martes, 3 de diciembre de 2013

[Crítica libro]: "El terror" de Dan Simmons

Este Polo Norte deja el Más Allá del
Muro de "CdHyF" a la altura del
betún
Dan Simmons es uno de los autores de los que tengo más libros pendientes. Entre ellos están los que conforman la saga de "Los cantos de Hyperion", una de sus obras más relevantes y calificada por muchos de obra maestra, y los de la saga de "Ilión", otra que también goza de mucha popularidad. Sin embargo, hoy no voy a hablaros de ellas, sino de uno de sus libros independientes, "El terror". Lo leí en un club de lectura y entre que soy de ritmo de lectura lento y que el libro es un tocho de casi 900 páginas, la cosa acabó alargándose más de mes y medio. Pero el tiempo que le dediqué, fue bien empleado.

"El terror" nos cuenta la historia de la mítica expedición de Sir John Franklin al Polo Norte, que zarpó el año 1845 de Inglaterra para no volver nunca. La expedición buscaba el paso del noroeste que teóricamente conectaba el océano Atlántico con el océano Pacífico y que muchas expediciones anteriores no habían sido capaces de encontrar. Para garantizar el éxito de la misión, el Almirantazgo envió dos de sus mejores barcos, el "HMS Terror" y el "HMS Erebus", pero las condiciones ambientales conspiraron en su contra y ambos quedaron embarrancados durante el segundo invierno que pasaron en aquellas latitudes. Simmons, valiéndose de esta historia real, crea una historia de terror y aventuras, pues los tripulantes no solo tendrán que hacer frente a las inclemencias del tiempo, sino que también tendrán que enfrentarse a un monstruo que les dará caza.

Durante las primeras 200 páginas la estructura va alternando entre el momento presente, cuando ya están embarrancados durante su segundo invierno, y el pasado, desde que zarpan hasta que llegan a esa situación. De ese modo, veremos la concatenación de decisiones erróneas, tomadas en gran medida por el incompetente de Franklin, y que condenaron la tripulación a pasar varios años en el hielo. Una vez llegamos al presente, la historia sigue una estructura más o menos lineal y se centra, a grandes rasgos, en relatarnos como el capitán Crozier, el que ostenta el papel más protagonista (Simmons opta por un relato con punto de vista múltiple), hace todo lo posible para subsistir y buscar una alternativa para poder salir del atolladero en el que se encuentran él y su tripulación. Además, por si el frío, la hambruna y los demás males del Ártico no fueran suficientes, tienen que enfrentarse a una criatura sobrenatural que los está masacrando poco a poco. Lo mejor de la trama es que cuando crees que la cosa no puede ir a más, Simmons da otro giro de tuerca y complica, si cabe, la suerte de los protagonistas. Ya sea la bestia del hielo acabando con todo lo que se menea, el escorbuto matando a una tripulación cada vez más enferma, el deshielo que nunca llega, las largas travesías de cientos de kilómetros o el canibalismo, Simmons es capaz de empeorar cada vez más la situación de los protagonistas. Y todo desde un enfoque realista que ayuda a meterte en situación: sabes que de ser cierto lo que se cuenta, sería así.

El libro es demasiado extenso como para detenerse a comentar cada escena, pero deja una colección de momentos muy buenos. Es muy emocionante cuando el patrón del hielo Blanky intenta defenderse como puede de la bestia trepando por los mástiles y huyendo por el hielo medio muerto y al final es rescatado, pasando a ser uno de los pocos supervivientes del ataque de la bestia. O las reuniones para decidir las rutas que tomarán, donde atisbamos lo complejo que es tomar una u otra decisión. O cuando la bestia entra en el "Erebus" y la lía. Las escenas que más me impresionaron fueron las del viaje a través de la tierra del rey Guillermo, cuando los personajes están ya al límite y cada uno actúa como buena o malamente puede; es brillante el giro que toman los amotinados y como acaban con toda esperanza de mantener unida la tripulación y emprender el viaje a través del río Back. Es sobrecogedor observar cómo se comen a los muertos y a los vivos y ver al malnacido de Hickey erigirse en una suerte de dios cruel e implacable. O como el bueno del doctor Goodsir se suicida para fastidiar sus planes. Uno de los mejores capítulos es cuando Hickey acaba fracasando en su intento de volver al barco cuando el frío y el canibalismo acaba con sus hombres (está muy bien cuando la bestia del hielo lo encuentra medio muerto y decide no comérselo por miedo a contaminarse con su maldad). Hasta aquí, a unas cien páginas de acabar, la novela se merece un diez. Pero de ahí en adelante, cuando el autor intenta dar una explicación sobrenatural de la bestia y el papel místico de algunos esquimales, la novela decae. No me convencen esas explicaciones tan fabulosas, ni la conversión de Crozier en una suerte de hechicero; esto solo hace que el realismo visto hasta el momento chirríe. Un pequeño fallo, en mi opinión, que le resta un punto al conjunto, aunque hacia el final, cuando Crozier da otra vez con el barco, remonte.

Por otro lado, la recreación es excelente, de las ambientaciones más conseguidas que he leído nunca. El frío intenso, las congelaciones, el viento, las tormentas, el hambre, el escorbuto, los motines, todo en definitiva, son enemigos implacables descritos al detalle. Simmons es altamente descriptivo, y aunque al principio me cansaba tanto detallismo, a medida que uno va avanzando en la lectura se da cuenta de que la narración recargada de Simmons contribuye enormemente a que el lector se meta en la historia. También ayudan, y mucho, unos personajes muy bien construidos. No son planos en modo alguno; todos tienen sus fallos y sus aciertos, en mayor o menor grado, y eso es lo que hace que empatices con algunos y odies a otros tantos. El capitán Crozier y el doctor Goodsir son los personajes más trabajados del conjunto; son los mejores ejemplos de la evolución que sufren los protagonistas a lo largo de los años. Goodsir pasa de ser un novato iluso para gradualmente convertirse en un tipo valiente y con arrestos, capaz de afrontar cualquier situación, y el capitán Crozier de alcohólico al que realmente no le importaba mucho sobrevivir a incansable luchador que no cesará en su empeño para llevar a sus hombres de vuelta a casa.

En definitiva, "El terror" es un relato muy trabajado, de los más completos que he leído. Es muy emocionante, tiene unos personajes muy bien construidos y Simmons tiene un dominio de la narración y de la descripción que ya les gustaría tener a más de uno. Con este libro, Simmons se ha ganado un fan.

1 comentario:

  1. Estoy completamente de acuerdo. El libro es de lo más recomendable.

    ResponderEliminar