miércoles, 2 de abril de 2014

[Crítica libro]: "Los juegos del hambre" de Suzanne Collins

Sangría Don Simón

El título de la entrada se lo debo a
@Aleucine
Vale, cuando leáis esta crítica hacedlo pensando que no soy una chica adolescente, el target al que muchos dicen que va dirigida esta obra, y que he leído novelas juveniles siendo adulto, como "Crepúsculo" o "La historia interminable", y que me han gustado (una más que otra, se entiende). Solo así quiero que afrontéis esta reseña. Dicho esto, no os podéis imaginar con qué ganas afronté la lectura del bestseller juvenil "Los juegos del hambre", la primera parte de una trilogía firmada por Suzanne Collins, de la que todo el mundo habla maravillas, y cuán grande fue la decepción que me llevé.

Panem es un estado dictatorial compuesto por 12 distritos que viven subyugados por el Capitolio. El distrito 12 es el más pobre de todos y ahí es donde vive Katniss Everdeen, una chica de catorce años que se dedica a cazar en los bosques prohibidos para mantener a su madre y su hermana. Todo transcurriría como un día normal si no fuera porque es el día en el que tiene lugar la ceremonia de la Cosecha, evento donde escogen a dos tributos de cada distrito para que participen en los Juegos del Hambre, un espectáculo televisivo donde 24 chicos y chicas deben matarse los unos a los otros hasta que solo quede uno. El vencedor recibirá todos los honores y podrá vivir sin preocuparse nunca más de nada. Durante la ceremonia del distrito 12, sale escogida Primrose Everdeen, la hermana de Katniss; Katniss no permitirá que su hermana sea partícipe de tamaña barbarie y se ofrecerá voluntaria para sustituirla.

Es difícil trasladar una historia, tal y como la concibe Collins, al segmento de la novela juvenil y que la jugada salga bien. Es díficil esbozar una distopía donde la gente es castigada anualmente en forma de un espectáculo televisivo donde 24 chicos y chicas se matan entre sí para sobrevivir y no caer en lo escabroso. Es difícil imaginar doce distritos, donde muchos viven en la más absoluta miseria, y no entrar en detalles crueles. Es difícil que un planteamiento como este funcione bien como lectura para jovencitos. Es difícil hacerlo bien y no traicionar tus premisas. Y Collins no ha sabido hacerlo. Collins no es coherente con la ambientación que ha creado y cae en numerosos errores que lastran el conjunto. En este sentido, lo más chocante de todo es la sensación difusa que el Capitolio no es tan cruel como parece. Yo no veo maltratos, ni una opulencia exagerada, más allá de miles de banquetes y una manera de vestir extravagante, ni crueldad en las maneras de los habitantes de la capital de Panem. Caesar Flickerman, el presentador de los juegos del hambre, y prácticamente todos los demás con los que se encuentra Katniss son todo amabilidad y en ningún momento llegan a importunarla demasiado. Es cierto que no pueden infligir castigos físicos a los tributos para no alterar el devenir de los juegos, pero no se nos muestra en ningún momento humillación o burla alguna en el trato habitual con los tributos que nos demuestre cuán déspotas llegan a ser. De ese modo, arruina todo el potencial de una premisa muy atractiva.

Sin duda alguna, tener esta imagen en mente ayudó a que la lectura fuera más agradable

Sin embargo, lo peor llega en el tramo dedicado a los juegos. Es ahí donde Collins cae víctima de ese contraste entre el público al que va dirigido y la ambientación y las premisas que ha sembrado durante la primera parte. Es ahí donde todo se desmorona. Collins, rehuyendo la crueldad que se deduce de su premisa, siempre opta por la solución más fácil, evitando que Katniss tenga que enfrentarse a situaciones desagradables o conflictos que implicarían un desarrollo más profundo del personaje y que le obligarían a mojarse más. Es muy oportuno que los personajes con los que traba amistad o con los que puede estar comprometida emocionalmente siempre mueran a manos de otros, evitando que Katniss tenga que enfrentarse a ellos para salir victoriosa de los juegos. Así pues, arruina enfrentamientos que darían mucho juego y que pondrían de manifiesto la crueldad de los juegos, como un hipotético duelo contra Rue, Thresh o Peeta. Además, eso provoca sinsentidos argumentales, como cuando Tresh le dice a Katniss que la próxima vez que se la encuentre, después de salvarle la vida, tendrá que matarla y luego, un par de capítulos más tarde, Thresh muere a manos de un profesional de la forma más sucinta posible. Está claro que Collins no quería que ese enfrentamiento llegase y tener que tratar todo lo que se derivaría de ello. Rehúye cualquier conflicto y allana el camino a la protagonista con esas elecciones, y eso provoca que uno tenga la sensación que el desarrollo es demasiado sencillo y previsible y que la lectura sea cada vez más tediosa a medida que va avanzando la historia.

Y eso sin contar lo cargante que resulta la elección del narrador en primera persona. Los pensamientos de Katniss son muy repetitivos, apenas evoluciona en su manera de pensar y sus recuerdos del bosque donde iba a cazar y de Gale interrumpen demasiado a menudo la narración. Aun así, Katniss está bien dibujada, aunque se eche en falta que sus reacciones y sus disquisiciones cuando mata estuvieran más trabajadas, pero los demás apenas alcanzan desarrollo alguno, a excepción de Peeta Mellark. No sabemos nada de los demás tributos, más allá de un par de detalles en el mejor de los casos; se echa en falta saber más de Thresh, de la Comadreja o de la misma Rue. De ese modo nos importarían más sus muertes y dejarían de ser meras anécdotas en el mejor de los casos.

En conclusión, "Los juegos del hambre" no cumple ni como distopía ni como entretenimiento juvenil. Collins toma decisiones que provocan que el relato caiga en la previsibilidad y que no cumpla con las expectativas que ha sembrado al inicio del relato. Los personajes, a excepción de la pareja protagonista, no están lo suficientemente bien dibujados como para que lleguen a importarte o sientas algo por ellos y los pensamientos de la protagonista interrumpen demasiado a menudo y durante demasiado tiempo la narración. No lo recomendaría.

7 comentarios:

  1. Hola Ivan,

    Bueno tengo que decir que esta vez no comparto del todo tu crítica, pero sí veo que tienes razón en muchos de los puntos. Aclaro que cuando lo leí yo sí era una chica adolescente xD

    Yo sí veo crueldad en el Capitolio, no una crueldad violenta, pero sí la misma que vemos en el mundo real: Por qué alguien que ha tenido la suerte de nacer en cierto sitio tiene más derechos y una vida mucho más fácil que otra persona igual pero de otra zona (Vale, me voy un poco del tema xD). Yo veo cruel obligar a todos los distritos a trabajar para el Capitolio y vivir bajo sus normas.

    Y en cuanto a la amabilidad de los habitantes del Capitolio; estas personas no son malas, simplemente para ellos es algo normal que haya distritos pobres y ricos, les ha tocado una vida fácil y no se molestan en preguntarse nada. (Me voy a ir del tema otra vez, pero me viene a la mente algo que me contaron en un viaje a Berlín. Una mujer mayor contaba que los años del holocausto los recordaba como una época muy feliz en la ciudad porque siempre había teatros, conciertos, fiestas... y la gente sabía que algo pasaba con los judíos, pero no preguntaban más. Y esa gente no era mala). Es más, los romanos idolatraban a los gladiadores igual que se hace ahora con los deportistas, y mira, luego les obligaban a matarse entre ellos sin más.

    A partir de ahí ya sí estoy de acuerdo con todo lo que dices (para que veas xD), sobre todo en que los juegos se hacen demasiado fáciles para Katniss y que a veces es un poco cansina con sus recuerdos. Ah, y que es totalmente light; sangría Don Simón, vaya. A pesar de eso a mí sí que me enganchó y me gustó.


    Siento la parrafada :/

    PD: No puedo creer que te gustara más Crepúsculo que Los juegos del hambre ¬¬

    ResponderEliminar
  2. Vaya, la verdad es que a mí sí me gustó mucho y me mantuvo realmente enganchada. Quizá caiga en esos errores como el no enfrentar a la protagonista contra otros personajes relevantes, pero consiguió cumplir mis expectativas (lo que no hizo con el segundo libro). Siento que no te haya gustado.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Coral, me quedo solo con el último párrafo donde dices que estás de acuerdo conmigo :P No, es broma. Pues fíjate que también estoy de acuerdo contigo y con lo que cuentas, pero es esa sensación difusa que la crueldad y todo lo demás se queda a medio gas la que me hacía pensar en todo momento: "esto no sería así, esto no me lo creo, esto lo haría yo mejor haciendo tal y tal y aún entraría en la categoría de novela juvenil".

    Y sí, me gustó más "Crepúsculo". Al menos me mantuvo enganchado y no me aburrió en ningún momento, pasteladas a parte. Distinto fue "Luna nueva", un bodrio infumable muchísimo peor que "Los juegos del hambre".

    Y no te preocupes, me gustan las parrafadas. ;) ¡Muchas gracias por comentar y un saludo! Ah, y felicidades cumpleañera!

    Lucía, a mí me aburrió mucho. Si se hubiera ahorrado tantos recuerdos sobre el maldito bosque, Gale y su padre, porque cada dos páginas de acción había otras dos de recuerdos que no aportaban apenas nada, me hubiese enganchado más. Aunque otro de los fallos, como comento, es no enfrentar a los personajes y ponerle las cosas demasiado fáciles a Katniss.

    Aun así le daré una segunda oportunidad a "En llamas", aunque no dentro de poco.

    ¡Un saludo y muchas gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  4. ¡Vuelvo aquí a sembrar la discordia otra vez! Que no, es broma ;)

    A pesar de lo que he puesto en el otro comentario sí que estoy en parte de acuerdo en lo que dices. De un libro con esa temática se esperaría más crueldad y violencia...

    Confieso que a mí en su día también me gustó "Crepúsculo" (aunque ahora por culpa de las fans da casi vergüenza decirlo), pero si me das a elegir entre los dos libros no me lo pienso, Katniss gana a Bella por goleada. Ahora, si me lo comparas con "La historia interminable" la cosa cambia, que además es de mis libros favoritos de mi infancia-preadolescencia :)

    ¡Saludos, y gracias de nuevo!

    ResponderEliminar
  5. Vaya, hasta que no repartamos leña no pararemos ;)

    "La historia interminable" es un libro muy bueno, un libro que sin duda alguna se lo daría a leer a cualquier chico/a. No haría lo mismo con "Los juegos del hambre" ni con "Crepúsculo", aunque este último esta mucho mejor, más de lo que nos gustaría admitir a algunos. Es cierto que Bella encarna un estereotipo de chica más debilucha y dependiente del macho, pero no sé, la novela entera me mantuvo entretenido. Y no puedo decir lo mismo de "Los juegos del hambre"; Katniss está bien, pero tampoco es para tanto. Creo que el narrador en primera persona y la sobreinformación de pensamientos, sensaciones y recuerdos hacen que, en mi caso, acabe cansándome de ella.

    Pero ya te digo, mi opinión sobre "Crepúsculo" es una opinión lejana, no sometida a mis baremos actuales, así que vete a saber si ahora la puntuaría igual o peor.

    ¡Un abrazo y gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  6. Sangría Don Simón... jeje, sí, es una buena manera de definirlo. :) Tengo que decir que he visto las dos entregas cinematográficas que hay hasta la fecha como adaptación de Los Juegos del Hambre y que ambas me han entretenido, sin llegar a entusiasmarme ni mucho menos. Sin embargo, reconozco que de obras literarias como esta o como la famosa saga Crepúsculo huyo cual gato del agua fría. No creo que me lance nunca a por estos libros; los veo muy teen-target. De Crepúsculo ni siquiera las películas -bueno, sólo vi la primera- me gustaron. En Hunger Games al menos las pelis, ya digo, están bien para pasar el rato.

    La Historia Interminable... hombre, pero es que este libro, aunque esté dirigido también a un público joven, juega en otra división. Es un clásico imprescindible de la fantasía que le da mil vueltas (en fin, en mi humilde opinión) a estas nuevas sagas de baratillo.

    ¡Saludos! ;)

    ResponderEliminar
  7. Buenas Jolan,

    Yo he visto la primera y es igual que el libro, tanto en sus puntos positivos como negativos. Un calco. Quizás tenga de bueno que nos ahorramos la verborrea mental de Katniss y los flashbacks cansinos. Yo he salido escarmentado de esta incursión en el teen-target que dices y haré como tú, que los evitaré cual gato del agua fría.

    Y sí, "La historia interminable" juega en otra liga. Es increíble, sobre todo la primera parte, y un libro que le haría leer a cualquier jovenzuelo. Y que tengo ganas de releer, cabe decir.

    ¡Un saludo y gracias por comentar, Jolan! ;)

    ResponderEliminar