miércoles, 9 de abril de 2014

[Crítica serie]: "Dates" Temporada única

La mona vestida de seda hace que nos olvidemos gustosamente que es una mona

Llamadme anticuado, pero esto (aún) no
me va
Últimamente me estoy llevando más sorpresas agradables, aunque no redondas, de las series británicas que de las americanas, ya sea porque explotan propuestas originales, como es el caso de las dos temporadas de "Black Mirror" (y que reseñé aquí y aquí, respectivamente), o porque cuentan las mismas historias de siempre desde una nueva perspectiva, como ocurre con "Sherlock" (de la que ya reseñé la primera temporada aquí), por poner un ejemplo. Y precisamente esto último es lo que ocurre con "Dates".

Las citas online están cada vez más de moda entre aquellos que buscan el amor desesperadamente o los que buscan a alguien con el que pasar un buen rato. Los personajes de "Dates" no son una excepción y, durante nueve capítulos, veremos sus encuentros y desencuentros en su búsqueda de satisfacer sus necesidades íntimas.

Pudiera parecer que el esquema está más que agotado, que "Dates" ya no podría arrojar más luz sobre las citas amorosas y las relaciones entre parejas, y en parte es así. Los temas que se tratan no tienen nada de novedoso. Hay infidelidades, flechazos a primera vista y desencuentros amorosos como en toda serie o película sobre relaciones entre personas. Lo que cambia es la forma de contarlo. El formato de citas "uno contra uno" funciona muy bien y es gracias a tres factores que esto es así: los diálogos, que están muy trabajados; el guion, que en absoluto es plano y siempre encierra algunas sorpresas y giros que uno no se espera; y las actuaciones, que están a buen nivel. Esos son los tres pilares fundamentales por los que "Dates" funciona y no cae en los tópicos y los clichés del género. Dicho esquema es capaz de reinventarse a lo largo de los nueves capítulos y no se conforma en una repetición que podría hacer caer la serie en el tedio. Todo lo contrario. Cuando uno cree que todos los capítulos van a estar cortados por el mismo patrón, los guionistas nos sorprenden con el arco que se establece entre Mia (Oona Chaplin) y David (Will Mellor), o las citas cruzadas, como las que mantiene Erica (Gemma Chan). Y es precisamente la voluntad de los guionistas de sorprender al espectador y ofrecer un producto que vaya evolucionando y que nunca se estanque el que evita que el espectador caiga en el aburrimiento.

¿Cuántas veces hemos sufrido por alguien así?

Hay encuentros más jugosos que otros. Los hay de más impactantes, como el que tienen Erica y Callum (Greg McHugh), los que tienen Mia y David o el de Erica y Kate (Katie McGrath), y otros más light o forzados, como el encuentro que tienen Jenny (Sheridan Smith) y Nick (Neil Maskell) o el desenlace del trío protagonista, pero todos encierran algunas reflexiones interesantes, aunque para nada novedosas. Muchos hablan de la identidad sexual, de la insatisfacción, de la sensación de vacío y de no saber nunca qué es lo que quieres. De la sensación de opresión que encierran según qué relaciones a medida que va transcurriendo el tiempo y de las ansias de libertad, de probar nuevas experiencias. Del miedo al qué dirán si hago tal cosa u otra y el de vivir sometido a la voluntad de otros en contra del de ser capaz de tomar las riendas de tu propia vida. Es cierto que en ocasiones se sitúa en el terreno de lo ya visto, sin ofrecer mucha más hondura que la que hayan podido arrojar otros productos antes, y no necesariamente mejor, pero no desagrada volver a terrenos en los que, en mayor o menor medida, uno puede haberse visto reflejado o de los que gustaría saber más.

En conclusión, "Dates" es lo mismo de siempre, pero rebozado de originalidad. Los diálogos, el guion y las actuaciones hacen que uno se olvide que no está viendo nada especialmente diferente y estos tres aspectos cumplen sobradamente. "Dates" es una opción refrescante que recomiendo a todo aquel que quiera pasar un rato entretenido.

4 comentarios:

  1. Me gustó mucho el primer capítulo, y lo bueno qe tiene es que me lo puedo racionar a mi gusto, porque cada capítulo es autoconclusivo (aunque continúe después) No me crea esa ansía de no despegarme de la pantalla, pero cuando hay un capítulo puesto, no la desvío. Esta muy bien ^^
    Mi capítulo favorito es la cita del borracho folla camareros y la cleptómana xDD

    ResponderEliminar
  2. Buenas Lucía,

    Sí, el primer capítulo está muy bien, es una buena carta de presentación. Pues fíjate que no es uno de los que más me gustan el del borracho folla camareros xD Para mí el mejor es el de Erica y Callum. Callum me encantó y el final está muy bien.

    Y sí, es una serie que se deja ver muy bien. No hace falta seguirla día a día porque no vas a perder el hilo y cuando la ves, te mantiene enganchado y los capítulos duran lo que deben durar. Un entretenimiento muy recomendable.

    ¡Un saludo y gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  3. Muy de acuerdo, una serie que no cuenta nada nuevo pero a la vez es totalmente original por sus diálogos. A mi me encantó.

    Gran análisis Ivan. Nos leemos! ;-)

    ResponderEliminar