miércoles, 12 de marzo de 2014

[Crítica película]: "Guerra mundial Z" de Marc Forster

27 razones que demuestran lo mala que es "Guerra mundial Z"

En cartel podemos ver a Brad Pitt
y los extras
Los bodrios o los ves venir o te pillan por sorpresa. Cuando uno se pone a ver "Mutante metálico", "Tormenta magnética" o "The House of the Dead" sabe qué va a encontrarse y, en cierto modo, no tiene derecho a reclamar. Pero sí lo tienes cuando pierdes el tiempo y el dinero con algo que creías que, como mínimo, podía pasar por entretenimiento pasajero y que acaba siendo un producto nefasto. Y tengo de la A a la Z razones para demostrar que "Guerra mundial Z" es un despropósito se mire por donde se mire. 27 razones rellenas de spoilers.

Allí donde va Pitt va la desgracia. La pregunta que me queda...si Pitt no hubiese ido a Jerusalén, ¿los infectados hubiesen escalado el muro? Ahí queda la duda. Tienen a un tío de la CIA que sabe dónde se encuentra la persona que sabe dónde tuvo lugar el primer foco de la infección y no es hasta que llega Pitt y habla con él un par de minutos que no dan por cierto lo que dice. En esta película todo está enlazado a base de hechos muy oportunos, sacadas de manga y descubrimientos fortuitos.

Brad Pitt pone siempre la misma cara, ya sea huyendo con su mujer y sus hijas por las calles de una ciudad devastada, ya sea descubriendo que los infectados están haciendo rappel por un muro o ya sea dando en el clavo, en un alarde de verdadera genialidad más propia de un vidente que de un ¿científico? ¿agente de la ONU? ¿navaja suiza?, con la solución para tamaño hecatombe.

Clichés sobadísimos. Eso es lo que son los personajes. Hay todos lo que puedes esperar de un blockbuster de este calibre: el loco que lo sabe todo pero al que solo hace caso el protagonista, el militar vacilón que suelta frases hechas hasta sabiendo que va a morir, la mujer florero que solo sabe llorar y sufrir por su marido, el jefe militar más malo que la tiña que no vacila en focalizar todas sus energías en hacerle mal al protagonista, etc.

Diálogos que destilan una profundidad sobrecogedora los hay a puñados. Un tipo al que han mordido dice, sabedor que estas van a ser sus últimas palabras, "me voy a convertir en Z" y cuando va a suicidarse dice: "Esta corre de mi cuenta". Eso sí que es tomarse las cosas con filosofía y tirar de frase hecha.

¿En serio que el ruido de una chica hablando por megafonía es más estridente que el que pueda hacer, yo que sé, una urbe llena de sonidos y helicópteros dando vueltas? Que eso sea lo que atraiga los zombis para hacer la montañita y no otros ruidos da que pensar.

Forster no conoce la palabra "ritmo". En 5 minutos, o menos, la ciudad ya está siendo arrasada ante la atónita mirada de los protagonistas. ¿Es que no hay ni un solo telediario, periódico o red social que haya informado sobre ello? Vale que vayan muy rápido, pero es imposible que te pillen con los pantalones bajados de esa manera. ¡Y menos en un país que no es el foco de la infección!

Guerra, lo que es guerra, cinco minutos y al final. No vaya a ser que nos empachemos. Cuando lees "Guerra Mundial Z" en los títulos esperas una guerra mundial, pero yo solo veo a Pitt corriendo de aquí para allá y alguna que otra imagen aérea donde se intuye que alguien lanza bombas sobre hormiguitas.

Helado se queda uno cuando ve al tipo que custodia la farmacia. Al principio apunta a Pitt con una pistola, pero es decirle que su hija tiene asma y convertirse en una especie de farmacéutico padre de familia que hasta le da consejos de cómo curarle el asma a la niña y de recetarle los mejores medicamentos para su caso. ¿De dónde sale un personaje como éste y qué pinta ahí?

Venga, que ya queda menos

Infectados. Eso es lo que son y a mí no me engañan. Sí, ya sé que la división no está muy clara y que al final descubrimos que se quedan como aletargados cuando no hay humanos cerca y entonces es cuando se parecen a zombies. Pero a mí una marea de bichos escalando el Everest no es la idea que tengo de un zombie.

Jugar al gato y al ratón siempre funciona para rellenar metraje, pero es una idea demasiado sobada, Forster. Sin embargo, es el único momento en que la película me entretuvo, aunque no hay que ser muy listo para saber qué iba a ocurrir en todo momento.

Kilos y kilos de efectos especiales, pero no hay ni siquiera un infectado que llegue a ponerme en tensión.

La idea más cercana que tiene Marc Forster de generar un conflicto es hacer que expulsen a la familia así por las buenas porque el protagonista no se pone al teléfono después de lo de Israel. ¿Tanta prisa tenéis? ¿No podéis esperar, digo yo, un día o dos?

Monigotes. Eso es lo que son los demás personajes. Te importan un pito y tienen un desarrollo cercano a cero. La familia solo es un pretexto para justificar que Pitt se lance a hacer mundo; qué egoísta, quiere salvar a su familia idílica y preciosa y pura y perfecta. ¡No! Él ha venido a salvar el mundo y a sacar del atolladero al mundo. Él solito. No hay nadie que haga de secundario. O mueren a los cinco minutos (véase virólogo), o son simples cameos (véanse Morse y Fox), o no aportan nada durante todo el rato que salen (véase la israelita), o aparecen demasiado tarde, sin tiempo para desarrollarlos lo suficiente como para que te importen (véanse los supercientíficos de Gales).

No entiendo aún porque cuando lanzan la granada cuando huyen por las calles de Israel luego no les persigue ningún infectado más. ¿No les atrae el ruido de una niña hablando por megafonía? ¿Por qué el de una granada no?

Ñampear. ¿Alguien sabía que existía esta palabra? Significa "volverse loco". Así es como me habría puesto si me hubiese gastado el dinero yendo al cine a ver esto o comprando el DVD.

O sea que Pitt le dice a su mujer que él ya la llamará y ella, sabiendo que él está ocupado, lo llama. Vale, eso tiene un pase. Lo que no tiene perdón es que Forster ruede una de las escenas más tópicas y cafres usadas en el cine: que lo llame justo cuando tienen que pasar desapercibidos y, obviamente, eso desbarate toda la operación. ¿Cuántas veces hemos visto esto antes?

Pertenece al grupito de "Riddick" y "Prometheus", donde la coherencia interna y las no-ganas de hacer las cosas bien priman sobre desarrollar un trabajo decente y entretenido.

¿Qué hacía un infectado en el váter del avión? ¿Cómo se ha metido ahí? ¿Quién, en su sano juicio, lo encierra ahí, no informa a nadie y espera que nadie vaya al lavabo durante el viaje? Porque solo no se ha infectado, que eso lo sabemos todos. Incoherencias como esa y muchas más "infectan" el metraje.

Recortes. Se nota que ha sufrido tijeretazos en postproducción, porque lo de Matthew Fox es graciosísimo. O es que me quedé dormido y no le vi en pantalla o es que recortaron todas sus partes porque no debían tener sentido alguno, porque verlo, lo que es verlo, de refilón durante un par de segundos. Y luego está el tema de la familia, que parece que las va a pasar canutas por culpa de su expulsión prematura del portaaviones y resulta que ya no vuelven a aparecer hasta el final de la película, vivitos y coleando como si nada hubiese ocurrido. Me da que estos dos casos son ejemplos de que la película fue montada deprisa y corriendo. ¿Para qué sirve que hayan salvado al niño si luego no pinta nada?

¿Se puede morir de una forma más estúpida? No sabían cómo trasladar el papel de virólogo a nuestro héroe multiusos y decidieron que el científico, un verdadero insulto para cualquier biólogo, se pegase un tiro de la forma más estúpida posible.

Tienes que tenerlos cuadrados si, al minuto de haberte inoculado un virus o bacteria letal, te la juegas abriendo la puerta y dejando que el infectado decida si te ve o no te ve (Continúo en la Y).

Un accidente de avión como ese y no lo cuenta ni el Tato. Y la chica tan pancha paseando por ahí y Pitt con una herida que, casualidades de la vida, no le ha afectado ningún órgano vital. 

Volvamos al "virólogo". ¿Y esto es lo mejor que han encontrado? Un tío que suelta un discursito diciendo que la naturaleza es una cabrona despiadada y no sé qué más gilipolleces. Da la casualidad que solo estoy licenciado por la UAB, pero no se me ocurriría decir semejante idiotez. ¡Imaginaos si hubiese ido a Harvard y hubiese sido el primero de mi promoción! Esto no se le ocurre decirlo ni al tonto del pueblo.

WTF es la expresión que da vueltas en tu cabeza cuando el israelí le cuenta toda la pantomima del Décimo Hombre a Pitt, porque no hay manera de tragarse algo así y seguir manteniendo la seriedad de la propuesta. No me importa que eso estuviese en el libro. No me lo creo.

Si yo fuera Max Brooks estaría que me subiría por las paredes. Supongo que el contrato debía ser jugoso y ya sabía qué iba a pasar y le dio igual.

Y eso me lleva a pensar cómo está tan seguro Pitt que esa es la solución al problema. Solo ha visto un par de casos donde los infectados evitaban a individuos. Podría haber sido cualquier otra cosa, pero Pitt es el protagonista y la película no puede durar hasta el infinito.

Zurrar al director y al guionista es lo único en lo que pensaba después de haberme comido esto y que me hagan creer que esto es una película de zombies entretenida es un despropósito descomunal.

4 comentarios:

  1. Yo cuando vi esta película lo que pensé fue: "¿habrán leído el libro?, es más, ¿sabrán de qué va a además de zombies?" Porque si no no me explico que lo único en común sea el título.

    No recuerdo muy bien los detalles, ahí está lo olvidable que es, pero sí alguna escena ridícula como la de la muerte más tonta que he visto y la de los zombies que se creen hormigas subiendo el muro.

    Lo que también recuerdo es la larga lista de casualidades: un accidente de avión en el que SOLO sobreviven Pitt y la chica (y enteritos eh), se estrellan no sé dónde y son capaces de llegar andando en un rato... en fin.

    Le puse un 6 porque por lo menos me pareció entretenida (sí, yo fui de las que pagó por verla, me siento ñapeada xD), pero ahora pensándolo más fríamente se la bajaría...

    Un saludo. Y te vuelvo a decir que me mola este modelo de crítica :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Buenas Coral!

    Muchas gracias, me lo he pasado genial haciéndola. A partir de ahora intentaré hacer de vez en cuando una de éstas, aunque llevan su rato y tampoco quiero que acabéis aburriéndolas. Me alegro que te guste ;)

    Y bueno, para mí todo son casualidades, situaciones cogidas con pinzas y absurdeces (las peores escenas son la de las hormigas escalando el muro y la del avión). Yo le pongo un 2 porque no podía parar de reir y sentir un poco de vergüenza. No me entretuvo para nada.

    ¡Muchas gracias por comentar y un saludo!

    ResponderEliminar
  3. jaja! Muy divertida crítica y no has dejado títere con cabeza! xD

    Yo, al igual que Coral, fui más indulgente al comentar esta peli, en parte porque sabía de antemano que lo que nos iban a ofrecer era mierda envuelta en celuloide. Pero sí, haces bien en despellejarla, porque hay que reconocer que es bastante malilla (y resulta que van a rodar una 2ª parte..!)

    La verdad es que está plagada de momentos WTF, además de los que has comentado (lo del virólogo es de traca), cosas como la barricada de maletas dentro del avión, o esos zombis de chiste que aparecen en el laboratorio final, que dan más risa que miedo...

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Buenas Jolan,

    Pues no sé qué saldrá de una segunda parte de ésto...pero ya estaré yo para hacer otra crítica como ésta xD.

    Es que no hay por dónde cogerla. Es que no podía concentrarme en disfrutarla con tanta escena WTF. Me pasó algo parecido con "2012". Había escenas que me sacaban contínuamente de la película y eso es fatal.

    ¡Muchas gracias por comentar y un saludo!

    ResponderEliminar