lunes, 8 de abril de 2013

Resumen semanal 01/04/13 - 07/04/13

Vale, otra vez con retraso...la vuelta a la rutina ha hecho que apenas viese un par de capítulos más de The Walking Dead y un par de películas. Como ya os comenté en la anterior entrada, la reseña de la tercera temporada de The Walking Dead aún tendrá que esperar. Así que voy a por las dos películas que ví, concentradas durante el fin de semana, que es cuando tengo más tiempo. Ahí van:


Distrito 9 Decepción. De esta me esperaba más, mucho más. La metáfora del apartheid adaptada a los extraterrestres está muy bien, además de todo lo que conlleva, como el tráfico de armas, de personas, etc. Sí, sí, muy bueno el tema de fondo. El problema, en mi opinión, es otro. La primera parte es entretenida, con el formato entrevistas y cámara en mano, pero se me hace farragoso igualmente; es una opción que no me convence mucho, pues hace que continuamente esté pensando que estoy viendo las noticias y no una película. Pero reconozco que esto es cosa mía. El verdadero desbarajuste llega a partir de la mitad, cuando el protagonista es infectado. La película, que se vanagloriaba de la originalidad, se encamina otra vez por el camino que tantas otras películas han recorrido ya. El protagonista deja de ser un capullo y se convierte en un héroe que, si bien antes era un palurdo un poco incompetente, ahora es capaz de manejar todo tipo de armas y hacer frente él solito a toda la tropa enemiga (destacar su incursión a lo Rambo en la sede de la multinacional). No sé, la presentación de la primera parte no casa mucho con lo que vemos en la segunda parte y eso hace que no la valore muy positivamente.



Death Proof Pocas películas más me quedan por ver de Tarantino (sólo "Four Rooms" y la reciente "Django desencadenado"). En general me considero un tarantiniano moderado y satisfecho. Me explico. La mayoría de sus películas me parecen buenas, aunque solo he valorado como sobresaliente a "Malditos bastardos"; mis preferidas son la citada, las de "Kill Bill", "Pulp Fiction" y "Reservoir Dogs". En cambio, "Jackie Brown" se me hizo cuesta arriba. Vamos, que viendo el balance podríamos decir que soy tarantiniano. Me encanta sus guiones, sus extensos diálogos sobre lo superfluo y las situaciones disparatadas. Entonces, "Death Proof" pasará al Olimpo de las demás? Pues no. "Death Proof" fue concebida como un proyecto conjunto con Robert Rodríguez, para rendir homenaje al cine de terror de serie B de antaño. Bajo ese proyecto común, denominado "Grindhouse", cada uno rodó una película; si bien la "Planet Terror" de Robert Rodríguez me pareció genial, con un humor gamberro y una historia que encadenaba tópicos uno detrás de otro, "Death Proof" me parece vacía. Funciona muy bien como homenaje, pues se nota que detrás de ella hay un trabajo para recrear aquel tipo de cine, pero ya está. Si bien "Planet Terror" optaba por el humor a destajo, en esta no está muy presente. El estilo tarantiniano se lleva al extremo: los diálogos chorras que tanto me gustan de sus películas, aquí se hacen tediosos. Pueden pasar veinte minutos tranquilamente donde los personajes hablan mucho pero no dicen nada. Y la película se construye alrededor de conversaciones de ese estilo. ¿Todo es negativo? Pues no. Siempre que sale Kurt Russell en la piel de especialista Mike la película despunta y hay varios momentos muy graciosos. En conclusión, una obra menor del maestro, pero aún así te asegura pasar un rato entretenido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario