sábado, 4 de mayo de 2013

[Crítica serie]: "The Walking Dead" 3ª temporada

Qué gran capítulo aquel...
Bien, por fin la reseña que todo aficionado de los zombies estaba esperando. Echando la mirada atrás, no recuerdo película ni serie mejor de zombies. Cierto, no he visto los clásicos. Pero sí he visto películas como "El amanecer de los muertos" de Snyder, "28 días después" de Boyle o "Zombies Party" de Wright y son peores. E imagino que la del zombie adolescente no es mucho mejor. Lo que les falla a estas y otras y lo que funciona tan bien en "The Waking Dead" es el realismo. Sí, también hay cosas poco verosímiles (como que todos han nacido con una puntería innata), pero a grandes rasgos su punto fuerte es que nos ofrece una visión realista del apocalipsis zombie. La primera temporada tuvo dos primeros capítulos excelentes y a partir de esos, aunque estaba bien, se fue deshinchando. En contra de lo que muchos dicen, a mi sí me gustó la segunda temporada. Es cierto que a ratos se hacía tediosa y que se echaban a faltar más zombies, pero sus primeros y últimos capítulos estaban muy bien. ¿Y qué me ha parecido esta? Ojo, spoilers! En este caso he elaborado una reseña "menos profesional" y más palomitera, pero es que este tipo de series no tienen mucha moraleja ni mensaje y exigen una reseña de destripe. Después de este extenso preámbulo, allá va:

Pues bien, esta temporada es distinta. Aquí, como si se hubiesen dado cuenta de que en la anterior habían escatimado demasiado en acción, no se cortan en avasallarnos con tiroteos, zombies, tiroteos y más zombies. Pero vayamos por partes. Aquí la trama "se complica" todo lo que puede complicarse una historia de muertos vivientes: se nos abren dos tramas paralelas. Por un lado tenemos el grupo de Rick y por el otro el del gobernador. Los primeros intentan hacer habitable una cárcel infestada de zombies para dejar de vagar de un lado a otro y así poder descansar de la vida nómada y proporcionarle a Lori un sitio seguro para que pueda tener al bebé. Y los segundos, donde tenemos a Andrea y su amiga, han montado un pequeño pueblecito, Woodbury, constituyendo así otro emplazamiento seguro. Durante los primeros 4-5 capítulos esto funciona a la perfección, sobretodo porque no estábamos acostumbrados a tanto zombie dando vueltas, el gobernador no es un tipo muy limpio y esconde algo, la prisión es fuente de varias situaciones más que tensas (memorable el capítulo 4) i el grupo que se ha formado en la prisión es atractivo, con sus nuevas incorporaciones.

Pero a medida que vamos avanzando y pasan esos primeros capítulos, la cosa se alarga, y mucho. Como todos habíamos previsto, surgen conflictos entre los dos grupos. Y aquí es cuando todo se deshincha. La primera vez está bien, pero acaban repitiendo el esquema una y otra vez, sin parar. A veces el grupo del gobernador secuestra a alguien o hace X cosa malísima, y ya tienes a nuestros protagonistas yendo hasta allí, rescatando a alguien, tiroteo y vuelta a la prisión. Y si no es esto, es que sustituimos el pueblo del gobernador por otro lugar. O sino, es que ocurre la situación inversa: el gobernador envía a alguien a la prisión o a otro lugar a matar a alguien, hay problemas, zombies por medio, y todos vuelven a su sitio. Y no paran de ir y venir. Es decir, desde el punto de vista argumentativo la cosa se estanca bastante. La parte de la prisión aún se sostiene, pero la del gobernador resulta en muchas ocasiones aburrida, pues su único objetivo es mostrarnos lo malo y falso que es. Pero luego ya hablaremos de los personajes. ¿Es todo malo? No, porqué hay momentos buenos y muchas veces de la mano de los caminantes. Además, los dos últimos capítulos están bien, sobre todo cuando Merl intenta acabar él mismo con el gobernador o cuando al gobernador se le gira la pinza al final.

Qué manía con ir de excursión por la prisión. Después os encontráis en
un callejón sin salida con los amigos y pasa lo que pasa
Cuando analizamos a los personajes, hay muchos que salen perdiendo. Y estos son los de Woodbury, y el gobernador el primero. Nos enseñan y vuelven a enseñan de mil y una maneras diferentes lo supuestamente complejo que es el tipo, lo falso y manipulativo que es y bla bla bla. A mí me cansa. Es un psicópata, vale, capaz de lo peor, pero basta ya de mostrarlo. La única que no se da cuenta es Andrea, la empanada de Andrea, el otro personaje aborrecible de la temporada. Si se dejó engatusar por Shane en la segunda temporada, en esta por Phillip. Ni qué decir de los demás secundarios de allí, como Milton o Merl (aunque este último repunta al final). Sería injusto decir que todos están mal. El grupo de Rick está bien. Rick es un tipo que siempre me ha caído bien, pero mejor me caen Daryl y Hershel. Son personajes empáticos, con los que es difícil no conectar, al igual que la hija rubia de este último. Maggie y Glen ni fu ni fa, Carol igual que antes y Michonne, aunque también resulta un poco cansina, está bien, sobre todo hacia el final. A destacar determinados momentos de T-Dog y Lory (a la que no soportaba en anteriores temporadas) y de los prisioneros reconvertidos de la prisión. Y el hijo de Rick, bueno, durante toda la temporada me gusta bastante, excepto por su cambio al final.

Para acabar destacar el impresionante trabajo que han hecho con los zombies y los efectos especiales, muy cuidados. También las escenas de acción, que para ser una serie, no han escatimado en ellas.

Para sacar una conclusión de todo lo que os he destripado, debo decir que se trata de una temporada con altibajos, con capítulos muy buenos y otros repetitivos, unos mejores y otros peores. El inicio está muy bien, el nudo es flojo y el final es entretenido. Eso sí, para pasar un rato entretenido vale la pena, pero no más. Tampoco os dejará ningún poso ni os hará reflexionar.

2 comentarios:

  1. La verdad es que a mí esta temporada me ha entretenido bastante. Es cierto que hay mucha ida y venida prisión-Woodbury, pero la he encontrado más equilibrada en plan acción/escenas de reflexión/zombies.

    Sin embargo, a mí Rick sí que empieza a desquiciarme un poco, con esos momentos "toi mu loco, eh!" Vale que ha sufrido una grave pérdida, pero todos los del grupo han pasado por lo mismo, leñe, y no se vuelven medio majaretas. Andrea, para mi gusto, le daba un puntillo a la serie, aunque sé que muchos la aborrecen. También me gustan Michonne, Carol, Hershel y Daryl. Pero a Carl no le soporto... :)

    De todas formas, la serie en general me gusta. Quizá porque no he leído el cómic y soy menos purista en ese sentido en cuanto a fidelidad de la adaptación.

    Veremos por donde van los tiros (sí, esos tiros que, como bien dices, siempre aciertan en la cabeza... ay que ver qué tino!) :D

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Sí, la verdad es que es entretenida. Esta tiene lo que le faltaba a la segunda: zombies.

    Tienes razón con lo de Rick. Estaba ya un poco harto del tema veo fantasmas jaja. Pero lo de Andrea es de campeonato! No actua con coherencia, cuando tenía la ocasión de acabar con él no lo hacía! Tampoco entiendo ese poder de convicción del gobernador. Hacia el final, sabiendo lo que saben, tanto Andrea como Rick se tragan lo de que quiere hacer las paces! xD Creo que en ese sentido la cosa ya estaba demasiado alargada.

    Como bien dices, ahora tendremos que esperar para ver como continua la cosa. Aventuro que la labor humanitaria con la que acabamos la temporada no les va a ir muy bien...

    Muchas gracias por comentar y un saludo!

    ResponderEliminar