sábado, 9 de marzo de 2013

[Crítica manga]: "Maison Ikkoku Vol.1" de Rumiko Takahashi

Mi vuelta al manga ha sido a través de un clásico del shojo, el "Maison Ikkoku" de Rumiko Takahashi. Hacía tiempo que no leía manga, y mucho más desde el único y último shojo, así que necesitaba una serie autoconclusiva, una que no me hiciese esperar durante años y años y que al final acabase dejando debido a esperas interminables. No había planificado la lectura de esta serie (a diferencia de las otras), sinó que surgió por casualidad. Encontré la serie entera en una biblioteca cercana y la tome prestada.

Vuelvo a dejaros aquí una pequeña reseña, esta vez de la wikipedia: "Se trata de una comedia romántica costumbrista que narra la relación entre un estudiante universitario, Yusaku Godai, y su casera Kyoko Otonashi, viuda a temprana edad. Los inquilinos de la Maison Ikkoku son a cada cual más peculiar, creando una atmósfera hilarante alrededor de la tragicómica historia de Godai."

Dejando atrás disertaciones que poco pueden interesaros, voy a proceder con el análisis del primer volumen. ¿Qué puedo decir? Pues que me he econtrado con un tomo muy entretenido. Es de esos que vas leyendo y leyendo sin apenas darte cuenta de lo que ocurre alrededor, y eso es muy importante. Vamos, que me ha tenido enganchado como una mala cosa. ¿Es todo bueno? No. Si bien tenemos que tener en cuenta que es un manga bastante antiguo y de los que sentarían las bases de los futuros shojo, debo hablaros de los tópicos que lo inundan. Vemos esquemas típicos del género que se iran repitiendo a lo largo de muchos otros tantos mangas futuros: personajes que obviamente se atraen pero no se dan cuenta de lo que sienten el uno por el otro, situaciones dadas a la malinterpretación, aparición de personajes secundarios con el único objetivo de alimentar las situaciones dichas anteriormente (no puede faltar el que competirá con el chico y la que competirá con la chica) o las ganas que tienen algunos personajes de putear (eso sí, desde la amistad) porqué sí al protagonista. El protagonista no podía dejar de desempeñar el típico rol de protagonista fracasado, que no se come un rosco nunca, ni la protagonista lucir el de buena persona, madura y guapa. Pueden ser todos esos tópicos un handicap? Mi respuesta es un no rotundo. Pese a lo trillados que estan, te dejan enganchado, con ganas de saber qué ocurrirá al final, aunque ya lo intuyas y sepas como van a llegar a X situación. 

En este tomo básicamente se presentan los personajes que iran recorriendo el manga junto a nuestro protagonista Godai, pues lo que son hechos, pocos ocurren. Todo son capítulos más o menos autoconclusivos -aunque los hechos importantes son recordados-, donde nuestro querido Godai tiene que lidiar con un chico que le tira los trastos a su querida Kyoko, intentar aprovar los exámenes de ingreso a la universidad mientras los demás inquilinos le hacen la vida imposible o hacer de profesor de repaso/canguro de la sobrina de Kyoko. Esto es una muestra de por donde van los tiros: se trata de una historia costumbrista, donde las aventuras se ciñen en el marco del día a día de una persona, sin que nos salgan con ideas disparatadas. Si bien de vez en cuando hay algunas gotas de dramatismo que tiñen el relato, todo gira entorno al humor y al romanticismo.

Hablando un poco sobre el dibujo, este es bastante sencillo. Los exteriores y los interiores estan bien detallados, pero en el caso de los personajes el dibujo deja un poco que desear. Los trazos son bastante senzillos y muchos personajes tienen una estética bastante parecida, sin que haya nada que los haga distintos de otros. No llegas a confundirlos, pero te da la sensación de uniformidad.
En definitiva, lo que os interesa. Que si lo recomiendo? Pues sí, y a todos aquellos que quieran pasar un rato entretenido y desconectar de los problemas. Es una historia que se lee fácilmente, con un argumento no muy innovador, pero que tiene la capacidad de mantenerte enganchado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada