jueves, 5 de septiembre de 2013

[Crítica serie]: "Dexter" 1ª temporada

Una amiga me dejó el DVD de la primera temporada de "Dexter" y lo tenía en mi habitación cogiendo polvo desde hará como un año o dos. Y al final decidí darle una oportunidad. Había escuchado críticas muy buenas de la primera temporada y tibias, incluso malas, de las siguientes. Ya sabéis el miedo que le tengo a las segundas temporadas, pero no podía aguantar más sin echarle un vistazo a esta. Y probablemente acabe viendo la siguiente. Pero no anticipemos acontecimientos. Aquí os dejo la sinopsis (extraída de Filmaffinity) y luego la reseña:

"Dexter Morgan es un hombre extraño. Cuando era niño (Michael C. Hall), fue maltratado y abandonado por sus padres. Ahora es un importante forense patológico, pero bajo su carismática personalidad, se esconde un terrible secreto: da rienda suelta a sus tendencias homicidas buscando, atrapando y asesinando brutalmente a despiadados criminales que han conseguido escapar a la acción de la justicia."

La imagen que proyecta Dexter a la
sociedad me cae bien. Y eso me preocupa
Lo mejor de "Dexter" es Dexter. Punto. El núcleo de la serie es él y sus reflexiones, muy acertadas. De su mano vemos como todo el mundo esconde un lado oscuro en su interior, cómo fingimos con y para los demás y proyectamos una imagen que no siempre corresponde con lo que hay en nuestro interior. Y "Dexter" encarna esto llevándolo al extremo, en una suerte de metáfora de la gente corriente. ¿Quién no esconde algún secreto, algún comportamiento que no muestra a los demás? ¿Por qué queremos aparentar que somos buena gente, sencillos, transparentes, cuando muchas veces no es así? Para bien o para mal vivimos en una sociedad donde tenemos que cumplir unos estándares para no ser tildados de raros o anormales; Dexter, salvando las distancias, se esfuerza en cumplirlos para encajar en la sociedad. Todos hacemos lo mismo, en mayor o menor medida (las generalizaciones no son buenas, ya lo sé). Quizás no seamos asesinos en serie, pero tenemos nuestras debilidades y demonios internos que no nos gustan mostrar. Tenemos preferencias o gustos personales que no encajan con "lo que se lleva". Y a veces lo enterramos para satisfacer a la muchedumbre. En este sentido, "Dexter" es magnífica. Este punto de vista está reforzado por un gran personaje, con sus códigos y su manera de ser metódica y fría. Además, Dexter ansía que alguien le comprenda, disponer de alguien con el que mostrarse tal y como es. Todos necesitamos una persona a quien mostrarle nuestro verdadero yo; y esa es la carencia que tiene Dexter. No puede mostrar a nadie su verdadero yo. Durante la temporada intenta establecer conexiones con el chico que asesinaba a violadores, pero no lo consigue. Finalmente halla en el asesino del hielo un semejante, y cuando lo encuentra debe escoger entre él, la única persona que lo acepta tal y como es, y con los que debe fingir, como su hermana. Por otro lado, "Dexter" también habla de las facetas ocultas que residen en nuestro interior y que ni siquiera nosotros conocemos y de los recuerdos reprimidos que enterramos para sobrellevar mejor el día a día

Sin embargo en "Dexter" no todo es perfecto. Tiene problemas de continuidad. Tiene altibajos. Está cortada por un patrón similar al de otra serie de la misma compañía, "Homeland". Se nota que detrás de ambas está el mismo tipo, Michael Cuesta, aunque no sea el director principal de las mismas. Las dos series tienen un buen núcleo y lo rebozan de tramas secundarias que poco nos importan y que solo podrían calificarse de relleno. En "Dexter" el relleno no chirría, no como ocurría en la segunda temporada de "Homeland", pero sí se notan ciertas tramas prescindibles. A mí no me importa LaGuerta y sus problemas para escalar en la jefatura, ni Doakes y sus líos con la mafia de Miami, ni los problemas matrimoniales de Batista. Son personajes a los que quieren darles profundidad y lo único que hacen es aburrir; tenemos ejemplos donde esto no ocurre y eso los hace más atractivos, como Harry o Masuka, que no tienen tramas propias y eso provoca que no se desgasten y sigan conservando la frescura capítulo tras capítulo. Me gustaría destacar entre los secundarios a Debra y al asesino del hielo, que si bien tienen bastante protagonismo, son de los mejores de la función.

En conclusión, una gran temporada que se sustenta en un personaje principal increíble y en unas reflexiones e ideas sobre cómo somos muy interesantes y lúcidas. Quizás tenga altibajos y algunos personajes sean un poco prescindibles, pero es una serie de calidad.

2 comentarios:

  1. Bueno, como te decía vía twitter, mejora jaja
    Hay que tener en cuenta, que en Dexter, no sólo se enfrentan al reto de empezar una 1º temporada con intencón de continuar si no que además, se trata de adaptar una serie de libros; Darkly Dreaming Dexter. Y esto siempre es, cuando menos, difícil y en ocasiones más que eso.
    Es decir, en una novela las cosas se estructuran de cierta manera dado el lenguaje literario y a la hora de llevarlo al cine o a la televisión, nos encontramos con que "traducir" no es tan sencillo porque no sólo los idiomas son distintos, si no que los propios lenguajes, en este caso, el literario y el visual, vienen de mundos totalmente opuestos. No sé si me explico, pero confío en que me entiendas.
    De ahí vienen muchos de los problemas de altibajos de los que hablas que sufre esta serie y aun así, para mi, está muy bien adaptada y muy bien salvada.

    En cualquier caso, en posteriores temporadas, se aprecia un ritmo algo más trepidante en cuanto a tramas y personajes. Si bien la principal característica de Dexter es esa introspección y por tanto esa reflexión y esa lentitud inherente.

    Yo te recomiendo encarecidamente que sigas con la serie y nos cuentes qué piensas :)
    Un abrazo y espero no haberte dado mucho la chapa jajaja

    ResponderEliminar
  2. Buenas noches XIII,

    Para nada ha sido una chapa. Tienes toda la razón en lo que comentas. Hay muchos ejemplos de películas donde el salto del lenguaje literario al visual no ha salido bien. Pero creo que a veces el bajón viene de la mano de cosas como que descuidan algunos personajes, dan excesivo protagonismo a tramas secundarias y a secundarios que acaban quemándose, prima la acción por encima de la introspección, etc. Aunque si hay un colchón literario detrás es mejor que cuando tienen que inventárselo todo. Un ejemplo es "Homeland", donde en la primera temporada se notaba que había un trabajo detrás apabullante (también porque se basaba en otra serie) y en la segunda todo estaba descuidado, fruto de que carecían del colchón del que disponían en la primera.

    Sea como sea, seguiré tu consejo y la continuaré. Pese a lo quejica que soy, siempre continúo las series (como mínimo veo la segunda temporada para poder opinar mejor). Ahora me acabaré la primera de "The Wire", que es muy buena, y veré "Hermanos de sangre". Después veré la segunda temporada de "Dexter" y la reseñaré. Y espero que haya debate ;)

    Un saludo y muchas gracias por comentar!

    ResponderEliminar