sábado, 11 de mayo de 2013

[Crítica libro]: "Victus" de Albert Sánchez Piñol

El hecho que cambió el devenir de
una nación
Después de varios días sin parar de entregar cosas para el máster y habiendo ya entregado la versión provisional del trabajo de fin de máster casi al límite, puedo respirar medianamente tranquilo durante un tiempo y hablaros del 12º libro del reto. Esta vez es el turno de un libro político, el famoso "Victus" de Albert Sánchez Piñol, el top ventas del pasado Sant Jordi (tanto en su versión española como catalana), que narra la Guerra de Sucesión y los hechos que llevaron al asedio de 1714 en el cuál los catalanes perdieron sus libertades a manos de los borbónicos. Sí, ya, esta reseña va a ser polémica y sesgada al venir de un catalán, llena de independentismo e ideales patrióticos. Pues mirad, tendréis que aguantaros. Antes de nada, la sinopsis:

"Victus es una novela histórica que nos narra la guerra de Sucesión española, un conflicto que puede considerarse como la primera de las contiendas mundiales y que termina el 11 de septiembre de 1714 con el apocalíptico asalto a Barcelona. También es la tragedia de Martí Zuviría, un joven barcelonés, alumno aventajado del marqués de Vauban, que se convierte en un genio de la ingeniería militar. VICTUS es un derroche de información y rigor histórico al servicio de un relato ágil, potente y desenfadado, con una dicción rabiosamente contemporánea que nos lleva de Francia a Barcelona pasando por Madrid, Toledo, Tortosa o las batallas de Brihuega y Almansa. Y es también una obra sobre la Barcelona irreductible de 1714, que sufrió un asedio desigual de trece meses y el bombardeo de más de treinta mil proyectiles."

Lo que más me chocó, antes de empezar siquiera a leerlo, es que sólo estuviese en castellano. ¿Por qué me extrañó? Pues porqué estamos hablando de un escritor que escribe en catalán y que, debo señalar especialmente, lo hace haciendo gala de un amplio dominio de este, con un estilo muy definido y particular. De él ya había leído "Tretze tristos tràngols", "La pell freda" y "Pandora al Congo" y debo decir que los dos últimos son muy buenos, especialmente el último de los citados, escrito de una manera que ya quisieran muchos. El plan del autor era escribirlo primero en castellano, para acercarse más al público español que ve en este tipo de libros independentismo a punta pala y donde dejan a los catalanes como los pobres desventurados y al borbónico como el tirano. Pues bien, en este libro Piñol reparte estopa a los dos bandos y señala como única víctima al pueblo catalán. Para simbolizar que toda guerra es cuestión de escalas de grises, la historia nos la cuenta un sinvergüenza que, empezando como aprendiz del famoso ingeniero Vauban acabará en el asedio a Barcelona de 1714. Pero el tipo no es fiel a ninguna ideología, sino que pasa de un bando al otro sin apenas importarle el conflicto, hasta que se decide por el de los catalanes. Pero vayamos por partes.

A lo que argumento se refiere, el libro, durante la primera parte, es monótono. Sobre todo cuando el protagonista aprende de Vauban el arte de la ingeniería en una especie de Hogwarts para ingenieros; parece que es una retahíla de datos sobre murallas, baluartes y trincheras de ataque y la historia apenas tiene gancho. Pero no es hasta que Martí vuelve a España y nos cuenta el transcurso de la guerra que el libro no cobra interés. El protagonista, al principio en el lado borbónico y más tarde en el austriacista, nos narrará las principales batallas y hechos de esta. Además, irá escalando en la jerarquía, cosa que le permitirá conocer a los principales personajes históricos de la época. Y está realmente bien, sobretodo en su último tercio, dedicado exclusivamente a la defensa de la ciudad. Pero también debo hacer un inciso. No soy muy asiduo de la novela histórica y desconozco sus rasgos característicos, pero durante la lectura del libro me chirriaba que Martí se encontrase continuamente con todos los personajes más ilustres del momento, por muy personaje histórico que fuera. No digo que fuese un impedimento, pues el contenido histórico está hábilmente integrado con el argumento de manera que te interesas por los personajes y los hechos que de otra manera serían un poco farragosos, pero a veces pensabas "Venga, al final resulta que se encontrará hasta con el Felipe V".  Por otro lado, la estructura en forma de flashbacks con la que se nos cuentan los episodios (el protagonista tiene cerca de 100 años y nos lo cuenta en plan últimas memorias) es interesante, pues entre uno y otro se nos va desgranando cosas del futuro que enriquecen la narración, como cuando habla de viajes que hizo por América del Sur o cuando aprovecha para insultar a su biógrafa.

Pero es en el retrato del conflicto, en las decisiones y convicciones de los distintos personajes donde gana aún más enteros. El bando borbónico, defensor de los ideales castellanos de someter al enemigo sin ceder y con testarudez, y el aliado por la hipocresía y la estupidez, tienen mucho que callar. Los uno por tiranos y los otros por pomposos. Sánchez Piñol, de la mano de diversos personajes nos retrata los pros y los contras de ambos bandos. Sin extenderme en demasía os citaré dos ejemplos claros de ambos bandos. Uno es cuando los borbónicos subestiman el potencial de los ciudadanos barceloneses, que con muy poco son capaces de repeler durante meses al mejor ejército del momento; miles de muertos por una planificación horrorosa. Pero es en el bando austriacista donde se llevan la palma de la estupidez. Errores tácticos garrafales de la nobleza catalana, los denominados felpudos rojos, comprometieron su victoria, como cuando podían haber asestado un golpe decisivo en Mataró y no lo hicieron porque al noble de turno le salió de las pelotas no hacerlo. O en la falta de confianza y la altanería con la que dirigían a su pueblo, que provocaron que más de una localidad del interior no se alzara a su favor. Y qué decir de la traición sufrida por los aliados extranjeros , dejando a los catalanes con el culo al aire. Digamos, para concluir, que Piñol deja en evidencia a los dos bandos. Pero es que el objetivo de esta no es otro sino que ensalzar a los verdaderos héroes: la gente normal y corriente que cogió las armas y defendió sus hogares y a sus seres queridos. Este libro es un homenaje a esa clase de héroes, no aquellos que la historia ha querido favorecer (como el noble Casanova por ejemplo), sino aquellos que no hacía falta que lo dijesen, porque lo demostraban con sus actos. Y el líder de todos ellos, en la novela, está representado por el incansable y valiente Villaroel, el defensor de Barcelona, un castellano que decidió defender la causa catalana.

Pero también debo detenerme en las motivaciones del pueblo barcelonés y de otros enclaves catalanistas. Muchas veces, y tal y como nos retrata Piñol, nos llenamos la boca diciendo que el pueblo luchó para conservar las libertades catalanas, pero este lo hizo para proteger sus vidas y las de sus seres queridos. Si continuaban luchando después de no haber comido nada en todo el día y haber estado otro tanto disparando y recibiendo sin cesar no era por el ideal catalán y sus libertades, que también estaba de fondo y no lo niego, sino principalmente por salvar el pellejo de sus hijos, esposas o hermanos. Y más interesante es ver como nuestro protagonista va evolucionando hacia esas convicciones, pues el motivo principal para defender la ciudad es proteger a los suyos; no sólo a su familia, sino a todos aquellos con los que lucha codo con codo en la defensa.

Todo aquel que quiera conocer sobre uno de los momentos más decisivos de la historia de las dos Españas, la de los castellanos y la de los catalanes, y el conflicto que hubo detrás y del que aún estamos viviendo sus consecuencias a día de hoy, este es su libro. Lo es para aquel que quiera conocer la mentalidad de dos Españas muy distintas y que, precisamente por su manera de ser, así acabaron. Pero también lo es para todo aquel que le guste la novela histórica y quiera pasar un rato entretenido entre asedios y batallitas.

56 comentarios:

  1. Muy buena reseña, dan ganas de leerlo. Parece no dejarse llevar por ideologías, cosa difícil hoy día... Y una novela de la que se puede aprender mucho.

    No he probado nada de Albert, pero ayer vi que en una encuesta de un periódico nacional lo ponían en el top10 de las mejores novelas del siglo (década) XXI. Votaban varias de sus obras, pero la que se llevaba el grueso de los votos era "La piel fría". ¿La has leído?

    Creo que empezaré por esa.

    ResponderEliminar
  2. Respecto a "Victus", Albert intenta ser bastante imparcial y así lo es, aunque se decanta ligeramente hacia uno de los dos bandos y creo que es honrado en ello.

    Yo de Albert he leído, con "Victus", cuatro libros. Entre ellos "La piel fría", "Pandora al Congo" y "Tretze tristos tràngols". En mi opinión son muy buenos, pero debo hacer una puntualización. Desconozco si eres catalán, pero en caso afirmativo, te recomiendo que los leas en catalán. Es su lengua materna y tiene una forma de escribir muy particular que hace más gracia cuando lo lees en ese idioma. Con la traducción pierde un poco la gracia, no sé como decirlo.

    Exceptuando este pequeño punto (que para nada va a lastrar la experiencia, ni mucho menos), "La piel fría" es la primera parte de un proyecto de trilogía que tenía en mente Albert, pero no en plan saga al uso con volúmenes interconnectados argumentalmente, sino en el sentido que tienen conexión en que los tres tratarían, a través de metáforas en forma de monstruos, determinadas cuestiones del ser humano. Y "Pandora en el Congo" es la segunda. Hace muchísimos años de esta y aún no se sabe nada de la tercera, es un misterio. De las dos me gustó mucho más "Pandora en el Congo", pero "La piel fría" también es bueno. Si a Pandora le pondría un 10 (es que me gustó muchísimo), a "La piel fría" le pondría un 7,5-8, para que te hagas una idea.

    Espero que te sea de utilidad este comentario y gracias por escribir. Que vaya bien!

    ResponderEliminar
  3. NO ESTOY DE ACUERDO, EL LIBRO ES BUENÍSIMO EN SUS DOS PRIMEROS ACTOS, POR ASÍ DECIRLO Y DECAE BASTANTE EN SU PARTE FINAL, QUE AL MENOS A MÍ NO CONSIGUE EMOCIONARME.

    ResponderEliminar
  4. Buenas,

    Gracias por tu opinión. Quizás lo que me hace pensar que el último acto es el mejor es precisamente porque Piñol consiguió que me emocionase. Si no lo hubiese conseguido quizás pensase lo mismo que tú.

    Muchas gracias por el comentario. Me alegro que disfrutases de las dos primeras partes! Que vaya bien!

    ResponderEliminar
  5. Bien escrito, se lee fácil. Pero pretender hacer una novela histórica y empezar hablando de la corona catalana... pues chirría un poco, la verdad. Corona aragonesa sería lo correcto.

    ResponderEliminar
  6. Sí, supongo que tienes razón. Tomándolo con un poco de perspectiva, creo que en detalles como ese se le nota que se decanta un poco hacia el lado catalán.

    Y referente a lo de la corona, y sin ser un gran experto ni mucho menos y corrigeme si me equivoco, creo que lo correcto hubiese sido corona catalano aragonesa.

    Muchas gracias por comentar. Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Bueno. La corona catalana no ha existido nunca. Ni los reyes catalanes (también los menciona). Existió la corona de Aragón. Cuando Ramón Berenguer se casó con Petronila, hija de Ramiro II el monje, rey de Aragón, tomó el título de Conde de Barcelona y Príncipe de Aragón. Petronila tomó el título de "Reina de Aragón" y Ramón Berenguer el de príncipe y dominador de Aragón.
    Nunca ha existido el reino catalano-aragonés. Otra cosa es que por motivos políticos (de unos y de otros) se dediquen a marear la perdíz y a volvernos locos a todos.
    Seguiré tu consejo y leeré los otros libros que tiene el autor, aunque siento no poder leerlos en catalán. Me perdería muchas cosas.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por la aclaración. Desconocía por completo toda esa información. He hablado de oídas y siempre había oído el término de corona catalano aragonesa.

    Pues ya me dirás qué tal te parecen. Son libros un poco extraños, para nada parecidos a "Victus". Yo tengo que releerlos. Recuerdo que "Pandora al Congo" me gustó más que "La piel fría" y los dos me gustaron sobretodo por lo que comento de su dominio del catalán. Pero la esencia seguro que está ahí.

    Muchas gracias por comentar angevito y un saludo!

    ResponderEliminar
  9. Estoy empezando a leer el libro harto de las opiniones sesgadas de ambos bando en el actual conflicto castellano-catalán o catalano-castellano. Pero si empezamos por no aclaramos sobre denominaciones de la corona (bien sea catalano-aragonesas o aragonasa a secas) entonces mal vamos. Porque, simplemente, a estas pequeñas cosas se agarran aquellos que nos están volviendo locos últimamente.

    ResponderEliminar
  10. Buenas,

    Pues ya comentarás qué te parece el enfoque de Piñol. Y tienes razón; cada bando adapta los hechos u omite o hace hincapié en determinadas cosas para apoyar su punto de vista.

    Un saludo y gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  11. Hola, estoy leyendo el libro, ya estoy en el cuarto final y no ha dejado de atraparme en ningún momento. Me induce a consultar a menudo al sr. google, pues a pesar de ser catalana, he vivido muchos años fuera del país y estoy ávida de conocer el "porque" de la actualidad.
    Muchas veces tengo que dejar de leer porque me produce una especie de ahogo, la basura política de ambos bandos que ya existía desde entonces.
    Te felicito por el blog. Un saludo. Isabel

    ResponderEliminar
  12. Buenas tardes,

    Como bien indicas, es una novela que se lee muy bien y ideas políticas a un lado, es entretenida. Yo también lo leí con esa intención que comentas y me di cuenta que los dos bandos tienen mucho por lo que callar.

    Muchas gracias por la felicitación y por comentar, Isabel. Cuando lo acabes ya me darás tu veredicto. Un saludo!

    ResponderEliminar
  13. Acabo de empezarlo y lo primero que veo es un mapa que identifica España con Castilla y pone en otro color Aragón, Cataluña, Valencia y Baleares, pero sólo pone el nombre de Cataluña; asusta pensar que alguien llame rigor histórico a eso.

    ResponderEliminar
  14. Buenas,

    No recuerdo ese mapa, pero de ser así no te falta razón. Sin embargo, si no recuerdo mal Piñol durante el libro habla de Castilla y Cataluña como de dos Españas distintas, remarcando que las dos lo son. Aunque ya no me acuerdo muy bien.

    Un saludo y ¡gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  15. Os veo sumidos en un mar de dudas y contradicciones con respecto a la calidad de lo que cuenta "Victus".
    En casos así lo mejor es recurrir a opiniones especializadas.
    Podéis encontrar una en la reseña de esa novela publicada el 20 de diciembre en http://www.lanovelaantihistorica.wordpress.com
    De nada (i tambe de res!)

    ResponderEliminar
  16. Buenas!

    Pues muchas gracias por tu aportación. Le echaré un ojo en cuanto pueda.

    ¡Un saludo y gracias por comentar! ;)

    ResponderEliminar
  17. Un dato si es totalmente contrastable, y es que Vinaroz (provincia de Castellón, Comunidad Valenciana), nunca ha pertenecido a Cataluña, y en el libro se refieren como "una de nuestras provincias del Sur". Es la constante injerencia del Catalanismo en Valencia. Que por cierto sí fué un Reino.

    ResponderEliminar
  18. Buenas,

    Pues gracias por la aportación Freddie, no tenía ni idea. Veo que Piñol barre más para su casa de lo que creía. Siendo totalmente honesto, no conozco la historia al detalle y cuando dije que Piñol tendía a ser bastante equitativo, lo hice sin suficiente conocimiento de causa.

    Un saludo y gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  19. He comenzado a leerla , basándome en el rigor histórico de la novela , pero cuando llevaba un tercio leída , la he dejado , de rigor histórico 0 . Comento, " Reino de Cataluña" inexistente históricamente. "Tres franjas en la península Ibérica: Portugal , Castilla y Cataluña" totalmente erróneo, ¿no existían los reinos de Aragon , Valencia Y Mallorca ? .Por cierto ¿desde cuando Becèite es Catalán? me he cabreado y no he seguido.

    ResponderEliminar
  20. Buenas,

    Muchas gracias por el aporte. Cada vez estoy más seguro que lo disfruté por mis conocimientos limitados del tema.

    ¡Un saludo y gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  21. Ramón Berenguer era el conde de Barcelona, que al efecto era el rey de los condados de Barcelona, origen de Catalunya, y territorio que formaba parte del reino de Francia hasta su independencia (aun manteniendo la nomenclatura de condados de Barcelona). Y por lo tanto, restar importancia a este hecho jugando con la nomenclatura de si se le puede llamar reino de Catalunya o intentar negar su existencia diciendo que era el reino de Aragón, al cual se añadió Catalunya mediante un matrimonio, me resulta un poco absurdo también. De cualquier manera no se hace referencia en el libro a corona de catalunya en ningún momento.

    En el mapa del libro que hacéis referencia se ve claramente la separación de todos los reinos de la corona de Aragon (Condados Catalanes, Aragón, Valencia y Baleares), y el nombre de catalunya solo aparece encima de catalunya. Hecho entendible cuando el libro trata de la conquista de Barcelona. Es mas en el libro se hace referencia claramente al carácter federalista de la corona de Aragon, donde todos sus territorios mantuvieron sus propios fueros, leyes, incluso monedas, etc. Tampoco entiendo la actitud de algunos en buscar polémicas en donde no las hay, y hablando de la injerencia de Catalunya, no entiendo la de Valencia a rechazar sus orígenes, siendo territorio conquistado por Jaime I a los moriscos, y repoblado entre otros por catalanes (los cuales eran el mayor numero de población en la corona de Aragon), una vez estos fueron expulsados.

    Referencias a Vinaroz o a otros sitios se engloban perfectamente en el contexto de la corona de Argón, que al fin y al cabo pese a su carácter federalista, incluía esta ciudad, ya que incluía el reino de Valencia.

    Dicho esto me parece que algunos están leyendo el libro con una predisposición un tanto tendenciosa y maliciosa desde el principio y porque no negacionista. Cosa que tampoco me sorprende por ninguno de los dos lados.

    Sin mas un gran libro que merece ser leído hasta el final.

    ResponderEliminar
  22. Buenas,

    Muchas gracias por compartir esta información. Se agradece ver que el tema genera tanta discusión.

    ¡Un saludo y gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  23. Ha leido el libro en castellano y no puedo decir que, como obra literia, no me haya gustado. Algunos pasajes me han recordado, y lo digo como halago, a personajes sacados de alguna novela de Mendoza, ese gran barcelonés.
    Otra cosa es que, como novela histórica, sea fiel a lo ocurrido. Tengo la sospecha, aunque sin ser precisamente especialista en Historia de Cataluña, de que de imparcial el autor nada de nada. Se trata de una visión nacionalista de los hechos, si bien teñida -no sé si por convencimiento o para que algunos lo tomen por un relato imparcial- de críticas al bando propio. Así, no termina de convencerme cómo un militar castellano como Villarroel podía servir a una causa nacionalista frente a los suyos, por muy mercenario que el oficio de militar fuera.
    Y además se trata de un ropaje nacionalista "civilizado", de dudosa presencia en un protagonista del siglo XVIII, alejado del nacionalismo étnico que tantos desastres ha ocasionado a la humanidad. En algún pasaje lo dice expresamente: lo que une a los defensores de la ciudad no son los vínculos de sangre. Para haber sido escrita la novela al final del siglo XVIII, se "salta" la visión excluyente de buena parte del nacionalismo de los siglos XIX y XX.
    Pero en fin, literariamente, y con independencia del verdadero objetivo del autor, la novela es muy entretenida y vale la pena leerla.

    ResponderEliminar
  24. Buenas noches,

    Totalmente de acuerdo contigo. Independientemente del posicionamiento de Piñol, la novela en sí misma es muy entretenida y la segunda y tercera parte son mucho mejores que la primera.

    ¡Un saludo y muchas gracias por tu opinión!

    ResponderEliminar
  25. La cataluña moderna es sobretodo hija de la Democracia y de la Constitución.
    La Cataluña actual es esta con un gobierno - Generalitat - con casi 300 mil funcionarios.
    Y una cultura sobretodo desarrollada los ultimos 35 años que ha supuesto una verdadera revitalización del movimiento nacionalista e independentista.
    Nadie ha comido el coco a nadie.
    Si ademas tenemos en cuenta la crisis y el gran desencanto con la ilusion de la izquierda , pues esta realidad era bastante de preveer.Sin embargo el gobierno catalán - las élites ,particularmente- siempre han tenido miedo al pueblo.Para mi eso explica la retorica del president Artur Mas , que no hace mas que alargar un proceso esperando que la crisis amaine y ,mientras tanto "modernizar" el pais a base de recortes en el presupuesto público.
    Yo creo que lo mejor para Cataluña,y porque no,para otras CCAA de españa seria una Hacienda propia.Que cada palo aguante su vela.Eso significa ,como en Euzkadi , mucha menos corrupción ,y menos escusas para los políticos que echan pelotas fuera.

    ResponderEliminar
  26. Me a gustado tu critica.

    Lastima que te hayan inundado la página de innecesarios mensajes políticos cargados de demagogia.

    Desgraciadamente, muchos de nuestros compatriotas estan por mantener el enfrentamiento hasta la desaparición del más débil.

    ResponderEliminar
  27. Buenas,

    Muchas gracias por vuestros comentarios. Es cierto que el tema se ha vuelto político, pero ya sabía que si hacía una crítica de este libro iba a ocurrir algo así. Tampoco me importa, mientras haya respeto.

    Y gracias, anónimo. Me alegro que te haya gustado la crítica ;)

    ¡Un saludo y gracias por los comentarios!

    ResponderEliminar
  28. Buenas he empezado a leer esta novela y por ahora me parece interesante,sólo que el autor imparcial de eso nada de nada y su rigor histórico poca documentación me parece que ha leído
    Bueno eso de que Ramor Berebguer IV podía considerarse rey de los condados catalanes,no se como se lo tomarían los demás condes y aún suponiendo que así fuera este hubiera rebautizado a los condadodos como Reino digo yo
    Un lector dice que en ningún lugar del libros se hace mención a la inexistente corona catalana pues majo lee mejor pues donde hace mención a las tres franjas que había en España lo menciona
    También dice este compañero que Jaime I conquistó Valencia a los moriscos,será a los moros no,y que lo repoblo con catalanes,esto no es del todo cierto si bien la conquista fue una conquista casi exclusiva de los condados catalanes,la de Valencia fue más aragonesa,así como su posterir repoblación,de la que también hubo catalanes claro pero también de la otro lado de los Pirineos
    Sin más un saludo

    ResponderEliminar
  29. Es realmente chocante como leer como enerva el asunto de la corona o reino. Cataluña no fue un reino, pero resulta que la ciudad de Barcelona operó como una ciudad-estado. No se puede hablar de democracia, pero James Amelang demuestra que fue más inclusiva que las reconocidas ciudades-estado. A este factor hay que añadir que la Corona de Aragón fue liderada desde Barcelona. Debería chocar que los condados catalanes conquisten Valencia y al final resulte que Valencia era un reino, como Aragón, confederados con los condados catalanes, entre los cuales había la ciudad dirigente, lo que explica el término "catalano-aragonés": no siendo Cataluña un reino fue el motor de la expansión de la Corona de Aragón.

    ResponderEliminar
  30. Como el titular del blog hace una presentación. Yo me presento como ex-chupatintas, jubilado y justo antes de cumplir los 70 me he graduado en Humanidades (itinerario Historia) en la UPF. De chaval había leido algo de novela histórica que había en casa, por herencia, de una biblioteca de mediados del XIX, así había leido algo de Eugenio Sue y Pablo Feval. He leido VICTUS y a pesar de que algunos lectores han encontrado el principio aburrido, yo me lo he pasado grande desde la primera página, el tema de las murallas es alucinante. Por otra parte he aprendido algo de historia, pero menos de lo que esperaba. Es evidente que durante en conflicto en Barcelona había un conflicto de clases, pero cada vez hay más documentos que prueban que la mayoría de los barceloneses y otros pueblos catalanes luchaban en defensa de las "constitucions" y no sólo para no morir de hambre.

    ResponderEliminar
  31. Como creo que he sido injusto con el titular del blog, me faltaba decir que la reseña del libro es magnífica y, sobretodo, pedagógica, especialmente en lo esencial del tema. Me refiero, claro está, al resaltar las contradicciones o maldades de los borbónicos y las no menos maldades de la nobleza catalana o felpudos rojos.
    Desde luego procuraré seguir este blog.

    ResponderEliminar
  32. Buenas,

    Primero de todo: Perdón por la tardanza. He estado ocupado y solo he tenido tiempo de publicar vuestros comentarios, aracos y Albert.

    Sobre temas históricos, bueno, ya comenté que no tengo mucha formación histórica como para opinar con fundamento. Así que agradezco vuestras aportaciones, me parecen muy interesantes. Es un tema que sin duda da mucho de sí.

    Y bien, encantado Albert. Yo también me lo pasé muy bien leyéndolo y, temas históricos a parte, es una novela muy entretenida. Yo sí encontré el inicio algo aburrido, más que nada porque me interesaba más la parte del conflicto histórico y no tanto la formación del protagonista. Se me antoja algo lenta.

    Y gracias Albert por tu felicitación y por tu voto de confianza. Me alegra mucho que te haya gustado la crítica.

    ¡Un saludo y muchas gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  33. Hola Albert,igual que tu me gusta la novela e si lo único que no me gusta es el uso nacionalista que hace de la historia,todos en Cataluña apoyaban a Carlos,sólo los borbonicos realizaban matanzas,los barceloneses defendieron solos sus derechos(olvidando a los cientos de aragoneses,valencianos y castellanos si,si castellanos que participaron en su defensa)por ejemplo
    En cuato a que la corona de Aragón fue liderada desde Barcelona,totalmente deacuerdo,pero no es menos verdad que la corona de Aragón tuvo varias fases de dominio,Zaragoza,Barcelona y posteriormente Valencia,motivados por situaciones económicas o crisis políticas
    Otra cosa repasa un poco tus apuntes de historia en lo relativo a la conquista de Valencia,te explico los condados catalanes solicitaron a Jaime I la conquista de las Baleares para tener una mejor base para su expansión económica(que fue el gran motor económico de la corona),en esta conquista Aragón no quiso participar masivamente pues no le prodicia ningún"beneficio",participaon algunos caballeros.Tras la conquista de las Baleares la aristocracia aragonesa(afín sólo a sus intereses,igual que la barcelonesa)solicito al Rey la conquista de Valencia para tener sasi su deseada salida al mar,concediendolo Jaime I.En esta conquista participó toda la nobleza aragonesa y también algunos catalanes,no masivamente como nos quieren hacer creer para así decir que fue una conquista catalana.Tras la conquista pasó la traición del Rey a los nobles y dio fueros de Reino a Valencia,repoblendola de aragoneses,catalanes,navarros,bearneses,tudescos y moriscos
    En otro punto dices que fue una lucha de clases y que cada vez más gente luchaba por la Constitución,cual? Es una pregunta no lo tengo claro,has ahoraciertas clases han intentanto(y lo han conseguido)hacer creer que fue sólo una lucha entre catalanes y el resto de españoles,entoces porque Rafael Casanova en su crisol de fidelidad de 1713 no sólo exorta a todos los barceloneses a luchar por sus leyes sino por la libertad de toda la corona de Aragón y del resto del Reino de España.
    En cuanto a lo de enervar este asunto,tal vez sea porque cosas que an Unido a una corona,durante 600 años sirva ahora para matarnos ya qu algunos se creen que ellos son los únicos que puede hacer uso de ellas
    Un saludo Albert y aquí estamos para lo que quieras

    ResponderEliminar
  34. Bueno igual que el amigo Albert,me disculpo pot no presentarme me llamó Oscar tengo 48 años y estoy jubilado por cuestiones médicas y estoy lincenciado en historia y soy de Zaragoza y me encanta la novela histórica y hablar tranquilamente de estos temas

    ResponderEliminar
  35. Buenas Oscar,

    Si no recuerdo mal, en ningún momento dice que en Cataluña todos estuvieran de lado de Carlos. De hecho, pone muchos ejemplos de pueblos que cuando llegaban los austriacistas los rechazaban. Y tampoco dice que solo fueran barceloneses los que defendieron la ciudad; pone ejemplos de otras nacionalidades que también participaron de la defensa, como italianos o castellanos (un buen ejemplo es Villaroel).

    Sobre aspectos políticos e históricos no me meto, porque es un debate en el que no tengo todos los argumentos para opinar. Pero el último argumento que citas en tu primer comentario no creo que sea del todo acertado. Una cosa que ha funcionado durante mucho tiempo (y esto es algo subjetivo), puede acabar volviéndose obsoleta con el paso del mismo

    ¡Un saludo y muchas gracias por comentar, Oscar! ¡Encantado de conocerte y bienvenido a este blog!

    ResponderEliminar
  36. Hola Oscar,
    Primero agradezo a Ivan la puntualización sobre lo que dices lo que el autor no dice.
    Los barceloneses luchaban por las "Constitucions", mientras que los valencianos y aragoneses no lucharon con tanto ahinco por los fueros porque no daban tanto autogobierno/libertad.
    La Nueva Planta impuesta a la antigua Corona de Aragón se basó en el "derecho de conquista" (literal), por lo que no se puede hablar de 600 años de unión. Escocia se unió a Inglaterra en base a un acuerdo que se llama "Union Act".
    Que le vamos a hacer. A cada uno le pica lo suyo. A mi no me importa hablar de la Corona de Aragón o del Condado de Barcelona, aquí el nombre no hace la cosa. Mientras me da calambre saber que ahora domino otro idioma: lapao.
    Evidentemente voy flojo de Medieval, pero la Barcelona moderna la encuentro más interesante aunque los borbones se la cargaron.
    Saludos

    ResponderEliminar
  37. Amigo Oscar,
    Siendo Carlos III rey senombró a Ramon de Vilana Perlas secretario para las Corts de 1701, en las que se aprobaron "Constitucions i capítols de cort" en materia política y económica, pero fueron más interesantes las de 1706 que en materia política destacaba el control del poder real y el respeto a las libertades civiles. Era constitucionalismo en estado puro, como ha dicho Josep Fontana fue la creación de un sistema que garantizaba los contratos políticos. Se dio la emergencia de nuevos grupos sociales y la ampliación de la base social del sistema político. Nada que ver con los fueros aragoneses y valencianos. ¿No fue un liderazgo ejemplar?

    ResponderEliminar
  38. Cuando digo lo de los 600 años me refiero entre Aragón y los condados catalanes
    Un saludo

    ResponderEliminar
  39. Cuando pregunte lo de la contisticion era una pregunta,en ese momento no me acordé,en ningún momento he querido faltar el respeto a las leyes catalanas en ese momento
    Y en cuanto a al lanpao salvo que vivas en la franja no,no creo que lo hables
    Un saludo

    ResponderEliminar
  40. Amigo Oscar,
    Ni por un momento he visto en tí una falta de respeto y, por otra parte, como los tiempos medievales los llevo un poco sueltos, no caí en la cuenta. Perdona.
    Lo de las constituciones, pues mira, como yo, no caistes. No pasa nada.
    En cuanto a lapao te aseguro que con mi catalán de Barcelona me he entendido con gente de Fraga, Calaceit, Valencia, Mallorca, Menorca, Ibiza y Perpiñán. Y que en mi castellano macarrónico me entiendo con cualquiera de Méjico, Guatemala, Venezuela, etc.

    ResponderEliminar
  41. No pongo en duda que te entiendas con toda esta gente,no quería decirlo contrario fue un mal entendido mío en referencia al lanpao
    Un saludo

    ResponderEliminar
  42. Esto es la charla que yo tendría con este escritor.......

    VICTUS.... Que opinar..... Me he leído las primeras páginas del Libro..... gracias por haberme hecho perder el tiempo tan poco...... Lo que empieza como una lectura amena y constructiva, continua con un relato que poco o nada tiene que ver con la realidad. Me ahorraré detalles, las palabras solo llegan a los oídos que las quieren escuchar. Pero por cierto, ¿es usted escritor o político? Si es lo primero me asombra, las mentiras deben de dar mucho de comer. Si es lo segundo me aclara, en un país de ciegos, el tuerto es el rey. Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  43. Supongo que es cuestión de opiniones, anónimo. Por el cariz de los comentarios anteriores, está claro que es un tema que da mucho que hablar y que los dos puntos de vista que genera son igual de válidos (supongo, porque no he estudiado ni las fuentes históricas en las que se ha documentado ni en las que no debe haberse documentado). Como novela, está muy bien. Te animo a que te lo leas. Quizás te lleves una impresión diferente de la que me dejó a mí.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  44. Yo estoy en contra del nicab y del burka en la vía pública porque creo que es un derecho inalienable ver la cara con quien nos cruzamos, pues yo siempre puedo pensar que si se tapa es porque tiene algo que esconder. Con los anónimos me pasa lo mismo.

    ResponderEliminar
  45. Bueno, ahí no estoy de acuerdo contigo. A mí no me importa que usen el nicab y el burka y entiendo que es su religión y sus costumbres y ahí no me meto. Y sobre los anónimos...bueno, no todo el mundo tiene una cuenta de Google para comentar; mientras sean respetuosos, por mí perfecto.

    ¡Un saludo y gracias por comentar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A pesar de la globalización no hemos llegado "todavía" a una cultura universal, por lo que hay que respetar los contextos y todos pertenecemos a un contexto determinado de forma que allí donde fueres haz lo que vieres. Las europeas que van a ciertos paises deben cumplir ciertas formas, mientras que el buenismo europeo se deja colar actitudes supuestamente religiosas, pues El Corán establece que las mujeres deben vestir con decencia, pero sin entrar en nicab y burkas que son creaciones políticas impuestas por el miedo, pues no es casualidad que las zonas de la máxima invisibilidad de la mujer coinciden en las más autoritarias, como prohibir su acceso a los estudios. Si defendemos la universalidad del respeto no podemos decir que tal imposición no me importa. Como titular de este espacio respeto que excuses a los anónimos de no tener cuenta Google, pero el caso es que el tono del anónimo en cuestión no es precisamente respetuoso, pues es impertinente preguntarte si eres político o escritor, mientras que el anónimo sí escribe como político dado que está más interesado en la veracidad de la novela que en otra cosa, pues se refiere a las primeras páginas cuando la política entra en acción bastante más allá de las primeras páginas.

      Eliminar
    2. ¡Pues pensaba que el anónimo se refería al autor de la novela, no a mí! En caso de no ser así, pues sí, tienes toda la razón. Sobre lo del nikab y el burka, planteado de ese modo tiene mucho sentido, pero, sinceramente, no soy muy ducho en estas lides.

      Gracias por el comentario Albert, como siempre. Siempre aprendo algo. Y perdón por contestar tan tarde, he estado de vacaciones durante unos días.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  46. Es una novela totalmente oportunista, con apuntes interesantes y bastante antibelicista.... pero buscaba lo que consiguió, ser el numero uno en el Sant Jordi (por eso salió primero en castellano).... A mi modo de ver el fallo grave esta en que la visión del protagonista no cuadra con la época, es muy actual y la critica que hace ensalzando al pueblo llano, casi suena a truco para ganarse al público... A favor del autor, hay que decir que es muy imparcial, tira hacia lo catalán como es lógico, pero sin desbarrar como sería fácil hacerlo ahora tal y como esta el panorama político.

    He leído de él también la piel fría, y me parece una obra más recomendable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un político oportunista es perverso, pero un novelista oportunista es sabio. El Quijote de Alfonso F. de Avellaneda fue oportunista, pero no fue una mala obra y, no digamos, que la Segunda Parte del Quijote de Cervantes fue también tan oportunista y buena que dejó en mala posición al impostor, pero que le saliera el tiro por la culta no significa que fue malo, simplemente que Cervantes fue grandioso.

      Eliminar
  47. Buenas csc,

    Creo que tu análisis es muy acertado. Tira hacia el lado catalán, pero sin caer en la propaganda barata e intentando ser moderadamente imparcial. Aunque, como ya he dicho, mis nociones históricas del conflicto son algo limitadas.

    Está claro que la maniobra le ha salido redonda y que, más allá de cualquier sentido patriótico para influenciar a las masas, como muchos otros creen, el fin último ha sido ganar dinero aprovechando el panorama político actual.

    "La piel fría" es una buena novela y "Pandora al Congo", mejor. Te la recomiendo.

    ¡Un saludo y muchas gracias por comentar csc!

    ResponderEliminar
  48. Tengo intención de leer el libro, llegué aquí buscando una crítica (agradecerte la misma, Iván) y al menos la impresión que he sacado es que se trata de una obra "polémica" y cuando menos entretenida.

    Como aragonés y después de leer los comentarios, he de decir, que como de costumbre el debate está montado.

    La apropiación que la doctrina catalanista ha hecho de la historia de la Corona de Aragón es preocupante, no solo por lo tocante a Aragón sino como queda patente en los comentarios, al resto de miembros de dicha Corona, los Reinos de Valencia y Mallorca a los que también se anexiona a esa Cataluña que parece que escribió la historia de toda la Corona.

    Aclarar que efectivamente, nunca existió algo denominado Corona Catalano-Aragonesa, es más el poder nunca se ejerció desde Barcelona, ciudad condal, sino que las capitales oficiales de la Corona Aragonesa fueron Zaragoza y Napoles (Sí, Napoles), aunque los reyes pudieran residir en ella, pues también eran Condes, pero de hecho, todos los reyes de la corona fueron coronados en Zaragoza, en la Catedral de San Salvador, la Seo. Alfonso II, primer Rey de la Corona de Aragón, Conde de Barcelona y Marqués de la Provenza, hijo de Petronila I de Aragón y Ramón Berenguer IV Conde de Barcelona, de donde surge la controversia del dominio catalán de la corona, nació en Huesca, como su sucesor Pedro II, Rey de Aragón y Conde de Barcelona. Ramón Berenguer IV, fue regente, pero no rey, como si fue su primogénito el ya citado, Alfonso II, que contra la norma en la que debería llamarse Ramón, según la tradición del condado de Barcelona, fue llamado Alfonso en honor a Alfonso I "El Batallador" Rey de Aragón y así podríamos seguir... . Aragón supo trabajar con sus asociados y expandirse, creando riqueza a través de una de las más florecientes y prosperas redes comerciales del mediterráneo, extendiendo sus territorios por el mediterráneo hasta Atenas y Neopatria (Grecia) y en la que por supuesto Barcelona ocupaba un lugar muy privilegiado al ser puerto, como Valencia y Mallorca, pero de ahí a que controlara la Corona... ehhh no, en esto creo que estamos de acuerdo, Valencianos, Mallorquines, Napolitanos, Sicilianos, Malteses, Cerdeñanos, Bearneses, Bigorranos, Provenzales, Atenienses, etc... y por supuesto Aragoneses.

    En Aragón también tenemos historiadores y muy buenos, solo que no usamos la historia con pretensiones políticas, pero tampoco nos gusta que nos la extravíen...

    De acuerdo con que el Principado de Cataluña (del latín principatus, que no confundir con un titulo nobiliario) evolución del Condado de Barcelona al unirse con otros condados, durante la vigencia de la Corona de Aragón, fue el ultimo en resistir, bueno realmente fue Mallorca, pero tras la desintegración de la Corona de Aragón durante la Guerra de Sucesión, la toma de Zaragoza y Valencia por los borbónicos, su reconquista por los Hasburgo, y la restitución del Reino de Aragón y sus fueros tras la batalla de Zaragoza en 1710, retirados antes por Felipe V en los Decretos de Nueva Planta 1707, una vez desintegrada la Corona de Aragón, la conquista una vez más de Zaragoza en 1711, de nuevo la desaparición del Reino de Aragón y del Reino de Valencia, solo quedaron el Principado de Cataluña que resistió gracias a la bravura de los Barceloneses hasta 1714, y Mallorca que realmente fue la ultima en caer en 1715.

    En fin, para los independentistas, decir, que me parece bien, que estáis en vuestro derecho, pero dejadnos la historia tranquila a los demás, y dejad de apropiaros también de territorios, que la famosa "Franja" aragonesa, no son los Països Catalans de Ponent, ni el Pico Aneto, nuestro Aneto, es uno de los picos más emblemáticos de Cataluña como decía TV3 no hace mucho, sino que es aragonés y bien aragonés.

    Coincido contigo Iván, parece que la maniobra para ganar dinero le ha salido bordada, claramente hay una demanda de polémica y... ahí había oportunidad.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  49. Buenas anónimo,

    Primero de todo, muchas gracias por tu aporte. Muy interesante. No tengo nada que discutir. Y sobre el apunte que haces de los independentistas y lo de dejar la historia tranquila, no puedo estar más de acuerdo contigo. A esto se le suma que ya estoy hasta los mismísimos de ver ciento y un reportajes, ya sea sobre el cansino 1714, la Primera guerra mundial o lo que sea, dónde se ensalza la participación de catalanes y se remarca lo supuestamente libertarios que eran (que ahora es sinónimo de independentismo). Que si tal cosa fue gracias a catalanes, que si en tal momento de no haber sido por catalanes hubiese ocurrido tal otra...estoy algo cansado ya de todo esto.

    ¡Un saludo y muchísimas gracias por comentar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Iván,

      No hay de qué, simplemente me preocupa que se trate de convertir a Cataluña en lo que nunca fue, no viendo desprestigio alguno en reconocer lo que sí fue, un condado, el de Barcelona, que creció hasta llegar a ser un Principado con su actual configuración territorial al unirse otros condados que en el tiempo convivían con el de Barcelona, y siempre dentro de una estructura política y económica mayor denominada Corona de Aragón, a la que este condado se unió por matrimonio entre el Reino de Aragón y el Condado de Barcelona y cuyos vástagos ostentaron por igual los títulos de Rey de Aragón y Conde de Barcelona, que evoluciono posteriormente a princeps (que no significa principe, pues nunca fue Reino) de Cataluña, pues durante toda la historia de la Corona de Aragón, se trataron, como el resto de territorios asociados en el modelo federal, y salvo los conquistados, de entidades separadas aunque unidas bajo una misma estructura, por tanto el Rey de la Corona de Aragón, era concurrentemente, Rey de Aragón, Conde de Barcelona, Rey de Valencia, Rey de Mallorca, etc, etc...

      Eso solo intenta aclarar la raíz del problema, que es necesario aclarar, pues al césar lo que es del césar, por ejemplo el tema del polémico mapa de las tres españas, pienso que está hecho con toda la intención de "inocentemente" levantar ampollas. Pues bien representa, la península, con Portugal, Castilla y claramente la Corona de Aragón, y el topónimo de Cataluña, en su lugar correcto, pero obviando que todo el conjunto era la Corona de Aragón y dando a entender al poco ducho en historia, que todo eso era Cataluña, lo cual obviamente no es cierto.

      Que Zaragoza cayera antes que Barcelona, solo responde al principio estratégico de "divide y vencerás", descabezada la Corona que aún conservaba sus propias tropas y no olvidemos que fue una Guerra en la que se luchaba aún como Corona de Aragón, enfrentandose a Castilla, nos encontramos con diferentes Estados desestructurados, aunque conservando su estructura interna, luchando por separado, y Barcelona fue uno de los últimos reductos, esto unido a el hecho de que un siglo antes, se había producido el levantamiento de los Segadores, contra los impuestos de los Austrias que se imponían a la Corona de Aragón y la búsqueda de la independencia, ante la que se llegó a nombrar a Luis XIII de Francia como Conde de Barcelona, y que posteriormente se zanjó con la vuelta a la Corona de Aragón y la perdida de ésta de territorios en el sur de Francia a cambio de la paz, ya ánimaba un espíritu independentista, pues el problema era la incorporación de la Corona de Aragón a la monarquía Hispanica que iniciaron Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, los Reyes Católicos y que aunque Castilla y Aragón (incluyendo Barcelona) se mantenían separados y con sus propios fueros y estructuras políticas, económicas y sociales, la nueva supra-nación, España, impuso posteriormente fuertes cargas impositivas y restricciones sobre Aragón (Por ejemplo se prohibía estudiar en el extranjero para evitar la introducción del Calvinismo en España), con las que Barcelona y Valencia no estaban de acuerdo, avivando revueltas (Segadors, Germanías).

      Entiendo que el catalanismo simplifique todo esto, y juegue a la confusión, y tome y engrandezca hechos que no le pertenecen, pues a priori todo esto es infumable, ¿Quién quiere leer "Juego de Tronos" cuando se podría hacer toda una serie sobre la Corona de Aragón y sus reinos y condados?, eso si sería un Best Seller, pero claro...

      No hay que quitar mérito a los catalanes participando en conflictos internacionales, aunque si citar que no es algo que surgiera tras 1714, ni fuera puramente Catalán, pues la Corona de Aragón, contaba con una larga tradición de tropas mercenarias que ponía a disposición de quien las necesitara, denominadas Almogavares, originarios de Aragón y Cataluña, y que fueron el terror de gran parte de Europa.


      Un Saludo,

      Eliminar
  50. Me he comprado victus...haber que tal, recuerdo de este autor la piel fria siendo curiosamente en unico libro que me he leido dos veces. ..un libro raro pero muy bueno te lo leeras en una semana aunque no seas lector asiduo, de hecho cuando me lo leí hace años yo no lo era y me enganchó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas,

      Pues en este sentido te recomiendo "Pandora en el Congo" del mismo autor. Si te gustó "La piel fría", sin duda te gustará éste. Y ya me comentarás qué tal "Victus".

      ¡Un saludo y gracias por comentar!

      Eliminar
  51. Todo aquel que quiera conocer sobre uno de los momentos más decisivos de la historia de las dos Españas, la de los castellanos y la de los catalanes, y el conflicto que hubo detrás y del que aún estamos viviendo sus consecuencias a día de hoy, este es su libro.
    Con esa afirmación, de Historia vas fatal.

    ResponderEliminar