domingo, 15 de septiembre de 2013

[Crítica libro]: "Señores del Olimpo" de Javier Negrete

Como las gasta el dichoso Zeus...
Si tuviera que clasificar esta novela de algún modo, la englobaría sin pensarlo dos veces en el grupo de las que entretienen. No tiene más pretensiones que las de hacer que el lector se lo pase bien y en ningún momento alberga la intención de trascender o ser algo más que una buena diversión. Negrete nos brinda una buena combinación de mitología griega y fantasía y nos lo ofrece a un ritmo endiablado. No hay momentos para aburrirse ni para reflexiones que no contribuyan a la acción. De ese modo arrancamos con el problema de los gigantes, para luego pasar a Tifón y todo el percal que tiene preparado para derrocar a Zeus. Cuando Zeus es derrotado, empieza el periplo de este para recuperar el trono y la defensa del Olimpo por parte de los demás dioses, hasta culminar en la batalla final. La estructura narrativa de "Señores del Olimpo" es uno de los mejores aciertos de Negrete. Sabe dosificar a la perfección los tiempos, cómo distribuir los puntos de inflexión y calcular la durada de cada parte para que ninguna de ellas se haga tediosa. Las distintas tramas y puntos de vista están trenzados para que no transcurra mucho tiempo sin que veamos a un personaje y su línea de acontecimientos, que es el peligro en el que pueden caer algunas novelas que se nutren del punto de vista múltiple. El planteamiento y el nudo están bien llevados; para mí lo mejor es, por encima de todo, el viaje que hacen Zeus y Alcides para que el primero recupere sus poderes y el que hace Atenea para evitar que se abran las puertas del Tártaro. Quizás el desenlace carezca de toda la épica que nos gustaría, con un Tifón y compañía que de golpe se quedan bajo mínimos frente a los anillos de Urano, en mi opinión demasiado previsible en contrapunto con lo que estabamos viendo hasta el momento, pero cumple su función. Y mención a parte recibe el epílogo de Cronos, que a mí sí me ha parecido acertado en tanto que ofrece una explicación solvente a la existencia de mitos que no acaben de ajustarse a los hechos históricos del mundo real. 

También es una lectura recomendable porque de la mano de "Señores del Olimpo" conocemos distintos mitos griegos, como por ejemplo el de Prometeo o el de Atlas, y están bien imbrincados con la trama fantástica sin que lleguen a cansar. Además, estos están modificados para adaptarlos a la trama, sin que esta chirríe (para los más puristas: al final del libro Negrete escribe un apéndice aclarando qué es cierto y qué no). Otro punto interesante de esta versión mitológica es que el autor dota a los dioses de rasgos humanos, con sentimientos y temores, asemejándolos aún más al común de los mortales y dotando a la obra de cierta originalidad. ¿Es todo oro lo que reluce? No, claro está. Hay problemas con algunos narradores, que carecen de la profundidad de la que gozan otros, y eso provoca que el conjunto sea desigual. Atena y Zeus, los narradores con más peso en la historia, llegan a perfilarse todo lo bien que podríamos exigir a una novela de aventuras, pero hay otros, como Hefesto o Hermes que están un poco desdibujados y de los que te gustaría saber más. Pese a que he comentado que es original dotar a los dioses de humanidad, las personalidades de los mismos cumplen demasiado con el arquetipo. De ese modo, Atenea es la típica mujer dura por fuera pero tierna por dentro; Hefesto un tipo con la autoestima muy baja e incapaz de enfrentarse a los problemas solo; Hermes, el típico joven temerario; Alcides, el tío musculoso y fuerte que por dentro es un trozo de pan.

En conclusión, una novela muy recomendable para todo aquel que quiera pasar un rato entretenido y sin despegar los ojos del papel (o de la pantalla). Los personajes quizás deberían estar más elaborados, y dar el mismo peso a unos que a otros, pero acaba siendo un problema menor frente a lo bien hilvanada que está la trama y a los continuos giros que hacen que no sepas qué ocurrirá más adelante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario