jueves, 2 de mayo de 2013

[Crítica libro]: "Libertad" de Jonathan Franzen

La que se lía alrededor del pajarito...
Bien, aquí llega la 11ª reseña del reto. Ahora mismo estoy con el 15º libro del reto 60 libros leídos que me marqué y voy por un cuarto ya completado. Según Goodreads voy 5 libros atrasado, pero tengo ases en la manga...¡cuando acabe todos los otros que voy leyendo a la vez remontaré! Después del éxito de "Solaris", puedo adelantaros que este libro, "Libertad", también es de calidad. Me ha gustado, sí señor, y me reafirmo en la opinión de que la novela contemporánea es uno de mis géneros preferidos. Atajando, os dirijo a la sinopsis:

"Patty y Walter Berglund son miembros de una nueva y floreciente clase urbana, pioneros en la recuperación de un barrio degradado. Además de madre modélica y esposa perfecta, Patty es la vecina ideal, la que sabe dónde se reciclan las pilas y cómo escoger un colegio adecuado para los niños. Junto con su marido Walter, abogado ecologista y ferviente defensor de la bicicleta, aportan su grano de arena a la construcción de un mundo mejor. Sin embargo, la llegada del nuevo milenio pone la vida de los Berglund patas arriba."

Y hasta aquí puedo llegar. Esta novela es un símbolo de que en la vida no todo es de color de rosa, ni mucho menos, sino que en la vida una buena porción de lo que vivimos está teñido de negro. El libro es un trago continuo de amargura, tristeza y, en definitiva, de pensar: "La vida es una mierda". En esta novela se nos retrata el desmoronamiento de una familia, de cada uno de sus integrantes, pero también el de una época en general. Pero vayamos por partes. La historia se nos narra desde distintos puntos vista, que si no me equivoco son estos: El matrimonio tortuoso objeto de análisis, Walter y Patty Berglund; el primero es aparentemente lo que llamaríamos un buen hombre, trabajador, que adora a su mujer y es ecologista y la segunda una ama de casa entregada, que esconde sus problemas puertas adentro, hipócrita, no muy inteligente y frustrada. A estos se les suma Richard Katz, amigo de la pareja, un tipo autodestructivo y mujeriego, duro y que rehúye el éxito y el hijo del matrimonio, Joey Berglund, un chico que se cree invulnerable, duro y especial. Otros tantos secundarios van desfilando por las páginas, entre los cuales destacaríamos a la obsesiva Connie, dependiente total de Joey, la frustrada y frívola Abigail, hermana de Patty, o la joven Lalitha, llena de vitalidad y ganas de destacar.

El uso recurrente de la palabra "aparentemente" no es al azar. Muchos de estos personajes parecen una cosa y por dentro son otra. La complejidad psicológica que adquieren nuestros protagonistas es asombrosa. Llenos de matices y contradicciones, Franzen es capaz de crear unos personajes complejos, terriblemente insatisfechos y frustrados con la vida, incapaces de prosperar. Para ellos es imposible cumplir sus sueños e impedir el hundirse cada vez más. Soy incapaz de describirlos en toda su profundidad; la historia resigue la vida de estos personajes durante décadas y cada uno va evolucionando a su manera. Unos se resignan a llevar una vida insípida, otros se frustran para con el mundo y van acumulando ira y rencor, otros sólo saben autodestruirse sin remedio y otros son incapaces de perdonar al prójimo. Todos ellos se odian a sí mismos en mayor o menor grado. Diríamos que la novela son sus personajes, sin lugar a dudas. La historia, y la gracia está ahí, es la que tantos matrimonios deben estar atravesando (a ver, hay de todo también y tampoco tengo un bagaje detrás como para asegurarlo fehacientemente). También nos ofrece no solamente un retrato de personalidades complejas, sino que nos ofrece una excelente radiografía de las relaciones humanas. De la mano de los diferentes personajes, no sólo los 4 que he citado hasta ahora, veremos desde relaciones obsesivas (como es el caso de Joey y su novia) hasta relaciones frígidas (como la de Walter y Patty a medida que van avanzando en sus vidas), pasando por un amplio abanico de situaciones intermedias.

Franzen aprovecha para retratar muchas otras cosas y una de ellas es una sociedad cada vez más superficial, tal y como nos enseña con la nueva juventud de Nueva York o los ricachones de los que se hace amigo Joey. O cuan avanzadas están las ciudades y el evidente contraste entre ese mundo y la América más rural, visiblemente empobrecida y menos desarrollada. También nos muestra un gobierno y un mundo empresarial de mierda, un mundo dominado por empresas especuladoras a las que les importa un pimiento perjudicar el medio ambiente o las personas si así ganan dinero y poder. Y cómo la gente común, en muchas ocasiones, se deja arrastrar por esa mentalidad para participar en el pastel. ¡Mierda de liberalismo! Está convirtiendo el mundo en un lugar más desalmado. Franzen no ahorra críticas al conservadurismo del sector republicano y a los especuladores de la guerra de Irak.

¿Lo recomiendo? Sí. El libro es largo y debo reconocer que al principio se me hizo más farragoso, pero a medida que iba leyendo me iba sumergiendo más y más en los personajes. Tengo que reconocer que a veces tanta depresión y ganas de no vivir acaban por hacerte pensar más de una vez: "Bueno, si todo es tan malo, ¿por qué vivimos?" Pero, sin desvelar mucho, hay algunos giros que nos hacen atisbar que quizás no sea todo malo. Y, en mi caso, me ha absorbido y cuando llegué al final tenía ganas de que no acabase. Eso sí, no lo recomiendo para alguien que esté pasando por un mal momento. Pero es muy bueno.

10 comentarios:

  1. No sé yo si leérmelo, que estoy un poco harto de la gente deprimente.

    ResponderEliminar
  2. Ya te digo, el libro es muy bueno, pero es bastante negativo. Todos los personajes son unos insatisfechos, depresivos y demás.

    Este tipo de libros no sé cuando recomendarlos. Si se lo recomiendas a alguien en horas bajas, no lo levantas y si lo recomiendas a alguien alegre seguro que le haces decaer el ánimo.

    Un saludo y gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  3. A mí lo que me gustó de esta historia fue que primasen los personajes sobre la historia. Que las condiciones sociales y políticas fuesen la excusa para ver la decadencia de una familia, en la que todos piensan una cosa y hacen otra. Las relaciones de unos padres con unos hijos, con ellos mismos, con amantes... Cómo se protegen unos de otros, pero también cómo se protegen los unos a los otros.
    Está muy bien escrito, con gran fluidez, pero sí es verdad que algunos capítulos se hacen un poco largos.
    Es difícil saber las decisiones que uno va a tomar y lo que eso afectará el resto de su vida, y llega un punto en que parece que hagan lo que hagan los protagonistas (Richard, Walter y Patty), siempre se van a equivocar.
    Recuerdo que después de explayarse en la mitad del libro, el final fue vertiginoso. Eso sí, no lo esperas.
    Tras leer el libro, lo que le queda al lector es un ejercicio de valoración propia, de sus ideales, de lo que representan en su vida, de dónde está uno dispuesto a llevarlos, incluso de replanteártelos. Un libro en el que el contacto con el escritor es muy fuerte y se lee de forma muy activa.

    Yo también lo recomiendo.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo con el comentario. La verdad es que el libro és excelente, pues vas viendo como va evolucionando cada personaje a lo largo de su trayectoria, tanto desde el punto de vista de las relaciones con los demás como consigo mismo.

    Llega un momento que crees que hagan lo que hagan seran incapaces de avanzar. Sólo en el caso de Joey ves que la cosa aún se puede reconducir, pero los otros tres se van hundiendo cada vez más y sin remedio. Al principio pensaba que 600 páginas quizás fuese demasiado, pero a medida que me iba acercando al final tenía ganas de que no acabase.

    Y sobretodo te deja reflexionando sobre tus propias relaciones y tu manera de enfocar las cosas.

    Un saludo y gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  5. Parece que este libro se odia o se ama. Lo que más me echa para atrás es que sea deprimente.

    Yo estoy muy feliz ahora, y no me apetece que me depriman :)

    Algún día me lo leeré; ya que me lo compré. Pero creo que antes me leeré los mil que tengo por ahí tirados por mi cuarto y mi Kindle.

    ResponderEliminar
  6. Jaja, quizás lo lees y piensas que no es para tanto. Aunque si es cierto que se retratan sentimientos muy negativos. Pero ya te digo, no sé cuál es el mejor momento para leerlo.

    Un saludo y gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  7. Vaya tocho, infumable y nada interesante, me gustaría saber, cuando lo recomiendan que criterios siguen. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo haber expuesto mis opiniones a favor suyo. Ahí verás porqué la recomiendo ;) Y supongo que cuestión de gustos también.

      ¡Un saludo y gracias por comentar!

      Eliminar
  8. Me agrada bastante tu critica y puede sentir a traves de ella, curiosidad en explorarla. Ademas me llama la atencion los temas de la sociedad y como se desarrolla un grupo ante cualquier tipo de acontesimiento; lo que apreciare en el libro. Agradezco que realices este tipo de criticas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias anónimo, me alegro que te haya gustado.

      ¡Un saludo y gracias por comentar!

      Eliminar