jueves, 28 de noviembre de 2013

[Crítica película]: "Jack el caza gigantes" de Bryan Singer

La escena más épica de la película es
el cuento cutre del principio
Hará tres meses y medio gané el DVD y Blu-ray de "Jack el caza gigantes" de Bryan Singer en un sorteo que organizaba Carlos del Río en su rincón. Sabía que la película no iba a ser para tirar cohetes, pero oye, a caballo regalado no se le miran los dientes. Lo festejé y hasta consideré que estaba en racha. En casa dejaron que fuera yo el que escogiese los números de lotería y creí fervientemente que ganaría todo sorteo que se me pusiera a tiro. Pero fue poner "Jack el caza gigantes" en el DVD y aterrizar en el mundo real; me lo puso difícil desde el primer momento y, hablando en plata, es un cagarro como la copa de un pino.

Jack (Nicholas Hoult), un pobre campesino sin un duro pero muy apuesto, sin comerlo ni beberlo recibe de un monje que está huyendo de unos soldados que le persiguen una bolsa llena de habichuelas. Lo que no sabe Jack es que esas habichuelas son mágicas y el monje se las ha robado a un pérfido noble (Stanley Tucci) de la corte del rey (Ian McShane). Por otro lado, Isabelle (Eleanor Tomlinson), una princesa muy apuesta pero que no quiere ser reina, se escapa del castillo y, sin saber muy bien dónde ir, llega a la casa de Jack para refugiarse de la lluvia. Mientras hablan, a Jack se le caen unas cuantas habichuelas al suelo y se mojan con el agua de lluvia. Al acto, las semillas germinan y un gigantesco tronco empuja la cabaña y la chica hacia las nubes, lugar donde será capturada por los pérfidos gigantes que allí viven. Al día siguiente, todo el ejército real se prepara para hacer algo al respecto. Es de ese modo que el protagonista se apunta a la expedición liderada por el caballero Elmont (Ewan McGregor), porque está enamoradísimo de una chica que acaba de conocer y quiere ser un héroe. También lo hace el malo malísimo de Stanley Tucci, que tiene una corona que sirve para someter a los gigantes y unas intenciones muy dudosas. Bueno, como habéis podido intuir por mi tono jocoso, se puede deducir de esto que la trama es sencillísima. El mito de "Jack y las habichuelas mágicas" acaba siendo una anécdota y solo sirve de pretexto para hacer una película de corte medieval al uso, con batallita a lo minas Tirith y romance estilo lucha de clases incluidos. A los cinco minutos de ver a Tucci sabes por donde irán los tiros, y lo mismo con todas las demás tramas. Sabes de antemano todas las etapas por las que pasarán los protagonistas hasta consumar su romance y en qué acabará todo el tema de los gigantes. Intuyes que los gigantes se volverán en contra de Tucci a la mínima y así ocurre o que nunca conseguirán hacerse con el castillo por mucho tronco que empujen y por mucho que imiten de forma cochambrosa el asalto del bosque de Fangorn a Isengard en "Las dos torres". Y aunque creo que he dejado claro con estos ejemplos que la trama no se sostiene por ningún lado, no puedo olvidar comentar el ridículo añadido del final, cuando nos sitúan en la época actual para hacernos creer que la leyenda aún continúa viva. Ojalá no fuera así.

De una producción de este estilo es esperable que el humor, por muy inocente que sea, funcione de algún modo y aquí esto no ocurre. Me vienen a la cabeza las estupideces que cuenta McGregor y su amigo a X cuando están trepando o cuando McGregor está a punto de ser cocinado por el gigante y no consigo reírme. Por otro lado, los diálogos también son flojísimos; cuando escuchas a los personajes da la sensación de que estás oyendo frases manidas que ya has oído con anterioridad. Y lo mismo ocurre con los personajes. Son la versión rancia del arquetipo que debe figurar en cualquier relato heroico. Joven pobre de recursos pero noble de corazón, chica rebelde aristócrata que se enamorará del pobretón, malo malísimo que espera la oportunidad para liarla, caballero aparentemente fuerte pero que será superado por el protagonista inexperto, etc. Y las actuaciones no ayudan precisamente. Nicholas Hoult es pésimo en su papel de Jack, siempre con la misma expresión, tanto si está a punto de pegársela al caer del tronco como si le están contando un chiste. McGregor y Tucci aguantan el papel como pueden y los demás son igual de mediocres.

En definitiva, que "Jack el caza gigantes" no es más que un producto sin alma que transita por los clichés del género y que aburre más que entretiene. No la recomiendo.

4 comentarios:

  1. Sí, no tenía muchas esperanzas. El preámbulo es en clave de cachondeo.

    Un saludo Carlos! En breve te contesto el mail.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo debo admitir que no me disgustó, la verdad. Me invitaron a verla al cine en su día y, tal vez por eso, por verla en la gran pantalla y que me la tomé como un film de puro entretenimiento sin más, le saqué algo de miga. Está claro que no pasará a la historia del cine de ficción, pero los gigantes tenían su aquel. Ahora, no digo que quizá una revisión me dejara una imagen peor... posiblemente fuera así.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Lo que me ocurrió es que por todos los fallos que comento, en ningún momento llegué a pasármelo bien. Todo el rato me sacaban de la película.

    Quizás ya fuera predispuesto a ello, pero no me convenció para nada.

    Un saludo Jolan y gracias por comentar! ;)

    ResponderEliminar