jueves, 28 de febrero de 2013

[Crítica libro]: "Cuentos para pensar" de Jorge Bucay

Bueno, pensar pensar...
Intentando abrazar de esta manera un género que antes apenas había contemplado, el de la vulgarmente denominada autoayuda (de esto hablaré largo y tendido en un futuro post), escogí "Cuentos para pensar" de Jorge Bucay. El libro se lee en un suspiro (algunos estaréis pensando: yo también soy capaz de hacer retos a base de novelas cortas, libros inacabados y otros tantos que se leen en una tarde), adecuado si dispones de una tarde aburrida y con ganas de levantarte los ánimos. Antes de continuar con el análisis, ahí va la reseña de Lecturalia:

"Jorge Bucay nos ofrece ahora historias fruto de su propia incentiva. Su objetivo es crear un vínculo con el lector en el que el cuento se convierta en un lazo único con el escritor. Bucay, ante todo, hace una apología de la solidez y la fiabilidad de la indiscutible mirada del sentido común."

Vale, esto y nada es lo mismo. Básicamente el autor reúne varios cuentos para hacerte pensar sobre determinados aspectos de la vida y de nuestra manera de ser y actuar. Si bien hay cuentos que sí consiguen arrancarte alguna reflexión, hay otros tantos que, o soy demasiado simple y superficial, o no les encuentro el qué. En este recopilatorio encontrarás algunos muy buenos y originales, como el de la contraportada, el de las barreras que debemos superar o el de aprovechar al máximo la vida, que lo que cuenta al fin y al cabo son los momentos que pasas feliz. Pero por otro lado, el autor, en sus ganas de ofrecer una gran diversidad de formatos, se lanza a por cuentos "experimentales". De esos que son frases puestas una detrás de otra, sólo que va graduando el tamaño de fuente para crear un efecto de refuerzo; otros que son poemas donde se hace hincapié en una letra del abecedario, entre otros muchos otros formatos en los que no me entretendré. Muchos de estos resultan superficiales, carentes de un mensaje claro al que puedas agarrarte. Te quedas con la cara de: bueno, y qué?

Lo que sí se puede destacar es lo rápido que se lee y que cuando empiezas, ya no lo dejas. El mérito lo tiene en gran medida el hecho de que todos los cuentos, a excepción de alguno más extenso (siempre comparando con los demás), son cortos y se leen en un par de minutos. Eso hace que no caigas en el tedio, pues si uno no te gusta, rápidamente pasas al siguiente. También ayuda mucho que la forma de escribir es muy simple, pero no en sentido negativo, sino todo lo contrario. Ayuda a que la lectura sea más rápida y no te aburras.

La óptica desde la que enfoca los cuentos parece muchas veces "vivo en los mundos de Yupi", pero es que muchas veces la solución a muchos de nuestros problemas cotidianos pasa por soluciones muy sencillas. El problema es que tenemos la mente abotargada por la sociedad tan aparentemente complicada que nos hemos ido construyendo y muchas veces dejamos de lado aquello que es realmente importante. Valga decirlo que ni siquiera yo consigo aplicarme el cuento, por mucho sermón que os haya soltado ahora.

En conclusión, un libro que te recomiendo si no tienes mucho que hacer y quieres pasar un momento alegre con algunos de sus cuentos; aun así, a muchos les parecerá superficial y vacío en la mayoría de sus cuentos. Y lo comparto. Haciendo balance, estamos ante un libro justito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada