sábado, 13 de abril de 2013

[Crítica manga]: "Maison Ikkoku Vol.2" de Rumiko Takahashi

Bien...hacía días (un mes y pico) que no leía el siguiente volumen de este manga. Fui en busca de este clásico de Rumiko Takahashi por dos razones: una, porque es de una mangaka consagrada y otra porque es una serie que ya está acabada. Para los que no sabéis de qué va, sólo deciros que la cosa es bastante senzilla: líos y más líos entre la encargada del mesón Ikkoku y sus inquilinos, a lo "Aquí no hay quién viva" pero menos retorcido y chabacano y con menos personajes.

Miradla, ahí tan pasmada ella
¿Qué me ha parecido este segundo tomo? Si bien sigue la línia del anterior, me ha parecido más flojo. ¿Por qué? Pues porqué sigue la línia del anterior. La situación apenas se complica más allá de los tópicos del género shojo de enredos: situaciones dadas a la malinterpretación a destajo; protagonista masculino loco por la protagonista femenina pero incapaz de expresar satisfactoriamente sus sentimientos; protagonista femenina algo pava que es incapaz de darse cuenta de que el que le mola no es el antagonista del protagonista sinó el protagonista; y secundarios que le hacen la vida imposible (eh, pero de buen rollo) a nuestro protagonista para que se enrede aún más la cosa. La historia se resume a esas situaciones, más o menos variadas, calcadas una detrás de otra en cada capítulo. Por ejemplo: hay varios capítulos en que básicamente el protagonista, Godai, y el antagonista, Mitaka, compiten sin parar para estar más cerca de la encargada, Kyoko. Pues bien, como ese capítulo hay varios, sólo que cambiando el contexto: uno mientras estan en una pista de patinaje, otro cuando juegan al tennis, otro cuando se van al bar, etc. Y lo mismo para los otros prototipos de capítulos, como los que el protagonista queda con su rollo (eh, pero que no le gusta, a él le mola la encargada) y Kyoko, celosa, queda con Mitaka. No digo que los capítulos sean aburridos, pero se echa en falta un poco más de originalidad. Y entonces es cuando salta alguien y me dice: Eh! Qué es de los primeros que se hicieron sobre el género, qué te esperabas? Pues sí, tienes razón! Pero yo me quejo igual... He comentado la repetición entre capítulos a lo que argumento se refiere, pero en la estructura de cada capítulo también hay cierta reiteración. Siempre empiezan con alguna situación, pronto se dirigen hacia el malentendido y el desarrollo de este, más o menos negativo para Godai (porque le perjudica la relación que tiene con Kyoko) y un final dulce donde los dos se acercan un poquito más (pero no mucho, que sinó no aguantamos el idilio "tumultuoso" hasta el tomo 10). Este esquema acaba por agotar, aunque de momento, a tan sólo 2 volúmenes leídos, no molesta en exceso.

Los personajes continuan siendo bastante arquetípicos. Los secundarios del mesón, como el señor Yotsuya o Akemi sólo estan para importunar puntualmente, la señora Ichinose para cotillear sin parar mientras perjudica a Godai y el hijo de Ichinose apenas pulula por ahí. De los protagonistas ya he hablado y del antagonista, Mitaka, podemos esperar lo típico de cualquier shojo: es un chico guapo, adinerado, con coche y piso, inteligente, vamos un buen partido; en contraposición tenemos a nuestro protagonista, Godai, que está aún estudiando en la universidad, es pobre, desordenado, no muy listo, etc. Pero adivinen con quién se quedará nuestra dulce Kyoko dentro de 8 tomos? Pues con el bonachón del protagonista. Ya lo veremos.

No todo es negativo tampoco. Hay situaciones en las que te ríes y, al ser capítulos de corta duración, se te pasan volando. Aunque todo lo que suceda más o menos ya te lo vayas imaginando y te vengan a la cabeza ideas como "Esto ya lo he visto antes", aún así, se hace entretenido. Su único problema es que otros mangas posteriores ya han abordado situaciones parecidas y las han mejorado, con propuestas más rocambolescas o elaboradas.

Con todo lo comentado, continuaré dándole una oportunidad, porque no desagrada en ningún momento y va perfecto para amenizar largos trayectos en tren.


No hay comentarios:

Publicar un comentario