La espada del destino"). Para mí es un 10 en todos los aspectos.

    Me alegro que te haya gustado la reseña, un saludo y gracias por comentar! Ya queda menos para el desenlace!

    ResponderEliminar
  5. Se me olvido mencionar algo muy sobresaliente en mi opinión en este libro y es el pedazo de personaje que se saca Sapkowski, Vysogota de Corvo es genialisimo...Y un diálogo en especial que mantiene con Ciri que es grandioso...

    ResponderEliminar
  6. Buenas Michael,

    Pues sí, es un pedazo de personaje. El contraste entre su sabiduría "de libros" y de la vida y la sabiduría de la calle de Ciri generan grandes conversaciones. Y no solo él. Para mí el mejor del libro es Bonhart. Vaya tío más despiadado e invencible se saca de la manga Sapkowski.j

    ¡Un saludo y gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  7. Buenas, Iván.

    He leído tus reseñas y concuerdo con ellas, respecto a esta saga qué puedo decir, exquisita y este tomo en particular es muy bueno, Sapkowski es un maestro para plantearte personajes naturales y originales en unas cuantas páginas, como hizo con Esterad Thyssen o desenvolverlos de manera pausada como lo hizo con Bonhart que a pesar de ser un criminal te termina agradando. Respecto a la historia tiene algo de lo que muchos escritores carecen y es esa manera de atraparte y hundirte en la curiosidad por saber qué es lo que pasa en la siguiente página.

    Saludos.

    ResponderEliminar