domingo, 11 de mayo de 2014

[Crítica serie]: "True Detective" 1ª temporada

Mucho ruido y pocas nueces

Hay que ser tonto como para pasar de
la Monaghan
Es difícil añadir algo más a las infinitas tertulias que ha suscitado esta serie. Muchos dicen que es la mejor serie de los últimos tiempos, que Nic Pizzolato y Cary Joji Fukunaga se acaban de marcar un buen tanto, que pasará al panteón de series ocupado por "The Wire" o "Los Soprano". Que esta es la serie/película definitiva del género. Viene abalada tanto por la crítica como por el público y tiene muchos números de ganar el premio a mejor serie en la próxima ceremonia de los Emmy (y, quien sabe, el de mejor actor de serie dramática). Pues mal que me pese, no opino lo mismo. Es un buen entretenimiento, está por encima de muchas, pero nada más.

Dos detectives de Louisiana, Rust Cohle (Matthew McConaughey) y Marty Hart (Woody Harrelson), son entrevistados por los detectives Maynard Gilbough (Michael Potts) y Thomas Papania (Tory Kittles), que están investigando un caso que ellos mismos ya investigaron hará quince años. Por aquel entonces, atraparon al culpable y el caso se cerró, pero el asesino en serie ha vuelto a matar durante estos últimos años y eso les obligará a rememorar todos los pasos que dieron por aquel entonces para desentrañar la identidad del asesino y poner fin a una cacería que se ha extendido demasiado en el tiempo.


Veamos, pues, qué es lo que tiene "True Detective" que no tengan otras series. Qué es lo que la hace tan espectacular.

A) Una ambientación muy conseguida; el sur de los Estados Unidos y la América profunda son retratados en toda su naturaleza. Un lugar crudo, muy conservador, y en el que aún late el horror que antaño impregnó la tierra. Es un lugar sucio, alejado de los pueblecitos idílicos made in Hollywood a los que tan acostumbrados estamos. Aproximación, sin embargo, para nada exclusiva de esta producción. Para retratos crudos de la America profunda, "Winter's bone" no le hace sombra. Quizás se eche en falta algo más de oscuridad, que se nos muestren los asesinatos como en todo buen thriller policial y que no acaben siendo meras anécdotas, pero la ambientación sigue siendo uno de sus puntos fuertes.

B) Un reparto de lujo. McConaughey y Harrelson están geniales en sus respectivos papeles. McConaughey borda su personaje pesimista y complejo, en especial cuando luce la estética del presente, y Harrelson interpreta su papel de tipo insatisfecho y autodestructivo a la perfección. Sin ellos, "True Detective" no sería lo mismo. A destacar también el elenco de secundarios, algo fugaces y demasiado en un segundo plano, como los jefes de policía interpretados por Kevin Dunn y Paul Ben-Victor, y que podrían dar para mucho más, pero que su sola presencia ya eleva la calidad del producto. Michelle Monaghan está muy bien en su papel de mujer desdichada y la pareja de detectives interpretados por Potts y Kittles son un buen contrapunto a McConaughey a lo que actuaciones se refiere.

C) Una selección de temas muy acertados que consiguen meterte en la historia. A destacar el tema del opening, y el propio opening, uno de los mejores que he visto nunca. Sin embargo, aquí abajo os dejo uno de los temas más que más me han gustado y que le va como anillo al dedo a la serie.


D) Diálogos muy elaborados. La verborrea de McConaughey y lo trascendental de sus reflexiones ayudan a dotar de grandilocuencia a lo que se nos cuenta y de que la serie esté a otro nivel. Estamos acostumbrados a los diálogos que no procesamos de lo sencillos que son, a las frases hechas manidas y a líneas de diálogo que no ocupan más de cinco palabras, y en "True Detective" son tan absorbentes y recargados que el mínimo despiste implica perder el hilo. Y es de agradecer cuando una serie le activa las neuronas a uno.

Y veamos qué la convierte en una más, en un producto más interesante que excelente:

A) Tramas poco desarrolladas y que caen en los estereotipos. Los aspectos positivos mencionados con anterioridad no ocultan que las tramas secundarias, que debieran serlo más, como los asuntos familiares de Woody Harrelson y las diferencias entre los dos detectives, toman un papel demasiado preponderante a lo largo de los capítulos, hasta el punto de empañar el caso y convertirse, en algunos capítulos, en el eje principal de la serie. Así pues, asistimos a melodramas familiares muy vistos ya: hombre casado que tiene una amante, escenas de sexo made in HBO con la susodicha, la-mujer-no-sabe-nada-al-principio-y-luego-se-entera-y-la-lían, hijas que no se llevan bien con él y así sucesivamente. Da igual si el papel de hombre infiel lo interpreta Woody Harrelson, que las actuaciones sean increíbles o te creas lo que ocurre: es tan previsible y redundante que es imposible abandonar la sensación de dejà vu.

El caso tiene potencial, pero no es explotado adecuadamente. El primer capítulo apunta a que el cadáver de la chica no es más que una pieza de un complejo puzzle que apenas somos capaces de atisbar. Además, la información que recibimos es poca y desordenada; hay ocasiones que uno no sabe muy bien por donde tirará el caso y qué pistas les conducirán por el buen camino y cuáles no. Y eso es un acierto. Sin embargo, poco a poco dicha complejidad se va diluyendo. No hay nada detrás de los diálogos retorcidos, los saltos temporales y la evolución de los personajes. Es un caso como otro cualquiera, donde los personajes van de A a B y de B a C sin desviarse ni un ápice de los estereotipos del género. Es casi insultante que al final todo sea producto de un perturbado, por muchos implicados que hayan quedado en la sombra; la historia se prestaba a otra cosa y caen en la opción más fácil. El asesino recuerda, y mucho, al Buffalo Bill de "El silencio de los corderos", un personaje que sentó precedente. Para bien y para mal.

Hay que reconocer que el tío suelta cada una... Yo me quedo con esta: “La vida es lo suficientemente larga como para que seas realmente bueno en una sola cosa. Así que ten cuidado en qué eres bueno”

B) Luego están los altibajos a lo que ritmo se refiere. Hay capítulos intensos, con un torrente desbordante de información, de diálogos bien construidos y de hechos impactantes. Y luego están los que no aportan prácticamente nada a la historia. Así pues, después de un buen capítulo inicial, sobreviene un segundo capítulo aburrido y tedioso, más centrado en la relación de los personajes y en construir su psicología que en el propio caso; luego viene el tercer capítulo, centrado casi exclusivamente en el caso, con un McConaughey muy inspirado y un final impactante. Luego viene el capítulo cuatro, uno de los más flojos, donde se gastan cerca de cincuenta minutos en infiltrar a McConaughey en una banda de moteros. Y así hasta llegar a los dos capítulos finales, donde se apresuran a hacer todo lo que no habían hecho con anterioridad. Ya es demasiado tarde para hacerlos trabajar juntos, como verdaderos detectives. Ya es demasiado tarde para centrarse en el caso. Y ahí es cuando empiezan a sacarse datos de la manga, conexiones imposibles y situaciones que rozan lo inverosímil. No me creo el detalle de la pintura verde y cómo les conduce al asesino; es muy precipitado y nada acorde al personaje que hace la deducción y al ritmo de la investigación. Roza lo inverosímil que McConaughey, tras tantos años de investigación, no conecte eso y que Harrelson lo haga en un par de minutos. No me trago que McConaughey se infiltre a lo Jason Bourne en la casa de un cargo tan importante como es el del reverendo Tuttle, ni más ni menos que el hermano del gobernador del estado, y tampoco me creo que secuestren a un sheriff y no pase nada en ese sentido. Y es entonces cuando, desgraciadamente, todo el aparato se desmonta y queda una serie -más- de policías interesante y, lamentablemente, que se mueve más en el terreno de la fantasía que en el del realismo. Llegados a este punto, ¿qué la diferencia de la primera temporada de "The Killing"?

En conclusión, la forma está más cuidada que el fondo. Una trama poco trabajada, mal desarrollada y que cae en los tópicos del género acaba lastrando una ambientación, unos personajes, unas actuaciones y unos diálogos excelentes. Por suerte, el balance es positivo, pero no es la obra maestra en la que podría haberse convertido.

4 comentarios:

  1. Hola!

    Casi… casi me convence tu 7

    Creo que esta serie es uno de esos casos en los que lo importante no es lo que se cuenta, si no cómo se cuenta.

    La ambientación es genial, de lo mejor de la serie junto a las actuaciones, aunque coincido en que "Winter's Bone" no tiene nada que envidiarle. Y los diálogos son sublimes, tela con los rollos que suelta Rust…

    No me molesta que el caso del asesino se quede en segundo plano, porque creo que la trama central de la serie no es la resolución del caso, si no la relación entre los dos detectives.

    No me enrollo que es tarde, pero admito que tienes razón en que el caso no está todo lo bien desarrollado que debería. Yo me he perdido en varias ocasiones y he tenido que buscar cosas por internet para poder seguir el hilo. También me chirrió un poco lo de la pintura verde y que el personaje de Harrelson se dé cuenta tan rápido… y acierte!

    Hay algo que me decepcionó con la familia de Marty. Durante toda la serie se insinúan cosas, como cuando una de las niñas juega con las muñecas y reproduce las escenas en las que violaban a niñas. Al final no se explica nada de eso.

    Aún así, para mí está muy por encima de la media.

    Por cierto, has ido a escoger el tema que más me gusta después del que suena en el opening.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo creo que en cualquier serie/película de detectives el caso debe ser sólido y no pasar a un segundo plano. Aun así, y partiendo del supuesto -que no comparto- que estuviera bien que se centrara en la relación entre ambos detectives, no deberían haber caído en presentarnos una relación que gira alrededor de un triángulo amoroso y dramas familiares tan tópicos. Y bueno, la forma puede estar muy bien, pero si el fondo no está todo lo cuidado que debiera, se queda en eso.

    Lo más inverosímil de lo de la pintura verde, no digo ya que relacionen una cosa con la otra, es que lo haga el personaje de Harrelson. Y a partir de ahí es que enganchan una pista tras otra como no lo habían hecho hasta ahora.

    Sobre la familia de Marty, lo único que me gustó es la madre y solo cuando usa a Rust para fastidiar a Marty y el trato frío que recibía siempre de Rust. Todo lo demás me exasperaba porque estaba viendo la misma historia de siempre, por muy bien que actuaran y lo bonitos que fueran los encuadres. Sobre eso que cuentas, yo también esperaba algo así. Y me quedé un poco dubitativo, pero luego vi que no tenía ninguna conexión...

    Y bueno, yo creo que está por encima de la media, pero por poco.

    ¡Muchas gracias por comentar y un saludo Coral! Un gusto discutir contigo ;)

    P.D. Después del increíble tema de apertura, "The angry river" es mi canción favorita de la serie. Llevo unos días que no paro de ponerla xD.

    ResponderEliminar
  3. Hola Ivan,soy Lola, de almería. Me ha gustado mucho tu crítica sobre esta serie porque coincido contigo en los puntos flojos, que son bastantes. Uno que has omitido y a mi me pareció insoportable fue la pesadez de primeros planos de los dos detectives en los primerísimos episodios. A mi lo que me interesaba todo el tiempo era la investigación del crimen y, ya desde el segundo capítulo, vislumbre los derroteros por los que iba. No me convenció y me incomoda bastante que en series de crímenes estos se utilicen para engrandecer la imagen de los protagonistas. Ni de lejos se parece a The Wire porque esta no era un ejercicio de estilo como si lo es, y mucho, True Detective.

    ResponderEliminar
  4. Buenas Lola,

    ¡Por fin alguien que coincide conmigo! Deberían haberse centrado en el crimen, como bien dices, tal y como ocurre en la excelente "Zodiac" de David Fincher. Cuando veo una película o una serie de crímenes lo que más me interesa es el caso y no los protagonistas, eso es secundario. Y aquí pierden mucho rato con la familia de Harrelson y encima con tópicos tras tópicos.

    Y muy de acuerdo con lo que comentas de "The Wire".

    Me alegro que te haya gustado mi crítica ¡Un saludo y muchas gracias por comentar!

    ResponderEliminar