domingo, 17 de noviembre de 2013

[Crítica película]: "Infierno blanco" de Joe Carnahan

¿Por qué es tan malo alejarse del avión?
¿No es el primer sitio en el que los
buscaran?
En esta crítica voy a desvelar una nueva faceta de mi ser: siento debilidad por las historias que tratan sobre gente que se pierde en un lugar extremo, preferiblemente remoto a la par que frío, y deben ingeniárselas para sobrevivir. Me encantó la novela "El terror" de Dan Simmons, "El desafío" de Lee Tamahori y "La cosa" de John Carpenter son dos de mis películas favoritas y salí muy satisfecho de "Camino a la libertad" de Peter Weir. Y con ese ánimo decidí darle luz verde a "Infierno blanco" de Joe Carnahan; el día gris y lluvioso de ayer por la tarde se prestaba a ello. ¿Es "Infierno blanco" digna de figurar entre mis favoritas o es una mediocridad? Digamos que se queda en un término medio.

En esta ocasión, el lugar remoto es Alaska. Un grupo de buscadores de petróleo cogen un avión para desplazarse a su próximo destino y tienen un accidente mientras sobrevuelan una tormenta. Ottway (Liam Neeson) es un experto cazador de lobos que guiará a los supervivientes en su lucha por sobrevivir a las inclemencias del tiempo y a una manada de lobos que quieren darles caza. Cuando vemos "Infierno blanco" lo que más sorprende es que son dos películas en una. Que nadie se confunda. La trama es simple y siempre es la misma: huir por el bosque, evitando que los lobos les den caza, y punto. Pero sí es cierto que hay dos partes bien diferencias. La primera, desde que empieza el filme hasta el momento en que solo quedan cuatro, tiene un guion flojo, de manual, lleno de frases plagadas de tópicos y donde uno asiste a la muerte de los miembros sin pena ni gloria; te importan un pimiento porque son planísimos y está claro que solo funcionan como carnaza para los lobos. Cumplen los clichés típicos del cine de supervivencia: el malo muy malo que es un estorbo para sus compañeros, el débil que acaba muriendo pese a los cuidados de sus compañeros, el que exterioriza el miedo en forma de chistes sin gracia y que los demás siempre toman por inestable, etc. Pero cuando se consolida el grupo más o menos fuerte, Ottway, Díaz (Frank Grillo), Talget (Dermot Mulroney) y Hendrick (Dallas Roberts), el guion adquiere más profundidad y el tema empieza a aflorar poco a poco. Y es ahí donde "Infierno blanco" gana enteros. Los personajes empiezan a estar mejor caracterizados, te importan cuando mueren y el guion no es tan simple.

Y, como ya he comentado, en esta segunda parte se define el tema de la película: que la suerte se la busca uno mismo, luchando por lo que crees, y que no hay ninguna fuerza externa (aka Dios) que interceda por nosotros. Y que si te rindes, ya has perdido. Esto queda plasmado a la perfección en las últimas tres escenas. Primero vemos cómo el personaje de Frank Grillo opta por rendirse y dejar de luchar. Se queda sentado mientras los demás se van, solo, esperando a que los lobos vengan y se lo coman. Se ha rendido. Luego la conversación que mantienen Roberts y Neeson sobre las intenciones del segundo de suicidarse antes de empezar el vuelo. Ahí Neeson aún está bajo el influjo del pesimismo; no está luchando lo suficiente. Tira adelante, aunque no con la suficiente convicción. Y no es hasta que muere Roberts y se queda solo, que no comprende que lo que más ansía es sobrevivir. Pide un milagro, pero Dios hace oídos sordos. Y llega a la conclusión de que el único dueño de su destino es él. Y entonces es cuando decide enfrentarse al macho alfa de la manada. Puede fracasar o no, pero eso ya no importa. Lo ha intentado. Y es por eso que el director corta la película ahí; el resultado de la refriega da igual (aunque al final de los créditos vemos el resultado del enfrentamiento, pero continúa dando igual). Es un enfoque, cuanto menos, original.

Por otro lado, hay que reconocer que la fotografía y la ambientación están muy conseguidas. Quizás no logre transmitir la sensación de frío con la misma fuerza que otras películas del género, pero los planos y los paisajes de Alaska son preciosos y contribuyen a meterte en situación. La labor de los actores es correcta, sin grandes alardes, y la BSO no es nada remarcable.

No voy a negar el hecho de que no es la mejor película del género que se ha rodado, pero es un entretenimiento más que digno. Uno no puede pasar por alto que la primera parte es un aburrido desfile de clichés, pero es en la segunda parte donde gana en profundidad, los personajes pasan a importarnos y el tema queda bien definido.

6 comentarios:

  1. Hola.

    ¿En serio después de los créditos se ve el final de la película? No me lo puedo creer. La he visto dos veces y no me había fijado en eso.

    Estoy de acuerdo contigo, la segunda parte ya tiene más "chicha"...y quien dobla al protagonista (el mismo que dobla a George Clooney, entre otros) te introduce bien en la peli, lo que es de agradecer.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Buenas,

    Pues sí. Yo me enteré trasteando por Internet. Si te quedeas hasta el final y dejas pasar los créditos, hay una escena de unos cinco segundos que da una idea de quién gana.

    Y sí, el doblaje de Neeson es muy bueno. Es una voz que me gusta oir y que sin duda mejora la labor del actor que es doblado.

    Un saludo y muchas gracias por comentar Cristina!

    ResponderEliminar
  3. Hola , no se de donde sacas la conclusion de que nadie respondio a su peticion de ayuda.
    El final esta abierto, no se excluye la "ayuda divina". Es el espectador el que la incluye o no, segun su vision de la realidad.
    Tanto es asi, que en el final alternativo, que grabo el director, que no se si has visto, se podria pensar que esa ayuda llega en forma de cazador con rifle, que presencia la escena. Se puede ver en youtube. Ya ves es cada uno el que ve la existencia como un lugar cruel y sin sentido o no.
    Eso me gusto de la pelicula. Se ve como es cada uno segun lo que piensan que va a suceder. Cada uno se refleja solito.

    ResponderEliminar
  4. Buenas El duende con superpoderes,

    En mi opinión, el protagonista acaba enfrentándose él sólo, y sin ayuda de nadie, al lobo. Él acaba siendo el que se acaba buscando su propia suerte, sin intervenciones externas. Y eso me gustó mucho. Y bueno, no he visto dicho final alternativo, pero sabiendo lo que me has contado, entonces tendría que darte la razón. Le echaré un vistazo.

    ¡Un saludo y muchas gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  5. Si es final alternativo no es final. No viene al caso. El protagonista se las ingenua sólo, no hay dios. Y ni siquiera ver la escena final te garantiza que él sobreviva: no queda malherido? Le respeta sin más el resto de la manada? Encuentra un refugio mas abajo del río?
    A mi en cualquier caso me parece mas que excelente la película. Si la primera parte nos parecen clichés es por la cantidad de pelis que se han hecho sobre temas parecidos y que ya se han visto. No se como querriais que se presentase la primera parte para no ser un cliché y mantener la introducción a la narrativa final.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas anónimo,

      No lo sé, pero durante la primera parte me aburro. No me están contando nada que no haya visto antes ni me lo plantean de una forma novedosa formalmente. Pero durante la segunda parte sí tengo la impresión que estoy viendo algo nuevo, algo original y algo, sobretodo, real.

      ¡Saludos y gracias por comentar!

      Eliminar