miércoles, 23 de octubre de 2013

[Crítica película]: "Prisioneros" de Dennis Villeneuve

Jackman y Gyllenhaal: dos grandiosas
actuaciones
Tenía un buen pálpito con esta película. Quizás no fuera muy de fiar después del último que tuve, pero tenía la sensación que "Prisioneros" de Dennis Villeneuve sería una buena película. Aprovechando que el cine está a 2,90€ por el tema de la fiesta del cine, y aunque creía que apostaba sobre seguro, me he arriesgado y he ido a verla. ¿Estará mi instinto atrofiado o he visto una gran película? Pues puedo respirar tranquilo y decir que "Prisioneros" es una película notable, pero no excelente. ¿Por qué? Primero veamos de qué va.

La premisa de la que parte el filme no tiene nada de novedoso. Es el enfoque de la misma lo que la hace muy atractiva. Dos matrimonios amigos, Hugh Jackman y Maria Bello por un lado y Terrence Howard y Viola Davis por el otro, quedan en casa de los segundos para pasar el día. Ambos matrimonios tienen un hijo e hija mayores y dos niñas pequeñas. Estas últimas deciden ir a casa del primer matrimonio y mientras están fuera, alguien las secuestra. Los dos matrimonios llaman a la policía y el detective que interpreta Jake Gyllenhaal se hace cargo del caso. La única pista de la que disponen es la de una auto caravana que estaba aparcada en la calle y que ahora ya no está; la policía la encuentra en las afueras del pueblo y detienen al conductor, un chico con pocas luces, interpretado por Paul Dano. Lo más remarcable del filme es el enfoque realista que se le da a la historia que cuenta. Y a la vez es lo que hace que no sea redonda del todo. Me explico. Durante hora y media o más, Villeneuve apuesta por una historia que bien podría ocurrir en la vida real. El secuestro, los sospechosos e incluso la tortura a la que es sometido Dano por parte de un Jackman furioso y vengativo pasan por verosímiles. Pero es cuando el director quiere retorcer la trama para que no sepamos quién es el secuestrador cuando ese relato realista se difumina y adopta tintes de thriller. Es justo cuando investigan al tipo de los laberintos y las serpientes cuando se aleja del realismo y, en mi opinión, no acaba de casar con lo que hemos visto hasta el momento. Todo lo demás hasta el desenlace pertenece al thriller puro y duro de jugar a "a ver si adivinas quién es el malo". Que el tipo de los laberintos tenga algo que ver con una especie de libro sobre secuestros no resueltos, que solo sea una distracción para alejarnos del personaje de Melissa Leo y nos olvidemos momentáneamente de Paul Dano, son solo ejemplos de decisiones que toma Villeneuve y que no creo acertadas. Sin embargo, eso no emborrona un conjunto más que notable. Hay escenas buenísimas, como cuando Gyllenhaal visita la casa del padre y descubre el cadáver de un pederasta, cómo Dano ahoga el perro y se pone a cantar la canción de las niñas, cuando éste es torturado por Jackman o cuando Gyllenhaal va a toda castaña conduciendo bajo la lluvia para llevar a la niña al hospital, por poner solo unos ejemplos. Los momentos dramáticos están conseguidos; en todo momento transmiten la tensión, la rabia contenida, la tristeza y la desesperación por la cual están pasando las familias. Te identificas plenamente con Jackman y Gyllenhaal te cae bien.

Pese el problema de enfoque que comento, "Prisioneros" tiene muchos puntos que la hacen una película notable. La atmosfera que Villeneuve imprime a las escenas y a los planos denota gran maestría. Siempre está lloviendo o nevando, siempre reina un ambiente oscuro tanto de día como de noche y los interiores resultan inquietantes; todo esto casa a la perfección con la historia que se nos cuenta, sucia, desasosegante y sórdida. Todo lo que vemos en imágenes está acompañado por una banda sonora y unos efectos de sonido muy acertados. En este sentido, la película me ha sorprendido de forma positiva. También lo ha hecho el gran elenco de actores. Hugh Jackman y Jake Gyllenhaal están increíbles, dos actuaciones realmente buenas, y los secundarios también están a buen nivel, a destacar las sufridas Maria Bello y Viola Davis y los perturbados Paul Dano y David Dastmalchian, que llegan a sobrecoger.


En conclusión, una película notable en todos sus aspectos. El enfoque realista que Villeneuve imprime al inicio se va diluyendo para dar lugar a un thriller puro y duro, y ese es su único error. Hay escenas increíbles por el dramatismo o la inquietud que desprenden y los actores, la ambientación, la dirección y la labor técnica son de gran calibre. La recomiendo.

2 comentarios:

  1. A mí me gustó, me entretuvo y me pareció bien enfocada, aunque con elementos que no hacían sino despistarte y alargar la cosa, como el supuesto secuestrador.

    ResponderEliminar
  2. Buenas Tramon,

    Sí. Yo lo hubiese eliminado o habría hecho que fuese él el secuestrador, que lo hubiesen atrapado y después detallar cómo se recuperan las familias después de un trago así. Y analizar el dilema moral de las posibles secuelas de Dano después de su tortura (aspecto que también pasa desapercibido).

    Un saludo y gracias por comentar!

    ResponderEliminar