lunes, 12 de agosto de 2013

Resumen semanal 05/08/13 - 11/08/13

Mientras el calor arrecia no hay nada más fresco que sentarse ante tu portátil del año de la catapún, que a la mínima que lo haces pensar un poco escupe fuego por el ventilador y alcanza la friolera de 80ºC solo en el disco duro. Pero hago lo que haga falta por mis lectores, incluso derretirme las yemas. Después de acabar con la 2ª temporada de "Homeland" tocaba empezar serie nueva. Estoy con la primera "The Wire" y solo os voy a adelantar que es muy, muy buena. Así que esta semana solo he visto 3 películas. De "Sin límites" ya os hablé largo y tendido, así que ahora os reseñaré las otras dos:


Mad City En esta película lo principal, aparte de unas buenas actuaciones de Dustin Hoffman y John Travolta, es el mensaje que el director quiere trasladarnos: que los medios de comunicación son los que mueven los tinglados y que son capaces de decantar la opinión pública y el devenir de los conflictos en pos de ganar audiencia y favorecer determinados intereses. Si quieren ensalzar a alguien saben cómo hacerlo. Si quieren hundirlo, también. Solo hacer falta recortar por allí alguna entrevista, eliminar lo que no les interesa y remarcar lo que sí. Como crítica social está muy bien, aunque ésta a veces resulte demasiado evidente y un poco reiterativa. La trama en sí misma es muy sencilla: el típico esquema del secuestrador y el negociador. Lo que la hace especial, a parte de la crítica social ya descrita, es que tiene a dos pesos pesados levantándola. John Travolta está perfecto y Dustin Hoffman en su línea, muy bueno. Totalmente recomendable para reflexionar sobre lo que vemos a diario por televisión, que no es otra cosa que la visión sesgada de lo que ocurre en el mundo y todo a través de los filtros de los medios.


Headhunters Esto es un claro ejemplo de lo que ocurre cuando quieres imitar el estilo blockbuster hollywoodiense y te sale igual de mal que a ellos. Esta producción noruega se desmarca de la estética gris y anodina de la mayoría de filmes escandinavos y adopta la estética típica de cualquier película americana. Cuando lo ves piensas: "parece que quieren reinventarse. Puede estar bien". La primera mitad de la película es entretenida y engancha. La personalidad de nuestro protagonista y su ritmo de vida resulta atrayente. Sabemos que todo eso se va a ir al garete y estamos esperando el momento de la debacle. Pero todo se echa a perder entre los tópicos del género. Persecuciones infinitas a cuál más rocambolesca que la anterior, giros argumentales que dan más vueltas que una peonza y que solo hacen que la historia se vuelva cada vez más inverosímil y un protagonista que pasa de persona normal y corriente a soldado capaz de cargarse a cualquiera. Típico de muchas películas de acción americanas. Pero eso tiene un pase. Lo que chirría son los mil y un artilugios de Nikolaj Coster-Waldau, y este en plan Rambo, sus métodos cada vez más "expeditivos" (te puedes tragar lo de perseguirlo con GPS y geles de pelo, pero lo del camión es una ida de olla), la conspiración empresarial que había detrás y que englobaba hasta al Tato (lo de la amante es de vergüenza ajena) o que el malo caiga en una trampa tan burda para que el protagonista se salga con su plan cogido por pelos, y que este sea tan perfecto que le devuelva a su estilo de vida de antes sin apenas cambios. Y bueno, la conversión de frío y cínico a afectuoso y buen tío que vemos al final también huele a final edulcorado made in Hollywood. En conclusión, le pongo la nota que le pongo porque la primera mitad está muy bien y por el intento de renovar un cine que, en mi opinión, es demasiado frío, impersonal y aburrido, aunque opte por copiar el esquema típico de los blockbusteres americanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada