lunes, 10 de junio de 2013

[Crítica película]: "Mulholland Drive" de David Lynch

En qué lío más surrealista
nos hemos metido eh
Hace un par de semanas que vi esta película de David Lynch y como siempre me acerqué con un poco de recelo a ella, aunque como ya comenté en una entrada anterior, el balance lynchiano es más que positivo. Con "Mulholland Drive" estamos ante una de esas películas suyas surrealistas y onírica, más compleja que otras del estilo como "Carretera perdida" o "Terciopelo azul". Os dejo una parca sinopsis extraída de Filmaffinity:

Betty, una joven aspirante a actriz, llega a Los Ángeles para convertirse en estrella de cine y se aloja en el apartamento de su tía. Allí conoce a Rita, una mujer que padece amnesia a causa de un accidente sufrido en Mulholland Drive. Las dos juntas deciden investigar quién es Rita y cómo llegó hasta allí.

Bien, la historia puede parecer simple. Pero es la puesta en escena de Lynch lo que hace que esto no sea tan sencillo, ni mucho menos. Todo se va tejiendo alrededor de escenas aparentemente inconexas, un puzzle desordenado difícil de encajar. Entiendo que haya gente que se le atragante esta película: es complicada. Y no sólo por los hechos, que como ya he dicho no están montados siguiendo un esquema al uso, sino por los personajes. Aquí es donde todo se complica. Hay muchos personajes secundarios que son difíciles de analizar, como el cowboy o el tramo final donde se nos revela quien es realmente Betty. Pero es precisamente esta dificultad la que hace que me haya gustado. El cine de Lynch está hecho para que el espectador ponga de su parte, que él construya el puzzle y que si ve que hay eslabones perdidos, los rellene él mismo con sus deducciones. Eso puede provocar dos reacciones en el público: aburrimiento o que te quedes enganchado.

Yo soy de los segundos. La extensión de 2 horas y media puede echar para atrás a cualquiera, pero a mí se me pasó rápida al intentar buscar la solución a todo el embrollo. No voy a detallaros aquí mi teoría para no extender en exceso la reseña, pero estoy abierto a ello en los comentarios (así que os animo a comentar). Pero si debo aclarar algunos hechos importantes de la trama. Rita es ayudada por Betty para investigar su identidad, pero hay un momento en la narración que todo cambia bruscamente. Betty ya no es Betty, sino la exnovia de Rita (Diane). Y aquí es donde muchos espectadores se lían y ya no entienden nada. Yo creo que sí lo entiendo y para explicar-lo debo hacer referencia a una de las figuras que más me gustan del cine de Lynch: el guía del mundo onírico. Siempre, en todas sus películas, en la vida real hay trazas de un mundo oculto, apenas entrevisto que subyace detrás de la conciencia. Y de ahí surgen seres tétricos (en este caso encontramos al cowboy o al ser de detrás del muro del restaurante) que no tienen malas intenciones como pueda parecer, sino que simplemente sirven para guiar al personaje, que generalmente no percibe la realidad correctamente, y que descubra la verdad. En este caso, yo creo que la primera Betty, la que acoge a Rita y la ayuda a buscar su identidad, es uno de esos seres. ¿Qué me hace pensar en ello? Pues que cuando ella y Rita descubren la caja y esta última la abre, Betty desaparece. La caja guarda la memoria que ha perdido (y ya no necesita a Betty), los hechos horribles que Rita había olvidado: que provocó que su exnovia se suicidase cuando ya no quería saber nada de ella una vez entra en la espiral de Hollywood (y que vemos muerta en una cama de aquel apartamento que investigan Betty y Rita). Y esa exnovia es ni más ni menos que Diane, que físicamente es como Betty. La caja le permite ver todo lo que planeó Diane por despecho, incapaz de aceptar el rechazo que sufre por parte de Rita, como cuando planea el accidente que provocaría la amnesia de Rita al inicio. Y si os fijáis el flashback viene marcado por la aparición del cowboy (que también aparece de fondo en la fiesta del final): estamos ante una revelación de esos seres. Con todo esto no aclaro los múltiples detalles y escenas, como la del restaurante y el monstruo detrás del muro. Tampoco explica como otros personajes son capaces de interactuar con Betty, pero bueno. Pero sí explicaría que Rita se lie con Betty, por ejemplo.

Dejando atrás este largo párrafo que poco se asemeja a una crítica, debo destacar otros aspectos. La crítica que subyace detrás de la trama y que pretende poner en evidencia el mundo turbio que reside detrás de Hollywood está bien. Las actuaciones son notables, en especial Naomi Watts, que lo hace genial, y el guión está muy cuidado (hay conversaciones muy curradas, como la que mantiene el cowboy con el director de cine o la de los dos amigos que se reúnen en el bar para hablar sobre el sueño de uno de ellos). La BSO en la línea del maestro Angelo Badalamenti.

En conclusión, una buena película donde no todo está masticado como de costumbre y que si te dejas llevar por el juego que nos propone Lynch te gustará. Pero entiendo que no sea del gusto de todos y que resulte tediosa a algunos. No la recomiendo a todos los públicos; sólo a aquellos abiertos a tocar temas surrealistas y oníricos.

4 comentarios:

  1. Lynch siempre me ha provocado sentimientos encontrados. Por un lado me gustan sus historias oníricas, que no lo de todo hecho y haga que pienses, pero por otro lado suelo terminar sus películas pensando que, o me he perdido algo, o simplemente la película no tiene sentido. Supongo que ese es parte de su encanto.
    A mí esta película me gustó, pero tampoco se la recomendaría a todo el mundo.

    Un blog interesante. Andaba yo leyendo cosas por Ábretelibro y no sé cómo he acabado aquí. Te sigo en twitter ;)

    ResponderEliminar
  2. Sí, supongo que la gracia está en intentar encajar el puzzle y, cuando no, imaginar las piezas que te faltan. Pero sí, entiendo ese sentimiento que comentas.

    Gracias por lo del blog y por comentar. A mi también me ocurre igual en Ábrete libro: voy vagabundeando y acabo en blogs y no sé como he llegado a ellos xd

    Un saludo! ;)

    ResponderEliminar
  3. Larga vida a David Lynch!

    ResponderEliminar
  4. David Lynch es lo mejor que hay, creo que es un tanto complejo entender todo lo que hace en sus películas pero con sus actores predilectos como Justin Theroux lleva a cabo un sinfín de ideas que a mi me fascinan y me hacen analizar muchas cosas.

    ResponderEliminar