miércoles, 16 de octubre de 2013

[Escribir]: Entrevista a Carlos del Río, autor de "Vivir soñando"

Hará más de un año que conocí a Carlos del Río vagando por internet. Su blog me pareció increíble, con todas esas reseñas de libros y películas escritas desde la honestidad, sin florituras y siempre contando claramente qué funcionaba y qué no de lo que leía y veía, y sus artículos sobre como escribir ficción, que aún hoy en día me son de utilidad en mi labor como escritor. En cierto modo le debo a él el haber llegado hasta aquí; con el tiempo nos hemos hecho amigos y ha sido de gran ayuda en cuanto lo he necesitado. Dejando a un lado el peloteo, Carlos escribió un libro de relatos cortos titulado "Vivir soñando" que autopublicó por Amazon y que os recomiendo encarecidamente, y que ya reseñé en su momento aquí, ha escrito una novela que está buscando editorial y tiene númerosos proyectos literarios en mente. Éstos son solo unos de sus logros; os animo a visitar El rincón de Carlos del Río para saber más de él. Hecha la presentación, ahí va la entrevista.

A veces es difícil saber dónde y cuándo empezó todo, pero ¿recuerdas cuando cogiste papel y lápiz por primera vez y te pusiste a escribir? ¿Recuerdas qué fue lo primero que escribiste?

Tendría unos diez u once años. Fue un cuento de terror. Era algo de un monstruo en un sótano y una mujer en peligro. Ese cuento, escrito a boli, sí que lo acabé. Siempre me ha gustado el terror, incluso de niño, aunque lo pasara mal. En esa época estaba muy influido por Stephen King porque a mi padre le encantaba, y porque una amiga de mi hermana, que era adolescente, había empezado a leerlo y nos contaba sus novelas.
Un poco más tarde heredé una máquina de escribir de una tía y me puse a escribir misterios. Me gustaba cómo sonaban las teclas, pero nunca acabé nada.

Hay muchos escritores que o bien escriben para sí mismos o bien no se atreven a publicar. ¿Cuál fue el momento en que dijiste: quiero escribir y publicar?

En 2009. Desde esos primeros intentos en la infancia, había querido escribir, pero no me atrevía. No hacía más que ponerme excusas para no escribir, y lo único que conseguía era frustrarme y frustrarme.
A finales de 2008 desempolvé un libro para escritores, "El placer de escribir", y comencé a leerlo y a hacer los ejercicios. Lo tenía desde hacía años, pero no me había atrevido a hacer los ejercicios. Entonces se acabó la frustración.
En 2009 me dije que me daría ese año para saber si me quería dedicar a esto. Y cuanto más aprendía, más me gustaba. Me ayudaron muchos los libros del "Writer's Digest" y el curso de Holly Lisle "How to Think Sideways", que es un curso para tener una carrera literaria.
Y bueno, mi vida dio un giro de 180º y nunca he sido más feliz.

Sé que trabajas. ¿Es difícil casar trabajo con escritura? ¿Cómo te lo montas para escribir?

Colaboro con una productora, Burbuja Films, como montador y profesor de cine, pero digamos que colaboro poco. Gradualmente me he ido separando de ellos para centrarme en mi escritura.
Lo difícil no es sacar tiempo, es ganar dinero, ja ja ja.
Cuando se me acumulan trabajos, voy priorizando las tareas. Normalmente si me sale un trabajo en la productora, eso es lo más importante, porque suele haber una fecha límite y es lo que me va a hacer ganar dinero. Entonces escribo menos artículos para mi blog, y escribo menos ficción. Ahora mismo estoy montando un largometraje, "Hazlo por mí", de Álvaro de la Hoz, así que escribiré menos.
Cuando no estoy con la productora, me dedico en exclusiva al blog y a mi ficción.

Mis lectores no son tontos. Saben que hablaremos del libro de relatos cortos que publicaste, ‘Vivir soñando’. Háblanos de él.

Antes de lanzarme con mi primera novela, escribí una serie de cuentos de ficción general, simplemente para practicar. Me veía incapaz de meterme con una novela. Dos años después, cuando acabé la novela, revisé los cuentos y terminé uno que tenía a medias, y decidí autopublicarme una colección en Amazon, aprovechando que tenía lectores fieles en mi blog. Y me alegro muchísimo de haberlo hecho.
"Vivir soñando" son siete cuentos, y todos tienen un pequeño comentario sobre cómo los escribí, para ayudar a otros aspirantes a escritor. Solo está disponible en Amazon, pero está en papel y en formato digital.

¿En qué género(s) te desenvuelves mejor? ¿A qué público te diriges cuando escribes?

En novelas me siento cómodo con lo paranormal y la fantasía. Me deja hablar de temas que me gustan sin tener que estar ceñido a la realidad y sin aleccionar al lector. Suelen tener un misterio por resolver y la trama tiene mucho peso.
En cuentos me gusta la ficción general, hablar de gente normal con problemas cotidianos. La trama tiene mucha menos importancia que en la novelas.
Para mí los personajes siempre son muy importantes, da igual que hablemos de novelas o cuentos: si no tienes personajes de carne y hueso con los que empatice el lector, estás perdido.
Lo del público, la verdad que no lo sé. Primero escribo para mí, escribiendo una historia que me encante, y luego, en la revisión, hago lo posible para que esa historia se entienda y tenga emoción para otras personas.
Supongo que mi público ideal es gente que lee para pasárselo bien.

¿Qué temas te gusta tocar en tus relatos?

A ver... la importancia de la amistad, de ser uno mismo, de arriesgarse para ser feliz. Sí, supongo que esos son temas recurrentes en mi ficción.

Hay escritores que empiezan a escribir con un personaje en mente o con una escena concreta. ¿Cómo empiezas tú tus historias? ¿Cuál es el germen de tus relatos?

Es una idea que me llama a la atención, y la voy convirtiendo en una situación donde un personaje tiene que superar algo porque tiene una complicación. Después sale el tema.

Parece ser que los escritores se pueden clasificar en muchas categorías. Una de ellas es según cómo abordan el proceso creativo. ¿Eres de los que planifican o de los que improvisan?

Improviso. Tengo una situación de partida, que es un personaje más una complicación, y una meta más o menos definida, y tengo una noción de qué quiero contar con esa historia, es decir, de cuál es su tema principal. Y entonces me pongo a escribir.
Normalmente tengo un cuaderno al lado, y a medida que voy escribiendo, en ese cuaderno voy apuntando escenas que se me ocurren. Si una novela fuera un viaje en tren, en ese cuaderno iría apuntando las próximas paradas. Pero nunca tengo una escaleta detallada de la novela antes de empezar a escribir. Me gusta ir descubriendo la historia, aunque a veces es muy agobiante; pero siempre sale.

Para un escritor es muy importante leer. ¿Con qué escritores te sientes más identificado?

Esto va cambiando a lo largo de la vida. Ahora mismo me encanta Ray Bradbury; es el que más me emociona. Me gusta mucho Stephen King; lo llevo leyendo desde que tenía trece años, y supongo que siga hasta que muera. Y hace un par de años me leí por primera vez a Dean Koontz y fue una revelación.
Resultó que yo estaba acabando la primera versión de mi primera novela y comencé a leer a Koontz. Fueron dos novelas cortas en Kindle. La trama de ambas estaba vaya, pero me sorprendió como mezclaba partes de terror con partes muy tiernas, que era algo que hacía yo en mi novela. Y me encantó cómo introducía opinión personal sin metérsela por la garganta al lector. El año pasado leí "Odd Apocalypse", que es la quinta parte de la serie de Raro Thomas, y me encantó.
Aunque mi voz no se parece en nada a la de Koontz, eso es lo que quiero lograr con mis novelas: una trama que gira y gira, momentos de terror, momentos paranormales, momentos de humor, mucha ternura y un gran protagonista.

¿Cuál es tu libro favorito? Sé que es difícil quedarse con uno, así que haré la vista gorda.

Ufff, esto también cambia con el tiempo. Ahora mismo te diría "La insoportable levedad del ser", de Milan Kundera. Me lo he leído tres veces en diez años, y cada vez me gusta más. No tiene nada que ver con lo que yo escribo.

Tanto por tu trabajo como viendo tu blog, sé que el cine es algo muy importante para ti. ¿Crees que ver películas puede ayudar de algún modo a un escritor?

Hombre, el cine y la literatura son artes hermanas, porque ambas cuentan historias. Sí ayuda, pero siempre teniendo en cuenta que tienen lenguajes distintos. El cine, por ejemplo, es muy visual, y si escribes un guion tienes que estar pensando de forma visual.
La literatura te permite meterte sin problemas en la cabeza de los personajes, que es algo que no suele funcionar en el cine.
Una película tiene dos horas para contar una historia, y todo tiene que ir al grano; una novela tiene cientos de páginas y puede haber digresiones, rodeos, y un montón de flashbacks, y no pasa nada.

Gracias a Amazon y otros portales, parece abierta la veda para que todo aquel que antes no se atrevía a publicar pueda hacerlo sin pasar por una editorial tradicional. ¿Qué opinión te merece la autopublicación?

Que está para algo, y que puedes utilizar la autopublicación y las editoriales tradiciones al mismo tiempo. El truco es saber qué proyectos quieres autopublicarte, porque una editorial jamás te los compraría, y qué proyectos quieres que vayan por editoriales.
En mi caso, utilizaré la autopublicación para mis colecciones de cuentos y para los libros para escritores, que tienen un público reducido. Mis novelas quiero que lleguen a las librerías físicas, y para eso necesito una editorial tradicional.

Por tu blog sé que has empezado a mover dos novelas por editoriales. ¿Cuáles son tus proyectos de futuro?

De momento solo una, "La muerte es solo el principio". La segunda tengo que reescribirla, pero estará por editoriales el año que viene.
Cuando acabe con la película, quiero escribir un libro para escritores basado en los artículos de mi blog. Los reestructuraré y añadiré nuevos artículos y ejercicios. Lo venderé en Amazon. Mi objetivo es que la gente que se lo compre comience a escribir su propia ficción desde el primer día, y que al acabar ya conozcan su voz.
Luego me pondré a reescribir mi segunda novela.
Estos proyectos estarán acabados para antes del verano de 2014.
Tengo cuatro proyectos más a largo plazo. El primero es una tercera novela, que será de fantasía juvenil. Luego otras dos colecciones de cuentos, una paranormal y otra de ficción general. Y por último, otro libro para escritores, donde explicaré técnicas de programación neurolingüistica para perderle el miedo a la escritura.
Me encanta la programación neurolingüistica. Es un poco acabar con tus limitaciones utilizando el efecto placebo y tus emociones, y funciona como si fuera magia. La utilizo constantemente en mi vida.

Sé que en tu rincón hablas de ello a menudo, pero ¿qué les dirías a los escritores noveles que quieren dedicarse a la escritura?

Que sienten el culo y se pongan a escribir. Ya aprenderán el resto.

En plan más personal, ¿qué opinión te merece mi blog? Que tu juicio no se vea influenciado por el pata negra que te envié.

Que es lo que tienes que hacer. Un blog es una herramienta magnífica para darte a conocer y para que salga tu voz, porque te obliga a escribir. El tuyo está muy bien porque eres honrado, y eso es fundamental para un escritor.

Para acabar, es posible que me haya dejado algo en el tintero. ¿Quisieras añadir algo más?

¿Libros de papel o digitales? Papel. Al paso que voy sé que mi Kindle acabará siendo un bonito pisapapeles. Y al paso que voy, sé que me podré hacer una casita con mis libros de papel, porque ya no sé dónde meterlos.


Y bueno, hasta aquí la entrevista a Carlos del Río. Creo que ha sido muy ilustrativo en sus respuestas y espero que puedan servir de inspiración para alguien. Para mí lo han sido.

2 comentarios:

  1. Dada la carga de honestidad que se detecta en entrevistador y entrevistado, y el ejemplo de los respectivos blogs y otros escritos que, al menos de Carlos, yo me he leído, con mi bola de cristal os auguro que lograréis alcanzar y desarrollar vuestro futuro como aspiráis. Seguid adelante

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias por estas palabras. Estos comentarios son de gran ayuda, de verdad.

    Un saludo y encantado de tenerte por aquí, Tramon.

    ResponderEliminar