jueves, 28 de marzo de 2013

[Crítica libro]: "La mesa limón" de Julian Barnes

Vamos a hablar de la mediana edad,
de la vejez y la muerte
Este es el octavo libro del reto y con él ya me queda menos para estar al día. Sigo en la línea de libros cortitos; puede parecer que así aligero un poco el reto, pero no es así. Ahí están "Libertad" de Franzen, "Victus" de Piñol y "Danza de dragones" de Martin para atestiguarlo. El libro del que voy hablaros hoy fue elegido para pertenecer al reto simplemente porqué me gustó "El perfeccionista en la cocina" y quise probar con otro del mismo autor. Quizás debería haber leído con atención la sinopsis, pues más alejado del humor que rebosaba el anterior no puede estar. "La mesa limón" es un libro de cuentos sobre la mortalidad, de esa sensación que nos embarga cuando ya hemos traspasado el ecuador de nuestras vidas. En ese momento nos damos cuenta de que la cosa se acaba. Y es un momento duro. Aquí tenéis la sinopsis que nos ofrece Anagrama:

"Entre los chinos, el símbolo de la muerte era el limón. Y en Helsinki, a principios del siglo XX, en un bar frecuentado por Sibelius, los que se sentaban en la mesa limón estaban obligados a hablar de la muerte. En estos cuentos de la mediana edad, los protagonistas han envejecido y ya no pueden ignorar que sus vidas tendrán un final."

En este conjunto de relatos el enfoque de la muerte se aborda desde diferentes temáticas, ya sea desde el punto de vista del amor, del sexo, del artístico o de la enfermedad mental, y siempre sin caer en el tópico. No parece un relato edulcorado, ese visto ya cientos de veces en las películas u otros libros, sino que en muchos casos es desgarradoramente plausible. Debido a mi corta edad (jeje), no puedo hacer juicios basados en mi experiencia, pero se me antojan relatos que intentan abrazar la cruda realidad. En este caso los personajes que van transcurriendo a lo largo de los distintos cuentos están entrando en un nuevo tramo de sus vidas: la vejez. Y entonces es cuando te das de bruces con una terrible realidad: la muerte está a la vuelta de la esquina. Pero no solo eso: ¿qué he dejado atrás? ¿he podido cumplir con todo aquello que me había propuesto de joven? ¿he sido feliz? Todas esas dudas y más asaltan a nuestros personajes. En algunos casos vienen acompañadas de la muerte de alguien cercano; en otras cuando el protagonista vislumbra la suya. Aunque el enfoque es más que loable, eso no quiere decir que el libro me haya parecido redondo. Ni mucho menos. Como en la mayoría de recopilatorios de cuentos, hay unos más buenos y otros más flojos. Y en este caso 60-40. No voy a comentar cuento por cuento, pero sí voy a hablaros de uno de cada grupo y de otros en general.

"La historia de Mats Israelson" me ha parecido uno de los mejores cuentos. En este se aborda el amor y más concretamente ese que pudo haber sido y no ha sido, y todo por las barreras que nos ponemos a nosotros mismos, esas que nos ponemos para no desmontar todo lo que hemos ido construyendo a lo largo de la vida; en este caso concreto, la familia. Se baraja el siguiente dilema: me entrego a un amor verdadero que me hará feliz a riesgo de perder aquello en lo que he creído o conservo lo que he forjado tras tantos años, aunque no me llene? Cuando eres joven te parece de fácil resolución, pero cuando, como comentaba antes, el ecuador de la vida ya ha pasado, es tan sencillo? Un cuento que resulta desgarrador. Otro que también me ha parecido muy bueno es el de "Corteza": un hombre que confía su vida a la muerte de los demás. Evitar la muerte sin importar las consecuencias de sus actos. Muy bueno. También destacaríamos otros como "Higiene", "Vigilancia", "Apetito" o "La jaula para frutas".

En contraposición tenemos aquellos que, o bien el mensaje no queda muy claro, o resultan farragosos. En esta categoría entraría "El reestreno", un verdadero peñazo. En este satiriza sobre lo estúpido que resultaban los romances simbólicos de tantas novelas y películas de época, pero haciendo gala de un estilo más sobrecargado y plagado de metáforas que hacen que bosteces más de una vez y te plantees saltar al siguiente. "El silencio", sobre la vejez y la relación con el arte, o eso creo, también resulta aburrido en extremo. Otros tantos, como "Una breve historia de la peluquería", "La de cosas que sabes" y "Saber francés", no acabas viéndoles el qué.

En conclusión, un libro con altibajos, pero con un enfoque serio sobre la vejez y la muerte. Lo recomiendo, sólo por el hecho de estar delante de algunos cuentos buenos, pero no es un imprescindible.

[Crítica libro]: "Antígona" de Salvador Espriu

No me neguéis que los grecoromanos
no eran trágicos y rocambolescos...
Y aquí llega el 7º libro que leí allá por febrero y en este caso pasa lo mismo que en los "Drames rurals". Lo leí para echar un cable a mi hermano. En este caso no me fue muy difícil, pues el libro se lee un suspiro. Creo que lo empecé al inicio de uno de mis trayectos diarios en tren y, una hora después, cuando llegué a mi destino, ya lo había acabado. Es una obra de teatro muy corta y se trata de una versión de Salvador Espriu del mito griego del mismo nombre. Pero antes de nada, la sinopsis:

"Antígona puede interpretarse desde diferentes puntos de vista, porqué lo que Espriu ha intentado es darnos las razones de los personajes, las motivaciones y las justificaciones por las cuáles cada bando actúa. I dentro de este contexto, una víctima inocente que sólo se rige por el amor: Antígona."

Vale, esta sinopsis es un poco extraña, pero es la que he encontrado en Fnac. A grandes rasgos, dos descendientes de Edipo (sí, el que lo hizo con su madre. Eh, sin saberlo), Polinices y Etéocles, condenados por su padre a enfrentarse siempre, se reparten el poder de Tebas periódicamente para no entrar en guerra el uno con el otro. Como podéis imaginar, la cosa no acaba bien y empieza una lucha fratricida entre ambos: Etéocles se convierte en el defensor de Tebas y Polinices en el atacante. Antígona, hermana de ambos, luchará por convencer a dos personas que adoptan posturas irreconciliables de que no se maten el uno al otro...y no lo conseguirá. Pensaréis, hoy este me quiere destripar el libro antes de que lo lea. Calmaos, no me he convertido en un spoiler con patas. Como ocurría en la mayoría de obras clásicas griegas y romanas, y espero no equivocarme con esto porqué tampoco estoy seguro, antes de empezar hay un resumen de lo que ocurre en la novela. Vamos, que antes ponían por escrito los comentarios del típico amigo bocazas de ahora. En definitiva, una vez muertos los hermanos, Creonte (el yerno de Etéocles) se hace con el poder y manda honrar el cadáver del hermano que gobernaba, Etéocles, y dejar que se pudra el cadáver del otro hermano, Polinices. Antígona, destrozada, es incapaz de dejar que el cuerpo de su hermano Polinices no halle la paz. Y ella lo entierra, ganándose el castigo de Creonte. Fin.

Y ahora voy con mi opinión...pues ha sido interesante. A diferencia de otras obras clásicas que he leído, esta se pasa volando. El vocabulario no es muy complejo y el ritmo es el adecuado; en ningún momento se hace lenta o repetitiva. Podríamos decir que Salvador Espriu va al grano. Nos quiere retratar la incapacidad de dos posturas de llegar a un acuerdo, de reconciliarse, y de que el pato siempre lo acaban pagando los inocentes. Y eso es lo que hace. No se va por las ramas ni escribe una palabra de más. Da la sensación que estás leyendo algo que ha sido escrito al milímetro, midiendo cada palabra y eliminando aquellas de más. En ese aspecto, muy bien. El problema, en mi opinión, deriva de esa cualidad: da la sensación de que todo es muy simple, que sólo estás delante de algo efímero, de algo demasiado concreto y acotado. Que ha escrito sólo con el fin de mostrarnos algo, pero sin interesarse con ganar profundidad ni desarrollar más la historia. Algunos, los que hayáis leído mi reseña de "El corazón de las tinieblas" y la de "Drames rurals" concretamente, os exasperaréis conmigo y os preguntaréis que es lo que busco. Si son densas y lentas, me quejo. Si son simples y livianas, como "Antígona", me quejo. "Qué quieres Ivan?". "Pues un punto medio, digo yo", a lo que me quedo tan pancho.

Preguntándole a mi hermano, que la ha trabajado en clase, he descubierto que se trata de una metáfora del conflicto que fue la Guerra Civil. Al menos Salvador Espriu la escribió en ese contexto. Los hermanos enfrentados serían los republicanos y los nacionales, protagonistas de una guerra fratricida, y Creonte sería Franco, que se valió de ese conflicto y se hizo con el poder. Antígona vendrían a ser aquellos que intentaron buscar un punto de reconciliación entre ambos bandos, aquellos que quisieron evitar la guerra a toda costa y no lo consiguieron. Si bien la conexión me parece incuestionable, yo creo que lo podríamos aplicar a multitud de situaciones, incluso del día a día. Enfrentamientos que no llevan a ninguna parte y que acaban repercutiendo a terceros los vemos cada día.

En fin, la recomiendo. Al menos para reflexionar sobre lo que he comentado más arriba. Tampoco te llevará mucho rato, yo la leí en hora y cuarto, y te mantendrá entretenido/a. Y bueno, coincidiendo con que estamos en el año Espriu, conmemorando su centenario, no viene mal leerse algo de este genial poeta, dramaturgo y novelista catalán.

martes, 26 de marzo de 2013

[Crítica película]: "Skyfall" de Sam Mendes

Muchas expectativas tenía puestas en esta película. Quizás porqué "Casino Royale" me gustó y, al ser el 50 aniversario de 007, pensé que se lo currarían más y, como mínimo, estaría al nivel de la que he citado. Pero no. Si bien "Quantum of Solace" era argumentalmente decepcionante, al menos nos dejaba unas escenas de acción muy elaboradas (a destacar el combate en el andamio). En esta, ni una cosa ni la otra. El argumento es simplón y transcurre de forma muy lineal, como hemos visto en tantas otras películas anteriormente. El malo pone entre las cuerdas a los protagonistas. Parece que ellos no van a ser capaces de hacerle frente. El protagonista y los suyos van siguiendo las migas de pan en forma de secuaces poco discretos hasta que llegan a la guarida del enemigo. Hay la posibilidad que el enemigo se les escurra y lo capturen más adelante o, tal y como transcurre en "Skyfall" (copiando a "El silencio de los corderos" o a "El caballero oscuro"), lo capturan. Este, sacándose de la manga algun truco, escapará de su cautiverio. Y a partir de aquí gozaremos de la sempiterna persecución por media ciudad. Si la película dura hora y media, acabaran por matar al enemigo en alguna situación más o menos complicada. Si la película dura dos horas o más, com es el caso de "Skyfall", los protagonistas se permitiran el lujo de que el enemigo escape. Este malo maloso estará a punto de cumplir aquello que se había propuesto, pero fracasará probablemente. Quizás se lleve por delante algun secundario muy secundario. En "Skyfall" ni eso. Finalmente, los protagonistas deberan adelantarse a los pasos y tenderle una trampa. El enemigo caerá en ella, por supuesto, ya sin las precauciones que había tomado anteriormente y que le habían hecho ser un malo muy escurridizo. El malo ya no será tan implacable y el protagonista acabará con él. Fin. Como habréis podido deducir, "Skyfall" no se separa ni un milímetro del esquema. Este esquema, como ocurre en "Misión Imposible 4", puede llegar a entretener si se nos presenta de forma dinámica y con escenas de acción que estén a la altura. Pero en la nueva película de 007 todo aburre y resulta harto predecible. Lo peor de todo es que para desarrollar una historia de hora y media necesitan casi dos horas y media. Además, el guión es muy muy ramplón. Está construido a base de frases tópicas, un copiar y pegar de otras películas. Una de las cosas que más me fastidian es ver una y otra vez las mismas gracias y frases chulescas que he visto en otras tantos films.

Como ya he dejado entrever, la acción resulta decepcionante. Yo no soy un aficionado de meter acción en las películas. La verdad es que no es un género por el que tenga predilección especial, pero cuando pongo una película de acción quiero ver acción. Y cuando pongo una donde la acción se sustenta en maniobras imposibles (como es el caso de la saga 007), quiero maniobras y escenas imposibles. En "Misión Imposible 4" buscaba eso y lo encontré. En "Casino Royale" también. Pero en esta no. No hay mucha acción y cuando la hay no resulta espectacular ni novedosa en ningún sentido (a excepción de la secuencia inicial o la escena del metro).

Los personajes tampoco salen muy bien parados. Vayamos por partes. Daniel Craig está correcto; continua siendo el 007 que más me convence (no soporto los antiguos). Pero todos los demás tienen fallos. Empezando con Javier Bardem haciendo de malo. Si bien me ha gustado su actuación (muy creible), su personaje estaba poco desarrollado. Resulta anecdótico, entre que tarda una hora en aparecer y que no se desarrolla apenas (alguien sabe exactamente a qué se dedica?). No tenemos chica Bond y M me cae gorda con tanta rectitud. Y después tenemos a los demás: la chica que hace de apoyo, el personaje de Ralph Finnes, el anciano guardián de Skyfall o el nuevo Q sólo estan de relleno. Van paseando por la película sin ofrecer apenas nada.

A destacar, y esta vez como punto positivo, la BSO. A mi almenos me ha gustado y me ha parecido que se ajustaba en todo momento a las escenas que veía. Y qué decir de la canción "Skyfall" de Adele. Me parece increible y merecedora del Óscar que se llevó. Os la dejo a continuación, para que la disfrutéis:


Aún así, y habiendo citado tantos puntos negativos, la película se deja ver. Aunque aburre, tampoco es tan mala como para deshacerte de ella. De ahí el 3 que le pongo. Ah, y por la canción de Adele.


domingo, 24 de marzo de 2013

Resumen semanal 18/03/13 - 24/03/13

He pensado que podría hablaros cada semana, a modo de resumen, de todo aquello que veo y que no tengo tiempo para reseñar con detalle. Ahí va esta semana. Como podéis ver, es muy cinéfila.




10.000 Qué decir de esto? Pues que, siendo suaves, es un chustazo como la copa de un pino. Hacía tiempo que no veía una película con semejante antiépica, con unas actuaciones deplorables, unos efectos especiales pésimos, un argumento manido y un rigor histórico que denota una estupidez sin límites. Un 1

Moneyball Una película muy entretenida que gira entorno a persistir en tus sueños por muy difíciles y adversas esten las cosas. En este caso un equipo de béisbol de bajo presupuesto que aspira a ascender a una liga mayor y ofrecer los mismos resultados que aquellos equipos con más dinero. También habla de tener el valor de romper con lo establecido, sin importar las críticas que vayas a recibir por ello. Muchos de vosotros la descartéis por la temática del béisbol, pero esta sólo es una excusa para tratar los temas expuestos anteriormente. Yo no tengo ni idea de béisbol y en ningún momento me ha parecido aburrida. Y sobretodo destacar el papelón de Brad Pitt, un gran actor. Un 7

Los 400 golpes Qué decir de la primera película de Truffaut? Cuando abordo a los clásicos pocas veces sé qué comentar. Me explico. Muchas de ellas estan plagadas de simbolismos y mensajes que yo no soy capaz de plasmar en su totalidad y profundidad. Así que el comentario que haré a continuación se basa únicamente en lo que yo he captado. Así pues estamos delante de un relato commovedor sobre el desamor y el rechazo que experimenta un niño del entorno que le rodea. En este caso sus padres, y concretamente su madre, lo rechazan porque estan ensimismados con sus vidas y son incapaces de dedicarle la atención que se merece. Esto provoca que el chico adopte conductas en busca de la felicidad y la libertad, y será castigado injustamente por ello. Un 7

El libro de Eli Un superhéroe repartiendo estopa en un futuro pseudopostapocalíptico. No te acabas de tomar en serio la gravedad de la situación, pues en varias ocasiones la película acaba en los derroteros de la típica película de acción donde los malos malísimos son patéticos y nuestro protagonista masculino y su pupila son la flor y nata. Da la sensación que la cosa no es tan grave. Aún teniendo estos fallos resulta entretenida en su primera parte, pero cuando aparece el rollo propagandístico de Dios, la Biblia y la fe apaga y vámonos. Y tramposa hasta decir basta con su giro final. Si ser ciego es ser como Eli no hacen falta ojos. Si queréis ver una buena peli sobre esta temática y tratada desde la seriedad, haceros con "La carretera". Un 4

Misión Imposible 4. Protocolo fantasma Y aquí tenemos la 4ª entrega de la famosa saga protagonizada por Tom Cruise. Es una película de acción que ofrece aquello que se espera de ella: entretenimiento puro y duro. A mi me gustó la 3ª (incluso más que esta) y en "Protocolo fantasma" tendrás más de lo mismo. Eso sí, no esperes realismo porque no lo encontrarás. A mi sí me ha dejado satisfecho, aunque me han sobrado algunas fantasmadas y que Cruise fuese indestructible (es capaz de resistir atropellos, golpes varios en la cabeza y un par de accidentes de coche donde los demás nos hubíesemos dejado la vida). Es típico de la saga "Misión imposible" que los planes salgan redondos aún cuando estos fallan -generalmente hacia el final del mismo-. Y las actuaciones, todas correctas. A destacar el gracioso de Simon Pegg y al insípido de Mikael Nyqvist, que nos ofrece uno de los malvados más sosos de la saga. Un 6

Un funeral de muerte Excelente película para pasar una hora y media muy divertida. Pasados los primeros 30' se convirte en un cachondeo con risas y carcajadas aseguradas. Hacía tiempo que no reía tanto ni se me pasaba una película tan rápido. Hay momentos antológicos, todos ellos girando alrededor de los dichosos "Valium". Y la mayoría de actores y actrices son capaces de transmitirte lo cómico de la situación. Estoy muy satisfecho, pues me cuesta encontrar películas que me hagan reir ininterrumpidamente. Un 8

miércoles, 20 de marzo de 2013

[Crítica libro]: "El perfeccionista en la cocina" de Julian Barnes

El título original habla de un pedante,
no de un perfeccionista. Pero bueno,
da igual
Y con "El perfeccionista en la cocina" llegamos al 6º libro del reto (ahora estoy con el 11º. Sí, me voy acercando lentamente). Este lo encontré por casualidad en la biblioteca de mi pueblo y me llamó la atención su sinopsis i porqué me identifiqué por completo con lo que se describía en ella. Dicho esto, estamos ante uno de los libros más livianos que he leído desde que empecé el reto. El libro de Julian Barnes se lee en un suspiro (sí, vuelvo a tirar de libros cortitos para ir avanzando) y ya lo recomendé como una buena opción para mitigar las horas perdidas de un domingo por la tarde. Además, si os va el rollo culinario o, como el protagonista, sois unos perfeccionistas en los fogones, os sentiréis plenamente identificados con lo que se nos cuenta. Ahí va la sinopsis de Anagrama:

"Julian Barnes, aficionado tardío a los fogones, cuenta en esta exquisita obra sus divertidas experiencias y aventuras entre sartenes y cazuelas. Quien haya cocinado alguna vez sabe que entre la receta que aparece en un libro de cocina y el plato que uno ha preparado se puede abrir un abismo: lo primero con que se topa el cocinero aficionado son, sobre todo, las dudas. ¿Cuán grande es una cebolla mediana? ¿Qué significa fuego medio? ¿Cuánto cabe en una pizca? Todo aquel para quien la cocina sea un hobby revivirá con este libro sus esforzados intentos, maldecirá los libros de cocina y sus ilustraciones a todo color, probará salsas y contemplará desolado un suflé despachurrado. Y repetirá agradecido la resignada consigna: esto no es un restaurante"

Antes de nada, cabe decir que estamos delante de un libro con un marcado carácter desenfadado. Qué quiero decir con eso? Qué es un libro hecho para entretener y arrancar de tanto en tanto alguna que otra risa y tenerte con una sonrisa permanente en la cara; en ningún momento busca ser un ensayo sobre el arte de cocinar o la narración de un personaje que se va labrando un camino en el mundo del tenedor y el cucharón. El autor nos ofrece retazos de su experiencia en la cocina e intenta esbozar las dificultades, tropiezos y demás situaciones a las cuales se enfrenta el primerizo. En mi caso, al sentirme especialmente identificado con todo lo que se cuenta, se me antojó especialmente divertido. De esta manera, Barnes nos va ofreciendo un retrato del perfeccionista, aquel ser que nunca acabará sintiéndose seguro en la cocina. Este personaje no puede desviarse ni un milímetro de la receta y necesita decenas de libros de cocina para sentirse seguro. En su mente no contempla la improvisación y nunca se embarcará en la innovación. Por otro lado, también es una guía útil que nos aportará consejos valiosos: no dejarnos llevar por cualquier libro de cocina por muy bonitas que sean las fotos que lo ilustran en su interior (el photoshop también ha hecho estragos en este sector), cómo proceder cuando vamos a comprar o no abordar aquellas recetas que, simplemente, son inalcanzables por lo disparatado de su naturaleza. Barnes también hace hincapié en que cocinar es un acto social. Todos cocinamos para alguien y ese es un componente muy importante. La cocina se convierte en un vehículo para socializarnos, para establecer y afianzar relaciones con aquellos seres más queridos (en tono jocoso comenta que sólo debemos "currarnos" la cena cuando el comensal sea alguien querido; sino, podemos tirar de lo primero que tengamos sin importar la calidad).

Barnes recorre su propia trayectoria culinaria, desde cuando empezó a cocinar al independizarse de casa hasta ahora. Empieza con el típico pollo a la plancha y la ensalada básica de todo universitario y acaba con la vichyssoise. Es especialmente gracioso cuando divaga sobre las unidades de medida como "una cucharada de" o "una cebolla mediana" por lo poco precisas que son; cuando habla de lo difícil que es entablar una conversación con el carnicero sin que este te acabe vendiendo lo que él quiere; de la obsesión enfermiza de cuestionar todas aquellas aportaciones externas que no están en la receta y que nos hacen nuestros familiares; de la nula capacidad para innovar; o de las modas que hay en el uso de un ingrediente u otro. Todo ello, como ya he comentado, aderezado con un fino humor, que si bien no te arrancará carcajadas, te tendrá con una sonrisa pegada en la cara. El autor habla de s´´i mismo en tercera persona y va intercalando su narración con listas y cuestionarios para saber qué clase de cocinero eres. Un ejemplo es este que os pongo a continuación:

"¿Cuántos libros de cocina tienes?
a) No los suficientes.
b) Sólo los necesarios.
c) Demasiados.
Si has respondido b) estás descalificado por mentir, por autosuficiente o porque no te interesa la comida o (lo que más miedo da) por haberlo hecho todo a la perfección. Ganas puntos por a) y también por c), pero para obtener el máximo de puntos tienes que haber contestado a) y c) en igual medida. a) Porque siempre hay algo nuevo que aprender, algo que aparece, lo aclara todo y lo hace más fácil, más infalible y auténtico; c) por los errores que se cometen cuando se aplica a)."


En conclusión: lo recomiendo para aquellos que quieran pasar un rato entretenidos y sonreír un rato. Sobre todo para aquellos que se identifiquen plenamente con el animal culinario que se nos retrata: el perfeccionista.

sábado, 16 de marzo de 2013

[Crítica libro]: "Drames rurals" de Víctor Català

Y qué dramones
Y aquí llegó el primer libro por encargo. No leí el 5º libro de mi reto por voluntad propia, sinó para ayudar a mi hermano con un examen del instituto. He aquí porqué decidí leer un clásico de la literatura catalana: por forcejeo emocional. No me hacía mucha gracia, como siempre que haces algo que no te apetece mucho, y desde esa perspectiva voy a abordar la reseña. No le tenía muchas ganas y el libro pasó por mi retina sin pena ni gloria. No es malo, pero tampoco me pareció algo buenísimo. Como me ocurre siempre con los clásicos, con alguna excepción claro está, no sé cómo analizarlos exactamente. Muchas veces me parecen cargantes, difíciles de leer y, en mi subconsciente, no entiendo que hoy día sean tan alabados. Conscientemente entiendo que son obras dignas de estudio, pero en mi fuero interno no me agradan ni enganchan. Dicho esto, primero la sempiterna sinopsis previa, para meteros en situación:

"Drames rurals reúne doce cuentos que articulan un muestrario representativo de la sensibilidad de Víctor Català, propensa a mostrar, con intensidad dramática, la cara oscura de la vida rural. Es también una muestra de su creatividad, de la habilidad descriptiva y de su dominio de la lengua".

Poco sé yo de esta escritora y poco os voy a contar yo que wikipedia no sepa ya. Solo sé que esta recopilación de cuentos es una obra del modernismo catalán. Este libro, tal y como indica la autora en el prólogo, intenta desmitificar el ambiente rural que en otras obras pasadas tanto se ensalzaba. Desconozco como era el campo en el siglo XIX-XX, pero es bien cierto que no debía ser un ambiente muy halagüeño. En otras novelas la figura del pastor es de alguien puro e inocente, no contaminado por la corrupción de la sociedad; en esta, campesinos, pastores y pueblerinos son la encarnación de los males más primitivos. En los cuentos se habla de toda clase de males y, la maldad, es la que impregna todos y cada uno de los cuentos. Muchas veces esta maldad es innata: sale de los personajes como algo natural en ellos, que han nacido con ella. También se opta por el determinismo en algunos de ellos, como si la perversidad se heredase.

No me voy a explayar reseñando cada uno de los cuentos .Sólo comentar que algunos de ellos son aborrecibles, como el "Met de les Conques", otros regulares y algunos interesantes. La mayoría se leen rápido, pues la extensión no supera las 15-20 páginas. Corrijo. Se leen rápido aquellos donde la narración es más liviana, pero hay otros donde esta es bastante lenta debido a descripciones recargadas y un vocabulario farragoso. Hay metáforas y otras figuras literarias que no he captado, y hay mensajes que no me llegan. En los clásicos me ocurre a menudo: no entiendo a veces qué quiere el autor con aquello o si el mensaje que quiere transmitirme es más profundo que lo que yo entiendo. Y aquí me ocurre. O quizás es porque la temática me queda lejos.

¿Lo recomiendo? Pues no, a menos que estés muy interesado en profundizar en la literatura catalana. Aun así, hay cuentos que están bien y son interesantes. Pero no creo que sea del gusto de todos.

lunes, 11 de marzo de 2013

[Crítica libro]: "El capitán Alatriste" de Arturo y Carlota Pérez-Reverte

Dándole a la vizcaína
A ritmo lento, pero ya tenemos aquí la 4ª reseña del reto (voy por el 10º libro; a este ritmo voy más rápido leyendo que haciendo reseñas. Ha ha ha). Para esta ocasión necesitaba un poco de aventura y hacía tiempo que tenía ganas de leer algo de "El capitán Alatriste". Del autor, Arturo Pérez Reverte, apenas he leído nada; sólo la nefasta "Trafalgar", un libro que parece hecho por encargo (no sé cuál, ni quién se lo encargaría). No pasé de 50 páginas plagadas de extractos históricos (esas que parece que hayan copiado de la wikipedia y lo hayan adaptado a un texto narrativo) y de lenguaje técnico de marineros. No lo recomiendo, para nada. Dicho esto (debía expulsar este quiste que llevaba arrastrando desde hacía años), cogí el libro con cierto recelo, creyendo que encontraría un relato de época excesivamente técnico y en el que avanzar sería todo un reto. Pero todo lo contrario: es un libro muy recomendable. Pero antes de todo, la sinopsis de rigor:

"No era el hombre más honesto ni el más piadoso, pero era un hombre valiente"... Con estas palabras empieza El capitán Alatriste, la historia de un soldado veterano de los tercios de Flandes que malvive como espadachín a sueldo en el Madrid del siglo XVII. Sus aventuras peligrosas y apasionantes nos sumergen sin aliento en las intrigas de la Corte de una España corrupta y en decadencia, las emboscadas en callejones oscuros entre el brillo de dos aceros, las tabernas donde Francisco de Quevedo compone sonetos entre pendencias y botellas de vino, o los corrales de comedias donde las representaciones de Lope de Vega terminan a cuchilladas. Todo ello de la mano de personajes entrañables o fascinantes: el joven Íñigo Balboa, el implacable inquisidor fray Emilio Bocanegra, el peligroso asesino Gualterio Malatesta, o el diabólico secretario del rey, Luis de Alquézar. Acción, historia y aventura se dan cita como un torbellino en estas páginas inolvidables."

El libro se lee muy rápido, y no sólo porqué apenas llegue a las 200 páginas (y con un tamaño de fuente grande), sino porque la historia va transcurriendo sin apenas recrearse. El argumento es sencillo: Iñigo Balboa, un chico al cargo del capitán Alatriste, nos narra la primera aventura con su mentor. A grandes rasgos, el capitán recibe el encargo de asesinar a dos tipos, un plan bastante sencillo y bien pagado aparentemente, pero que se complicará. Pero no mucho, tampoco os penséis. Bueno, para Alatriste sí se complica, pero me refiero a nivel argumental. La solución del problema de marras discurre bastante por los derroteros habituales, sin nada especial. Entonces, cuál es la gracia de la novela?

Pues varias cosas la hacen atractiva y adictiva. La primera, y para mi más destacable, es la manera de escribir que tiene Reverte y su hermana. Un 10. Lees porqué está muy bien escrito, porqué recrea -imagino- la manera de hablar de la época, todo adornado con un vocabulario -vuelvo a imaginar- muy típico de entonces. La narración, a cargo de Iñigo, sólo nos muestra lo que él ve o le cuentan, y todo desde su óptica. También las descripciones y la recreación del Madrid del siglo XVII son algo a destacar: Arturo y Carlota consiguen que te sumerjas en una época de decadencia, llena de peligros y desigualdades, con unos habitantes que viven un poco ajenos a la política e intentan subsistir en una España sucia y mortal. Y te la crees. Te da la sensación que eres tú el que está ahí. Pero no sólo el discurso narrativo y la descripción -a destacar los combates, como el de Alatriste contra tres espadachines, o las costumbres de la época- son sobresalientes, sino que los diálogos y diversas frases memorables también están a la altura.

Preparado 
Intuyo que el objetivo de esta novela es meramente introductorio, de presentarnos a los personajes que saldrán más adelante en las siguientes novelas. Estos también son otro de los puntos fuertes .Si bien parece que algunos rayan el tópico (el malo muy malo, bla bla bla) y otros son meramente anecdóticos (estoy seguro que adquirirán más profundidad en un futuro), hay algunos como Alatriste, Quevedo o Malatesta que tienen una personalidad muy definida; son esa clase de personajes que tienes ganas de que aparezcan sólo para disfrutarlos. También están muy bien perfilados los personajes históricos, que adquieren protagonismo en algún momento de la obra (a destacar el duque de Olivares o el inquisidor fray Luis Bocanegra). Yo me quedo con la moral de Alatriste: es un espadachín que vende su espada por unas monedas, pero tiene un código de honor muy arraigado en su interior, de cuando era un soldado al servicio de los tercios de Flandes, que le hace especial. Se gana la vida con el filo de la espada, pero en ningún momento se vanagloria o regodea con ello. Todo al contrario. Pero él no deja translucirlo en ningún momento; no es muy dado a hablar de sentimientos, pero cuando lo hace, descubres que es lo que llamaríamos vulgarmente "un buen tipo". Parece una opinión muy infantil, pero cuando lees lo entiendes. No sé si soy yo que me he flipado o qué, pero me ha gustado mucho el capitán. Que quede en acta.

¿Lo recomiendo? Sí. Puede parecer una historia sencillita, pero la calidad de la escritura, los personajes y la ambientación lo compensan. Para mí ha sido la primera lectura positiva del reto. Yo me lo tomo como una digna entrada a una saga que resultará interesante.

sábado, 9 de marzo de 2013

[Crítica manga]: "Maison Ikkoku Vol.1" de Rumiko Takahashi

Mi vuelta al manga ha sido a través de un clásico del shojo, el "Maison Ikkoku" de Rumiko Takahashi. Hacía tiempo que no leía manga, y mucho más desde el único y último shojo, así que necesitaba una serie autoconclusiva, una que no me hiciese esperar durante años y años y que al final acabase dejando debido a esperas interminables. No había planificado la lectura de esta serie (a diferencia de las otras), sinó que surgió por casualidad. Encontré la serie entera en una biblioteca cercana y la tome prestada.

Vuelvo a dejaros aquí una pequeña reseña, esta vez de la wikipedia: "Se trata de una comedia romántica costumbrista que narra la relación entre un estudiante universitario, Yusaku Godai, y su casera Kyoko Otonashi, viuda a temprana edad. Los inquilinos de la Maison Ikkoku son a cada cual más peculiar, creando una atmósfera hilarante alrededor de la tragicómica historia de Godai."

Dejando atrás disertaciones que poco pueden interesaros, voy a proceder con el análisis del primer volumen. ¿Qué puedo decir? Pues que me he econtrado con un tomo muy entretenido. Es de esos que vas leyendo y leyendo sin apenas darte cuenta de lo que ocurre alrededor, y eso es muy importante. Vamos, que me ha tenido enganchado como una mala cosa. ¿Es todo bueno? No. Si bien tenemos que tener en cuenta que es un manga bastante antiguo y de los que sentarían las bases de los futuros shojo, debo hablaros de los tópicos que lo inundan. Vemos esquemas típicos del género que se iran repitiendo a lo largo de muchos otros tantos mangas futuros: personajes que obviamente se atraen pero no se dan cuenta de lo que sienten el uno por el otro, situaciones dadas a la malinterpretación, aparición de personajes secundarios con el único objetivo de alimentar las situaciones dichas anteriormente (no puede faltar el que competirá con el chico y la que competirá con la chica) o las ganas que tienen algunos personajes de putear (eso sí, desde la amistad) porqué sí al protagonista. El protagonista no podía dejar de desempeñar el típico rol de protagonista fracasado, que no se come un rosco nunca, ni la protagonista lucir el de buena persona, madura y guapa. Pueden ser todos esos tópicos un handicap? Mi respuesta es un no rotundo. Pese a lo trillados que estan, te dejan enganchado, con ganas de saber qué ocurrirá al final, aunque ya lo intuyas y sepas como van a llegar a X situación. 

En este tomo básicamente se presentan los personajes que iran recorriendo el manga junto a nuestro protagonista Godai, pues lo que son hechos, pocos ocurren. Todo son capítulos más o menos autoconclusivos -aunque los hechos importantes son recordados-, donde nuestro querido Godai tiene que lidiar con un chico que le tira los trastos a su querida Kyoko, intentar aprovar los exámenes de ingreso a la universidad mientras los demás inquilinos le hacen la vida imposible o hacer de profesor de repaso/canguro de la sobrina de Kyoko. Esto es una muestra de por donde van los tiros: se trata de una historia costumbrista, donde las aventuras se ciñen en el marco del día a día de una persona, sin que nos salgan con ideas disparatadas. Si bien de vez en cuando hay algunas gotas de dramatismo que tiñen el relato, todo gira entorno al humor y al romanticismo.

Hablando un poco sobre el dibujo, este es bastante sencillo. Los exteriores y los interiores estan bien detallados, pero en el caso de los personajes el dibujo deja un poco que desear. Los trazos son bastante senzillos y muchos personajes tienen una estética bastante parecida, sin que haya nada que los haga distintos de otros. No llegas a confundirlos, pero te da la sensación de uniformidad.
En definitiva, lo que os interesa. Que si lo recomiendo? Pues sí, y a todos aquellos que quieran pasar un rato entretenido y desconectar de los problemas. Es una historia que se lee fácilmente, con un argumento no muy innovador, pero que tiene la capacidad de mantenerte enganchado.

viernes, 8 de marzo de 2013

[Off-topic]: El manga y yo

Es posible que hayáis notado cierta aperiodicidad en mi ritmo de entradas. Estoy atravesando una época bastante intensa en el máster y eso me impide ir publicando habitualmente. Soy consciente que ahora esto parece más un blog dedicado única y exclusivamente a la literatura; pero nada más lejos de la realidad. No todo van a ser reseñas literarias del reto, sinó que también pienso hablar de películas y cómic/manga. Entre otras cosas. Avisados quedáis.

Hace mucho tiempo que no leo nada del mundo del manga, ni veo ningún anime, a excepción de alguna que otra película del género. Lo último que leí es Berserk, de Kentaro Miura, y me quedé en el volumen 16. Necesitaba desintoxicarme de tanto horror. Tantos malos tragos seguidos acaban agotándole a uno...Pero no voy a hablaros de Berserk, no aún. Se merece una extensa reseña a parte. De lo que vengo a hablar es de mi regreso al mundo del manga...ese que tantas alegrías me había reportado en tiempos pasados. Si hago un reto de literatura, por qué no hacerlo también de manga? No, no tengáis miedo. No voy a leer 60 mangas. Lo voy a limitar a 5. Eso sí, intentaré abrazar distintos géneros: shonnen, shojo, seinen...

Los elegidos son los siguientes:

One Piece. La última vez que leí un capítulo estaba en medio de la saga de la isla Gyojin. Para rememorar grandes sagas, empezaré por la de la de Thriller Bark. Que por qué esta? Pues porqué en su momento no la leí entera y solo ví algún que otro capítulo en el anime. Tengo bastante faena por delante hasta volver a ponerme al día. Es una serie que va in crescendo, con un vasto mundo poblado por más personajes que en Juego de Tronos y todos ellos con su papel y su carisma. En sagas posteriores, como Shabaody o Marineford por citar algunas, se alcanza una calidad sublime. Con muchas ganas de retomarla. El objetivo para este año es volver a ponerme al día, al ritmo de publicación.
De cara al blog, reseñaré por sagas.






Maison Ikkoku. Por qué no un clásico? No he leído muchos shojos, así que ya va siendo hora de echarle un ojo a uno. Y nadie mejor que Rumiko Takahashi para esto. Según Glénat: Una de las mejores obras de una de las principales autoras de manga de todos los tiempos. Maison Ikkoku cuenta la historia de amores, desamores, encuentros y desencuentros entre Kyôko, la nueva encargada de la pensión Ikkoku, y uno de los inquilinos, un estudiante llamado Godai. Le daré un voto de confianza. En este caso son 10 tomos recopilatorios, así que haré reseña de cada uno.


Y volviendo a mi género predilecto, el seinen:


20th Century Boys. Tengo los 5 primeros volúmenes muertos de risa; de hecho, sólo leí los dos primeros hace mucho tiempo, pero no recuerdo porqué lo dejé. Por lo que he oído, es una complejísima historia donde las piezas, que aparentemente parecen inconexas, se van entretejiendo a lo largo de un arco temporal de más de 50 años, con multitud de personajes aparentemente independientes entre sí. De Naoki Urasawa estoy viendo el anime de Monster, y es una pasada.  La sinopsis del primer volúmen es la siguiente: Kenji, cuya hermana acaba de desaparecer, se ve ligado a un asunto de misteriosas muertes, aparentemente orquestadas por una secta dirigida por un tal "Amigo" y que busca el dominio del mundo. Lo más curioso es que el símbolo de la secta lo crearon Kenji y sus amigos cuando eran niños. . . En este caso, supongo que iré reseñando por tomos. 



Blame! Hace tiempo que quiero leer algo de Tsutomu Nihei. Abanderado de las histórias cyberpunks, ambientadas en mundos apocalípticos y hipertecnificados, nada mejor que empezar con una de sus grandes obras: Blame! La escueta sinopsis que nos ofrece EDT es la siguiente: Las aventuras de Killy en el cyber-laberinto, un mundo hipertecnificado dominado por las máquinas en el que los pocos humanos que quedan buscan su identidad perdida. Sí sí, tan mal redactada como leéis. Si no recuerdo mal -tampoco indagaré mucho, para evitar spoilers-, la historia va del viaje de Killy por dicho cyberlaberinto en busca de algo. Tiene fama de ser parco en guión, pero con un poderío visual que suple dichas carencias. En este caso son 10 tomos también, pero en este caso no sé si reseñaré por tomos o toda de un tirón. Tengo que pensarlo aún.

Para ir acabando, deciros que el quinto y último manga aún no lo tengo decidido. Os dejo el apartado de comentarios para que hagáis vuestras recomendaciones.

Muchos pensaréis que me he vuelto loco con tanto material para leer, entre los 60 libros y las series. Y eso sin contar los otros retos que tengo preparados para las próximas entradas, donde intentaré adentrarme por primera vez en el cómic americano (no de superhéroes, a ser posible) y volver a ver animes. Muchos de vosotros pensaréis: este tiene algun tipo de obsesión con la organización. Pues entre eso y que me encanta marcarme objetivos, os lo vais a pasar muy bien cuando llegue el 31 de diciembre y no pueda salir de la habitación atestada de mangas y libros por leer.