lunes, 6 de mayo de 2013

[Crítica película]: "Terciopelo azul" de David Lynch

Esta semana sólo he tenido tiempo para una película, pero no sufráis. En un par de semanas acabo ya con el máster y me podréis leer con más asiduidad y de muchas más cosas. Por lo tanto no haré ningún resumen semanal, pero sí haré una reseña en profundidad de "Terciopelo azul" de David Lynch.

Antes de entrar propiamente en la película debo hablar de los antecedentes. David Lynch, como todos sabéis (y quién no lo sepa lo leerá a continuación), es un tipo que hace un cine un tanto especial, de autor. Te pueda gustar más o menos, el hombre tiene un sello inconfundible e inimitable. Su especialidad es el cine onírico y surrealista, del que no entraré mucho en detalle, donde siempre lo real, lo superficial, se solapa con los misterios del subconsciente, siempre perturbadores. Antes de "Terciopelo azul" ya había visto un buen número de películas del director; "Una historia verdadera" y "El hombre elefante" me parecen brillantes -y casualmente son sus pelis menos lynchianas-; la serie "Twin Peaks" y la película "Carretera perdida", notables; "Twin Peaks: fuego camina conmigo" y "Corazón salvaje", cansinas y demasiado retorcidas y surrealistas. Así pues me acerqué a "Terciopelo azul" con cierto temor. Algunas opiniones negativas y otras positivas me dejaron igual de desconcertado. Al final, la ví. Y puedo decir que superó la prueba.

Yo no me meto en ese apartamento
ni borracho
El argumento no es muy complejo (también tenéis que tener en cuenta cuando se rodó: 1986. Vale, sí, tampoco hace taaanto): un joven, Jeffrey Beaumont, se encuentra una oreja de camino a su casa. Junto con una amiga, hija del jefe de policía que se encarga del caso, y sin que la policía se entere, siguen de cerca a la principal sospechosa del caso. Beaumont se siente atraído, sin que él sepa porqué, por toda la historia. Acabará por inmiscuirse en la vida de la mujer, estableciendo una relación sexual extraña con ella, e involucrándose en una trama criminal. Bien, la gracia de todo esto es que Jeffrey, sin saber exactamente qué fuerza lo empuja a ello, se siente atraído por ese mundo oscuro -que simboliza el apartamento de Dorothy Vallens- y por la propia chica. Beaumont se siente atraído por dos mundos opuestos: por un lado por la pureza que simboliza su amiga y por otro por la oscuridad, la violencia y lo misterioso. Ambas perspectivas se remueven dentro de él y se siente atraído por igual por ambas. Eso le empuja a sumergirse en la espiral del apartamento, que lo engulle. Acabará tratando con una retahíla de personajes que simbolizan la sordidez y un mundo salvaje y demente; el líder de esta banda, el personaje interpretado por Dennis Hopper, es un tarado de cuidado que tiene a Dorothy esclavizada.

Algo que debo reconocer de Lynch, tanto si la película me ha gustado como si no, es que es capaz de recrear muy bien realidades extrañas y demenciales, que se esconden detrás de lo perceptible. En ellas vive el mal, seres abyectos capaces de lo peor, que simbolizan lo más turbio y profundo del subconsciente. Yo con algunos personajes malvados me he acojonado, como con aquellos habitantes de la Logia Negra de "Twin Peaks" o el guía del protagonista de "Carretera Perdida". En "Corazón salvaje" rozaban el ridículo (esta película no me gustó en absoluto), pero siempre tienen algo que te horrorizan. Pues bien, en esta película hay varios personajes que consiguen pasar a la categoría de perturbados, pero no lo son tanto como en otros films. Y se esconden detrás de la aparente placidez de la ciudad. Como en toda película de Lynch, también hay retazos de pureza, y en "Terciopelo azul" la amiga del protagonista se encarga de ofrecernos la alternativa a todo ese lado negativo de nuestra existencia. Lynch parece querer mostrarnos que en este mundo siempre hay un lado bueno y un lado malo de todo y se esconde detrás de la fachada de lo cotidiano.

Para acabar, destacar la canción "Blue Velvet" de Bobby Vinton, tanto cuando se oye su versión como cuando la oímos de boca de Isabela Rossellini.


La recomiendo, pues es una buena película para introducirte en el mundo de Lynch. Es más moderada que otras de su filmografía y pasas un rato entretenido.

10 comentarios:

  1. Interesante, Ivan. Conocí a alguien que tildaba a este director de "genio", pero tras ver Muholland Drive (no sé si lo he escrito bien) pensé que... estaba un poco loco. Claro que la historia... en verdad la perspectiva es la de alguien que no está cuerdo (me refiero a que lo que narra, claro, es la perspectiva de un personaje); el caso es que me sigue picando la curiosidad y a lo mejor esta película sí resulta... buena, interesante de ver. Tras leerlo, por cierto, muy buena reseña, creo que puede ser interesante echarle un vistazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola de nuevo Nelly!

    Es que se ve que tiene dos tipos de cine. Por un lado unas idas de olla difíciles de comprender y otras más realistas. Las primeras se deja llevar más por el mundo onírico que comento y las segundas estan más sujetas a ese, por decirlo de alguna manera. Las primeras que comentas, grupo en el que debe pertenecer "Mulholland Drive" (yo tampoco sé si lo he escrito bien jeje), tampoco me gustan mucho. Te recomiendo encarecidamente que veas "El hombre elefante" y "Una historia verdadera", ambas muy muy buenas y emotivas.

    A raíz de tu comentario creo que voy a ver "Mulholland Drive" próximamente. Haré reseña y la comentamos!

    Un abrazo Nelly!

    ResponderEliminar
  3. Perdón, me he equivocado en esta frase: "las segundas estan más sujetas a este"

    ResponderEliminar
  4. Muy buena reseña. En general, David Lynch hace un tipo de cine tan especial que se hace difícil de explicar. Como no utiliza estereotipos artísticos ni narrativos, no puedes dar por supuesto nada al tratar sus películas. Todo lo que cuenta deriva de su propio mundo ("Es un mundo extraño").
    Es probable que Lynch ilustre el mundo real en el que vivimos y que eso no agrade demasiado a algunos, pero es innegable que es un genio del cine, con un estilo único e inconfundible.

    ResponderEliminar
  5. Buenas SeonSounds,

    Sí, el tipo tiene un sello propio y guste o no, hay que reconocérselo. Debo confesar que al principio no me gustaba y es porque empecé con "Corazón salvaje", que no me gustó, pero luego he visto algunas que me gustaron mucho, como "Carretera perdida" o "Mulholland Drive" (sin contar sus dos películas "normales", "Una historia verdadera" y "El hombre elefante").

    Dentro de poco voy a reseñar un libro que escribió él sobre creatividad y contando anécdotas suyas y de sus películas. "Atrapa el pez dorado", si no me equivoco.

    Un saludo y ¡muchas gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  6. Para ser un cagarro "corazón salvaje" ganó la palma de oro en Cannes (1990). No acostumbro a darle mucha importancia a los premios, pero no me parece que sea una buena forma de hacer una crítica decir que que una peli es un gran cagarro. Bueno algo poético si que tiene la cosa pero almenos podría rimar, algo así como "es bizarro como un gran cagarro".

    A mi la peli me gustó, y creo que es de los pocos papeles de Cage, sin dejarme los de "Arizona's Baby", "Adaptation" y "Leaving las Vegas" que me han gustado. Bueno, en "Snake Eyes" de De Palma tampoco está mal.

    ResponderEliminar
  7. Buenas,

    Tienes toda la razón; la expresión que usé no es muy adecuada para una crítica. Sin embargo, expresa lo que sentí al verla. Cabe decir también que en aquella época no era muy ducho en el universo Lynch y ahora, aunque no me considero un fan incondicional, disfruto. Habría que volver a verla. Y bueno, gracias por señalarlo. A veces uno escribe y se deja llevar. Lo cambiaré.

    Y bueno, yo me fijo en los premios, pero tampoco les doy mucha importancia. A veces han salido premiadas películas que no me gustaron en absoluto y, en mayor medida, películas que no fueron premiadas y sin embargo me gustaron. Es cuestión de gustos.

    Un saludo y muchas gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  8. Creo que en esta frase has resumido perfectamente la esencia misma de la película "Lynch parece querer mostrarnos que en este mundo siempre hay un lado bueno y un lado malo de todo y se esconde detrás de la fachada de lo cotidiano". Creo que la atracción furtiva por lo prohibido, lo surreal y lo peligroso que experimenta el protagonista es directamente proporcional a su anhelo de pureza, encarnado en su amiga. Nada que ninguna persona en su "insano" juicio no experimente alguna vez en su vida...

    Estoy además de acuerdo contigo en que Blue Velvet es un buen ejemplo del cine Lynchiano pero sin rayar en lo indescifrable como otros de sus trabajos. La temática es además tan real como los sueños mismos... pero, ¿qué es la vida sino el reflejo de, precisamente eso, nuestros sueños?

    ResponderEliminar
  9. Buenas anónimo,

    100% de acuerdo en lo que comentas. ¿Quién no se ha sentido atraído por algo "malo" o de lo que sabías que no saldrías bien parado, solo por el hecho que no podías resisitirte? Al personaje protagonista le pasa eso y mal parado sale de su aventurita. Y corriendo que va al lado del personaje interpretado por Laura Dern.

    ¡Gracias por compartir tu reflexión y un saludo!

    ResponderEliminar
  10. En todas las películas de misterio de Lynch hay algo que nos introduce en un inaccesible y a la vez palpable sueño lleno de enigmas y acertijos, de personajes tan extravagantes como interesantes. El anillo verde de “Twin Peaks: Fuego Camina Conmigo”, la cámara de vídeo de “Carretera Perdida” o ese cubo azul de “Mulholland Drive”...

    Aquí una putrefacta oreja llena de hormigas abre la puerta a un joven e inocente Jeff Beaumont a un mundo desconocido, lleno de fascinantes peligros, de placeres prohibidos, de extrañas sensaciones, de sucesos grotescos y perturbadores. Aunque esta vez no es el entorno, como en “Twin Peaks”, lo que provoca desconcierto, sino los personajes de la historia:
    El futuro agente Cooper, un soberbio MacLachlan; un repulsivo Dennis Hopper en el papel del mafioso Frank Booth; la seductora Isabella Rossellini como la torturada Dorothy y Laura Dern, como la angelical Sandy.
    Después asistimos a escenarios surrealistas, ambientes enrarecidos y violencia desmedida, en un pueblo de esos que le gustan a Lynch, anclado en los 50, donde suenan canciones “crooner” y que parece entrañable, pero que esconde temibles secretos, secretos que desvelan lo ambigua que es la personalidad de los seres humanos que caminan por la calle o que desayunan en cafeterías de clásicos decorados.

    Nadie podría haber dado vida a un “thriller” de tan innovadora propuesta. Ni DePalma ni Verhoeven, por ejemplo. Sin embargo muchos cineastas explotarían esos universos tan amenazantes como sensuales en otro tipo de propuestas; ahí estaría “Instinto Básico” unos años más tarde.
    Lynch quedó como director de culto y e introdujo un nuevo lenguaje cinematográfico que despertó sensaciones y que empezaba por un peculiar uso de la intuición, uso que iría utilizando en sus siguientes films.

    ResponderEliminar