miércoles, 26 de junio de 2013

[Crítica película]: "El hombre de acero" de Zack Snyder

Yo quiero ir al mismo gimnasio que él
Últimamente voy poco al cine. La cosa radica en que estoy finiquitando a marchas forzadas algunas series que tenía colgadas y he revisionado películas de las que ya os había hablado con anterioridad, como "Up in the air" o "Young Adult". Pero en cuanto me ponga con ello os hago un buen resumen semanal como Darwin manda. Dicho esto, ayer fui al cine con mi hermano y vimos la nueva versión de Superman de Zack Snyder. Por los tráilers me pareció brutal y tenía muchas ganas de echarle el ojo. Tenía un buen pálpito...¿se cumplió? Por un lado sí y por otro no. Pero antes de dirimir sus pros y contras os dejo con la sinopsis de Filmaffinity:

"Clark Kent (Henry Cavill) es un joven que posee poderes sobrehumanos. Cuando era un bebé, fue enviado a la Tierra desde Krypton, un lejano planeta muy avanzado tecnológicamente. Educado en los valores de sus padres adoptivos, Martha (Diane Lane) y Jonathan Kent (Kevin Costner), llega a la conclusión de que esos poderes le exigen grandes responsabilidades, y no duda entonces en transformarse en Superman, para proteger no sólo a los que quiere, sino también para representar una esperanza para el mundo."

La historia es harto conocida por todo el mundo imagino, así que poco voy a discutir sobre la trama en sí. Pero eso no impide que me haya quedado con la sensación de que argumentalmente era un poco pobre. La originalidad del enemigo y de la tecnología punta de Krypton no oculta una cierta simpleza. Enemigo que viene a la Tierra y Superman debe acabar con él para proteger a la humanidad. ¿Se puede exigirle a una película de superhéroes más complejidad? Después de ver la retahíla de Marvel con sus Hulks, Ironmans y demás sé que la respuesta es no. Y viendo la trilogía del Caballero Oscuro, pues sí. Pero este último caso es especial. La naturaleza humana de Batman y de sus enemigos son campo abonado para tratar el tema desde la óptica de Nolan (pero no que sea sencillo, ojo). En mi opinión "El hombre de acero" se sitúa por encima de las otras y  marcadamente por debajo de las de Nolan. Y básicamente por la espectacularidad sin límites que nos ofrece Snyder. Pero cuando la película aborda aspectos más emocionales y más de diálogo, del pasado del protagonista, se queda un poco corta. Los momentos son anecdóticos y, aunque no están mal, tienen un regusto a visto con anterioridad. Snyder quería espectáculo y se siente más cómodo desde esa perspectiva.

Entonces, desde el punto de vista de espectacularidad, efectos especiales y acción la película es abrumadora. Pocas veces he disfrutado tanto de una película construida alrededor de ostias y mamporros. Porque Snyder sabe qué es crear diversión. Y no repara en destrucción. Si los extraterrestres quieren terraformar la Tierra y por ello deben destruirla...pues destruyen todo lo que haga falta y más. Que Zod y Superman se lían a ostias por la ciudad y, enfrascados, la van destruyendo, pues la destruimos por todo lo alto. A Snyder le debo la mejor película de combates y destrucción que he visto. Parece que en otras películas de superhéroes, como "Los vengadores", los enemigos no estén a la altura y se contengan para no destruir demasiado el entorno. Ahora me viene a la cabeza la escena de "Los vengadores" donde los enemigos apenas destruyen una avenida principal. Pero aquí Snyder desmorona edificios, hace explosionarlo todo, destruye aviones y satélites y todo aderezado con combates cuerpo a cuerpo brutales como no había visto con anterioridad. Desde que vi "Watchmen" y "Sucker Punch" (esta última me gustó mucho pese a lo denostada que está) me di cuenta que este tipo sabe de cómics, manga y videojuegos (lo digo sin saberlo con certeza tampoco, entendedme) y crear situaciones extremas.

Los personajes...bueno, hay de todo. A mi Henry Cavill me convence; es un tipo que con solo verlo me cae bien, además que actúa bien. Michael Shannon como general Zod, de lo mejor. Los padres, encarnados por Kevin Costner y Diane Lane, junto con Russell Crowe, bien también. Después está Amy Adams que me chirría un poco haciendo el típico papel de heroína que se atreve a todo y Laurence Fishburne totalmente prescindible. Digamos que el reparto cumple, pero sin ningún alarde de genialidad. Por otro lado, quiero destacar la fotografía. No entiendo mucho de estos aspectos, pero los paisajes y planos me parecieron preciosos. Y la banda sonora es notable viniendo de Hans Zimmer, pero por debajo de otros trabajos que considero mejores como "Origen" o "El caballero oscuro".

En conclusión, que si buscas una película con la que entretenerte y disfrutar un rato, sin muchas pretensiones, es la tuya. Si no te molesta que el argumento sea simplucho porque buscas espectáculo, efectos especiales que quitan el hipo y, en definitiva, acción a raudales, es la tuya. En caso de que no busques eso, no te la recomiendo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada