sábado, 29 de junio de 2013

[Escribir]: De NaNoWriMo y otras visicitudes de mi proyecto de novela

¿Cómo va mi escritura? Pues va. Hay días más buenos, donde noto que las palabras fluyen sin apenas esfuerzo, y otros donde arrancarme una palabra parece más complejo que leer "El Quijote" al revés. Lo que sí está claro es que aún queda un largo camino para escribir algo de provecho. Pero esto no es motivo de desánimo, ni mucho menos. Sólo se puede aprender practicando y, con este objetivo en mente junto con el de escribir más palabras al día, me he apuntado al Camp NaNoWriMo. ¿Que qué es esto?

Lo que todo escritor desaría: un retiro sin estorbos
Bueno es sencillo de contar. Es una página donde "te obligan" a escribir. Lo organizan determinados meses del año (antes sólo lo hacían en noviembre) y consiste en que tu te marcas un reto en forma de palabras escritas y cuando acabe el mes debes haberlo cumplido. Obviamente tienes que poner de tú parte, pero algo de presión, por poca que sea, va bien. ¿Y cuánto me he marcado yo? 31000 palabras al mes. 1000 palabras al día. Creo que está bien. Es asumible. Ahora vengo escribiendo más o menos lo que me da la gana según el día, en función de lo ocupado que lo tenga. Pero ahora que ya me he desecho del máster definitivamente (hasta hace apenas una semana y con buenas notas, felicitadme) debo imponerme una rutina. Al menos si quiero acabar el primer borrador para el 1 de octubre.

Un poco simple, pero como
bitácora está bien
Sí, como habéis oído leído. Me he marcado una fecha. Ahora que estoy desempleado es la ocasión. Walter Mosley en "This year you write your novel" recomienda seguir el siguiente plan: elaborar el primer borrador durante los tres primeros meses de escritura, luego dejarlo reposar y finalmente acometer lo que queda de año, los aproximadamente seis meses restantes, a trabajar a partir de ese primer borrador y reescribirlo hasta pulirlo. Así que si empiezo en serio este lunes 1 de julio (aunque ya lleve escrita una parte) debo tener listo el primer borrador para el 1 de octubre. Tengo planeado utilizar el NaNoWriMo para inculcarme un buen ritmo de escritura que quiero continuar en los meses siguientes. En total quiero escribir una novela de 90.000 palabras aproximadamente. ¿Qué os parece?

Por otro lado, mientras escribo, y siguiendo las enseñanzas de Larry Brooks en "Story Engineering", voy planeando lo que me deparará la historia. Soy planificador y poco improvisador. Según Brooks la planificación es primordial y definir bien la primera parte y el punto culminante de esta, el que él denomina First Plot Point, que marca la transición entre la primera y la segunda parte, es clave. Este punto es el que marca un antes y un después en la historia del protagonista o protagonistas. Hasta el momento estábamos creando un background, donde aún no se nos había revelado cuál sería la principal fuerza antagonista. A lo que se enfrentaran nuestros personajes. Es decir, el First Plot Point proporciona un objetivo y una meta en la historia. A partir de ahora nuestro héroe está obligado a actuar, a planificar o a hacer lo que sea para responder al conflicto que se le abre de la mano del antagonista. Pues bien, yo estoy en este punto a lo que planificación se refiere. Sé cómo va a acabar la historia y cuáles serán los giros más importantes, pero la planificación solo llega hasta este punto.

Para acabar, espero que este conjunto de reflexiones os sea de alguna utilidad. A mí me sirve para desfogarme al menos ;)

miércoles, 26 de junio de 2013

[Crítica película]: "El hombre de acero" de Zack Snyder

Yo quiero ir al mismo gimnasio que él
Últimamente voy poco al cine. La cosa radica en que estoy finiquitando a marchas forzadas algunas series que tenía colgadas y he revisionado películas de las que ya os había hablado con anterioridad, como "Up in the air" o "Young Adult". Pero en cuanto me ponga con ello os hago un buen resumen semanal como Darwin manda. Dicho esto, ayer fui al cine con mi hermano y vimos la nueva versión de Superman de Zack Snyder. Por los tráilers me pareció brutal y tenía muchas ganas de echarle el ojo. Tenía un buen pálpito...¿se cumplió? Por un lado sí y por otro no. Pero antes de dirimir sus pros y contras os dejo con la sinopsis de Filmaffinity:

"Clark Kent (Henry Cavill) es un joven que posee poderes sobrehumanos. Cuando era un bebé, fue enviado a la Tierra desde Krypton, un lejano planeta muy avanzado tecnológicamente. Educado en los valores de sus padres adoptivos, Martha (Diane Lane) y Jonathan Kent (Kevin Costner), llega a la conclusión de que esos poderes le exigen grandes responsabilidades, y no duda entonces en transformarse en Superman, para proteger no sólo a los que quiere, sino también para representar una esperanza para el mundo."

La historia es harto conocida por todo el mundo imagino, así que poco voy a discutir sobre la trama en sí. Pero eso no impide que me haya quedado con la sensación de que argumentalmente era un poco pobre. La originalidad del enemigo y de la tecnología punta de Krypton no oculta una cierta simpleza. Enemigo que viene a la Tierra y Superman debe acabar con él para proteger a la humanidad. ¿Se puede exigirle a una película de superhéroes más complejidad? Después de ver la retahíla de Marvel con sus Hulks, Ironmans y demás sé que la respuesta es no. Y viendo la trilogía del Caballero Oscuro, pues sí. Pero este último caso es especial. La naturaleza humana de Batman y de sus enemigos son campo abonado para tratar el tema desde la óptica de Nolan (pero no que sea sencillo, ojo). En mi opinión "El hombre de acero" se sitúa por encima de las otras y  marcadamente por debajo de las de Nolan. Y básicamente por la espectacularidad sin límites que nos ofrece Snyder. Pero cuando la película aborda aspectos más emocionales y más de diálogo, del pasado del protagonista, se queda un poco corta. Los momentos son anecdóticos y, aunque no están mal, tienen un regusto a visto con anterioridad. Snyder quería espectáculo y se siente más cómodo desde esa perspectiva.

Entonces, desde el punto de vista de espectacularidad, efectos especiales y acción la película es abrumadora. Pocas veces he disfrutado tanto de una película construida alrededor de ostias y mamporros. Porque Snyder sabe qué es crear diversión. Y no repara en destrucción. Si los extraterrestres quieren terraformar la Tierra y por ello deben destruirla...pues destruyen todo lo que haga falta y más. Que Zod y Superman se lían a ostias por la ciudad y, enfrascados, la van destruyendo, pues la destruimos por todo lo alto. A Snyder le debo la mejor película de combates y destrucción que he visto. Parece que en otras películas de superhéroes, como "Los vengadores", los enemigos no estén a la altura y se contengan para no destruir demasiado el entorno. Ahora me viene a la cabeza la escena de "Los vengadores" donde los enemigos apenas destruyen una avenida principal. Pero aquí Snyder desmorona edificios, hace explosionarlo todo, destruye aviones y satélites y todo aderezado con combates cuerpo a cuerpo brutales como no había visto con anterioridad. Desde que vi "Watchmen" y "Sucker Punch" (esta última me gustó mucho pese a lo denostada que está) me di cuenta que este tipo sabe de cómics, manga y videojuegos (lo digo sin saberlo con certeza tampoco, entendedme) y crear situaciones extremas.

Los personajes...bueno, hay de todo. A mi Henry Cavill me convence; es un tipo que con solo verlo me cae bien, además que actúa bien. Michael Shannon como general Zod, de lo mejor. Los padres, encarnados por Kevin Costner y Diane Lane, junto con Russell Crowe, bien también. Después está Amy Adams que me chirría un poco haciendo el típico papel de heroína que se atreve a todo y Laurence Fishburne totalmente prescindible. Digamos que el reparto cumple, pero sin ningún alarde de genialidad. Por otro lado, quiero destacar la fotografía. No entiendo mucho de estos aspectos, pero los paisajes y planos me parecieron preciosos. Y la banda sonora es notable viniendo de Hans Zimmer, pero por debajo de otros trabajos que considero mejores como "Origen" o "El caballero oscuro".

En conclusión, que si buscas una película con la que entretenerte y disfrutar un rato, sin muchas pretensiones, es la tuya. Si no te molesta que el argumento sea simplucho porque buscas espectáculo, efectos especiales que quitan el hipo y, en definitiva, acción a raudales, es la tuya. En caso de que no busques eso, no te la recomiendo.



lunes, 24 de junio de 2013

[Crítica libro]: "La vuelta al mundo en 80 días" de Jules Verne

Una vuelta muy simple...
Vale, a muchos de vosotros no os salen las cuentas. Ya ha pasado el ecuador del año y solo llevo un tercio de reto. ¿Qué haré? Imagino que ir con un libro bajo el sobaco hasta para ir a comprar. Mientras vais haciendo apuestas sobre si lograré el reto o no, yo os hablaré sobre una de las apuestas más famosas de la literatura aprovechando que toca reseñar el 17º libro del reto. Se trata de "La vuelta al mundo en 80 días" de Jules Verne. La mayoría de vosotros ya sabréis de qué va la historia, pero para aquel que no tenga ni idea, le dejo la sinopsis de Casa del Libro aquí:

"Phileas Fogg, un verdadero "gentleman", miembro del Reform Club, arriesga toda su fortuna en una apuesta. Se compromete a dar la vuelta al mundo en ochenta días, basándose en un cálculo hecho por el periódico "Morning Chronicle". A través de este fascinante viaje por el globo, Julio Verne nos presenta el verdadero tema central de la obra, que no es la mera descripción geográfica, sino el dominio del tiempo, alcanzado por el hombre gracias al desarrollo tecnológico y de los medios de comunicación."

La premisa es esa. Y ya está. No tiene más. Entiendo que en su momento debió ser el nova más, pero ha envejecido bastante mal. Personajes apenas desarrollados, fríos en ocasiones y estereotipados casi siempre. Pero vayamos primero a la trama. La clave de que fuese tan relevante en su momento, hipótesis mía, es que era la única manera que tenían algunos de conocer más sobre países exóticos que de otra manera no podían conocer. Quizás muchos de ellos nacían y morían en el mismo pueblo y la única manera de viajar era con novelas de Verne. Esto lo comento porque hay párrafos extensos que más que descripciones de paisajes o lugares parecen amasijos de datos cortados y pegados de la Wikipedia. Muchas veces rompen el ritmo de la novela. El viaje se antoja muy simple, un viaje donde Verne se limita a saltar de un lugar a otro más preocupado para cuadrar los horarios y los días de viaje que centrarse en viajes interiores que vayan atados a lugares o experiencias derivadas de los lugares que visitan. Si en las descripciones resulta aburrido, en los diálogos tampoco se luce mucho. El guion es simple.

Pasando a los personajes, estos resultan muy estereotipados, rozando en muchos casos el estúpido. La frialdad de Fogg, las pocas luces de Picaporte hasta para lo más obvio, el carácter florero de Aouda, la inquebrantable convicción de Fix y lo grises que suponen todos los secundarios hace que sean cargantes. Y apenas hay evolución en ellos. Sólo al final Fogg revela un atisbo sentimental hacia Aouda, pero los demás se mantienen más o menos iguales a lo largo de toda la narración. Yo solo salvaría a Picaporte de la quema; es divertido con sus comentarios y acciones que surgen de malentendidos fruto de choques culturales. Pero ya está.

Y poco más a añadir. La reseña es tan simple y sintética como la novela. Sólo la recomiendo para aquellos nostálgicos que quieran quitarse la espina de no haberla leído aún. Ojo, no digo que sea mala. Sólo que ha envejecido mal y si no la lees bajo el prisma del paso del tiempo puede que, tal y como me ocurrió a mí, te aburra.

jueves, 20 de junio de 2013

[Crítica libro]: "Cosmética del enemigo" de Amélie Nothomb

Ojalá nunca nos encontremos con
un Textor Texel
Sabiendo que la ansiedad podía con vosotros, he pensado que era un buen momento para hacer reseña del 16º libro del reto 60 libros leídos en 2013. Esta vez le ha tocado el turno al segundo libro que leo de Amélie Nothomb tras "Viaje de invierno" (que ya reseñé aquí) y que, si recordáis, era en realidad el libro del que había recibido recomendación desde el blog "Los cuentos de Nelly". Sin más dilación, la sinopsis extraída de Goodreads:

"El empresario Jérôme Angust escucha el anuncio de que su vuelo sufre un retraso sin determinar. Un inesperado interlocutor, Textor Texel, le dará conversación a pesar de su manifiesta resistencia. A lo largo de su relato, la violación y el asesinato se irán perfilando con nitidez cada vez mayor, y Textor se transformará en una abominable encarnación de todos los fantasmas de Angust."

Al ser un libro tan corto no voy a poder omitir los spoilers, así que vais sobre aviso. Como ya comenté en la reseña de "Viaje de invierno", Nothomb se vale de una premisa peculiar, la desarrolla al máximo y la lleva a sus últimas consecuencias. En este caso tenemos una historia que gira alrededor de una conversación bastante peculiar entre un tipo extraño, llamado Textor, que se propone fastidiarle la existencia a otro, Jérôme Angust, todo ello en la sala de embarque de un avión que se ha retrasado. Como es habitual en ella, la historia toma tintes surrealistas a medida que vamos conociendo en profundidad a Textor; este tipo tiene una visión peculiar de la vida (como abogar por la violación o tomar todo aquello que le plazca), sustentada a partir de una lógica bien construida y que, para él, totalmente certera e incomprendida. Y el personaje de Angust sirve para poner esta visión particular en entredicho, dando el contraste como defensor del punto de vista típico que podríamos tener todos (o alguien decente). ¿Es eso todo lo que nos ofrece esta novela? Pues no. Como ocurría en "Viaje de invierno", Amélie se vale de un giro argumental para cambiarlo todo. Gracias a este nos permite explorar la vertiente más oscura del ser humano, aquella parte de nosotros que permanece oculta y que, por suerte, en muchos de nosotros no aflora. La intención de Amélie es sentar las bases de que en todos nosotros reside un potencial oscuro, un demonio interno, capaz de lo peor.

El libro es interesante y, cuando se produce el giro, el ritmo se vuelve vertiginoso y llega a enganchar hasta desembocar en un final coherente y lógico con lo que se estaba desarrollando (memorable cuando Angust y Texel estrellan su cabeza contra la pared). Pero no me acabó de gustar el primer tramo. Y creo que el problema reside en que es muy difícil empatizar con Texel, que es el que lleva la batuta en la primera parte y Angust es simplemente un complemento para conocer al tarado. Y se me hizo pesado. Su lógica, aunque muy argumentada, me daba repelús y eso hacía que el libro en sí me pareciera un poco desagradable. Y es que es una novela de personajes, de dos concretamente. Y si no conectas con uno, queda un poco cojo. Sé que se trata de una crítica poco justificada, pues Texel está construido precisamente para eso, para que no empatices con él. Pero a la vez creo que es el motivo para que se me hiciese pesada la primera parte. Afortunadamente el libro es cortito y alrededor de la mitad se da el giro argumental y se vuelve mucho más interesante.

Finalmente, quiero dedicar un pequeño espacio a la portada de la edición de Anagrama. Al principio me pareció pobrísima, como otras de la misma editorial, pero una vez leída la novela cobra sentido. Los dos personajes son caras de una misma moneda, como dos recortes que se pueden unir para construir una sola persona.

En conclusión, estamos ante un libro interesante para pasar un rato entretenido, aunque en mi opinión la naturaleza de uno de los personajes hizo que no me acabase de gustar lo que leía. Aun así no todo es lo que parece y la segunda mitad remonta hasta un final bien construido y coherente con lo leído.

domingo, 16 de junio de 2013

[Off-topic]: "Up in the air" y "Young Adult" dan que pensar

Hoy os quiero hablar de dos películas de Jason Reitman que he visto recientemente. De "Young Adult" ya os hablé en el pasado resumen semanal y ayer volví a ver "Up in the Air". Mi primera impresión hará dos años o así fue negativa y quería darle otra oportunidad. Pues bien, he encontrado paralelismos y reflexiones interesantes en ambas. I las dos me parecen buenas películas.

De avión en avión y tiro porque me toca
¿Qué tienen en común? Pues que están protagonizadas por dos personajes, Mavis (Charlize Theron) en "Young Adult" y Ryan (George Clooney) en "Up in the air", que tienen carencias o llevan un modo de vida particular construido alrededor de unas convicciones o maneras de ser particulares. En el caso de Mavis, ella vive anclada en una inmadurez que arrastra de su época de instituto; vive de su imagen de chica guapa que es capaz de lograr cualquier cosa solo porque ella lo quiere. Ryan, en cambio, ha construido una vida solitaria i aislada de cualquier tipo de relación que implique abrirse; es un tipo que rehúye el compromiso y compartir nada profundo con nadie. Durante el transcurso de la película se someten a examen y se enfrentan a su modo de vida y acaban por darse cuenta de que deben cambiar, de que algo no funciona en ellos, pero, y esto es lo que más me gusta de estas dos películas, eso no quiere decir que vayan a cambiarlo o se sientan capaces de hacerlo. Y esto es lo que las hace diferentes porque normalmente las películas de Hollywood nos venden que los problemas personales, sobretodo de cariz psicológico, se solucionan en un plis-plas y que el cambio es fácil. ¿Cuántas veces hemos visto a Mavis y Ryans que al final del relato se endulzan y encuentran el verdadero amor de su vida y viven felices y comen perdices? Y si tenían cualquier problema se desvanece. Pero la realidad no es así.

Nunca la autodestrucción fue tan bella
Mavis se da cuenta de que ha estado viviendo en una realidad que se ha construido ella misma (que sería capaz de recuperar a su novio de cuando era joven, arrebatárselo a su mujer y destruir así su familia), basada en la inmadurez y en el egoísmo, y toma conciencia, pero vuelve a ser la misma al final. Una especie de: "Soy así y voy a vivir con ello". En el caso de Ryan, este va más allá pero también se queda corto. Él se da cuenta que al final necesita compartir algo con alguien, comprometerse más,  si no quiere quedarse solo para siempre. Pero le sale rana cuando cree que puede ir más allá con su rollo y resulta que este sólo lo trataba a él tal y como él, Ryan, ha tratado a todo el mundo. En este caso se da cuenta que no puede cambiar su manera de ser y continua tal y como había

Pero esto me hace reflexionar. ¿Por qué debemos cambiar nuestra manera de ser por diferente que sea de lo habitual? Si Ryan es más feliz con esa coraza que lo aísla de los demás, ¿y qué? ¿Y si es un tipo serio desengañado de las relaciones afectivas? Imagino que lo más importante es conocer como somos y aceptarlo, como hacen nuestros protagonistas en ambas películas. El primer paso es que uno se dé cuenta de sus limitaciones (y puntos fuertes también) y viva con ellos. Esto, obviamente, no quiere decir que debamos resignarnos. Podemos cambiar, no os preocupéis. Aunque a veces sea difícil, como nos ilustra Jason Reitman en sus dos películas.

¿Y vosotros qué pensáis?

viernes, 14 de junio de 2013

[Variado]: Ya he recibido el premio que gané en el blog "Cuentos de Nelly"

Hará un par de semanas o así, en el siempre interesante blog "Los cuentos de Nelly", su autora proponía un concurso en el cual sorteaba unos libros y marcapáginas a aquel que fuese el visitante 100.000 de su blog. Y adivinad quién ganó...¡Yo (¿Quién sino? Dudo que alguien que hubiese perdido escribiese esta entrada...)! Sin más rodeos, hoy quiero compartir con vosotros ese placer que te invade cuando ganas algo.

¿Qué os pensabáis, que iba a ponerlo fácil para localizarnos?

Cuando el atareado viajante me dejó el paquete, lo primero que aprecié era su tamaño. Ahí dentro había chicha. Y tal cuál. Como podéis observar en las fotos, el premio era un lote de ni más ni menos que de 5 libros, con muchos marcapáginas. De ellos el más especial, de largo, fue su libro "La casa mágica de la señora Asworth", que estaba dedicado. Mi primer libro dedicado. Los otros libros también valen la pena, desde luego. Como podéis ver en las fotos són "La vida de Pi" de Yann Martel, "Narraciones extraordinarias" libro I y II del maestro Edgar Allan Poe y "La biblioteca de los muertos" de Glenn Cooper. Tengo montañas de libros pendientes por leer aún, pero los incorporaré a mi reto 60 libros leídos en el 2013.

Me encantan las sorpresas
Eh, que la dedicatoria es personal...


















Pues hasta aquí mi momento de felicidad. ¡Muchas gracias Nelly! ¿Habéis ganado nunca algo? ¡Contadme en los comentarios!

miércoles, 12 de junio de 2013

[Crítica serie]: "Roma" 1ª temporada

Otra buena serie de la HBO
Algunos pensaréis: a este se le ha pasado otro resumen semanal. No, no. Es que he estado viendo esta serie y sólo vi una única película que reseñaré en el próximo resumen semanal. Casi parece que me esté excusando...¡lo que tiene que hacer uno para con la audiencia! Sin más rodeos, entré en la primera temporada de la última serie que he visto: "Roma". De la HBO se dicen como que cada capítulo es como ver cine en miniatura...sin haber visto aún pesos pesados como "The Wire", "Los soprano" o "Deadwood", entre otras muchas joyas como "En terapia" o "Carnivale", con ella estoy más que satisfecho (excepto por la decepcionante, en mi opinión, 2ª temporada de "Juego de Tronos", que se podría haber hecho mucho mejor aprovechando lo que sucede en "Choque de Reyes"). Pero esta entrada no está destinada a hablar de HBO, sino a discernir si "Roma" es o no una de esas. Aquí os dejo la sinopsis recortada extraída de Filmaffinity:

"Cuatrocientos años después de la fundación de la República (509 a. C.), Roma es la ciudad más poderosa del mundo, una metrópoli cosmopolita de un millón de personas, el epicentro de un imperio en expansión. La República se basó en la separación de poderes y creó los mecanismos necesarios para evitar que un solo hombre acumulara demasiado poder. Sin embargo, con el paso del tiempo, la corrupción, el lujo y los excesos fueron carcomiendo esos principios".

Pues bien, me ha gustado bastante. No tanto como esperaba, pero es que en el campo de las series soy muy exigente. Sigo pensando que la mejor serie histórica que he visto es "Los Tudor". Y esta, para mí, no llega a su altura aunque es buena. El contexto histórico que retrata es vistoso, aunque no soy muy docto en estos temas y no sé si estoy viendo un retrato más o menos fiel o una patraña. Imagino que hay un poco de las dos cosas (mi hermano, que sabe más del tema, ha visto cosas que no cuadran, pero le convence). Además, cabe destacar dos bloques diferenciados: las tramas más relacionadas con los hechos históricos y aquellas que tienen que ver con el día a día de los protagonistas. Y aprovecho estos dos bloques para comentar los aciertos y fallos.

Cuando el capítulo se decanta hacia la vertiente más histórica es cuando este gana más. Las intrigas, traiciones, pactos, guerras, persecuciones y demás son los que despertaban más mi interés y son más que notables (si dejamos de lado las limitaciones que muchas series arrastran en cuanto a efectos especiales, que se nota especialmente en la parca batalla de Farsalia). Pompeyo, Julio César, Marco Antonio u Octavio Augusto son personajes con mucho carisma y perfectamente perfilados, con sus matices y claroscuros muy bien definidos. No todos están tan bien definidos, otros se echan a faltar y algunos se les ve a la legua la evolución que realizarán (como el caso de Bruto hacia el final). Aun así este bloque funciona muy bien, cuando está. ¿Qué quiero decir con esto? Que en mi opinión muchas veces queda ensombrecido por el otro bloque, el de los hechos cotidianos de los personajes de a pie. Además de los históricos, hay otros personajes principales con sus problemas más "domésticos" que intentan retratar como era el día a día de los diferentes colectivos que constituían la sociedad romana, como los soldados, las amas de casa o los esclavos. Y creo que esas tramas son más flojas. Imagino que los problemas domésticos y demás no han cambiado nada a lo largo de la historia: encontramos infidelidades (¡estoy harto de que siempre tenga que haber este tipo de situaciones en todas partes!), relaciones prohibidas o problemas de empleo que rayan en ocasiones el tópico y da la sensación de visto con anterioridad. Aun así hay situaciones que están muy bien, como la peculiar relación de amistad que se establece entre la pareja protagonista, Lucio Moreno y Tito Pullo, travesando las mil y una situaciones más variopintas o como su vida se va entrelazando con la de los personajes históricos.

La ambientación es otro de sus puntos a favor. La sensación de realismo está muy conseguida. Las costumbres de la época, el culto a dioses mayores o menores casi omnipresente en cualquier cosa que hacían, épocas festivas o espectáculos de entretenimiento, entre otros, denotan (siempre desde la óptica de un profano que no sabe distinguir si es correcto o no lo que ve) un arduo trabajo de documentación y de recreación histórica. Como ya he comentado anteriormente, se nota las limitaciones a lo que batallas se refiere. Al ser una serie no se tiene muy en cuenta, pero hubiese estado bien algo más de recreación bélica. Si vamos a la BSO, pues cumple. El opening es cuanto menos curioso, a lo que nos está acostumbrados la HBO, pero no tiene esa vistosidad que tienen otros como el de "Juego de tronos" o el de "Bored to death". 

En conclusión, una serie altamente recomendable e inteligente con la que vas a pasar un buen momento mientras aprendes un poco sobre historia romana. Sólo la lastran determinadas situaciones que recurren al tópico y que descuentan demasiados minutos al total, pero es recomendable.

lunes, 10 de junio de 2013

[Crítica película]: "Mulholland Drive" de David Lynch

En qué lío más surrealista
nos hemos metido eh
Hace un par de semanas que vi esta película de David Lynch y como siempre me acerqué con un poco de recelo a ella, aunque como ya comenté en una entrada anterior, el balance lynchiano es más que positivo. Con "Mulholland Drive" estamos ante una de esas películas suyas surrealistas y onírica, más compleja que otras del estilo como "Carretera perdida" o "Terciopelo azul". Os dejo una parca sinopsis extraída de Filmaffinity:

Betty, una joven aspirante a actriz, llega a Los Ángeles para convertirse en estrella de cine y se aloja en el apartamento de su tía. Allí conoce a Rita, una mujer que padece amnesia a causa de un accidente sufrido en Mulholland Drive. Las dos juntas deciden investigar quién es Rita y cómo llegó hasta allí.

Bien, la historia puede parecer simple. Pero es la puesta en escena de Lynch lo que hace que esto no sea tan sencillo, ni mucho menos. Todo se va tejiendo alrededor de escenas aparentemente inconexas, un puzzle desordenado difícil de encajar. Entiendo que haya gente que se le atragante esta película: es complicada. Y no sólo por los hechos, que como ya he dicho no están montados siguiendo un esquema al uso, sino por los personajes. Aquí es donde todo se complica. Hay muchos personajes secundarios que son difíciles de analizar, como el cowboy o el tramo final donde se nos revela quien es realmente Betty. Pero es precisamente esta dificultad la que hace que me haya gustado. El cine de Lynch está hecho para que el espectador ponga de su parte, que él construya el puzzle y que si ve que hay eslabones perdidos, los rellene él mismo con sus deducciones. Eso puede provocar dos reacciones en el público: aburrimiento o que te quedes enganchado.

Yo soy de los segundos. La extensión de 2 horas y media puede echar para atrás a cualquiera, pero a mí se me pasó rápida al intentar buscar la solución a todo el embrollo. No voy a detallaros aquí mi teoría para no extender en exceso la reseña, pero estoy abierto a ello en los comentarios (así que os animo a comentar). Pero si debo aclarar algunos hechos importantes de la trama. Rita es ayudada por Betty para investigar su identidad, pero hay un momento en la narración que todo cambia bruscamente. Betty ya no es Betty, sino la exnovia de Rita (Diane). Y aquí es donde muchos espectadores se lían y ya no entienden nada. Yo creo que sí lo entiendo y para explicar-lo debo hacer referencia a una de las figuras que más me gustan del cine de Lynch: el guía del mundo onírico. Siempre, en todas sus películas, en la vida real hay trazas de un mundo oculto, apenas entrevisto que subyace detrás de la conciencia. Y de ahí surgen seres tétricos (en este caso encontramos al cowboy o al ser de detrás del muro del restaurante) que no tienen malas intenciones como pueda parecer, sino que simplemente sirven para guiar al personaje, que generalmente no percibe la realidad correctamente, y que descubra la verdad. En este caso, yo creo que la primera Betty, la que acoge a Rita y la ayuda a buscar su identidad, es uno de esos seres. ¿Qué me hace pensar en ello? Pues que cuando ella y Rita descubren la caja y esta última la abre, Betty desaparece. La caja guarda la memoria que ha perdido (y ya no necesita a Betty), los hechos horribles que Rita había olvidado: que provocó que su exnovia se suicidase cuando ya no quería saber nada de ella una vez entra en la espiral de Hollywood (y que vemos muerta en una cama de aquel apartamento que investigan Betty y Rita). Y esa exnovia es ni más ni menos que Diane, que físicamente es como Betty. La caja le permite ver todo lo que planeó Diane por despecho, incapaz de aceptar el rechazo que sufre por parte de Rita, como cuando planea el accidente que provocaría la amnesia de Rita al inicio. Y si os fijáis el flashback viene marcado por la aparición del cowboy (que también aparece de fondo en la fiesta del final): estamos ante una revelación de esos seres. Con todo esto no aclaro los múltiples detalles y escenas, como la del restaurante y el monstruo detrás del muro. Tampoco explica como otros personajes son capaces de interactuar con Betty, pero bueno. Pero sí explicaría que Rita se lie con Betty, por ejemplo.

Dejando atrás este largo párrafo que poco se asemeja a una crítica, debo destacar otros aspectos. La crítica que subyace detrás de la trama y que pretende poner en evidencia el mundo turbio que reside detrás de Hollywood está bien. Las actuaciones son notables, en especial Naomi Watts, que lo hace genial, y el guión está muy cuidado (hay conversaciones muy curradas, como la que mantiene el cowboy con el director de cine o la de los dos amigos que se reúnen en el bar para hablar sobre el sueño de uno de ellos). La BSO en la línea del maestro Angelo Badalamenti.

En conclusión, una buena película donde no todo está masticado como de costumbre y que si te dejas llevar por el juego que nos propone Lynch te gustará. Pero entiendo que no sea del gusto de todos y que resulte tediosa a algunos. No la recomiendo a todos los públicos; sólo a aquellos abiertos a tocar temas surrealistas y oníricos.

sábado, 8 de junio de 2013

[Crítica libro]: "Ciudad de ladrones" de David Benioff

Hablando de chicas por Leningrado
Y ya llegamos al cuarto de reto de la mano de "Ciudad de ladrones" de David Benioff. En este caso estamos ante otra novela ambientada en un periodo histórico muy importante. Esta vez nos trasladamos al Leningrado de la 2ª Guerra Mundial y con ella, a las atrocidades, el hambre y la miseria que tuvieron que padecer sus habitantes. Este libro lo encontré por casualidad en la biblioteca y me llamó la atención, no por el título, sino por quien lo había escrito. A algunos el nombre de David Benioff no les dice nada, pero quién siga la versión para la pequeña pantalla de "Canción de hielo y fuego" reconocerá en ese nombre a uno de los directores de la misma. Ya sin más prolegómenos, la sinopsis en cuestión:

Pues no, esta vez no hay. ¿Que por qué? Pues porqué tengo que variar un poco, no creéis? La verdad es que el motivo no es el de romper moldes, sino que la sinopsis que hay en la contraportada desvela algún que otro detalle sorpresa. Así que ya os lo cuento yo. La historia se centra en dos amigos que serán forzados a convivir durante una semana juntos en la Leningrado de cuando los nazis intentaron ocupar Rusia y fracasaron, para llevar a cabo una misión muy especial. Punto y final. A partir de ahora quizás haya spoilers.

El periplo de nuestros dos protagonistas en busca de la docena de huevos resulta verosímil durante su transcurso, pero no el motivo y el final, que están cogidos por los pelos. Quizás eso no sea al final lo más importante, sino la historia de amistad que se forja entre los dos protagonistas. Diríamos que el libro básicamente son ellos dos y algún que otro secundario, como la chica, y la recreación histórica. Esas son sus bazas y son su fuerte. Nuestro protagonista y narrador, Lev, es un chico cobarde y taciturno, todo lo contrario de Kolya, un chico alegre, parlanchín, gracioso y valiente y, obviamente, como ocurre en todas las parejas de polos opuestos, la química que hay entre ellos está muy bien. Sus reflexiones sobre las chicas, el sexo, la literatura y el arte, el ajedrez y el periodo histórico que atraviesan están muy bien, aunque a veces se hacen repetitivas; hay conversaciones que se repiten demasiado a menudo (sobre todo con el tema de las chicas).

La novela no es redonda. Si bien no caes nunca en el tedio, es cierto que muchos pasajes de la novela, sobretodo en la primera parte, resultan poco emocionantes y algo aburridos. Hay situaciones forzadas y reflexiones o descripciones innecesarias, como por ejemplo cuando Lev piensa en sus amigos del bloque de pisos donde vivía. Con la aventura que se llevan entre manos los protagonistas te preguntas en más de una ocasión: ¿Y a mí que me importan unos terciarios apenas dibujados? Además, los cambios en la acción, ubicados alrededor de la mitad hacia adelante, muchas veces son bruscos, en el sentido que la situación, aunque pueda resultar verosímil, cambia a veces de golpe y porrazo. Por ejemplo, tenemos que llegar a X, pero de golpe no podemos y debemos ir a Y. En apenas un par de páginas, por otra cuestión, a Z y antes de que te des cuenta a B. Y lo mismo con el motivo de la aventura de los protagonistas. Tampoco es algo que entorpezca la narración, pero me extrañaron tantos giros en tan poco espacio de tiempo.

Aun así, el balance es positivo. No es el gran novelón, pero resulta entretenida. Si te interesa abordar el tema de Leningrado y de la Rusia de la 2ª Guerra Mundial pero no quieres embarcarte en novelas demasiado espesas, esta es la tuya.

lunes, 3 de junio de 2013

Resumen semanal 20/05/13 - 02/06/13

Seguro que todos os distéis cuenta de que la semana pasada no hice el resumen semanal. Estaba buscado (ya, claro) para poder hacer una macroentrada de las dos semanas juntas. Entre las dos he visto un total de 6 películas, pero os hablaré de 5 de ellas. La sexta, "Mulholland Drive", tendrá entrada propia para poder extenderme a placer. Dicho esto, allá van:


El cosmonauta Hacía tiempo que quería ver esta película por dos motivos. Uno, que era de ciencia ficción (un astronauta dado por perdido vuelve a la Tierra, pero la encuentra vacía) y segundo, por toda la historia generada alrededor de su rodaje. No sé exactamente si fue creada íntegramente o en parte por crowdfunding, pero tenía interés en saber qué habían hecho con el dinero de la gente. Pensaba que en ese sentido habrían ido con mucho más cuidado que con una producción más comercial y les saldría algo notable, pero no ha sido así. Me ha decepcionado. Lo que han rodado es un compendio de escenas más o menos inconexas muy rutinarias y que apenas generan tensión o misterio alguno. Y de ciencia ficción muy poca. Me quedé dormido a los 45 minutos (craso error para cualquier película. No me duermo fácilmente), pero sólo vi el típico drama amoroso que gira alrededor de un trío de amigos. Como uno de ellos desapareció en el espacio, el amigo y la amiga se liaron. Ahora, con la vuelta de una cápsula vacía (el protagonista representa que ha llegado a una dimensión paralela y en la realidad sólo la cápsula) vuelven a aflorar los antiguos fantasmas del trío. Tópico y aburrido. Podrían haber ofrecido una película de ciencia ficción interesante, pero las ansias de crear algo en plan Malick resulta artificial y la condena. Le pongo la nota que le pondré por el monólogo del inicio, que está bastante bien. Sólo eso.


Gladiator Hacía mucho tiempo que la vi entera y desde entonces solo había visto fragmentos aislados porque me daba tedio volver a visionar las dos horas y media que dura. En su momento la juzgué con demasiada dureza y en esta revisión debo decir que es una muy buena película. Me da igual si hay fallos técnicos o de recreación histórica. Yo me lo he pasado muy bien. Es cierto que el viaje de nuestro héroe es meteórico y que un emperador nunca se batiría en duelo con un gladiador (y así dejárselo a pedir de boca a nuestro protagonista), pero es muy entretenida y tiene momentos que me emocionaron (como el final). Y creo yo que nombrar su BSO como una de las mejores que he escuchado no sorprenderá a nadie. Si buscas épica y entretenimiento puro y duro, esta es tu peli.


Young Adult Es una película sencilla esta. No es una gran historia donde ocurran muchas cosas, pero sí nos habla de varias temáticas que me parecen muy interesantes: la incapacidad para crecer y madurar, de dejar atrás el pasado y evolucionar y como muchas veces adquirimos comportamientos autodestructivos y somos incapaces de ser felices. El eje central gira entorno al personaje de Mavis (interpretado por Charlize Theron), una chica guapa que se quedó anclada en esa época dorada de su juventud y que quiere recuperar el chico con el que salía entonces. El problema es que él sí ha crecido y está casado. Aunque parezca tópico, no lo es. Ella no ha madurado y lleva una vida autodestructiva. Además, cuando vuelve a su pueblo natal para recuperar a su chico establece contacto con un antiguo compañero de clase, el que llamaríamos "el friki de la clase". Este también es incapaz de crecer debido a unos sucesos que le marcaron de por vida. Estamos, pues, ante dos seres que no maduran; mientras ves la películas esperas que Mavis (Charlize Theron) fracase para que recapacite, para que se de cuenta de que debe pasar página. En la vida real debemos pasar página a determinadas épocas para afrontar otros tramos de nuestra vida que exigen otros puntos de vista y una mentalidad diferente. Como único fallo destacaría su corta duración. Echas en falta algo más y que se desarrollen más otros personajes a parte de Mavis, como el amigo o su exnovio. Eso hace que el conjunto resulte un poco pobre. Pero el mensaje es muy bueno.


Munich Pocas películas me dejan tan buena sensación como esta. Desde el punto de vista político (narra los hechos surgidos a raíz de los atentados de las Olimpíadas de Munich) me parece excelente. Pocas veces he estado delante de una crónica tan objetiva de un conflicto tan sujeto a partidismos. Spielberg nos ofrece un retrato imparcial del conflicto palestino e israeliano, donde podemos ver esas partes implicadas y otras tantas (árabes, americanos, rusos, agencias independientes, servicios de inteligencia varios, etc.) como exponen sus versiones y argumentos, sin imponer una u otra como válida. En ese sentido, chapeau. Como thriller, película de acción o de espías funciona a la perfección. Las escenas de acción estan grabadas desde el realismo, sin efectismos baratos, y se agradece. Las interpretaciones estan a la altura, todos estan genial, y el guión es muy bueno. Pero por encima de todo es una película que ofrece más de una lectura y que aporta reflexiones interesantes en muchos sentidos. Para no extenderme en demasía destaco la objetividad comentada anteriormente y el deterioro psicológico al que está sometido el espía y agente de campo. Ese desgaste que acaba derivando en estrés postraumático está perfectamente perfilado. El juego ya no mola cuando el cazador se convierte en presa  y se ve sometido a las presiones y la persecución que él había practicado. Entonces el patriotismo ya no es tan fácil de abanderar. También es interesante como Spielberg nos retrata la complejidad del conflicto. Siempre que veo películas del estilo pienso: ¡cuántos tejemenejes nos pasan inadvertidos a los ciudadanos de a pie! Da que pensar...En conclusión, muy recomendable.


Erin Brockovich Le pasa algo parecido que a Gladiator. Si dejamos de lado detalles como que parece poco probable que una chica que apenas domina temas legales en menos que canta un gallo sea la socia de un abogado (una trayectoria que resulta demasiado meteórica) y que la parte romántica es un poco plana y tópica, estamos ante una película entretenida y que cumple esa función a la perfección. Los personajes estan correctos, a destacar Julia Roberts, que hace un muy buen papel (y mira que no es santo de mi devoción precisamente).