martes, 30 de abril de 2013

Resumen semanal 22/04/13 - 28/04/13

Sí, el análisis de hace dos semanas se me coló...pero bueno, ¿qué más da no? Esta semana pasada, excepto los capítulos de la segunda temporada de Black Mirror, sólo he visto dos películas. El TFM del máster me tiene ocupado a todas horas, como un parásito que se alimenta de ti sorbiéndote hasta la última neurona como si de un limón se tratase. Desahogado ya y sin más preámbulos, ahí van las minireseñas:

Soooo. Primero debo hacer un pequeño paréntesis antes de entrar con la primera película, la de Woody Allen. Llegué a esta película siguiendo el libro "Cineclub" de David Gilmour. Ya hablaré más adelante de este (quizás para fin de año a este paso), pero a grandes rasgos va sobre un padre que le ofrece una alternativa educativa a su hijo, que odia ir al instituto: ver tres películas a la semana con él. Pues bien, yo también me he apuntado a esa educación y, a medida que voy leyendo, voy mirando las mismas películas que ellos. Como os podéis imaginar, el ritmo de lectura és tremendamente lento. A su favor debo decir que el argumento del libro, exceptuando las reflexiones que se deducen de las películas, tampoco és muy complicado.


Delitos y faltas Aburrida. Apenas ocurre nada y la forma de contarlo es desasosegante. En varios puntos estuve a punto de quitarla. La moraleja es interesante y el guión está cuidado, pero todo lo demás cae en el tedio. La reflexión que comento es la siguiente: los malos se salen con la suya y los buenos, no. Dicho así parece muy simple, pero es que el meollo de la cuestión es ese, aunque la película se esfuerce en muchas ocasiones en meternos a trapo filosofía de bolsillo. Está muy bien que la introduzcas, pero que no resulte tan copiar y pegar, como el personaje del ciego. Parece que sólo esté ahí para eso. Sé que esto que voy a comentar ahora va a convertirse en sacrilegio casi al instante, pero me gustan más las películas actuales de Allen que las antiguas. Ya lo he dicho.



De ratones y hombres Peliculón como la copa de un pino. Hacía un tiempo, desde que vi "Betty Anne Waters", que una película no conseguía emocionarme, requisito imprescindible para que yo considere algo, ya sea película, serie o libro, como excelente. Si no despierta esa sensación en mi, no llega a ese peldaño reservado a lo mejor de lo mejor. En este caso tenemos una historia ambientada en la América de la Gran Depresión, donde dos amigos van de rancho en rancho para poder vivir. Uno de ellos es retrasado y el otro cuida de él. De la mano de estos dos personajes, el director, el mismo Gary Sinise, tirando del libro de Steinbeck, nos retrata una época donde moraba la desigualdad social. No sólo los retrasados eran apartados o no podían participar socialmente, sinó que también había otros colectivos, como los ancianos, las mujeres o los negros, que eran apartados. Y para cada uno de los colectivos tenemos a un representante en la película. Es impresionante la sensación de incomodidad, de que algo malo ocurrirá tarde o temprano en el rancho donde trabajan nuestros protagonistas. La intolerancia de los temporeros (aunque también hay personas tolerantes) se puede palpar. Al final, sin desvelar nada, se nos plantea un dilema sobre la amistad vs. lo contrario, el pensar en uno mismo, muy interesante. Deja un poso que tarda tiempo en desaparecer.


jueves, 25 de abril de 2013

[Crítica serie]: "Black Mirror" 1ª temporada

Hacia dónde nos está llevando el
desarrollo tecnológico?
Empecé con "Black Mirror" por las recomendaciones que la ensalzaban. Las promesas de ver críticas sociales durísimas me han lanzado a empezar con la primera temporada. No he hecho una crítica general más que nada porqué cada capítulo puede verse independientemente de los demás y, aunque guardan algunas semejanzas, cada uno enfoca y satiriza algo distinto de nuestra sociedad. Una sociedad que cada vez se va corrompiendo más y más de la mano del avance tecnológico. Ahí van desglosados:

Black Mirror: El himno nacional Si bien la premisa no es muy original, más que nada porqué con anterioridad ya hemos visto películas que desarrollan temáticas parecidas, como mirada a los tiempos que vivimos nos ofrece un retrato bastante realista y, dentro de la parodia, plausible. Y la gracia está ahí. Si analizas fríamente lo que sucede y eliminas la atmósfera de seriedad y realismo que se le ha imprimido, podría ser perfectamente un capítulo de humor a lo "Zombies Party". Pero es precisamente la seriedad y la certeza de que algo así puede ocurrir en esta nueva era que vivimos de redes sociales, youtube y del espectáculo que es la televisión, que la hace atractiva. El relato te atrapa desde el principio (no voy a revelar nada, que sino pierde la gracia. Como si en otras entradas me hubiese importado...) y a medida que va avanzando te absorbe hasta el inevitable final. Estoy satisfecho.


Black Mirror: 15 millones de méritos Este me ha gustado mucho. En mi opinión es más atractivo y arriesgado que el anterior. Aquí se nos retrata una sociedad futura -otra vez plausible, quizás no en cada detalle, pero sí en el fondo- construida alrededor de la superficialidad y del aborregamiento de las masas. Aquí las personas viven aisladas, con el único objetivo de ganar puntos para canjearlos en chorradas como avatares, programas de televisión absurdos (que recuerdan a "Tú sí que vales", la bazofia de "Splash" o "Jersey Shore") o jugar a videojuegos. Están moldeados de tal manera que se tragan la publicidad y la mierda que les echan y sólo viven para conseguir esos puntos. Nada es real y si por casualidad hay retazos de algo parecido, lo corrompen y lo aplastan. En esta sociedad que vivimos quizás nos dirijamos a esto; entre redes sociales que nos tienen absorbidos, una televisión sinónimo de incultura, con una programación que insulta a la inteligencia y fomenta la estupidez y la publicidad en cada rincón. Me hace gracia como incluso la crisis es comercializada entre tanto programa de televisión y tertulia prescindible. En el capítulo el tramo final es excelente retratando esto: al final la disconformidad y el estar en contra del sistema pasan a ser otro artículo más a consumir del propio sistema.


Black Mirror: Tu historia completa Su crítica me ha parecido excelente...pero carece de ese ritmo que tienen los demás. Resulta un poco tedioso y el argumento no acaba de ser muy original; podrían haber escogido otra excusa para enmarcarnos lo que nos cuentan. Aun así el mensaje está muy bien. En este caso se nos plantea la opción de poder almacenar todos nuestros recuerdos en un soporte digital y así poder revisarlos a nuestro antojo, para recrear esas situaciones cientos de veces. A priori a todos nos gustaría poder recordar tal y cual experiencia, pero en nuestras manos se convierte en una arma fatal. Aquí nuestros protagonistas se sirven de sus recuerdos para no avanzar; viven anclados en el pasado, sujeto a revisión perpetua, incapaces de olvidar. Eso los hace tremendamente infelices y desconfiados de los demás, pues tienen que rendir cuentas continuamente por todo lo que hacen. Eso acaba desgastándolos y a no vivir el presente.



En conjunto:

martes, 23 de abril de 2013

[Off-topic]: Wishlist para St. Jordi

Antes de nada, feliz día del libro y feliz Sant Jordi! Plagiando descaradamente a Sarah Manzano en su blog Just a Mary Sue (ya puestos, para qué ocultarnos) y con dudas razonables de que consiga el propósito por el cuál escribo esta entrada, voy a haceros, con motivo del día de Sant Jordi, un listado de los 5 libros que me encantaría que me regalasen. Lo sé. No serás tú, querido lector anónimo, el que vaya a regalármelos, pero digamos que es una excusa para hacer una lista de aquellos libros a los que les tengo muchas ganas. Obviamente muchos (centenares, miles) se quedan en el tintero, pero una selección tenía que hacer. Ahí van:



"Personas como yo" de John Irving 

De Irving sólo he leído una novela, pero me cautivó. Podría llegar a decir que "La última noche en Twisted River", su anterior novela, fue el mejor libro que leí el año pasado, pero me quedaría corto. Es el mejor que he leído en muchísimo tiempo y lo recomiendo encarecidamente. Un 10 en toda regla. Conecté con la historia que se me contaba hasta el punto de que no tenía ganas de acabarlo. Podría leer cualquier novela anterior del autor, pero puestos a pedir quiero lo nuevo. Recién publicado, este es uno de los que recibiría muy gustosamente de cualquier lector agradecido. Os dejo una breve sinopsis:

"Personas como yo de John Irving: En los años 50, en el pequeño teatro de aficionados de First Sister, en Vermont, al adolescente Billy Dean le toca interpretar papeles complicados, pero nunca serán tan difíciles como los que tendrá que interpretar en el gran teatro de la vida."


"L'estiu que comença" de Sílvia Soler

A mí estos libros que van sobre la amistad y tal siempre me han gustado y qué mejor uno que habla sobre una que dura toda la trayectoria vital de nuestros dos personajes, que, si no recuerdo mal, se reúnen cada noche se San Juan para verse. Este sólo está en catalán y desconozco si saldrá en castellano, pero os dejo la sinopsis traducida:

"La novela la protagonizan Júlia Reig y Andreu Balart, dos jóvenes que estan predestinados a ser amigos durante toda la vida. Sus respectivas madres son amigas y las dos famílias se reencuentran en la verbena de San Juan. Esta tradición sigue años después y la novela nos relata 50 años de la vida de los dos jóvenes."


"Luz de estrellas lejanas" de George R.R. Martin

¿Cómo dejar pasar por alto la biografía de mi escritor favorito? Sólo con "Canción de hielo y fuego" este hombre ya me conquistó (como veis no hace falta mucho para conquistarme chicas. Sólo escribiendo una saga igual o superior a esta me contento) y tengo ganas de dos cosas: de leer otras novelas suyas y conocer las circunstancias que le llevaron a escribirlos y, ya puestos, qué piensa él sobre el oficio de escritor. Y este último espero encontrarlo en "Luz de estrellas lejanas". La sinopsis:

"En Luz de estrellas lejanas, el autor cuenta de primera mano los pormenores de su trayectoria literaria. Desgrana anécdotas que van desde sus días de escolar hasta su consagración como escritor profesional, pasando por los años de estudiante y la pasión por el cómic, que lo llevó a colaborar en diversos fanzines durante los albores del fándom estadounidense. Y, como no podía ser menos, detalla las lecturas y autores que marcaron su interés por todas las vertientes del fantástico y que más lo influyeron, desde las primeras novelas juveniles de Robert A. Heinlein hasta llegar a J. R. R. Tolkien."


"De qué hablo cuando hablo de correr" de Haruki Murakami

Nunca he leído nada de Haruki Murakami, pero tengo entendido que es uno de los pesos pesados de la literatura japonesa e internacional. Mirando su obra, cuanto menos peculiar a lo que títulos se refiere, encontré este, pues a mí me gusta correr (aunque no lo practique tanto como debiera). También coincidió que encontré una entrada en Literautas que hablaba de él y que gustaría, y mucho, a todo aquel que le guste escribir y correr, pues, si no me equivoco, enlaza las dos actividades y las disecciona. Pues como comparto el gusto por ambas, lo leeré. Además, tengo entendido que es de esos libros que te motivan a escribir, así que mejor que mejor. La sinopsis:

"De qué hablo cuando hablo de correr. Haruki Murakami. En 1982, tras dejar el local de jazz que regentaba y decidir que, en adelante, se dedicaría exclusivamente a escribir, Haruki Murakami comenzó también a correr. Al año siguiente correría en solitario el trayecto que separa Atenas de Maratón, su bautizo en esta carrera clásica. Ahora, ya con numerosos libros publicados con gran éxito en todo el mundo, y después de participar en muchas carreras de larga distancia en diferentes ciudades y parajes, Murakami reflexiona sobre la influencia que este deporte ha ejercido en su vida y en su obra. Mientras habla de sus duros entrenamientos diarios y su afán de superación, de su pasión por la música o de los lugares a los que viaja, va dibujándose la idea de que, para Murakami, escribir y correr se han convertido en una actitud vital."


"Los jardines de la Luna" de Steven Erikson

Pasando ya a un plano más fantasioso, hace tiempo que tengo planeado echarle un ojo a esta saga para sustituir a la "Canción de hielo y fuego" de Martin, que estoy casi casi a punto de finiquitar la descomunal "Danza de dragones". Muchos comentan que este primer libro de la saga "Malaz" es difícil de digerir y que superar la barrera del primero garantiza horas y horas de la mejor literatura fantástica, así que tengo ganas de echarle los ojos al hueso duro de roer para comprobarlo. Incluso el mismo escritor ha escrito un prólogo admitiéndolo, pero dejando entrever que a él le ha salido así y que nos aguantemos. Ya me cae simpático el Erikson. Aquí os dejo una pequeña sinopsis:

"Tras interminables guerras, amargas luchas internas y sangrientas confrontaciones, incluso las tropas imperiales necesitan un descanso. Pero la obsesión expansionista de la emperatriz Lassen no tiene límites, y cuenta con el apoyo de sus sanguinarios agentes de la Garra. Tras el último asedio, el sargento Whiskeyjack y su pelotón de Arrasapuentes necesitan tiempo para descansar y enterrar a sus muertos, pero Darujhistan, la última de las Ciudades Libres de Genabackis, les espera. Es el objetivo último de la insaciable emperatriz. ...Y parece que el Imperio no es el único que codicia esa plaza: fuerzas siniestras conspiran dentro y fuera de las sendas mágicas, y todo indica que los propios dioses se preparan para la batalla..."

domingo, 21 de abril de 2013

[Crítica libro]: "Solaris" de Stanislaw Lem

Me encanta esta portada. Y ya
puestos todas las de Impedimenta
Tras una semana intensa, vuelvo con las reseñas del reto. A este paso iré más rápido leyendo que escribiendo...aunque seguro que así os tengo más en vilo, con más ganas de leerlas. "Solaris" de Stanislaw Lem es la 10ª novela del reto 60 libros leídos y puedo deciros que me ha gustado mucho. Es uno de los pesos pesados de la ciencia ficción y casi un crimen no haberla leído aún gustándome tanto el género (y a la vez uno de los que me falta mucho por descubrir). Sin más preámbulos, la sinopsis para el que no conozca aún de qué va, intentando no revelar detalles importantes de la trama:

"Kris Kelvin acaba de llegar a Solaris. Su misión es esclarecer los problemas de conducta de los tres tripulantes de la única estación de observación situada en el planeta. Solaris es un lugar peculiar: no existe la tierra firme, únicamente un extenso océano dotado de vida y presumiblemente, de inteligencia."

Es difícil empezar a hablar de "Solaris". Desde el punto de vista más argumental, la novela traza el descenso de nuestro personaje, Kelvin, a las tinieblas que moran en su interior. Y ese viaje irá de la mano de la entidad Solaris. Poco más ocurre en la novela, pero lo que hay funciona a la perfección. En todo momento las reacciones de nuestro personaje son coherentes a las situaciones que se va encontrando y la profundidad psicológica de la que gozan él y su "compañera" están muy conseguidas; dejando a un lado el personaje de Snaut, no podemos decir lo mismo del otro tripulante, Sartorius, que resulta bastante desdibujado. La gracia de la novela, sin embargo, no está en conocer los detalles de los secundarios ni en la acción, sino en dos frentes bastante definidos: el primero, Solaris y todo lo que lo envuelve, y el segundo la relación de Kelvin con su visitante.

El frente Solaris es una disertación sobre los orígenes del mismo y de cómo ha ido evolucionando la ciencia desde su descubrimiento hasta el momento presente. La inconmensurable complejidad del océano vivo llena bibliotecas y bibliotecas de información que los científicos son incapaces de comprender. Los científicos, cuando consiguen establecer algún patrón, acaban topándose con un nuevo misterio. Y es que el planeta resulta ser un ser vivo imprevisible, las acciones del cuál son difíciles de cuantificar y analizar. De la mano de capítulos que se intercalan con los hechos de la estación conoceremos todas y cada una de las infinitas teorías sobre Solaris, desde aquellas que consideran el planeta como un ente dotado de algo parecido a una conciencia hasta aquellas que intentan descifrar los fenómenos que ocurren en la superficie del océano viviente. El quid de la cuestión es que se trata de una entidad completamente distinta a todo aquello que el ser humano haya visto antes y sea capaz de percibir; se trata de un ser que se rige por unas leyes diferentes a las que estamos acostumbrados. Y ahí está la gracia y desgracia de todo: nunca seremos capaces de comprender lo que ocurre en Solaris, pues nuestra visión antropomórfica de la realidad (como comenta Snaut en un pasaje similar a este: El ser humano no busca nuevas civilizaciones, sino espejos) empaña cualquier extracción fiable de información, pues se le intentan atribuir cualidades humanas a algo que no lo es. Por eso todos los estudios y teorías generadas por miles de biólogos, físicos, matemáticos, filósofos, teólogos, etc., acaban en dique seco, sin establecer nada que resulte concluyente. Resulta estéril intentar caracterizarlo y definirlo, pues usando la vara de medir de los humanos tendemos al error continuamente: no podemos descifrar algo comparándolo con nosotros.

El otro frente es la relación que establecen Kelvin y su visitante, el ente aparentemente humano que Solaris proyecta para interactuar con Kelvin. ¿Qué haríamos si tuviésemos otra oportunidad de estar con alguien que perdimos? La primera reacción es de rechazo, pero a medida que van conviviendo Kelvin empieza a sentir algo por la nueva Harey. Esta, realiza el camino inverso. Si bien al principio adquiere la manera de ser de la original, a medida que transcurre la novela va tomando conciencia de su auténtica identidad. La evolución de ambos es muy interesante, sobre todo el proceso de humanización de Harey hasta el momento en que descubre cuál es su verdadera naturaleza. Hay una reflexión sobre qué es ser humano muy interesante.

Solaris también nos ofrece otras reflexiones metafísicas interesantes, como la del contacto entre dos inteligencias superiores como son la humana y la del océano. En este caso se trata la incapacidad de comunicarse, tanto por un lado como por el otro. No sabemos si el planeta en realidad es un ser autista o si ignora la inteligencia humana, pues la descarta como inferior, pero al final parece ser que las dos conciencias, la humana y la de Solaris, son incapaces de establecer el ansiado contacto; los dos se rigen por leyes y características muy diferentes. Solaris lo intenta a su manera: a través de los visitantes, pero resultan ineficaces, pues adquieren una conciencia propia (la de la persona que copian), de manera que Solaris no los puede usar para establecer comunicación; por otro lado tenemos también los infructuosos intentos de los humanos, con sus aparatos de rayos X y demás máquinas avanzadas, también estériles. Tampoco las curiosas formaciones del océano lo permiten, pues los humanos son incapaces de comprenderlas (es muy triste el momento final en que Kelvin observa una de esas formaciones oceánicas que intenta recrear un edificio, como si el océano quisiese decirle algo, y él es incapaz de entenderlo).

En conclusión, una novela de ciencia ficción que ofrece reflexiones muy interesantes sobre el ser humano o de los límites de la ciencia. Es un clásico imprescindible que no dudo en recomendar.

sábado, 13 de abril de 2013

[Crítica manga]: "Maison Ikkoku Vol.2" de Rumiko Takahashi

Bien...hacía días (un mes y pico) que no leía el siguiente volumen de este manga. Fui en busca de este clásico de Rumiko Takahashi por dos razones: una, porque es de una mangaka consagrada y otra porque es una serie que ya está acabada. Para los que no sabéis de qué va, sólo deciros que la cosa es bastante senzilla: líos y más líos entre la encargada del mesón Ikkoku y sus inquilinos, a lo "Aquí no hay quién viva" pero menos retorcido y chabacano y con menos personajes.

Miradla, ahí tan pasmada ella
¿Qué me ha parecido este segundo tomo? Si bien sigue la línia del anterior, me ha parecido más flojo. ¿Por qué? Pues porqué sigue la línia del anterior. La situación apenas se complica más allá de los tópicos del género shojo de enredos: situaciones dadas a la malinterpretación a destajo; protagonista masculino loco por la protagonista femenina pero incapaz de expresar satisfactoriamente sus sentimientos; protagonista femenina algo pava que es incapaz de darse cuenta de que el que le mola no es el antagonista del protagonista sinó el protagonista; y secundarios que le hacen la vida imposible (eh, pero de buen rollo) a nuestro protagonista para que se enrede aún más la cosa. La historia se resume a esas situaciones, más o menos variadas, calcadas una detrás de otra en cada capítulo. Por ejemplo: hay varios capítulos en que básicamente el protagonista, Godai, y el antagonista, Mitaka, compiten sin parar para estar más cerca de la encargada, Kyoko. Pues bien, como ese capítulo hay varios, sólo que cambiando el contexto: uno mientras estan en una pista de patinaje, otro cuando juegan al tennis, otro cuando se van al bar, etc. Y lo mismo para los otros prototipos de capítulos, como los que el protagonista queda con su rollo (eh, pero que no le gusta, a él le mola la encargada) y Kyoko, celosa, queda con Mitaka. No digo que los capítulos sean aburridos, pero se echa en falta un poco más de originalidad. Y entonces es cuando salta alguien y me dice: Eh! Qué es de los primeros que se hicieron sobre el género, qué te esperabas? Pues sí, tienes razón! Pero yo me quejo igual... He comentado la repetición entre capítulos a lo que argumento se refiere, pero en la estructura de cada capítulo también hay cierta reiteración. Siempre empiezan con alguna situación, pronto se dirigen hacia el malentendido y el desarrollo de este, más o menos negativo para Godai (porque le perjudica la relación que tiene con Kyoko) y un final dulce donde los dos se acercan un poquito más (pero no mucho, que sinó no aguantamos el idilio "tumultuoso" hasta el tomo 10). Este esquema acaba por agotar, aunque de momento, a tan sólo 2 volúmenes leídos, no molesta en exceso.

Los personajes continuan siendo bastante arquetípicos. Los secundarios del mesón, como el señor Yotsuya o Akemi sólo estan para importunar puntualmente, la señora Ichinose para cotillear sin parar mientras perjudica a Godai y el hijo de Ichinose apenas pulula por ahí. De los protagonistas ya he hablado y del antagonista, Mitaka, podemos esperar lo típico de cualquier shojo: es un chico guapo, adinerado, con coche y piso, inteligente, vamos un buen partido; en contraposición tenemos a nuestro protagonista, Godai, que está aún estudiando en la universidad, es pobre, desordenado, no muy listo, etc. Pero adivinen con quién se quedará nuestra dulce Kyoko dentro de 8 tomos? Pues con el bonachón del protagonista. Ya lo veremos.

No todo es negativo tampoco. Hay situaciones en las que te ríes y, al ser capítulos de corta duración, se te pasan volando. Aunque todo lo que suceda más o menos ya te lo vayas imaginando y te vengan a la cabeza ideas como "Esto ya lo he visto antes", aún así, se hace entretenido. Su único problema es que otros mangas posteriores ya han abordado situaciones parecidas y las han mejorado, con propuestas más rocambolescas o elaboradas.

Con todo lo comentado, continuaré dándole una oportunidad, porque no desagrada en ningún momento y va perfecto para amenizar largos trayectos en tren.


lunes, 8 de abril de 2013

Resumen semanal 01/04/13 - 07/04/13

Vale, otra vez con retraso...la vuelta a la rutina ha hecho que apenas viese un par de capítulos más de The Walking Dead y un par de películas. Como ya os comenté en la anterior entrada, la reseña de la tercera temporada de The Walking Dead aún tendrá que esperar. Así que voy a por las dos películas que ví, concentradas durante el fin de semana, que es cuando tengo más tiempo. Ahí van:


Distrito 9 Decepción. De esta me esperaba más, mucho más. La metáfora del apartheid adaptada a los extraterrestres está muy bien, además de todo lo que conlleva, como el tráfico de armas, de personas, etc. Sí, sí, muy bueno el tema de fondo. El problema, en mi opinión, es otro. La primera parte es entretenida, con el formato entrevistas y cámara en mano, pero se me hace farragoso igualmente; es una opción que no me convence mucho, pues hace que continuamente esté pensando que estoy viendo las noticias y no una película. Pero reconozco que esto es cosa mía. El verdadero desbarajuste llega a partir de la mitad, cuando el protagonista es infectado. La película, que se vanagloriaba de la originalidad, se encamina otra vez por el camino que tantas otras películas han recorrido ya. El protagonista deja de ser un capullo y se convierte en un héroe que, si bien antes era un palurdo un poco incompetente, ahora es capaz de manejar todo tipo de armas y hacer frente él solito a toda la tropa enemiga (destacar su incursión a lo Rambo en la sede de la multinacional). No sé, la presentación de la primera parte no casa mucho con lo que vemos en la segunda parte y eso hace que no la valore muy positivamente.



Death Proof Pocas películas más me quedan por ver de Tarantino (sólo "Four Rooms" y la reciente "Django desencadenado"). En general me considero un tarantiniano moderado y satisfecho. Me explico. La mayoría de sus películas me parecen buenas, aunque solo he valorado como sobresaliente a "Malditos bastardos"; mis preferidas son la citada, las de "Kill Bill", "Pulp Fiction" y "Reservoir Dogs". En cambio, "Jackie Brown" se me hizo cuesta arriba. Vamos, que viendo el balance podríamos decir que soy tarantiniano. Me encanta sus guiones, sus extensos diálogos sobre lo superfluo y las situaciones disparatadas. Entonces, "Death Proof" pasará al Olimpo de las demás? Pues no. "Death Proof" fue concebida como un proyecto conjunto con Robert Rodríguez, para rendir homenaje al cine de terror de serie B de antaño. Bajo ese proyecto común, denominado "Grindhouse", cada uno rodó una película; si bien la "Planet Terror" de Robert Rodríguez me pareció genial, con un humor gamberro y una historia que encadenaba tópicos uno detrás de otro, "Death Proof" me parece vacía. Funciona muy bien como homenaje, pues se nota que detrás de ella hay un trabajo para recrear aquel tipo de cine, pero ya está. Si bien "Planet Terror" optaba por el humor a destajo, en esta no está muy presente. El estilo tarantiniano se lleva al extremo: los diálogos chorras que tanto me gustan de sus películas, aquí se hacen tediosos. Pueden pasar veinte minutos tranquilamente donde los personajes hablan mucho pero no dicen nada. Y la película se construye alrededor de conversaciones de ese estilo. ¿Todo es negativo? Pues no. Siempre que sale Kurt Russell en la piel de especialista Mike la película despunta y hay varios momentos muy graciosos. En conclusión, una obra menor del maestro, pero aún así te asegura pasar un rato entretenido.

sábado, 6 de abril de 2013

[Crítica libro]: "Vivir soñando" de Carlos del Río

¿Quién será la chica?
Y ya llegamos a la 9ª reseña del reto. Pero no estamos ante una cualquiera. Esta es especial para mí, pues voy a hablaros del libro de un amigo, Carlos del Río. Si no me equivoco con la terminología, es lo que ahora se conoce como un escritor indie (vamos, que es un escritor novel). Este libro que os voy a reseñar es una recopilación de cuentos y es el primero que ha publicado (por cierto, dejadme que haga un poco de publicidad. Podéis encontrar más información en su blog, El rincón de Carlos del Río). Pero antes de embarcarme en la disección de la obra debo aclararos algo muy importante: no por conocer al autor voy a escribir una crítica falsa ensalzando la obra, ni mucho menos. Así que, y estoy seguro que Carlos estará de acuerdo conmigo, voy a ser totalmente sincero con la opinión. Después de este preámbulo, os dejo con la descripción que acompaña al libro (extraída de Amazon):

"A finales de 2008 decidí ponerme a escribir ficción. Siempre había querido, pero nunca me había atrevido; y no hacía más que ponerme excusas para no hacerlo, aunque interiormente me sintiera frustrado por ni siquiera intentarlo. Al poco descubrí que mientras en español apenas había información, en inglés era muy abundante y a menudo sobresaliente, porque estaba escrita por escritores de ficción. A mediados de 2010 comencé a escribir mi primera novela, y en mi blog, El rincón de Carlos del Río (www.elrincondecarlosdelrio.com), empecé a colgar artículos sobre todo lo que había aprendido de escritura. Esos artículos se han convertido en un curso gratuito que está ayudando a aspirantes a escritor a dar sus primeros pasos. “Vivir soñando” es un complemento a esos artículos, donde a través de siete cuentos de ficción general y sus comentarios, muestro en la práctica lo que explico en mi blog. Espero sinceramente que os gusten, y espero que a los aspirantes a escritor os ayuden a encontrar vuestra propia voz. Seguid escribiendo, que la única forma de fracasar es abandonar".

Si tuviésemos que clasificar el recopilatorio, sin duda alguna lo enmarcaríamos en la categoría de literatura contemporánea. Todos los cuentos toman como protagonistas a gente corriente, desde una señora de la limpieza inmigrante hasta una cajera de supermercado con sus problemas económicos. A mí, por regla general, me iba la fantasía, pero últimamente estoy descubriendo que la novela contemporánea es uno de mis géneros predilectos. "La última noche en Twisted River" de John Irving es una de mis novelas preferidas y, hasta hace poco estaba leyendo la sobresaliente "Libertad" de Jonathan Franzen. Pues bien, debo decir que "Vivir soñando" me ha gustado. Se lee rápido, pues apenas son 120 páginas de lectura fluida que te hacen sentir cosas muy de nuestro día a día. Invitan a la reflexión, algunos a darnos cuenta de comportamientos tóxicos que empleamos continuamente y casi inconscientemente, como por ejemplo el miedo a entregarte a tus sueños por si fracasas, sin darte cuenta de que el fracaso empieza cuando no lo intentas o el creer que eres incapaz de algo solamente porqué alguien que supuestamente se cree un experto te pone trabas o te desanima. Por lo que respecta a la narración, Carlos recurre a una sencillez que te permite ir avanzando sin apenas darte cuenta.

Entrando ya en los cuentos, debo decir que hay unos que me han gustado más que otros. Uno de los que más me ha gustado es "Nobleza baturra", sobre un par de ancianitas que recuerdan como se conocieron y como se forjó una amistad que se ha mantenido a lo largo del tiempo. De cómo la amistad une a los amigos por vínculos indisolubles incluso cuando están separadas. Este rebosa emotividad por los cuatro costados y en más de una ocasión me emocioné, cosa extraña en mí. No todas las películas o libros consiguen eso, y cuando me ocurre, lo valoro positivamente. Para mi eso significa mucho, pues es infrecuente que el autor llegue dentro de mí. Y ese par de ancianitas lo consiguen rematando el relato en un final muy, muy bueno. Otro que también consigue despertar esos sentimientos es el de "El club de ajedrez", donde aquello que vas intuyendo, pero que no quieres enfrentar, te ataca, y entonces es imposible deshacerte de ese sentimiento de pérdida. Me llenó de tristeza. Para mi estos dos cuentos son excelentes. Sólo por estos dos ya vale la pena haberse gastado el dinero.

Ya un escalafón por debajo, pero también de gran calidad, tenemos "Una terraza a las orillas del Sena". Este cuento refleja aquello que comentaba anteriormente sobre no entregarte a tus sueños por complicados que fuesen. Y sólo por ese mensaje, bien hilvanado, ya vale mucho la pena. Yo me he sentido especialmente identificado, pues yo quiero vivir de mi gran sueño: la escritura. Y sé que debo luchar por él. Por otro lado tenemos "La cabeza en las nubes", sobre las penurias que tienen que pasar algunos, y en este caso concreto una inmigrante sudamericana. Es curioso el motivo con el que Carlos escribe el relato: para luchar contra aquellos que acusan a los inmigrantes de todo lo malo. Recuerdo hace tiempo que yo era de esos, y ahora me avergüenzo de ello. Podríamos decir que antes era tonto y era incapaz de ponerme en la piel de los demás (que por cierto os recomiendo que lo hagáis si no lo hacéis, ayuda a entender mejor a la gente y no juzgarlos sin conocerlos). Si ellos estuviesen bien en su país, no estarían aquí trabajando para enviar un sueldo a sus allegados. En fin, un buen cuento para reflexionar sobre la temática.

Pero pasando a aquellos cuentos que están por debajo, aunque interesantes también, tenemos "La tarántula de cinco patas". Me ha gustado el mensaje que quiere transmitirnos el autor, una crítica sobre aquellos que se dan de entendidos y te dicen que no puedes hacer las cosas porque no naciste con un talento o un don que sí poseen ellos. Y estoy completamente de acuerdo, pero quizás lo que no me acaba de cuadrar es la manera de contarlo. El mensaje resulta demasiado directo; en mi opinión, hubiese entrado en la categoría superior si fuese más subliminal, menos evidente. Aun así es un cuento interesante, como "Magia", un microrelato del que se vale el autor para mostrarnos una de sus grandes pasiones. En este caso el cuento está bien, pero yo no soy muy aficionado a los microrelatos. Debo confesar que no les veo nada en especial. Debo ser de historias largas. Y finalmente el último cuento que me queda por comentar; "Voces en la granja", digamos que, si bien no está mal, no me acaba de gustar por el simple hecho de que no acabo de ver la conexión con los demás. Lo percibo como fuera de lugar y eso me chirría.

Dejando de lado los cuentos, después de cada uno de ellos hace una pequeña reflexión sobre qué le ha llevado a escribirlo, tanto el contexto como las motivaciones, y añade consejos de escritura relacionados con el cuento en cuestión. Son una buena cata de lo que encontraréis amplificado en el genial apartado "Cómo escribir ficción" de su blog, que os recomiendo encarecidamente si tenéis planeado adentraros en el mundillo de la escritura. Su opinión y sus consejos son de gran utilidad y no es por hacer la pelota. Va en serio.

En conclusión, os lo recomiendo. El balance es positivo, pues hay cuentos muy buenos que por sí solos ya compensan el módico precio del libro. Ojo, que también os recomiendo visitar su blog.

lunes, 1 de abril de 2013

Resumen semanal 25/03/13 - 31/03/13

Y ya ha llegado el final de la semana (bueno, voy con un día de retraso). Y también de las vacaciones...pero no vayamos a entristecernos inncesariamente. Además de las películas he estado liado con la 3ª temporada de "The walking dead", que está muy adictiva. No os voy a hablar de ella, pues cuando la acabe ya lo haré largo y tendido en una reseña que estoy empezando a escribir. Tampoco os voy a hablar de "Skyfall", pues si os deslizáis más abajo o vais a la pestaña "Reseñas películas" veréis que ya hice una reseña de ella. A parte de lo cinematográfico, he estado leyendo "Victus" y "Danza de dragones". Así pues, sin más preámbulos, lo que he visto esta semana (con spoilers, aviso):



Pozos de ambición Es un buen retrato de la trayectoria de un magnate del petróleo, que empieza con un simple pozo y acaba dominando las explotaciones de diversas regiones del sur de los Estados Unidos. Daniel Playnbew, en su ascensión, se dejará llevar por la ambición e irá perdiendo los principios. Poco a poco se revelará como un ser incapaz de ser feliz e incapaz que los demás lo sean, que sólo es capaz de arrebatarle a los demás todo lo que poseen movido por una avaricia sin límites. También nos ofrece una crítica a la religión, pues Daniel tendrá que enfrentarse a un predicador farsante del pueblo donde se instala y que rivalizará con su ego de convertirse en el líder. Me ha gustado? Sí. Pero también entiendo que para algunos pueda ser una película lenta y aburrida. Por lo tanto, la recomiendo, pero no será del gusto de todos. Aunque sólo con ver al monstruo de la actuación que es Daniel Day-Lewis ya vale la pena.



Ágora Siempre había tenido curiosidad de saber más sobre la transición entre el politeísmo romano y como este fue sustituido por el cristianismo. Pues bien, esta película nos situa en Alejandría para contarnos como el cristianismo se acabó imponiendo y no fue por las buenas. Fue a base de violencia, intolerancia y desprecio por todo aquello que se había conseguido con anterioridad (como los incontables avances científicos), y un ejemplo es la destrucción de todos los pergaminos de la famosa biblioteca de Alejandría o el asesinato de Hypatia. La película es muy interesante, aunque el desarrollo a veces se vuelve un poco lento. En mi opinión esos momentos más lentos coinciden con Hypatia, pues me exaspera que viva tan ajena a todo lo que rodea (aunque entiendo su renuncia a entregarse a la fe). En cambio me gusta cuando la cámara se acerca a los demás personajes, en especial el criado o el prefecto. En conclusión, una película muy recomendable si queréis conocer un poco sobre este episodio del cristianismo.



En busca del tesoro perdido Esta mamarrachada (al estilo Uwe Boll) está en esta lista para echarnos unas risas más que nada. Es retrato de esos telefilms hechos con el culo, que sólo te los quedas viendo para ver cuál es el siguiente situación esperpéntica que supere la anterior. Es increible que para evitar el aumento del nivel del mar debido al cambio climático vayan a buscar un cetro mágico, por orden del Vaticano, que lo impedirá. Y todo adornado de una supuesta trascendencia y seriedad que no se la creen ni los actores. Es mala a rabiar y lo demuestra en cada escena. Podría estar horas, pero me conformo con la escena del final, cuando los protagonistas llegan a una cueva de no sé donde y hay una sala con un hueco donde se puede ver el centro de la Tierra y al lado un hueco para introducir el cetro (que estaba en la tumba de Ricardo Corazón de León!). En fin, ver para creer. Estoy seguro que con el dinero que debieron darles sería capaz de hacer virguerías. O el tío quería cobrar una subvención sí o sí o no lo entiendo...



Nada que perder Qué decir de esta película? Una entre tantas otras del mismo género. Un par de personajes se ven envueltos en mil y una aventuras debido a lo patosos que son. Al principio no se llevaran bien, pero al final acabaran siendo amigos inseparables. Si bien es una película que levanta el ánimo -por lo irreal de todo-, es flojita. Da la sensación que has visto esto otras tantas veces y mejor. Un 3



Los vengadores El género de los superhéroes es muy dado, en mi opinión, a fracasos estreptisos (algunos me diréis que todos los géneros son así. Supongo que sí, pero es difícil de alejar de la mente esperpentos como "Daredevil", "Elektra", "Ultraviolet", "Spiderman 3", "Green Lantern", "El increíble Hulk" (la segunda) o "Aeon Flux", entre otras que estaré olvidando. También abundan en el género películas palomiteras, pero que en el fondo son una retahila de golpes con más o menos un argumento detrás, como "Thor", "Ironman", "Ironman 2", "Capitán America", "Spiderman" o "Hulk" (la primera). Pues bien, "Los vengadores" resulta superior a todas estas. Simplemente porqué resulta entretenida en todo momento y la química que se crea entre los diferentes superhéroes contribuye a ello. Aquí la historia está un poco más elaborada que en la mayoría de casos, aunque todos sabemos por dónde iran los tiros en cada momento. La acción, espectacular, al servicio de unos efectos especiales buenísimos. Eso sí, si buscáis profundidad no la encontraréis. Pero para qué engañarnos, tampoco la buscabais cuando ibáis a ver las anteriores. Y menos cuando os dejaban satisfecho. Eso sí, caso aparte tenemos la trilogía de Batman de Christopher Nolan. Eso es otra cosa, superior a esta. En definitiva, una película muy entretenida y recomendable para pasar unas dos horas y pico entretenido/a.