lunes, 29 de julio de 2013

Resumen semanal 22/07/13 - 28/07/13

Y ya ha transcurrido una semana desde el último resumen semanal. Pasa el tiempo que vuela, eh. Pero no, no os vengo con reflexiones sobre la vida y el tiempo. Vengo a hablaros de las tres películas que he visto esta semana. Además de estas he empezado con una serie anime, de la que ya os hablaré en una futura reseña y que constituye mi vuelta a mi afición por el manga y la animación japonesa, que la tenía un poco aparcada. También estoy liado con la segunda temporada de "Homeland", de la que también os hablaré más adelante. Sin más dilación, las mini reseñas:


Gru, mi villano favorito Sencilla, pero efectiva, película de animación. Circula por derroteros transitados en muchas películas, pero aquí la novedad es que se da desde el enfoque del villano. En ese sentido, resulta original, aunque podrían haber explotado esa cualidad mucho más. Pero para mi lo más significativo es que ha conseguido emocionarme y eso lo valoro positivamente, más allá de que sea simple argumentalmente o que los enemigos no tengan mucha garra. O que haya situaciones, sobretodo durante la primera mitad de la película, que no me arrancaran ninguna sonrisa. Pero es entrar las tres niñas en acción y que la película gane enteros. Quien no se emocione con las chicas y la relación que establecen con Gru es que está frío como un témpano. Además, es curioso que todo el mundo destaque a los bichos amarillos como los más graciosos de la función, que si bien no me desagradaron, para mi no eran ni mucho menos los mejores. Reitero que las escenas de las chicas son las de mayor fuerza emotiva y fuente de risas. También me gustan, aunque sean minoritarias, las apariciones de la madre de Gru o de la encargada del orfanato con sus cajas de la verguenza. Desde el punto de vista más técnico, en ocasiones la animación no acaba de dar el pego, aunque es solvente. Y por último, y aunque esto no es culpa de la película, quiero quejarme del doblaje al español de algunos personajes, en especial el de Agnes y Gru, que está muy por debajo en cuanto a calidad y que muchas veces te saca de la película. En definitiva, una muy entretenida película de dibujos con sus momentos graciosos y emotivos.


Centurión Esta película es un pastiche que no hay por donde cogerlo. La historia no va a ninguna parte; los protagonistas se dedican a huir perpétuamente de un lado a otro, dando tumbos, sin profundizar en nada. Y si la persecución de la mala es simple hasta decir basta, aunque en todo momento intente ir de trascendente, el final es nefasto con ese vulgar intento de asesinato. El desarrollo de personajes es cuasi inexistente, de manera que cuando van muriendo uno detrás de otro apenas te importa. Para adornar la película, el director nos deleita con un narrador totalmente prescindible que nos regala lo que se suponen "frases míticas" que resultan reflexiones manidas, fuera de lugar y terriblemente edulcoradas. No la recomiendo.


El vuelo Interesante película la que nos ofrece Robert Zemeckis. Si bien no llega a ser todo lo que podría haber sido, nos ofrece un debate muy, muy interesante. ¿Qué harías con un piloto borracho que salva un accidente de avión de lo que podría haber sido una pérdida total de vidas? Teniendo en cuenta que el fallo mecánico era inevitable, el personaje de Denzel Washington, a través de una maniobra que solo un genio podría haber llevado a cabo, consigue aterrizar el avión provocando "tan solo" 6 víctimas de las 104 que podrían haber sido. ¿Es un héroe o debe pagar por conducir borracho y poner en riesgo vidas inocentes? Tal y como he comentado, la reflexión que nos ofrece es muy buena, pero no es suficiente para sostener la película. Hay momentos en que se hace larga, con escenas reiterativas que solo nos ofrecen más de lo mismo (como las incontables borracheras que se pega Denzel, que llegan a aburrir), con personajes apenas desarrollados a los que se les podría sacar más jugo (como el personaje de John Goodman o el copiloto) y con un final edulcorado que tira a la basura todo lo conseguido con anterioridad. Sin embargo, es una película interesante, con escenas interesantes, aunque aisladas, como la conversación con el enfermo de cáncer o aquellas relacionadas con su abogado y el sindicato de aeronaves y con un retrato del alcoholismo muy bien perfilado.

viernes, 26 de julio de 2013

[Escribir]: De cuando me doy cuenta de que mi historia no da para más

Un maestro de las letras
Algunos os habréis asustado al leer el título de la entrada. No es para menos, pero para nada es un momento triste. No para mí. Después de escribir durante poco más de un mes alrededor de una historia, 1000 palabras al día, lo que viene siendo unas 3 páginas y pico cada día, he llegado a la conclusión de que la novela se ha deshinchado. Una vez superado el First Plot Point, el primer punto de inflexión donde la novela pasa de ser una mera presentación de protagonistas a que estos empiecen a reaccionar ante la amenaza que se les cierne encima, me di cuenta de que la idea con la que partí al inicio ya no daba para más. Notaba que escribía escenas por escribirlas, sin gancho alguno, como para rellenar los huecos de la trama. Solo servían para conectar con las escenas aisladas que tenía en mente. Me he visto incapaz de alargar tanto una historia que solo ofrecía unas cuantas buenas ideas dispersas. Y es que había pensado en una historia que ahora me doy cuenta de que daría perfectamente para un cuento, no para una novela. Parafraseando a Ray Bradbury:

"Si una historia comienza a sentirse como un trabajo, deséchala y comienza una nueva. Quiero que envidien mi alegría”

¿Esto quiere decir que me voy a rendir? Para nada. Este mes lanzado a la escritura me ha servido para conocer que mi verdadera pasión se encuentra entre las letras. Me ha servido para practicar mi escritura, para aprender. Y saber que me queda mucho aún por delante. Para ser la primera cosa que escribo (sí, soy muy advenedizo en este mundo), estoy orgulloso. Y tampoco voy a tirar a la basura la idea. Me la guardaré para un futuro. ¿Qué voy a hacer a partir de ahora? Continuar escribiendo, por supuesto. ¿Al ritmo de 1000 palabras al día? Ni mucho menos. Creo que es una buena marca cuando uno tiene un mejor dominio de lo que quiere contar. Pero sí me marcaré un mínimo, de 500 palabras, y escribiré cada día como vengo haciendo este mes. ¿Cuál es mi siguiente proyecto? Los cuentos. De momento no voy a enfrentarme a nada extenso, no hasta que me sienta preparado. Tengo muchísimas ideas que me van acudiendo a la cabeza, ideas "cortas", pero que tengo muchas ganas de plasmar. Aprovecho y cito otra vez a Bradbury:

"No empieces escribiendo novelas. Toman mucho. Empieza escribiendo una cantidad endemoniada de cuentos, al menos uno por semana. Toma un año para hacerlo"

Dicho esto, ¿vosotros qué pensáis?

miércoles, 24 de julio de 2013

[Crítica libro]: "Sueño del Fevre" de George R.R. Martin

Los vampiros se van de excursión
por el río
No sé si lo he dejado entrever demasiado, pero para el que no se haya dado cuenta, para mi George R.R. Martin es lo más cercano a un dios. ¿Por qué? El porqué recibe el nombre de "Canción de hielo y fuego", de la que soy fan a ultranza, del primero hasta el último, y puedo asegurar que es de lo mejor que he leído nunca. Pero hoy no vengo a hablaros de la saga, sino de otro libro de Martin que he leído de mientras y que forma parte de mi reto. Es el "Sueño del Fevre", el 20º libro del reto y la sinopsis, extraída de Casa del Libro, es la siguiente:

"Un cautivador canto a la amistad El vapor más majestuoso del Misisipi surca un río de sangre... En 1857, la cuenca del Misisipi bulle de actividad: los vapores señorean sus aguas en feroz competencia. Cuando Joshua York le ofrece sacar a flote su naviera a cambio de unas pocas condiciones, sencillas aunque misteriosas, el capitán Marsh ve realizado su sueño: ser el patrón del vapor más rápido del río. Pero los sueños de ambos se verán infiltrados por una pesadilla que anegará de sangre los fondeaderos."

Tenía ganas de ver como se desenvolvía Martin con un libro autoconclusivo, alejado de su inconmensurable saga. Y bien, firma un libro interesante. La ambientación es uno de sus puntos fuertes; se nota que Martin ha llevado a cabo un minucioso proceso de documentación sobre el mundo de la navegación con barcos de vapor y nos lo transmite a la perfección. De este modo recorremos los ríos a bordo de barcos de palas, pisamos las calles de las principales ciudades costeras del Mississippi y olemos el clima de tensión previo a la guerra de Secesión, con todo el problema de la esclavitud en el aire. Y nos lo creemos. Otro de sus puntos fuertes es la revisión vampírica que nos retrata en esta nueva versión del mito. Aquí no todos los vampiros son iguales, hay unos más conciliadores, que buscan un entendimiento mutuo con los humanos, y otros anclados en la superioridad vampírica y todo lo relacionado con ello. Deja atrás los dilemas sobre la inmortalidad o la soledad que tanto hemos visto; aquí el eje importante es conseguir la unión entre las dos razas por la que aboga Joshua York, el socio de nuestro protagonista. Por otro lado, ahonda en la relación que se establece entre los vampiros y sus súbditos humanos; no sé si en otros relatos existe la figura del humano que protege y sirve a un amo vampiro. Aquí nos ofrece una visión nunca vista: el humano que sirve al vampiro. En el caso del dúo protagonista, formado por el vampiro York y el capitán de barco Marsh, la relación se va construyendo alrededor de la igualdad y la confianza; en el caso del dúo antagonista, formado por el vampiro Damon Julian y el pendenciero Sour Billy Tipton, se asemeja a la esclavitud, sustituyendo las ansias por ser libres por las ganas de transformarse en un ser de la noche. Martin construye, de este modo, un paralelismo entre las dos visiones de las dos américas de entonces, la abolicionista y la esclavista.

Si dejamos atrás estos aspectos y nos centramos en el argumento propiamente dicho, podríamos clasificarlo de interesante, pero no excelente. La búsqueda inicial de los vampiros enemigos, los que deben ser reconvertidos, y la aureola enigmática que despide York y el descubrimiento de sus verdaderas intenciones es intrigante y resulta adictivo. Pero cuando los planes que había previsto quedan truncados y pierde la batalla, más o menos a los dos tercios de la novela, el libro pierde fuelle y se nota que Martin no sabía muy bien por dónde tirar la historia. Al final opta por un camino bien simple. El protagonista se separa de todo ese mundo, pasan 13 años donde su vida empieza a carecer de sentido, es aburrida y bla bla bla, y al final vuelve a saber de los vampiros. Vuelve a reencontrarse con su antiguo socio y amigo y juntos acaban con el malo. Punto. El interés generado en la primera parte y parte de la segunda cae en lo rutinario y en lo previsible.

Otro de sus puntos fuertes es lo bien perfilados que están algunos de sus protagonistas. Digo algunos porque los principales quedan bien dibujados, en especial Abner Marsh, Joshua York, Damon Julian y Sour Billy Tipton, pero los demás secundarios a veces son anecdóticos. Algunos adquieren protagonismo de golpe, salidos de la nada, y eso desconcierta (un ejemplo es Katherine, que cuando aparece en la escena de Marsh saliendo del camarote de York, llegas a no reconocerla y resulta que hace tiempo que estaba entre el elenco). Por otro lado, quiere desarrollar algunos personajes, como Hairy Mike o el esclavo cocinero, por poner algunos, y se queda a medias. Tienes la sensación de que un mayor desarrollo de secundarios hubiese estado mejor. Pero los cuatro principales están trabajados. No voy a entrar en ellos, pero me gustaría señalar lo elaborado de Damon Julian y la bestia vieja que hay en su interior.

En definitiva, una revisión interesante de la novela vampírica y que se aleja de los tópicos, con una ambientación impecable. Aunque la historia acabe recorriendo derroteros demasiado simples, tiene unos primeros dos tercios adictivos y originales. La recomiendo para pasar un rato entretenidos.

lunes, 22 de julio de 2013

Resumen semanal 15/07/13 - 21/07/13

Como he dejado entrever en más de una ocasión  he estado de vacaciones estos días. ¿Qué ha pasado? Pues que no he tenido mucho tiempo para películas y series; me dio tiempo a acabar con "Homeland", tal y como vistéis en la reseña anterior, y a ver dos películas. Aquí las tenéis:


Margin Call El circo de la crisis me ralla. Ya os lo ho he comentado muchas veces y no volveré a ello, pero sadomasoquista de mí, decidí darle una oportunidad a esta película. Habla de la crisis financiera y te sitúa en una compañía financiera la noche anterior a que todo el sistema que se habían montado en Wall Street estallase. Lo que ocurre con esta película es que, si bien no entiendes muy bien de qué están hablando, no te importa, porque el guión y las actuaciones son muy buenas. Me recuerda a "Syriana" y lo difícil que resultaba seguir el hilo de lo que se contaba. Aquí no es tan difícil, pero yo al menos no entiendo nada de la jerga económica que usan. El guión, en cambio, solo usa ese pretexto para retratar la moral y las convicciones de los distintos personajes que circulan por la película. Tenemos el punto de vista no muy contaminado e incluso ingenuo de los novatos, la visión ácida del curtido o la falta de escrúpulos de los superiores. Nos ofrece diálogos y conversaciones muy elaboradas, como cuando Paul Bettany habla con el empleado sobre la hipocresía de la sociedad en la que vivimos o cuando el mismo Bettany charla con los nuevos en la azotea. Es, sin duda alguna, una película de personajes y de guion. Quizás se eche en falta algo más además del retrato tan circunscrito y concreto, pero la recomiendo si uno quiere conocer qué tipo de personas se esconden detrás de esas grandes firmas financieras sin escrúpulos.


Minority Report La vi hace mucho tiempo, cuando era más pequeño, y no me gustó. Creo que no la entendí. Pero hoy la he vuelto a ver, sin recordar nada de nada, y puedo decir que estamos ante una notable película de ciencia ficción. Por fin un filme donde una premisa brillante no es desaprovechada a la media hora de metraje, como ocurría en "Looper", por poner un ejemplo. La idea de la policía del pre-crimen es genial, a la altura del mejor Dick, y Spielberg consigue que no pierda fuelle a lo largo del filme. El montaje del personaje de Max Von Sydow es, cuanto menos, elaborado y para nada decepcionante. Y todo encaja, si exceptuamos detalles como que nadie bloquease el acceso de Tom Cruise una vez convertido en fujitivo o que el mismo Tom Cruise vuelva a explicarnos la solución de todo cuando ya la habíamos visto de boca de Colin Farrell antes. O el final edulcorado made in Spielberg y que tanto me molesta. Pero si exceptuamos esto, tenemos una película de ciencia ficción y de acción muy entretenida y que también ofrece un debate o dilema moral interesante: ¿el futuro está premeditado, escrito? ¿O podemos escojer, es decir, hay varios futuros alternativos? ¿Es lícito encerrar a gente que aún no ha cometido ningún crimen solo porque crees que va a ocurrir? En definitiva, una buena película muy recomendable y que ofrece una alternativa de ciencia ficción sin prácticamente fisuras, algo escaso últimamente.

sábado, 20 de julio de 2013

[Crítica serie]: "Homeland" 1ª temporada

Un duelo de titanes
Recién llegado de unos días de vacaciones y recién finiquitada la 1ª temporada de "Homeland" con un capítulo más largo de lo habitual, me dispongo a volver al ruedo. Hoy voy a hablaros de una serie que ha alabado prácticamente todo el mundo y que ha ganado un puñado de premios, entre los cuáles el Emmy a mejor serie dramática. No puedo estar más de acuerdo: la impresión es sobresaliente. Aquí tenéis la sinopsis extraída de Filmaffinity:

"El sargento de la Marina Nicholas Brody (Damian Lewis) regresa a casa ocho años después de su desaparición en Irak, donde vivió encarcelado y sometido a tortura. Finalmente, un comando de las fuerzas especiales lo localiza durante una misión. La joven Carrie Mathison (Claire Danes), una impulsiva e intuitiva agente de la CIA, sospecha que Brody se ha pasado al enemigo durante su cautiverio, pues unos meses antes un terrorista condenado a muerte le habló de un soldado norteamericano que había cambiado de bando."

Esta serie es un buen ejemplo de que la -aparente- sencillez, si es tratada con la máxima seriedad y profesionalidad, puede ofrecernos un producto de gran calidad. La trama en sí misma no va muy allá: una historia de terroristas islámicos que quieren llevar a cabo un atentado y la CIA intentando anticiparse a ellos, en plan el gato y el ratón que tanto hemos visto. Pero la diferencia es que aquí las pistas y los hechos se nos van presentando poco a poco, como un puzzle en el que se nos van revelando lentamente sus piezas, generando misterios sin resolver a la par que se van generando otros. Todo está rodado desde la óptica más humana, sin olvidar los sentimientos, dilemas y problemas personales que puedan tener nuestros personajes, ya sea nuestra protagonista Carrie Mathison y su problema con la bipolaridad o Nicholas Brody con su conflictiva vuelta a casa. Y eso hace que gane puntos. Porque a mí me parece interesante saber qué siente alguien que está dispuesto a cometer un acto terrorista, cuál es su punto de vista, o ver como un espía tiene defectos como el que más y cuáles son. También ayuda en todo momento un gran dominio del ritmo narrativo. Los creadores saben combinar a la perfección los momentos más introspectivos con la acción más espectacular, con giros y cliffhangers sorpresivos, y con momentos de pura investigación donde brilla un más que solvente guion. Pero lo mejor de todo es que todo resulta plausible argumentalmente hablando y casi nada chirría; digo casi porqué sí hay un detalle que no acaba de convencerme y es que Brody lo haga todo por un niño muerto. Sé que es duro, pero está su familia y me parece difícil creer que una vez vuelve a casa continúe pensando en aquel niño, que por muy buenas migas que hiciese con él, no es equiparable a sus dos hijos naturales, por poco que los haya visto en todo este tiempo (quizás necesitaríamos un mayor desarrollo de esta relación paterno filial para no pensar así). Pero más allá de algún detalle como el que he contado, la trama es sobresaliente.

Pero aquí, como ya he dejado entrever, lo más relevante viene de la mano de sus personajes. La pareja protagonista está impecable, con actuaciones brillantes. Debo felicitar a Claire Danes por encima de todos, por su entregada actuación. Es capaz de combinar distintos estados de ánimo y transmitirte esa sensación de realidad en cada uno de ellos, desde una profunda depresión hasta una crisis de ansiedad en toda regla. Los premios que ha cosechado me parecen totalmente justificados. Por otro lado tenemos a un elenco de secundarios muy competentes, donde destaca un genial Mandy Patinkin como Saul, el superior de Carrie. También son de gran calidad las de la familia de Brody,  destacando a su hija, que me ha encantado, o el subdirector David de la CIA. En conjunto nos ofrecen unas actuaciones que dotan de gran realismo a la trama y constituyen el mayor puntal de la serie.

¿Qué nos deparará la segunda temporada? Estoy temblando, para qué negarlo. El listón de esta primera temporada es elevadísimo, y tal y como suele suceder en todas las segundas temporadas, se produce un bajón que lastra la calidad del conjunto. Espero que no sea así, porque esta primera temporada es de una calidad sobresaliente.

miércoles, 17 de julio de 2013

[Crítica libro]: "La historia interminable" de Michael Ende

Una lectura muy recomendable
Para el libro nº19 del reto tenía ganas de leer algo de literatura infantil y juvenil, y un miniclub organizado en la página Ábrete libro me dio la idea: leer uno de los clásicos entre los clásicos del género. Exacto, estoy hablando de "La historia interminable" de Michael Ende. Era imperdonable que aún no la hubiese leído. Miento, hubo un intento cuando era más pequeño y lo dejé, no recuerdo por qué motivo. Y bien, ¿qué me ha parecido? Pues tendréis que pasar antes por la sempiterna sinopsis. Es que sino no sé qué hacer para que la leáis. Extraída de Casa del Libro:

"La Emperatriz Infantil está mortalmente enferma y su reino corre un grave peligro. La salvación depende de Atreyu, un valiente guerrero de la tribu de los pieles verdes, y Bastián, un niño tímido que lee con pasión un libro mágico. Mil aventuras les llevarán a reunirse y a conocer una fabulosa galería de personajes, y juntos dar forma a una de las grandes creaciones de la literatura de todos los tiempos."

Este libro deberían leerlo todos los niños/adolescentes. Aprenderían muchas cosas y, estoy seguro, ayudaría a que se aficionasen a la lectura (y menos rollos infumables que solo hacen que los alumnos aborrezcan la lectura). Lo más destacable del libro son los valores y las enseñanzas personales que transmite. Nos habla del valor de la amistad, y ese es uno de sus ejes más relevantes -simbolizado por la relación entre Atreyu y Bastián-, pero no solo eso. Habla de muchas cosas; de cómo debemos querernos tal y como somos, con nuestros defectos y virtudes, y no querer aparentar algo distinto de lo que somos; de que hay momentos en esta vida donde debemos ser fuertes y enfrentarnos con valentía a los problemas, plantarles cara y no huir; ser capaces de soñar y creer que los sueños tarde o temprano se cumplen si perseveramos en ellos; que la vanidad y la desconfianza respecto los demás son muy malos consejeros. En definitiva, hay múltiples mensajes y lecturas que no puedo plasmar en toda su grandeza en una reseña. Hay tantas frases míticas, para enmarcar, y reflexiones, que no acabaría nunca.

Desde un punto de vista más literario, y sin entrar aún en la estructura propiamente dicha, la riqueza de especies que inundan el mundo de Fantasía es apabullante y constituyen un ejercicio de imaginación digno de admiración. Es uno de los principales atractivos de la novela descubrir en cada rincón alguna extraña especie morfológico y psicológicamente hablando. Los personajes, todos llenos de simbolismo, son originales. Tenemos al leal Atreyu y Fújur, abanderados de la fuerza de la amistad, por ejemplo. Pero, por encima de todos, tenemos a Bastián y la evolución que se marca desde que cae en Fantasía hasta que vuelve a su hogar. Vemos, como poco a poco, va cayendo en una espiral autodestructiva que le lleva a las profundidades, a lo peor del ser humano -que según Ende es atacar a tus propios amigos, cómo hace Bastián en la Batalla de la Torre de Marfil- y, gradualmente, a salir de ellas y volver a ser el que era antes y no la imagen perfecta que creía que debía ser. 

Por otro lado, el montaje que realiza el autor convirtiendo lo que creemos que es el mundo real en parte de la ficción del libro rebosa maestría (la combinación de los dos colores es muy original). El capítulo donde la Emperatriz Infantil conoce al escritor de la Montaña Errante es genial y como va escribiendo lo que vamos leyendo sobre la marcha es difícil de explicar. Ese hecho marca el fin de la primera parte y el inicio de la segunda. En este punto debo detenerme y decir que la primera es impecable. El viaje a contrarreloj de Atreyu para salvar Fantasía de las manos de la Nada es genial, quizás en ocasiones muy "de aquí para allá y sin detenerme mucho en los lugares", pero muy entretenido. La segunda, en mi opinión, es más floja y todo porque está construida con el único objetivo de mostrarnos el desarrollo de Bastián que antes comentaba. Y aquí es donde el autor hace que caiga el listón que tan alto había dejado. Todo está centrado en el personaje de Bastián y todo lo demás carece de ese ritmo y ese frenesí de la primera parte, pues el problema de la Nada ya está solucionado. En más de una ocasión llegó a aburrirme, sobre todo al inicio de la misma. Y quizás también ayude lo estúpido que se vuelve Bastián una vez cegado por el poder y la vanidad y que no empatices con él. Aun así es un libro cargado de grandes momentos, incluso en la segunda parte, como todo el arco de Graógraman, la ciudad de los Antiguos Emperadores o el viaje de vuelta a casa, donde destaco la casa de doña Ayoula y la mina de los sueños de Yor. También debo hacer especial mención a un recurso muy característico que usa de vez en cuando y que hace mucha gracia. Es la frase que usa para cortar historias secundarias y que dan verdadera profundidad al título de la novela, a la par que generan una intriga que no se resolverá nunca y que el autor nos deja para que fantaseemos:

"Pero esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión."

Finalmente, me gustaría comentar ese trasfondo metaliterario que respira la novela. De cómo los escritores somos creadores de mundos y que está en nuestro poder dotarlos de vida, y que cada lector es partícipe, a su manera, de las historias sobre las que está leyendo. El autor escribe una historia, pero existen múltiples puntos de vista y lecturas desde los que abordar cualquier historia. En este sentido, la conversación final con Koreander está llena de significado.

En conclusión, una novela excelente que solo se ve lastrada por una segunda mitad más aburrida. Pero vale la pena todos los valores y emociones que transmite y sobre los cuáles muchos deberíamos reflexionar. No solo recomendable para jóvenes, sino también para adultos.

lunes, 15 de julio de 2013

Resumen semanal 08/07/13 - 14/07/13

Durante esta semana he visto tres películas y me he sumergido en la primera temporada de Homeland. De esta ya haré reseña cuando la acabe, pero puedo deciros que es muy entretenida. Sin más preámbulos, a por las películas. Un momento. ¿Qué esperábais, alguna treta diciendo que no había visto tal película y en realidad sí o dejando otra para más tarde? Pues no. Allá van:


El irlandés Me ha sorprendido gratamente. Es muy divertida. Es simple, pero el cómo está tratado todo, con ese humor negro, cargado de ironía, la hace muy, muy divertida. Y es que no busca el chiste y la carcajada fácil. Es más sutil. Y es que aquí la trama no es lo que importa, ni mucho menos, sino los personajes. Un grandioso Brendan Gleeson como estereotipo del irlandés medio, una banda de narcotraficantes con debates filosóficos y morales, con problemas de diversa índole, un cuerpo de policía corrompido de arriba a abajo, unos lugareños ariscos y cerrados hasta decir basta, etc. Hay situaciones muy buenas, como la de los traficantes en el acuario y sus reflexiones sobre la vida que llevan, como se toma al principio el caso Brendan Gleeson (se toma el día de fiesta aunque esté en plena investigación) o la conversación del soborno del jefe de policía. En definitiva, como divertimiento para pasar un buen rato está bien. Tampoco busquéis mucha profundidad.


Un ciudadano ejemplar Otra buena idea echada a perder, como con "Looper". La película empieza bien. Un tipo asesinando a los miembros de un sistema judicial que no siempre es todo lo justo que nos gustaría. La película abre un debate muy interesante y a la vez complejo. ¿Es la justicia demasiado blanda en ocasiones? ¿Deberíamos tomárnosla de nuestra mano cuando no estemos de acuerdo con los jueces, abogados y demás? Al principio empieza bien. ¿A quién no le gustaría cargarse el asesino de tu hija y de tu esposa? ¿Y, por qué no cargarnos también a los encargados de la justicia? Pero todas esas reflexiones y ese potencial se van diluyendo a medida que va transcurriendo la película, cayendo en los circuitos ya vistos mil veces. El pobre abogado con una visión demasiado fría de su faena, poco preocupado por las consecuencias de determinados veredictos,  acaba convertido en el héroe que salva la función. Y el tipo vengativo acaba convertido en el villano que paga por lo que ha hecho, después del típico error garrafal que no encaja con toda la perfección planeada hasta ahora. Y después está el hecho de que todos los artilugios y planes para asesinar desde dentro de la prisión están cogidos por los pelos en el mejor de los casos y en otros de vergüenza ajena (el robot lanza mísiles en el cementerio no tiene precio, o el túnel hacia la prisión. Vamos). Da la sensación que el director quiso acabar con ella rápido y corriendo, pues hacia el final todo cae en la precipitación. ¿Os creéis que un tipo que todo lo tiene planeado se deja engatusar por la treta del abogado? En definitiva, argumentalmente hace aguas. Tampoco empatizas con todos los que van muriendo; te dan igual porque no se nos presentan correctamente (la ayudante o el mentor mueren y asistes indiferente a ello). Con los argumentos que os doy sería como para suspenderla. Pero la apruebo por los pelos, porque es entretenida y la idea, en mi opinión, es original y está muy bien.


La deuda Últimamente no paro con las películas sencillitas. Ya os comenté en el anterior resumen semanal el caso de "Mátalos suavemente" y "Ciudad de ladrones". En este caso ocurre igual. Si bien el argumento no es nada que no hayamos visto (unos espías que tienen que secuestrar a un objetivo y todo se complica), realmente simple la verdad, la película está bien hecha y acabas pasando un buen rato. Tiene buenos momentos y algún que otro giro sorpresivo que no esperas, que es de agradecer entre tanto. Los dos primeros tercios de película son muy buenos y el último tercio, cogido un poco con pinzas si reflexionas un poco lo azaroso del reencuentro con el nazi que se les escapó, normalito. También hay una evolución psicológica de los personajes nada desdeñable. Las actuaciones están bastante bien, no hay nadie que destaque negativamente, todo lo contrario. El balance es positivo, solo lastrado por su simpleza y un último tercio más flojo.

sábado, 13 de julio de 2013

[Big moment]: "Spike vs. su pasado"

Si tengo que escoger un anime por encima de todos, sin duda alguna, me quedo con "Cowboy Bebop" de Shinichirô Watanabe. Para mí es la perfección. Capítulos que exploran mil y unas situaciones límite, que mezclan a la perfección el dramatismo con el humor, y con unos personajes inolvidables. Los capítulos son autoconclusivos, a excepción de 2, que tienen primera y segunda parte. Pero no os voy a hablar del argumento (prometo reseña al respecto), sino de su protagonista principal y su cruzada. 

El mejor personaje jamás creado
Spike Spiegel es un cazarrecompensas que bajo esa apariencia de que todo le importa un pito, de que siempre está de cachondeo, hay un buen tipo. Un tipo genial, de los mejores. Si alguien os pregunta, ya sabéis a quién adoro. Pero también esconde un pasado turbio, ligado a la mafia y a una mujer que perdió. Y todo por culpa de su entonces amigo Vicious, del que no podía salir nada bueno (como indica su nombre). Spike fue traicionado por su amigo y perdió todo lo que tenía, incluso a la mujer que más amaba. También estuvo a punto de perder su vida. A partir de entonces se prometió que enterraría eso en lo más profundo de su interior y que viviría cazando delincuentes por el espacio, junto con su nuevo socio Jet Black, para subsistir. Pero cómo no, el pasado siempre vuelve. Y lo hace en forma de tres momentos a lo largo de la serie, donde Spike de un modo u otro entra en contacto con su antiguo enemigo, Vicious. Y todos ellos son memorables. En todas ellas vemos como Spike debe acudir al encuentro de su enemigo para enfrentarse a su pasado, para pasar página, pero no sin la esperanza de reencontrarse con su antiguo amor y vivir el sueño que con tanto ahínco habían concebido. Yo os traigo hoy uno de esos enfrentamientos, el primero, que para mí es espectacular y salpicado de un guion sublime, con una de las mejores canciones de la BSO de fondo (que a la vez una de las mejores que he oído nunca). Podría poneros el enfrentamiento final, pero no quiero arruinarle a nadie ese momento. Así que os pongo el primer encontronazo, que tiene lugar en una iglesia. Está localizado en el capítulo 5, titulado "La balada de los ángeles caídos". Espero que os guste. A mí me encanta.

No he encontrado vídeo alguno de la escena que tuviese un mínimo de calidad, de manera que os comento dónde podéis encontrarla. La escena que describo empieza a partir del minuto 14:35 y acaba en el minuto 21:27. Aunque os recomiendo ver el capítulo entero. Al ser capítulos autoconclusivos y ser la primera vez que se ve el pasado del protagonista, no pasa nada si no habéis visto los 4 primeros capítulos. Aunque, que coj****, ¡ved toda la serie!

[Variado]: Inaugurando una sección

Los más avispados habréis observado que una de las pestañas (o páginas) de mi blog recibe el título de "Big Moments" y está vacía. Pues sí, se trata de una nueva sección que espero que no corra la misma suerte que la aperiódica Weekend recommendations (volverá, lo prometo). Sería demasiado grosero admitir que se me ocurrió a mi solito crear una sección donde analizase aquellos momentos que más me han marcado del mundo del arte en general; ya sea una escena de película, de un libro, de un anime, de un manga o de un anuncio de colonias. La idea la tomo de un blog que suelo visitar a menudo y que recomiendo a todo aficionado al manga y al anime, pero también a los videojuegos, a los libros y al cine (espero no dejarme nada). Es el blog La torre del nigromante y tiene una sección denominada "Momentos míticos", donde analiza aquellos momentos que más le han impactado. La idea me encantó y creí que debía plagiarla ponerla en práctica. Tengo, pues, la intención de hablar de aquello que saco a colación en cada conversación friki que mantengo con alguien.

En esta sección tampoco intentaré ordenar los momentos más impactantes de mayor a menor, ni mucho menos, solo señalar aquellas escenas que, o me commovieron, me hicieron derramar alguna lagrimita, me entristecieron, o por otro lado me hicieron reir. Puede que sean momentos memorables o que sean simples hechos anecdóticos. En definitiva, todo lo que, en mi opinión, tiene el honor de ser recordado.

Durante el día de hoy podréis leer la primera entrada de dicha sección. ¡Espero que os guste!

jueves, 11 de julio de 2013

[Crítica película]: "Looper" de Rian Johnson

El domingo pasado vi "Looper" de Rian Johnson y bueno, para que engañaros, salí defraudado. Si hay algo que me fastidie más que una película mala es una película decepcionante. De aquellas que esperas con ilusión, de las que hasta el vecino te ha dicho que es buenísima y que te gustará. Con bodrios como "Prometheus" o "Skyfall" parecería que uno está curado de espanto y que no debería dejarse engañar por un tráiler -o crítica- vistosos. Pero no, me dejé engañar otra vez. Antes de destripar la película, la sinopsis en cuestión:

"Como en 2072 los asesinatos están terminantemente prohibidos, las víctimas son enviadas a través de una máquina del tiempo al pasado (2042), donde los Loopers, un grupo de asesinos a sueldo, se encargan de eliminarlas y deshacerse rápidamente de sus cuerpos. El problema surge cuando Joe (Gordon-Levitt), uno de los Loopers, recibe desde el futuro un encargo muy especial: eliminarse a sí mismo (Bruce Willis)."


Podríais haber cerrado el bucle a los
30-40 minutos...
Vaya por delante que la idea es genial. De esas que piensas: "¿Por qué no se me ocurrió a mi antes?" Y que los 30-40 primeros minutos, que es lo que dura la presentación de la idea y donde se abren infinitas posibilidades. La idea de "cerrar el bucle" es ingeniosísima, además de la manera en que está montado todo el cotarro de los asesinatos del futuro y que la primera conversación con el jefe de los loopers en el presente, un tío que viene del futuro, es brutal.  Pero es empezar el bucle temporal por el cual el protagonista conoce a su yo del futuro cuando todo se deshincha y todo lo que podía haber prometido se queda en nada. Todo empieza cuando las dos líneas temporales no quedan bien explicadas (incluso Bruce Willis evita hablar del tema con un chusco "Podríamos estar toda la tarde haciendo diagramas y no acabaríamos nunca". Por favor.) y el tema del fundador, motivo por el cual se abre el trillado dilema de si matar al niño o no para que en el futuro no se convierta en el genocida que acabará con la vida de muchas personas (tampoco se nos explica muy bien). La película se estanca ahí para no avanzar más; todo lo que queda de película gira alrededor del dilema. El yo presente quiere proteger el niño (¿cómo iba a matar a un niño?) y el yo del futuro quiere matarlo para evitar todos los desastres del futuro, entre los cuales se encuentra el asesinato de su mujer. Ya está. Punto. Todo es aburrido, falto de tensión, no empatizas con ningún personaje. La banda que controlaba a los loopers y el jefe del futuro se convierten en los típicos malos incompetentes que hemos visto hasta la saciedad que fracasan, como no, en su empeño de acabar con los dos protagonistas. Y eso sin contar al tío del revólver, que está para rellenar. Y todo hasta un más que previsible final. Por otro lado tenemos la chorrada de la telequinesis y el niño-fundador, que es de vergüenza ajena. Se nota que introdujeron esa idea a posteriori porque no sabían cómo argumentar el poder del fundador del futuro, y queda postizo. Además, la coherencia brilla por su ausencia en muchas cuestiones en otros temas, sobretodo en detalles que ahora no vienen al caso. Pero si fuese más entretenida, si hubiese jugado más con los viajes en el tiempo y todo hubiese sido más retorcido o rebuscado, obligándote a pensar, los hubieses pasado por alto.

Dejando a un lado los aspectos argumentales, hay algunos actores que cumplen y otros que no. En el primer grupo tenemos a unos breves Jeff Daniels o Paul Dano. En medio tenemos a Emily Blunt y a Joseph Gordon-Levitt, que si bien es un tío que me cae simpático y me gusta verlo en las películas, aquí está soso. Y en el segundo grupo tenemos a un Bruce Willis que no sabemos muy bien donde está, que apenas sale en algunas escenas y se limita a dar vueltas de aquí para allá, también al pistolero expulsado de la organización, que es totalmente prescindible, y al estúpido niñato repelente que dan ganas de entrar en la película y cargártelo tú mismo. La actuación de este es pésima y se acentúa con el tema de la telequinesis.

En definitiva, cuando llega el yo del futuro todo va de capa caída. Se desaprovecha una excelente idea para caer en lo rutinario, en lo visto ciento de veces. Pasa de ser entretenida e innovadora a un soberano aburrimiento centrado alrededor de un dilema insulso y previsible. No la recomiendo.


lunes, 8 de julio de 2013

Resumen semanal 24/06/13 - 07/07/13

Seguro que creíais que en estas últimas semanas no había visto nada, pero no es así. Tras una semana en que apenas vi nada, en las dos últimas parece ser que he recuperado el tiempo perdido. Hoy os hablaré de 8 películas. Sí lo que oís. Y eso que me estoy ahorrando la reseña de "Looper", de la que os hablaré largo y tendido en la siguiente entrada. Lo merece, os lo puedo asegurar. Sin más dilación, las minireseñas en cuestión:


Mátalos suavemente No hay mucho que decir argumentalmente hablando. Es simple, muy simple. Todo se resume en que contratan a Brad Pitt para matar a unos delincuentes que se pasaron de listos robando a la mafia. Punto. En ese sentido resulta decepcionante, más que nada porque estás todo el tiempo esperando algo más y esto no llega. Lo mejor, sin embargo, son los personajes y el guion. Aunque parezca que la película esté construida alrededor de encadenar conversaciones elaboradas sin prestar mucha atención a los hechos, éstas están bien. La película también nos ofrece un reflejo de una sociedad americana en crisis y de cómo han evolucionado las mafias modernas ante ella. Resulta curioso cómo se miran con el dinero a la hora de matar a alguien, por ejemplo.


L.A. Confidential El cine negro no es lo mío desde que vi la segunda de “El padrino”; lo siento por sus incontables fans, pero es un coñazo (“El padrino II”, no “L.A. Confidential”). Desde entonces le tenía un poco de miedo al género y siempre rehuía el filme del que estamos hablando. Pero después de verla solo os puedo decir que es una buena película. Sabe crear misterio, con diferentes líneas argumentales que se van entrelazando y misterios que no son nada previsibles y que te mantienen interesado. Quizás lo único negativo en este sentido es que durante la primera media hora me costó ubicarme y saber de qué iría la cosa; parece que el director no sepa exactamente por donde tirarán sus tres personajes protagonistas. Estos están bien, aunque a veces no sabes muy bien qué pinta Kevin Spacey en la película o que no pueda olvidar que Guy Pearce en esta película no me convence mucho. El balance es más que positivo y disfrutaréis de una buena película de cine negro y de suspense.


Agárralo como puedas 33 1/3 La primera estaba bien y la segunda aún no la he visto, aunque viendo cómo ha ido con esta…quizás no lo haga. Salvando algún que otro chiste y que Leslie Nielsen me hace reír de por sí, recurre demasiado a bromas burdas y faltas de ingenio. No la recomiendo, así de claro. Os aburriréis.


Harry Potter y el Orden del Fénix Después de las tres primeras adaptaciones de la saga, que me parecieron notables, llegó Mike Newel con una adaptación mediocre de "El caliz de fuego" que se saltaba grandes fragmentos del libro y se centraba en aspectos puramente adolescentes, como el tema del baile por ejemplo. Después vino David Yates y, bueno, siguió en la línea con “El orden del fénix”, uno de mis libros preferidos de la saga. ¿Qué ha hecho Yates? Pues ha rodado una película que no se sostiene por ningún lado, corta y pega de escenas que para alguien que no haya leído el libro le pueden resultar inconexas; las tramas se van sucediendo sin muchas explicaciones y se salta muchos eslabones intermedios. Además, opta por enseñar a personajes del libro que a la hora de la verdad no tienen minutos apenas y quedan desdibujados. Pensando un poco se me ocurre Ninfadora Tonks como ejemplo más relevante. Y eso sin contar aquellos asiduos que acaban por ser anecdóticos, como Hagrid, Snape, Malfoy, McGonagall o Screecher, u otros que resultan esperpénticos, como Umbridge o Filch. En definitiva, una mala adaptación que hace aguas tanto a lo que argumento y estructura se refiere como a en todo lo concerniente a personajes.


The Town (Ciudad de ladrones) A esta película le pasa más o menos lo que a “Mátalos suavemente”, que en sí misma es simple. Recorre los caminos ya vistos en otras películas sobre robos. En este caso, como en otros tantos, el ladrón quiere dejar de robar y abandonar los bajos fondos para empezar una nueva vida con una chica que ha conocido, pero todo se complicará. No hay más. Es entretenida, las actuaciones están bien (me repatea que la gente se cargue a Ben Affleck porque sí. A mi me convence como actor y en esta película no es una excepción) y tiene buenos momentos, como cuando Ben Affleck y Jeremy Renner discuten sobre qué entienden cada uno respecto a empezar una nueva vida, o cuando Ben ajusta cuentas al final con los mafiosos de la tienda. Solo por esos momentos le pongo un punto más que a "Mátalos suavemente". En definitiva, que el único lastre que le veo es lo tópica que resulta. Por lo demás, es una buena película.


No es tan fácil Con solo veinte minutos de película me di cuenta de que no valía nada. Sé que con solo veinte minutos uno no puede hacerse una opinión bien formada y escribir una reseña, por mini que sea, pero este es mi blog y puedo hacerlo. Así que en tan solo veinte minutos me di cuenta que es ese tipo de filmes que actores consagrados como Meryl Streep hacen para ganarse un dinerillo extra sin hacer mucho esfuerzo. Imagino que hacer memorias de África todo el día es complicado, hasta para Meryl Streep. El guión deplorable, el argumento pésimo y las actuaciones de vergüenza ajena (soy incapaz de olvidar la actuación de mi*** de la hija pequeña y toda la escena de la despedida en general). No le pongo menos porque no la he visto entera y mi opinión continúa sin tener suficiente base.


Ejecución inminente Es un buen thriller para pasar el rato, como todos los que firmó durante aquella época Clint Eastwood (me vienen a la cabeza "Poder absoluto" o "Deuda de sangre"), pero tampoco es para tirar cohetes. La película se beneficia claramente de su elenco protagonista, con un Clint Eastwood en su línea, un Isaiah Washington convincente y un James Woods con el que te meas de risa gracias a un muy buen guión. El problema reside en lo increíble que resulta que un periodista acabe deteniendo la ejecución de un preso por las buenas. Y digo por las buenas porque se nota que Clint no sabía como acabar la película. Hasta casi al final el protagonista no tiene una sola prueba que pueda esclarecer el asunto, y eso está muy bien, pero por arte de magia se saca lo del collar y la confesión de la mujer que cuidó al verdadero delincuente (cuando hacía una hora o así no era nada receptiva a comunicar nada). Después se sucede una persecución que está ahí para darle un poco de vidilla al asunto y visitan al gobernador, ni más ni menos, para que detenga la ejecución. Con un collar y una señora que podría haber recogido por la calle lo convencen y detiene la ejecución. Por favor. Y después está el detalle del final, cuando coinciden en la misma tienda el preso liberado y el protagonista, como si no hubiese miles de tiendas en toda la ciudad de Los Ángeles (o la que sea). Le pongo la nota que le pongo por los personajes, sus actuaciones y algunas conversaciones notables, y por un inicio y nudos buenos, solo lastrados por un desenlace pésimo.


Star Trek Sorpresa. Me gustó mucho. Hacía tiempo que no veía una película de acción y de ciencia ficción que me mantuviese tan entretenido. Sí, tiene sus fallos, como que intentan meter con calzador algunos chistecillos o que hay situaciones demasiado humorísticas o que hay personajes arquetipo. Pero al menos no intentan ir de trascendentales y J.J. Abrams opta por el entretenimiento puro y duro. Conste que no he visto nada de nada de Star Trek con anterioridad, de manera que la valoro de forma positiva a lo que argumento se refiere porque desconozco como es realmente el universo de la franquicia. Me ha parecido genial la trama de los viajes temporales y todo lo asociado a ello, del enemigo que quiere acabar con los planetas de la Federación y demás. Me ha sorprendido gratamente y ha hecho que desconectase por completo, que no siempre es fácil. Al menos las otras que he reseñado con anterioridad no lo consiguieron del todo.

viernes, 5 de julio de 2013

[Crítica serie]: "Roma" 2ª temporada

¿Y quién es la de la portada?
Tengo miedo. Mucho miedo. ¿De qué? Pues de las segundas temporadas. Pánico me da acabar con buen sabor de boca la primera temporada de X serie, donde X podría ser "Fringe" o "Juego de Tronos" (¡Lo que ha dicho! Se puede sacar néctar de dioses de las novelas y no hacer lo que han hecho, por favor). Pánico me da afrontar la segunda temporada de cualquier serie. Obviamente hay excepciones, como "Los Tudor" o "Modern Family" (de las pocas que tengo en un pedestal), pero que las series acaben por deshincharse es una realidad para mí. Sí, soy demasiado exigente. Pero es que cuando las tramas se alargan como chicles o los personajes acaban por hartarte, convirtiéndose en caricaturas de sí mismos, me sulfuro.


¿En qué lugar queda "Roma"? ¿Es su segunda temporada decepcionante? ¿O es de las pocas que pasan el corte? Pues de las primeras. Tras una notable primera temporada y, ojo, un buen inicio de segunda temporada, la cosa no puede estancarse más. Pero vayamos por partes, como suelo decir. Como expliqué en la primera temporada, podíamos diferenciar de forma meridiana dos tramas: la histórica y la cotidiana. En el plano histórico, aunque se saltan hechos importantes que hubiese sido interesante tratar o espectaculares de ver (ahora se me ocurre la batalla de Actium entre Marco Antonio y Octavio Augusto), pues en la línea de la primera. Las tramas están bien en ese sentido, pero estaría mejor si no dedicasen tanto metraje a las tramas de los personajes cotidianos. Y en esta segunda temporada da la sensación de que han sacrificado demasiados minutos -u horas- en tramas que eran prescindibles, anodinas y reiterativas. El desarrollo de Lucio Voreno da pena. ¿Cuántas veces hemos visto anteriormente el tormento y el descenso a los infiernos de alguien que pierde a sus seres queridos? Todo sucede de forma previsible: se deja perder, pierde a sus hijos, cuando los recupera ya no le soportan, le tocan los cojones y finalmente se reconcilian cuando él está a punto de morir. Bleh. ¿O la trama de Marco Antonio y Atia? Aburrida y tópica hasta decir basta. ¿Y los conflictos en el Aventino? Conspiraciones de estar por casa, sacadas de algún manual de cómo hacer series con la profundidad de CSI. Por otro lado tenemos que la resolución de todos los conflictos es azarosa, sacada de la manga. Pero estamos hablando de sacadas de manga burdas y chapuceras que dan vergüenza ajena. ¿En serio no había mejor forma de que Tito Pullo se enterase de que la zor** había matado a Irene? Por favor, que sois la HBO. Hacía tiempo que no veía una chapuza como esa. ¿Y la forma en que hieren a Lucio? En fin, podría estar enumerando muchísimos ejemplos y no acabaría aquí. Podría parecer que todo es basura con lo que comento, pero tampoco es así. Cuando los capítulos tienen un porcentaje histórico más elevado, ganan. Como los capítulos iniciales, donde podemos ver las reacciones derivadas del asesinato de Julio César o en la batalla de Farsalia. Ahí la serie gana, pero lástima que no sea siempre así.

Pero el verdadero lastre de la serie son los personajes. De los cotidianos, casi todos son aborrecibles. Y solo salvo a Tito Pullo, que se mantiene más o menos constante y coherente. Y cae bien. De los históricos, bueno, bastantes o se hacen cargantes o quedan mal dibujados o, en el mejor de los casos (nótese la ironía), estereotipados. De Lucio Voreno y su desarrollo de complejidad equivalente al de una esponja de mar no hace falta volver a hablar. Todos los demás del Aventino, o los hijos de Lucio o el liberto de César (por Dios, si queréis saber cómo degradar un personaje inteligentísimo y convertirlo en una parodia estudiad su caso) te importan más bien nada. Y los históricos, pues repetitivos. Muchos se comportan igual durante cada capítulo, sin aportar ningún matiz nuevo, como la hermana de Augusto (con su vago intento de volverse más dura) y Agripa, que más que parecer un general parece el amante de la hermana y ya está, u Octavio Augusto y su frialdad sobreactuada (en serio, qué pésima actuación la de este chico) o Servilia y su cansina venganza. Son solo ejemplos. Otros están bien, como Bruto y Cassio o Antonio y Cleopatra o Cicerón, que dan un poco de frescor a unos personajes estancados. Pero son los menos.

En definitiva, podéis quedaros en la primera temporada y no os pasará nada si omitís ésta. Esperaríais, por los comentarios que he hecho, que la suspendiese, pero es cierto que tiene buenos capítulos por ahí escondidos, sobretodo concentrados en el inicio. Eso sí, no la recomiendo. Las tramas son tópicas en exceso y la mayoría de los personajes resultan cansinos y estereotipados.

miércoles, 3 de julio de 2013

[Crítica libro]: "Muerte en la vicaría" de Agatha Christie

¿Véis el lateral izquierdo? Como podéis
ver no soy muy bueno con, ya no digo
el Photoshop, el Paint
Según Goodreads voy 9 libros de retraso con el reto. Que diga lo que quiera, voy a cumplir con el reto sí o sí (me veo durante la última semana de Navidad leyendo libro por día). Será divertido, pero por ahora vayamos con el 18º libro del reto. Tarde o temprano le iba a tocar el turno a Agatha Christie y así ha sido. Lo leí guardando reposo tras una operación de muelas del juicio especialmente dolorosas y me lo pulí en un par de días. Aquí os dejo, como viene siendo habitual, con la sinopsis extraída de Goodreads:

"El coronel Protheroe yacía de bruces sobre el escritorio; a su alrededor se iba formando un charco con la sangre que manaba de su cabeza atravesada por un balazo. Este hecho luctuoso se ve agravado al producirse en la vicaría de un pequeño pueblo."

Vaya por delante que soy fan acérrimo de Christie. "Diez negritos", "Asesinato en el Orient Express", "La muerte de Roger Ackroyd" y "El misterio de la guía de ferrocarriles" solo son ejemplos de aquellos que me llevaría a una isla desierta y que configuraron a Agatha Christie como una de mis escritoras favoritas. Por otro lado, sería poco profesional omitir que algunos de sus libros, en mi opinión, no están a la altura o, al menos, no llegan a la excelencia de los citados arriba. Aún me quedan muchos por leer, pero puedo decir  que tiene dos tipos de libros: los brutales y los no tan brutales. Los primeros son sorpresivos se mire por donde se mire y los otros, bueno, a veces puedes adivinar quién es el asesino o son un poco aburridos. ¿Dónde ubicar "Muerte en la vicaría"? Pues en un intermedio muy satisfactorio. 

El misterio planteado es atractivo. Un asesinato que no encaja ni queriendo y con múltiples cabos sueltos. Agatha es genial sacando a relucir pistas y más pistas, hechos inexplicables o contradictorios y personajes que nunca son o hacen lo que dicen. Sabe crear misterio y que el lector se enganche, resultando a veces además de una lectura agradable, un puzzle a construir. Aunque no sea, en la mayoría de los casos, algo fácil de realizar. Pues en "Muerte en la vicaría", con las pistas que se nos proporcionan, esto no resulta nada fácil. Yendo por delante que el resultado es más que notable, Agatha se pilla los dedos hacia el final. La solución del caso es elaborada, pues resulta que los asesinos son aquellos que con tanto ahínco se habían descartado en el inicio y todos los demás sospechosos son una cortina de humo. Pero una vez llega al final algunas de las piezas no acaban de encajar. La explicación del disparo del bosque es una sacada de manga, a mí que no me engañen. Pero salvando los detalles, está bien.

Por otro lado, el esquema que sigue Agatha con este libro es parecido a otros tantos. Hay una breve presentación de numerosos personajes, tantos que hay que consultar el dramatis personae si uno no quiere perderse, luego aparece el cadáver en extrañísimas circunstancias, seguidamente hace aparición el detective en cuestión (en este caso Miss Marple), todo se embarulla con múltiples tramas y finalmente el detective los deslumbra a todos. No todas sus novelas son así, pues hay que rompen los esquemas habituales, pero si lees varias de este estilo de forma seguida pueden llegar a saturar. Así que recomiendo no leer "Muerte en la vicaría" tras "Muerte en el Nilo"o  "La muerte de Lord Edgware", que serían del mismo esquema. En conclusión, que si a uno no le molesta la estructura habitual de la maestra del misterio, disfrutará como un/a enano/a. Algo parecido ocurre con los personajes, que son arquetipos típicos de sus novelas. Detective muy sagaz y astuto, ayudantes de este, inspectores que no van muy allá y sospechosos a mansalva. Si te gusta su estilo, repito, te satisfarán.

En definitiva, una muy buena novela de Agatha Christie. Si no te importan los elementos recurrentes en sus novelas a lo que estructura, personajes o trama se refiere, como me ha ocurrido a mi, vas a disfrutar. No está a la altura de sus obras maestras, pero está muy bien.