lunes, 24 de junio de 2013

[Crítica libro]: "La vuelta al mundo en 80 días" de Jules Verne

Una vuelta muy simple...
Vale, a muchos de vosotros no os salen las cuentas. Ya ha pasado el ecuador del año y solo llevo un tercio de reto. ¿Qué haré? Imagino que ir con un libro bajo el sobaco hasta para ir a comprar. Mientras vais haciendo apuestas sobre si lograré el reto o no, yo os hablaré sobre una de las apuestas más famosas de la literatura aprovechando que toca reseñar el 17º libro del reto. Se trata de "La vuelta al mundo en 80 días" de Jules Verne. La mayoría de vosotros ya sabréis de qué va la historia, pero para aquel que no tenga ni idea, le dejo la sinopsis de Casa del Libro aquí:

"Phileas Fogg, un verdadero "gentleman", miembro del Reform Club, arriesga toda su fortuna en una apuesta. Se compromete a dar la vuelta al mundo en ochenta días, basándose en un cálculo hecho por el periódico "Morning Chronicle". A través de este fascinante viaje por el globo, Julio Verne nos presenta el verdadero tema central de la obra, que no es la mera descripción geográfica, sino el dominio del tiempo, alcanzado por el hombre gracias al desarrollo tecnológico y de los medios de comunicación."

La premisa es esa. Y ya está. No tiene más. Entiendo que en su momento debió ser el nova más, pero ha envejecido bastante mal. Personajes apenas desarrollados, fríos en ocasiones y estereotipados casi siempre. Pero vayamos primero a la trama. La clave de que fuese tan relevante en su momento, hipótesis mía, es que era la única manera que tenían algunos de conocer más sobre países exóticos que de otra manera no podían conocer. Quizás muchos de ellos nacían y morían en el mismo pueblo y la única manera de viajar era con novelas de Verne. Esto lo comento porque hay párrafos extensos que más que descripciones de paisajes o lugares parecen amasijos de datos cortados y pegados de la Wikipedia. Muchas veces rompen el ritmo de la novela. El viaje se antoja muy simple, un viaje donde Verne se limita a saltar de un lugar a otro más preocupado para cuadrar los horarios y los días de viaje que centrarse en viajes interiores que vayan atados a lugares o experiencias derivadas de los lugares que visitan. Si en las descripciones resulta aburrido, en los diálogos tampoco se luce mucho. El guion es simple.

Pasando a los personajes, estos resultan muy estereotipados, rozando en muchos casos el estúpido. La frialdad de Fogg, las pocas luces de Picaporte hasta para lo más obvio, el carácter florero de Aouda, la inquebrantable convicción de Fix y lo grises que suponen todos los secundarios hace que sean cargantes. Y apenas hay evolución en ellos. Sólo al final Fogg revela un atisbo sentimental hacia Aouda, pero los demás se mantienen más o menos iguales a lo largo de toda la narración. Yo solo salvaría a Picaporte de la quema; es divertido con sus comentarios y acciones que surgen de malentendidos fruto de choques culturales. Pero ya está.

Y poco más a añadir. La reseña es tan simple y sintética como la novela. Sólo la recomiendo para aquellos nostálgicos que quieran quitarse la espina de no haberla leído aún. Ojo, no digo que sea mala. Sólo que ha envejecido mal y si no la lees bajo el prisma del paso del tiempo puede que, tal y como me ocurrió a mí, te aburra.

4 comentarios:

  1. Pues qué decirte Iván, sobre la novela de Julio Verne...
    Que totalmente de acuerdo. Pero sobre todo con el echo de que hay que leerla bajo ese prisma que dices tú. Hay que leerla sabiendo más o menos de antemano lo que uno va a leer, que parece que no, pero la literatura y sus modelos han cambiado mucho mucho.

    Veo que la anterior reseña es "Cosmética del enemigo" y me atrae locamente, pero mejor primero leo el libro y después te comento qué me parece a mi en base a tu reseña jeje Que si no, voy a ir con idead preconcebidas y poco virginales a abrir la primera páginca y venero demasiado a la señorita Nothomb como para hacer tal cosa jajaj

    Bueno, que te encontré por Literautas y me ha encantado este sitio, así que ya tienes una fan :)
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Primero, encantado de tenerte como fan y que te haya gustado. Ahora me toca el turno de chafardear un poco por tu blog ;)

    Respecto a la novela de Julio Verne, estoy totalmente de acuerdo con lo que comentas. Mi problema radica en que soy incapaz de ponerme en esa piel; cuando leo algo como "La vuelta al mundo en 80 días" soy incapaz de abandonar los pensamientos como: "qué aburrido" o "qué estilo tan recargado". Pero soy consciente que debemos situarnos en el momento en que se escribió.

    Respecto a "Cosmética del enemigo", no leas mi reseña bajo ningún concepto, que está plagada de spoilers jaja. Cuando lo leas lo comentamos entonces. ;)

    Un saludo XIII. Nos vamos leyendo. Gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  3. Yo no he leído el libro, pero por la película sé que la trama es, cuanto menos, simple. Casi se podría decir que es una historia infantil con escritura de adulto. Pero, aunque eso para mí no supone un problema, reconozco que puede haber gente que se acerque a la novela con una idea mitificada en mente y que les decepcione. Pero es lo que tú dices, en una época en la que pintaban un tigre en un cuadro basándose en el gato montés del vecino, una novela así debió suponer tal revolución en sí misma que el estilo no se puso en duda :P

    Un abrazo, vengo de GR y me pasaré siempre que pueda ^^

    ResponderEliminar
  4. Tienes toda la razón. Había oído hablar tan bien de ella y de Verne y el mito que había generado era tan elevado que al final me decepcionó. Muy simple.

    Y bueno, encantado de tenerte por aquí. Comenta siempre que quieras, un saludo. Y gracias por comentar!

    ResponderEliminar