jueves, 8 de agosto de 2013

[Crítica libro]: "Alta fidelidad" de Nick Hornby

Si te gustó la película, esto te va a
encantar
La batalla contra el reto se está cobrando muchas bajas. El reto va comiendo, qué digo, engullendo terreno a marchas forzadas. Los días y las horas van cayendo como moscas a su paso. Me cuesta horrores hacer que retroceda, pero al menos he conseguido detener su imparable avance. ¡Goodreads dice que solo estoy a 6 libros de ir al ritmo que debería llevar! Qué suerte, ya no estoy 9 por detrás. Ahora lo más preocupante es el ritmo de reseñas...en fin. Con "Alta fidelidad" llegamos al 22º libro del reto y me complace hablaros de un gran libro, uno de los mejores que he leído este año, a la altura de "Solaris" y "Libertad". Aquí tenéis la sinopsis extraída de Casa del libro:

"Rob Fleming está a punto de cumplir treinta y seis años y tiene una tienda de discos antiguos en el norte de Londres donde sólo vende vinilos. Su negocio, destinado a un público de serios coleccionistas de frivolidades, está siempre al borde de la bancarrota. Y Laura, su última novia, le ha dejado. ¿Será porque Rob parece empeñado en prolongar su adolescencia hasta la decrepitud o, como piensa él, porque su colección de discos y la de Laura eran incompatibles? Para consolarse, Rob se refugia en la compañía de Barry y Dick, sus cómplices en la tienda, y juntos hacen innumerables listas de los top del pop: las cinco mejores películas, los cinco mejores episodios de «Cheers»..."

No es que tenga unos conocimientos apabullantes sobre novelas de este tipo, pero estoy casi seguro que esta novela es una de las pocas donde se nos radiografían los sentimientos de alguien desde el punto de vista del hombre y no de la mujer, como ocurre en tantos otros casos (aunque ahora me viene a la cabeza los personajes de Walter y Richard de "Libertad" de Franzen). Aquí veremos las ralladas, a puñados, de un tipo al que le ha dejado su novia y de cómo se sobrepone, o no, a ello. Las reflexiones están trabajadas, centradas en perfilar una personalidad compleja, pero a la vez cotidiana, muy de hoy en día, y cuáles son sus opiniones en relación a la vida de pareja, la soledad y qué le deparará el futuro. Todo desde un punto humorístico que se agradece y que a la vez permite ocultar en muchos momentos el tono trágico de lo que se nos narra: que es un culo inquieto incapaz de sentar cabeza. Cuando tiene alguien a su lado, no puede parar de preocuparse sobre si esa persona es la adecuada, si de verdad se estará estancando y se estará contentando con una vida repetitiva y que no le deparará nada más hasta que muera. Y cuando está solo, es incapaz de concebir su vida si no es al lado de alguien. Sus temores relacionados con el vivir solo y el fracaso se intensifican. ¿Pero qué hay detrás de todo esto? Alguien incapaz de madurar, de reconocer que se está haciendo grande y debe aceptar las cosas tal y como vienen, no con resignación, pero sí intentando adaptarse a ellas y vivir con la máxima felicidad de los momentos que vienen y se van. Esta es, pues, una perfecta crónica de la inmadurez y la insatisfacción, de vivir la vida prisioneros de qué nos augurará el futuro en lugar de disfrutar del día a día. Y todo se lee muy rápido, gracias a una ágil narración que se apoya en un punto de vista en primera persona muy bien llevado. Pero no solo Rob es la estrella de la función. Los secundarios también tienen su profundidad, con sus propios problemas y visiones del mundo. Tenemos al agrio y desagradable Barry, siempre con su sarcástico e hiriente humor que casa a la perfección con una personalidad resentida con el mundo; a LaSalle, el rollete de Rob, que nos permitirá ver como flirtea nuestro protagonista en sus devaneos de soltero; las 5 exnovias de todos los tiempos, que nos ofrecen una visión de los diferentes estadios por los que ha pasado Rob a lo largo de su trayectoria amorosa, entre otros. En definitiva, todos tienen su papel y su utilidad en la historia, y en ningún momento te da la sensación de que sobre nadie, y eso es decir mucho.

También son enriquecedoras las constantes referencias a la música, el cine y la literatura. Las primeras son las que impregnan el relato; el protagonista solo es capaz de expresarse y de percibir el mundo a través de los discos de vinilo y las cintas de casete. Todo en su vida tiene un paralelismo musical. Y todo es clasificable en listas de "Las 5 mejores canciones X de todos los tiempos". Además, siempre son fuente de escenas cómicas. Aún me viene a la cabeza la escena en que el protagonista y sus dos empleados (igual de apasionados que él) elaboran un listado de 5 canciones que les gustaría que tocasen en su funeral, y todo a raíz de la muerte del padre de la exnovia de Rob. Algo que recomiendo es escuchar todas las referencias musicales que se van haciendo. En ocasiones refuerzan lo que nos quiere contar Rob y en otras, simplemente, descubres buenas canciones que desconocías.

En conclusión, estamos ante un libro plagado de grandes reflexiones que giran alrededor de la inmadurez y la insatisfacción. Retrata a la perfección una personalidad compleja y a la vez muy común, con un tono desenfadado que invita al humor, pero sin ocultarnos lo trágico de la situación. Y todo aderezado con referencias culturales que la enriquecen. Muy recomendable.

1 comentario: