sábado, 20 de julio de 2013

[Crítica serie]: "Homeland" 1ª temporada

Un duelo de titanes
Recién llegado de unos días de vacaciones y recién finiquitada la 1ª temporada de "Homeland" con un capítulo más largo de lo habitual, me dispongo a volver al ruedo. Hoy voy a hablaros de una serie que ha alabado prácticamente todo el mundo y que ha ganado un puñado de premios, entre los cuáles el Emmy a mejor serie dramática. No puedo estar más de acuerdo: la impresión es sobresaliente. Aquí tenéis la sinopsis extraída de Filmaffinity:

"El sargento de la Marina Nicholas Brody (Damian Lewis) regresa a casa ocho años después de su desaparición en Irak, donde vivió encarcelado y sometido a tortura. Finalmente, un comando de las fuerzas especiales lo localiza durante una misión. La joven Carrie Mathison (Claire Danes), una impulsiva e intuitiva agente de la CIA, sospecha que Brody se ha pasado al enemigo durante su cautiverio, pues unos meses antes un terrorista condenado a muerte le habló de un soldado norteamericano que había cambiado de bando."

Esta serie es un buen ejemplo de que la -aparente- sencillez, si es tratada con la máxima seriedad y profesionalidad, puede ofrecernos un producto de gran calidad. La trama en sí misma no va muy allá: una historia de terroristas islámicos que quieren llevar a cabo un atentado y la CIA intentando anticiparse a ellos, en plan el gato y el ratón que tanto hemos visto. Pero la diferencia es que aquí las pistas y los hechos se nos van presentando poco a poco, como un puzzle en el que se nos van revelando lentamente sus piezas, generando misterios sin resolver a la par que se van generando otros. Todo está rodado desde la óptica más humana, sin olvidar los sentimientos, dilemas y problemas personales que puedan tener nuestros personajes, ya sea nuestra protagonista Carrie Mathison y su problema con la bipolaridad o Nicholas Brody con su conflictiva vuelta a casa. Y eso hace que gane puntos. Porque a mí me parece interesante saber qué siente alguien que está dispuesto a cometer un acto terrorista, cuál es su punto de vista, o ver como un espía tiene defectos como el que más y cuáles son. También ayuda en todo momento un gran dominio del ritmo narrativo. Los creadores saben combinar a la perfección los momentos más introspectivos con la acción más espectacular, con giros y cliffhangers sorpresivos, y con momentos de pura investigación donde brilla un más que solvente guion. Pero lo mejor de todo es que todo resulta plausible argumentalmente hablando y casi nada chirría; digo casi porqué sí hay un detalle que no acaba de convencerme y es que Brody lo haga todo por un niño muerto. Sé que es duro, pero está su familia y me parece difícil creer que una vez vuelve a casa continúe pensando en aquel niño, que por muy buenas migas que hiciese con él, no es equiparable a sus dos hijos naturales, por poco que los haya visto en todo este tiempo (quizás necesitaríamos un mayor desarrollo de esta relación paterno filial para no pensar así). Pero más allá de algún detalle como el que he contado, la trama es sobresaliente.

Pero aquí, como ya he dejado entrever, lo más relevante viene de la mano de sus personajes. La pareja protagonista está impecable, con actuaciones brillantes. Debo felicitar a Claire Danes por encima de todos, por su entregada actuación. Es capaz de combinar distintos estados de ánimo y transmitirte esa sensación de realidad en cada uno de ellos, desde una profunda depresión hasta una crisis de ansiedad en toda regla. Los premios que ha cosechado me parecen totalmente justificados. Por otro lado tenemos a un elenco de secundarios muy competentes, donde destaca un genial Mandy Patinkin como Saul, el superior de Carrie. También son de gran calidad las de la familia de Brody,  destacando a su hija, que me ha encantado, o el subdirector David de la CIA. En conjunto nos ofrecen unas actuaciones que dotan de gran realismo a la trama y constituyen el mayor puntal de la serie.

¿Qué nos deparará la segunda temporada? Estoy temblando, para qué negarlo. El listón de esta primera temporada es elevadísimo, y tal y como suele suceder en todas las segundas temporadas, se produce un bajón que lastra la calidad del conjunto. Espero que no sea así, porque esta primera temporada es de una calidad sobresaliente.

2 comentarios:

  1. Interesante, sólo vi un trozo y me atrapó, quizá porque era el final y venían a desentrañar el personaje de Brody, diciendo por qué se había vuelto... terrorista.

    Muy buen reseña!!!
    Nelly.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias! Pues te recomiendo que la veas, a mi me mantuvo atrapado. Ahora estoy con la segunda y, en cuanto la acabe, haré reseña. Solo puedo decir que de momento se mantiene más o menos igual que la primera. No he notado aún el temido bajón.

    Que vaya muy bien y gracias por comentar!

    ResponderEliminar