jueves, 20 de junio de 2013

[Crítica libro]: "Cosmética del enemigo" de Amélie Nothomb

Ojalá nunca nos encontremos con
un Textor Texel
Sabiendo que la ansiedad podía con vosotros, he pensado que era un buen momento para hacer reseña del 16º libro del reto 60 libros leídos en 2013. Esta vez le ha tocado el turno al segundo libro que leo de Amélie Nothomb tras "Viaje de invierno" (que ya reseñé aquí) y que, si recordáis, era en realidad el libro del que había recibido recomendación desde el blog "Los cuentos de Nelly". Sin más dilación, la sinopsis extraída de Goodreads:

"El empresario Jérôme Angust escucha el anuncio de que su vuelo sufre un retraso sin determinar. Un inesperado interlocutor, Textor Texel, le dará conversación a pesar de su manifiesta resistencia. A lo largo de su relato, la violación y el asesinato se irán perfilando con nitidez cada vez mayor, y Textor se transformará en una abominable encarnación de todos los fantasmas de Angust."

Al ser un libro tan corto no voy a poder omitir los spoilers, así que vais sobre aviso. Como ya comenté en la reseña de "Viaje de invierno", Nothomb se vale de una premisa peculiar, la desarrolla al máximo y la lleva a sus últimas consecuencias. En este caso tenemos una historia que gira alrededor de una conversación bastante peculiar entre un tipo extraño, llamado Textor, que se propone fastidiarle la existencia a otro, Jérôme Angust, todo ello en la sala de embarque de un avión que se ha retrasado. Como es habitual en ella, la historia toma tintes surrealistas a medida que vamos conociendo en profundidad a Textor; este tipo tiene una visión peculiar de la vida (como abogar por la violación o tomar todo aquello que le plazca), sustentada a partir de una lógica bien construida y que, para él, totalmente certera e incomprendida. Y el personaje de Angust sirve para poner esta visión particular en entredicho, dando el contraste como defensor del punto de vista típico que podríamos tener todos (o alguien decente). ¿Es eso todo lo que nos ofrece esta novela? Pues no. Como ocurría en "Viaje de invierno", Amélie se vale de un giro argumental para cambiarlo todo. Gracias a este nos permite explorar la vertiente más oscura del ser humano, aquella parte de nosotros que permanece oculta y que, por suerte, en muchos de nosotros no aflora. La intención de Amélie es sentar las bases de que en todos nosotros reside un potencial oscuro, un demonio interno, capaz de lo peor.

El libro es interesante y, cuando se produce el giro, el ritmo se vuelve vertiginoso y llega a enganchar hasta desembocar en un final coherente y lógico con lo que se estaba desarrollando (memorable cuando Angust y Texel estrellan su cabeza contra la pared). Pero no me acabó de gustar el primer tramo. Y creo que el problema reside en que es muy difícil empatizar con Texel, que es el que lleva la batuta en la primera parte y Angust es simplemente un complemento para conocer al tarado. Y se me hizo pesado. Su lógica, aunque muy argumentada, me daba repelús y eso hacía que el libro en sí me pareciera un poco desagradable. Y es que es una novela de personajes, de dos concretamente. Y si no conectas con uno, queda un poco cojo. Sé que se trata de una crítica poco justificada, pues Texel está construido precisamente para eso, para que no empatices con él. Pero a la vez creo que es el motivo para que se me hiciese pesada la primera parte. Afortunadamente el libro es cortito y alrededor de la mitad se da el giro argumental y se vuelve mucho más interesante.

Finalmente, quiero dedicar un pequeño espacio a la portada de la edición de Anagrama. Al principio me pareció pobrísima, como otras de la misma editorial, pero una vez leída la novela cobra sentido. Los dos personajes son caras de una misma moneda, como dos recortes que se pueden unir para construir una sola persona.

En conclusión, estamos ante un libro interesante para pasar un rato entretenido, aunque en mi opinión la naturaleza de uno de los personajes hizo que no me acabase de gustar lo que leía. Aun así no todo es lo que parece y la segunda mitad remonta hasta un final bien construido y coherente con lo leído.

4 comentarios:

  1. Lo cierto es que lo de la portada tiene su aquel... yo también pensé al terminar que la habían elegido por ese motivo...
    ^_^ Feliz viernes, Ivan!!!!!!
    Y gracias por mencionarme en tu blog.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que los de Anagrama son un poco spoiler, pero muy sutiles eso sí :P

    Que tengas un buen día también y saludos!

    ResponderEliminar
  3. De Amelie te recomiendo La metafisica de los tubos ;)

    Saludos Ivan y muchas gracias por haberte pasado por mi blog y comentar!

    Maria

    ResponderEliminar
  4. Apuntado queda. Amélie será lo que tu quieras, pero original con los títulos...El próximo que leeré de ella es "Estupor y temblores", que lo tomé prestado de la biblioteca hará una semana. ¿Tú lo has leído?

    Y encantado de tenerte por aquí. Pásate siempre que quieras. ¡Gracias por comentar!

    ResponderEliminar