miércoles, 2 de octubre de 2013

[Crítica película]: "Señales" de M. Night Shyamalan

Una de las mejores películas de
Shyamalan
M.Night Shyamalan es uno de mis directores favoritos. Pese al aparente declive cualitativo de sus últimas películas, me parece un gran director (a partir de "El sexto sentido"; no he visto las dos anteriores). Muchos se llevan las manos a la cabeza y exclaman que desde "El sexto sentido" no ha levantado cabeza, pero no estoy de acuerdo. Aunque tengo pendiente "After Earth" y teniendo en cuenta que solo "Airbender" me pareció flojísima, todas sus otras películas son más que notables. Es de los pocos directores de los que puedo decir que gran parte de su filmografía me parece de calidad, y eso no puedo afirmarlo de muchos. Si tuviera que quedarme con una, escogería la injustamente infravalorada "Señales".

¿Qué tiene de especial "Señales"? Bueno, muchas cosas. Shyamalan sabe esbozar historias sencillas y hacerlas únicas. Y "Señales" no es la excepción. Sabe casar a la perfección una invasión extraterrestre con la rutina de un hogar desestructurado y dotar a la historia de un realismo poco común en el género. Donde otras películas apuestan por el espectáculo, los efectos especiales y la acción, "Señales" se recrea en el día a día de un viudo (Mel Gibson) con sus dos hijos y su hermano (Joaquin Phoenix) durante las distintas fases de una inminente invasión alienígena. Primero empiezan las señales en el campo, luego los primeros avistamientos y las avanzadillas alienígenas, para luego acabar con la invasión definitiva. Aquí no hay armas nucleares, extraterrestres usando todo su poder armamentístico; Shyamalan apuesta por una alternativa que me parece del todo plausible: extraterrestres que no hacen uso de todo su hipotético potencial para mantener el planeta intacto y no complicarse la vida con una guerra innecesaria. No sabemos qué hace el ejército, ni si hay batallas. No nos importa. La historia está acotada a nuestros cuatro protagonistas. Shyamalan es muy hábil mezclando la ciencia ficción con el realismo, pero también lo es combinando el drama con pizcas de humor, como cuando Phoenix le explica a la niña quién cree que está haciendo los símbolos en los campos de maíz o el diálogo que mantienen con la mujer policía cuando hablan del hipotético asaltante nocturno. Y mezclarlo con el drama de su recién fallecida madre, que el hijo mayor esté resentido por su padre por no afrontar los problemas o que el hermano esté frustrado con la vida. Y todo se sustenta encima de un guion muy trabajado.

También la atmósfera de "Señales" está muy conseguida. Hay momentos realmente tensos, como cuando Gibson va al maizal por la noche y se topa de refilón con un extraterrestre. O cuando vemos la grabación del cumpleaños y el alienígena pasa de golpe delante de los niños. O los distintos noticiarios. O cuando empieza el asalto alienígena a la casa. Las situaciones van in crescendo, hasta culminar en un final redondo. Y es brillante, en mi opinión, porque Shyamalan ha sembrado semillas a lo largo de la narración que hacen que todo cuadre luego, matices que uno a veces no se da cuenta en el primer visionado y que descubre en los siguientes. También hay momentos reflexivos interesantes que dotan de profundidad la trama, como cuando los dos hermanos hablan de los dos tipos de personas, de los que creen en coincidencias y de los que no, y de cómo va cambiando la perspectiva inicial de Gibson a medida que va transcurriendo el film. La evolución de los personajes está muy trabajada, sobretodo la del citado Gibson. Cómo pasa de no creer en nada a creer. Quizás algunos tilden la película de transmitir un trasfondo religioso de que dios existe porque el personaje principal es cura, pero yo no lo veo así. Yo creo que el tema de fondo es el de creer o el no creer, sea lo que sea, de tener esperanza o no tenerla en que haya alguna fuerza, llámala dios o energía o lo que te dé la gana, moviendo los hilos.

Analizando la parte técnica, el tema principal de la BSO es brillante. Casa perfectamente con la ambientación. Hay partes donde no hay música, solo el sonido amplificado del viento o el crujir de la madera, y contribuyen a crear la atmósfera. También la fotografía y los planos típicos de Shyamalan me parecen acertados; destacar cómo está grabada la escena del final, cuando Gibson ata cabos y vemos su rostro desde delante, ocupando toda la pantalla o como desplaza la cámara mientras hablan con la mujer policía al inicio. Shyamalan sabe ofrecer un estilo propio jugando con la cámara y en "Señales" no es la excepción.

"Señales" es una de mis películas favoritas, un imprescindible del género ciencia ficción con su lugar de honor en mi estantería. Los personajes, el guion, la atmosfera, la música, cómo está grabada, todo en definitiva, está muy trabajado. Dota de realismo, como ninguna otra película ha conseguido, una trama fantástica, sin alardes técnicos ni desbarres heroicos que puedan romper la credibilidad de la cinta. Muy recomendable.

2 comentarios:

  1. Siempre he defendido la película como una de las imprescindibles....y coincido en esos momentos increíbles de tensión....en lo logrado de la atmósfera....siempre que la veo consigue sobrecogerme.
    Me ha encantado leer tu entrada.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de encontrar alguien que sepa apreciar la calidad de una película tan entrañable y, dentro de la fantasía que supone una invasión extraterrestre, realista. Y me alegro que te haya gustado mi crítica.

      ¡Muchas gracias por comentar teteriaonline!

      Eliminar