miércoles, 9 de octubre de 2013

[Crítica película]: "Rumores y mentiras" de Will Gluck

Sustituyamos el título "Rumores y
mentiras" por "Emma Stone"
No soy muy de ver películas de humor y menos del subgénero comedia de instituto. Es un género del que huyo, alimentado por prejuicios que versan sobre su dudosa calidad. Así que enfoqué "Rumores y mentiras" con cierto escepticismo, empujado únicamente por la presencia de Emma Stone, actriz de la que no he visto muchas películas pero que me gusta. Creo que es una actriz fabulosa. Pero no voy a hablar de ella, aún. "Rumores y mentiras" tiene una trama que se puede resumir en apenas unas líneas. Stone, una chica nada popular, se dedicará a contar mentiras sobre sus hábitos sexuales para serlo y el tiro le saldrá por la culata, creando una imagen falsa de sí misma que no será capaz de soportar.

A efectos prácticos, uno de los puntos más relevantes de esta película es el tema que trata: la popularidad de hoy en día. La popularidad que se sustenta básicamente en dos cosas: no ser quién tú eres para agradar a los demás, y con ello contar toda sarta de mentiras o representar un papel que no casa con tu manera de ser, y en lo que cuentan los demás de ti. La película gira alrededor de eso y de los perjuicios que puede ocasionar actuar de ese modo, pero no está tratado de una forma tan trascendental como debiera. En ocasiones parece que el tratamiento es excesivamente blando, cuando estamos hablando de un tema muy serio. Y con ello no quiero decir que tendría que haberse eliminado el humor. No, porque entonces no sería una comedia de institutos. Debería haber apostado por un humor más ácido, más bestia; al final los gags pasan a ser meras escenas para reírnos un rato sin ahondar mucho en el problema. Hay momentos en que se desvía del tema principal, como con la chica religiosa y su pandilla o con el lío de Kudrow. La evolución del personaje de Stone está bien, en cómo ve que las mentiras y el ser popular solo consiguen que cada vez se sienta más sola. Ser popular no es sinónimo de tener amigos. El mensaje es el adecuado, pero la conclusión es demasiado color de rosa. Es previsible que el chico que no le importa lo que piensen los demás se ajunte con ella. A parte de ser un personaje muy anecdótico a lo largo del metraje y que solo toma relevancia hacia el final, se convierte en un recurso muy manido para construir la parejita feliz. Además, la espiral de rumores y mentiras que Stone va construyendo a lo largo de la película se soluciona muy rápido; el recurso del baile final no acaba de casar con la Stone que habíamos visto hasta el momento y todos sabemos que visionar el vídeo donde relata lo ocurrido no garantiza que se la crean y los rumores se acaben. Pero así ocurre.

Como toda película de humor que se precie también hay que medirla por sus escenas humorísticas. Pese a que algunas son realmente graciosas, concentradas sobretodo en el primer tramo, como cuando vemos los padres de la amiga y los suyos, qué hace realmente el primer fin de semana o el paralelismo que se establece con la obra "La letra escarlata", fuente de diversos gags de la película, no es todo lo divertida que debiera. En muchas ocasiones cae en el tedio, en gran medida porque la gracia se va diluyendo a medida que va transcurriendo el metraje, como si los guionistas fueran perdiendo fuelle. 

"Rumores y mentiras" no pasaría del aprobado si no fuera por la labor de la grandiosa Emma Stone, que es capaz de dotar de personalidad a un personaje con su gran actuación. La manera de hablar, las gesticulaciones y muecas de su cara, todo, hacen que te enamores del personaje. Los puntos que voy a darle a la película son casi todos para ella y su capacidad para dotar de frescor una película que hubiese sido del montón. Porque los demás secundarios no brillan; si exceptuamos a Stanley Tucci y Patricia Clarkson interpretando unos padres bastante originales, hay personajes que no pintan mucho en la historia. Thomas Haden Church, Lisa Kudrow o Malcom McDowell interpretan sin pena ni gloria unos papeles que bien podrían haberlos representado otros actores sin renombre.

"Rumores y mentiras" es Stone y un tema interesante que podría haberse tratado mejor, con un humor más negro. Solo la recomiendo para aquellos que quieran ver a una gran actriz y reírse con algunos de sus gags.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada